estilo

sans-serif
serif

categorías

Bolivia
Ciencia
Ciencia Política
Desde el estrecho
Economía
España
Farlopundit
Gilipollas lo será tu padre
Historias del Emule
Iberoamérica
Malagapundit
Monografico Acción humana
Otras Drogas
Psicología
Religión
Reseñas
Viajes de Tío Burrhus

archivos mensuales

Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Abril 2008
Marzo 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Octubre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Junio 2006
Mayo 2006
Abril 2006
Marzo 2006
Febrero 2006
Enero 2006
Abril 2005
Marzo 2005
Febrero 2005
Enero 2005
Diciembre 2004
Noviembre 2004
Octubre 2004
Septiembre 2004
Agosto 2004
Julio 2004
Junio 2004
Mayo 2004
Abril 2004

powered by

movable type

copyright

© The Happy Butcher

w3c validator:
xhtml and css

design © the blivit

image, 400 by 100 pixels

Los medios izquierdistas contra James Watson

Sí, han leído bien. Los africanos son menos inteligentes que los occidentales, según pionero en la investigación con ADN. No es de extrañar que el primero que lea la noticia ponga a Watson (y a quien sea) de racista (además usando humor del malo). Todo viene a raiz de esta frase:

"There is no firm reason to anticipate that the intellectual capacities of peoples geographically separated in their evolution should prove to have evolved identically. Our wanting to reserve equal powers of reason as some universal heritage of humanity will not be enough to make it so."

James Watson, el Watson de Watson y Crick, ya es racista. La tirada del Independent de hoy va a ser extraordinaria. Pero seriamente, ¿puede ser tildable de racista semejante comentario? Me temo que no.

Si nos basamos en la primera parte de la oración, está dando una razón basada en el ambiente para describir un resultado. Es decir: ambientes distintos, evoluciones distintas. Así que aquí no hay racismo. Y de ahí hace una deducción, la de que nuestro deseo de que todos tengamos una herencia genética igual no hace que la tengamos las mismas capacidades. Pues bien, el artículo (pdf en inglés) que sin pretenderlo avala la postura de Watson es precisamente uno de los que destrozaba los hallazgos de The Bell Curve, un libro cuyos datos reflejaban que la media del cociente intelectual de los negros era algo más bajo que el resto de los mortales. El artículo en cuestión viene a afirmar que el ambiente explica mucho mejor los resultados que la herencia, aún dándole a ésta un mayor valor en las ecuaciones. ¿Cuáles son los indicadores de educación en África? Ciertamente pobres. No he leído el artículo entero, pero saco de la conclusión...

We began with a paradox: If environment explains so little of the IQ variance between individuals, how could changes in environment produce the huge IQ gains that have been observed? We have shown how the reciprocal causation of phenotypic IQ and environment could mask, multiply, and average environmental effects, so that relatively small environmental influences could produce large changes in IQ. We have also sketched how the model can be used to explain a wide range of phenomena in the IQ literature, how those phenomena can contribute to a better understanding of the implications of the model, and some ways in which the model might be tested and estimated.

The picture that emerges suggests a powerful role for environment in shaping individual IQ. However, we wish to stress that the way environment plays its role is very different from the traditional characterization. It appears that most environmental effects are relatively short-lived. At least for young children, experiences much more than a year old influence today's IQ only because of their effect on past IQ and the effect of past IQ on today's environment. Even then, the effects of environment decay, leaving only a narrow window in which transient environmental effects may influence IQ. If correct, our model suggests that improving IQs in childhood is not the way to raise the IQs of adults. Adult IQ is influenced mainly by adult environment. Enrichment programs may nonetheless be worthwhile because at least some seem to have long-term effects on achievement and life outcomes, and the temporary IQ boosts they provide may mediate those effects. However, our model suggests that such programs would be most likely to produce long-term IQ gains if they taught children how to replicate outside the program the kinds of cognitively demanding experiences that produce IQ gains while they are in the program and motivate them to persist in that replication long after they have left the program. If the programs that were the subjects of longitudinal evaluations were trying to do this, those evaluations suggest that they were unsuccessful.

Ambientes distintos, inteligencias distintas (permítanme la licencia de la generalización). En cualquier etapa de la vida, las experiencias de un contexto africano son muy distintas de un contexto occidental, y eso da a una inteligencia distinta. Las ayudas económicas que enviadas a África tienen que ser usadas del modo más racional posible pero, con el escaso nivel educativo que tienen, ¿estarán ellos a la altura? Yo también sería pesimista, aunque añadiría otras razones de carácter económico. Irónicamente, quien da la razón a Watson en lo que se refiere a resultados de inteligencia no es la posición genetista, sino la ambientalista.

watson%20y%20los%20negros.JPG Y, ahora, presento el chiste del día. Según en El País...

El genetista James Watson afirma que los blancos son más inteligentes que los negros. El codescubridor de la estructura del ADN asegura que eso explica la ineficacia de las políticas occidentales hacia África.

Me he ido directamente a la fuente, un artículo en el Sunday Times en el que se entrevista a Watson... y la cuestión tiene narices:

He says that he is “inherently gloomy about the prospect of Africa” because “all our social policies are based on the fact that their intelligence is the same as ours – whereas all the testing says not really”, and I know that this “hot potato” is going to be difficult to address. His hope is that everyone is equal, but he counters that “people who have to deal with black employees find this not true”.

Nótese que está hablando de África, y no del resto del mundo, los blancos y los negros. Ah, por cierto... Colleja extra a los de la redacción de El País. En el artículo linkeado anteriormente afirman que...

"En 1978, la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, La Ciencia y la Cultura (UNESCO), aprobó la Declaración sobre la raza y los prejuicios raciales en cuyo artículo 2, punto 1, es dice: "Toda teoría que invoque una superioridad o inferioridad intrínseca de grupos raciales o étnicos que dé a unos el derecho de dominar o eliminar a los demás, presuntos inferiores, o que haga juicios de valor basados en una diferencia racial, carece de fundamento científico y es contraria a los principios morales y éticos de la humanidad".

Si se hubiesen molestado en buscar la fuente original, habrían leído que... He says that you should not discriminate on the basis of colour, because “there are many people of colour who are very talented, but don’t promote them when they haven’t succeeded at the lower level”. se habrían dado cuenta de que defiende la importancia de los méritos individuales para evitar la discriminación por el color de la piel y se habrían ahorrado el párrafo políticamente correcto de la UNESCO.

Actualización 12:31.

Se afirma en El Mundo.es...

'Existe un deseo de igualdad, pero quienes tienen empleados negros saben que no es así'. Cita literal de Watson.
His hope [Watson's hope] is that everyone is equal, but he counters that “people who have to deal with black employees find this not true”. Del artículo del Sunday Times. Corchetes míos.

Gracias a Javi por la notificación.

17 Oct 07 @ 11:51 AM | 10 comentarios

Apuestas, adicciones y ludopatía.

Me ha interesado mucho un post publicado por Carmen Sánchez Cazaro en su blog, en el que, entre otras cosas, se comenta que...

Pude ver grandes deportistas que trabajan y se esfuerzan y hable con algunos directivos del deporte de Madrid, sobre el problema de la publicidad de las apuestas deportivas en Internet. Sobre el problema de que nuestros niños se están convirtiendo en "agentes" publicitarios de las apuestas en Internet, de Bwin.com.

Todos me daban la razón, todos decían que era terrible, que era terrible que los niños llevasen la publicidad de las apuestas, la publicidad de algo que produce adicción.

¿Niños, agentes publicitarios? Al Real Madrid se le ha criticado porque su primer equipo va a llevar tal publicidad, no porque lo hagan las categorías inferiores (algo que sí podría ser razonable).

¿El juego genera adicción? Yo más bien creo que hay personalidades más proclives a desarrollar ciertos tipos de patologías. Supongamos que al Real Madrid le diera por poner en su camiseta el slogan "lávate las manos". A nadie se le ocurriría pensar que este slogan sería inofensivo... Lamentablemente, existe un tipo de trastorno denominado obsesivo compulsivo (TOC) que, en el caso de los que se conocen como "limpiadores", son capaces de llevar a cabo conductas de riesgo para la salud. Si aplicaramos tal razonamiento, prohibiríamos a los equipos que lucieran en sus camisetas productos relacionados con la higiene del hogar o de alcohol de 96 º, por poner un ejemplo.

Un trastorno de personalidad que desemboca en una adicción (o en una conducta que la persona estima como imprescindible para sentirse bien, que a nivel de resultados viene a ser lo mismo) no es comparable al consumo de drogas. También es cierto que hay personas más proclives a desarrollar una adicción que otras, pero no deberíamos olvidar que, en este acso, hablamos de una sustancia que transforma las conexiones del sistema nervioso y que afecta de modo que la persona se vuelve dependiente. Es decir, que hablamos de problemas con un origen distinto.

La única diferencia entre un limpiador y un jugador, para el caso que nos atañe, es que el juego está mal visto socialmente, y limpiarse no. Es decir, la razón por la que se defiende tal medida está basada en un prejuício. No hay datos científicos que avalen que por el hecho de que veas una marca vayas a caer en una adicción. Nadie se engancha al juego porque vean el anuncio del Sorteo de Navidad, la Quiniela, la ONCE o cualquier otra cosa. Y tampoco recuerdo que el PSOE haya cuestionado tales iniciativas o campañas publicitarias. En mi opinión, se trata de una iniciativa más de corte propagandística que de un estudio basado en datos que sirva de argumento para tales propuestas.

24 Jul 07 @ 01:10 PM | 1 comentarios

¿Da igual lo que legislen los gobiernos en base a sus criterios morales si no se atienen a la realidad?

En otras urbes de la India, ese transporte ya se ha sustituido por otro en el que el chófer tiene una bicicleta o una motocicleta. Ahora, los días de las rickshaws [transportes de tracción humana] están contados: el Gobierno del Estado de Bengala Occidental, cuya capital es Calcuta, ha aprobado una ley que las prohíbe. "Son un símbolo de esclavitud. Se deben prohibir inmediatamente", dijo el jefe del Gobierno bengalí, el comunista Buddhadeb Bhattacharya, al anunciar la ley.

La norma se aprobó a finales del año pasado y debería haber entrado en vigor. A pesar de ello, las rickshaws siguen en las calles. Según las fuentes consultadas, esto se debe a que el Gobierno aún está preparando la "rehabilitación" de los miles de hombres que se quedarán sin trabajo. Unos 18.000, según las ONG, aunque el Gobierno sólo reconoce a menos de la tercera parte que tiene una licencia.

Éste es el caso de Mohammed. "Yo ni siquiera sabía que se requería un permiso, lo único que quiero es trabajar".

15 Jul 07 @ 09:43 AM | 1 comentarios

Apuestas, ludopatía y la sana costumbre de recortar libertades

¿Qué te apuestas a que no pasa una semana sin que a un socialista de cualquier partido se le ocurra una tontería que recorte libertades individuales? ¿No? Va, venga... tres días... Tranquilos, se trata del típico post-noticia con pegote de psicología sobre unos políticos carentes de ideas que quieren salir por la tele y aparentar que hacen algo...

El grupo municipal socialista del Ayuntamiento de Madrid y la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fejar) han solicitado al Real Madrid que retire la publicidad de la casa de apuestas por Internet Bwin que la próxima temporada lucirán los jugadores en sus camisetas, ya que consideran que "puede fomentar la ludopatía entre los más jóvenes".

La ludopatía es una enfermedad grave... pero esta enfermedad no tiene nada que ver conque se publicite. Tiene que ver mucho más con rasgos individuales, de personas que tienen propensión al riesgo. Y esto ha existido siempre. Y por mal que nos parezca, así seguirá. Si quieren un ejemplo de antigüedad, el Sorteo de Navidad existe desde 1812...

Con todo, lo divertido es que tengan que ser los socialistas los que vengan a decirle a clubes de fútbol lo que pueden y no pueden poner en sus camisetas. Deberíamos irnos a la página de Loterías y Apuestas del Estado para ver las múltiples oportunidades que tenemos de apostar: Quiniela, Quinigol, Primitiva, El Gordo, Euromillones, Bono Loto... Sin olvidarnos de las apuestas del Sorteo de Navidad, donde hasta hace un año y pico un calvo pululaba por todas las televisiones "repartiendo ilusión"... La ilusión se cumple, ¿no? Si suponemos que la publicidad de las apuestas puede generar adicción, ahí tenemos la más grande de todas. Y pingües beneficios ha obtenido siempre el Estado gracias a ello... No recuerdo a ningún socialista quejarse de los perniciosos efectos que tal publicidad podría tener en los niños.

Pero vamos con lo que importa... ¿Dos días?

13 Jul 07 @ 09:17 PM | 11 comentarios

Posar desnuda genera incompetencia para el arbitraje

Como persona estudiosa de la materia de los recursos humanos, me resultan muy sorprendentes los argumentos esgrimidos por la Federación Brasileña de Fútbol para que una mujer que ha posado desnuda para la Playboy no sea tenida en cuenta en una lista de árbitros de élite...

La árbitra asistente de fútbol Ana Paula Oliveira será borrada de la lista elite de la Fifa, en la que está inscrita desde 2004 por aceptar una oferta económica para posar desnuda para una revista masculina, según informa el diario "O Globo". Ana Paula, de 29 años, no será tenida en cuenta por la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) en la elección de sus árbitros candidatos para 2008, que debe comunicar a la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) con vistas a la reunión de la Fifa del 24 al 25 de octubre en Zúrich, añade la versión.

En ese periodo, el Comité de Arbitraje de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (Fifa) examinará los nombres sugeridos por las confederaciones continentales para establecer la lista elite para el próximo año. "En cuanto ella (Oliveira) esté más preocupada con la visibilidad, parece más desligada y distante de sus funciones, como comprueba su desempeño este año", afirmó un miembro del Comité de Arbitraje de la CBF al matutino carioca.

¿Desde cuándo afecta al cerebro, la percepción o al procesamiento de información el posar en bolas ante una revista? Si tal fuera el caso, ninguna mujer que se pusiera en topless en medio de la playa podría competir en igualdad de condiciones ante cualquier otra persona para un puesto de trabajo... Pero claro... semejante majadería no se sostiene...

Yo creo que el arbitraje en el deporte es uno de los trabajos más complicados. Vivimos en el siglo XXI, pero pretendemos confiar en (en el caso del fútbol) las habilidades perceptivas de tres personas que, en el mejor de los casos, están a 20 metros ante un hatajo de teatreros dispuestos a tomarte el pelo a la primera oportunidad. No es que los arbitros sean muy malos, es que la percepción humana es insuficiente para llevar a cabo tal tarea, a pesar del intenso entrenamiento al que pueda verse sometido. No sólo eso: el máximo responsable de la FIFA hasta hace poco se niega a las mejoras tecnológicas.

Mientras tanto, yo me sigo acordando (casi en medio de lágrimas) de aquel pase de Joaquín a Morientes que acabó en el fondo de las mallas coreanas, allá por el verano de 2002, y que fue anulado por tener (si soy generoso) a un linier de cuota... y no tener una televisión que estamparle en las narices.

La transparencia evitaría la mayoría de actos violentos del deporte, que suelen deberse a arrebatos más que a actos planificados. Acabaría de raíz con la corrupción, maletines y demás basura que suele rodear este y otros muchos deportes, al margen de evitarnos las soberanas idioteces de algunos directivos con exceso de moralina. Por ahora, la FIFA no deja de ser otro nido de corruptos más. Casi parece un Estado.

23 Jun 07 @ 08:38 PM | 1 comentarios

Mitos de los mitos de la soberanía del consumidor

Uno de los temas que más me han interesado últimamente ha sido la cuestión acerca de la soberanía del consumidor. Y lo ha hecho porque en realidad el tema que aborda está íntimamente relacionado con la cuestión del aprendizaje.

Últimamente he llegado a tener polémicas muy estimulantes con amigos del "otro bando" como Alberto Garzón (véase ésto, ésto, ésto o ésto). En varias ocasiones, Alberto comentaba cuestionaba la soberanía del consumidor afirmando (entre otras cosas) que todos tenemos necesidades de muy diverso ámbito y que el modo en que las resolvíamos estaba condicionado hacia conductas consumistas... Añadía que todo el mundo tenía necesidades. A mi entender, el problema de su argumento era que no tenía una teoría del aprendizaje capaz de sostener tal punto de vista. ¿Por qué siempre me remito a la cuestión del aprendizaje? Porque, en el fondo, de lo que están hablando es de cómo la mente procesa una serie de estímulos y lo convierte en unas respuestas. Y sin un marco lo suficientemente sólido, no podemos pretender que teorías que emanen de ellas sean sólidas. Es algo así como pretender hacer ecuaciones de sexto grado sin conocer lo que representan los números y signos, sumar o restar. O dicho de otro modo, como un edificio: si los cimientos no son sólidos, la estructura final se desploma. Digo esto porque no se puede afirmar que un problema sea sociológico cuando estamos discutiendo desde un orden psicológico.

Recientemente, José Rodríguez, de Socialdemocracia.org, ha cuestionado nuevamente la idea de la soberanía del consumidor. La única diferencia significativa que he encontrado en comparación con los razonamientos de Alberto Garzón es que, en los comentarios, comenta que sí existen escuelas que tienen en cuenta conceptos como los del aprendizaje y el procesamiento de información para desarrollar teorías más sólidas. Además, tiene el detalle de dar una lista con muchos artículos sobre la cuestión.

No obstante, y aunque en última instancia el objetivo sea justificar un recorte de libertades, me centraré en las razones que desde la disciplina de la psicología se pueden tener para defender esta idea.

Cuando hablamos de soberanía del consumidor, en realidad estamos hablando de soberanía de la persona sobre sí misma frente a los estímulos que le rodean y hasta qué punto es manipulable por otros. Es decir, cómo desde el exterior pueden plantearnos unos estímulos a partir de los cuales se dan las respuestas deseadas por otras personas. Cómo no, el ejemplo de la publicidad y el mercado son el ejemplo que más se ha utilizado desde ciertos sectores políticos. El debate del aprendizaje siempre ha estado de fondo, aunque de modo implícito.

Hasta ahora, la polémica más agria se centraba en discutir si los innatistas (es decir, quienes defendían el peso de la genética en el aprendizaje) eran, literalmente, unos nazis o no. La influencia de la publicidad es una derivada de la cuestión. La publicidad, a fin de cuentas, es sólo un estímulo que pretende que la persona de una respuesta concreta. Que es lo que pretende hacer cualquier acto de comunicación. Afortunadamente, los ánimos se han calmado bastante, pero estamos muy lejos de poder dar una respuesta real a la cuestión del aprendizaje. Hoy por hoy, sería muy aventurado afirmar que hemos descubierto cómo funciona la mente en su totalidad para cuestiones muy importantes (pregunten a Steven Pinker o a Jerry Fodor al respecto), aunque se haya avanzado mucho en este tiempo. Ahora bien, de ahí a decir que...

[La sociología] "esté tan de acuerdo con las principales corrientes de tu propia disciplina y fundamentadas en ellas"...

Pues como que no. No es cierto. Por desgracia, la psicología no ha avanzado lo suficiente como para sostener teorías como las defendidas por la hermenéutica, la escuela de Frankfurt y la canadiense. Supone una extraordinaria arrogancia presuponer la respuesta sin estar seguro. Y en la psicología, nadie lo está. Y los que lo están, reconocen que no tienen pruebas suficientes. Entre otras razones, porque decirlo es algo así como ponerse un cartel en el que se puede leer: "Acribíllame y ríete después, por favor". Y si no lo podemos estar los psicólogos, dudo que puedan estarlo los sociólogos.

Voy a poner el siguiente caso como ejemplo ilustrativo: el aprendizaje escolar. ¿Sujetos? Niños. Claramente influenciables socialmente... Podría resultar muy fácil enseñarles valores y conductas, por no hablar de conocimientos, lo que daría lugar a una simplicación en las teorías, las cuales sólo discutirían por matices... Pues no. Debe haber como unas siete u ocho teorías (Ross, Torgesen, Vellutino y un generoso etcétera...) donde todas ellas se tiran los trastos a la cabeza con posiciones totalmente opuestas o a medias.

Esto no quiere decir que se haga publicidad para niños ni que sean inmunes a la misma, porque no lo son (de hecho, si hay que tener cuidado con la publicidad con alguien y donde el artículo de José Rodríguez tiene algo de sentido, es con los niños de menor edad). Pero de ahí a predeterminar qué quiere un niño sin tener en cuenta todas sus variables internas, va un mundo. Como he trabajado vendiendo juguetes durante una campaña de navidad, sé que la variedad es elevadísima y que hay niños que quieren saciar una serie de necesidades y no otras. Hay niños que quieren un balón, otros el coche de Fernando Alonso, otros el kit espía con microscopio incorporado, otras las princesitas de Disney y otros el Risk. También podemos mirar en la sección de videojuegos para Play Station, a ver si no hay variedad...

Y ahora, pasemos a los adultos. Para estos, igual que para los niños, un estímulo puede producir en ellos respustas diferentes. ¿Por qué? Por el modo en que procesamos la información. Y, como en el caso anterior, todo el mundo se tira los trastos a la cabeza. Actualmente, el paradigma más puntero es el que trabaja con modelos neuronales del comportamiento y simulaciones informáticas que tratan de replicar el funcionamiento del cerebro y el procesamiento de información. Aquí la batalla es campal. Y es lo suficientemente campal como para que no se pueda afirmar que "hay estrategias destinadas simple y llánamente para generarnos nuevas necesidades y que vienen dictadas desde los productores" o que [los anuncios] "transforman una necesidad "genérica", en muchos casos brumosa, e incluso cubierta a rasgos generales, en una necesidad imperiosa, focalizan nuestra atención en ella y le hacen que la valoremos con mas fuerza de la que nosotros le estamos dando, a parte de decir que el producto o servicio que publicitan nos la cubrirá " y que "afecta diréctamente a la categorización de nuestras necesidades, nos focaliza y pone en valor unas sobre otras para hacernos consumir un producto"...Que nos expliquen cómo se hace, por favor.

No sólo eso. Además, el artículo de José Rodríguez plantea mal el problema cuando valora qué influencia pueden tener el marketing y la publicidad. Suponer que la publicidad es capaz de cuestionar la soberanía del consumidor (con todo lo que ello implica) es sobrevalorar su efecto real y cuestionar, no ya la capacidad de aprendizaje del ser humano en sí, sino la ubicuación del ser humano como miembro del reino animal. Eso, siempre pensando que el problema ha sido bien enfocado por el hecho de que no tiene en cuenta la naturaleza del producto que se anuncia o la del mercado.

Decía que cuestionaba la capacidad de aprendizaje porque parece mentira que no se dé cuenta de que a la gente nos gusten unas cosas más que otras, que se compare y se busquen aquellas cosas que más puedan beneficiarnos: Va contra los principios más elementales del conductismo pavloviano y skinneriano. Refuerzos y castigos positivos y negativos. Dado que está tan al alcance de la mano, no me molestaré en poner líneas y líneas de referencias a artículos que reflejan lo obvio... que si no nos gusta algo, lo rechazamos, y que si nos gusta algo, podemos desearlo más. Igualmente, no nos gusta que nos quiten lo que nos gusta, pero nos encanta que se vaya aquello que nos molesta. Esto, hoy por hoy, no se cuestiona ni en animales ni en hombres.

No es lo mismo un coche (que puede tener una duración de 8 años de media) o una casa que un artículo de maquillaje, un cartón de leche, unas chuletas de cerdo, una cama, un libro... Todas estos bienes tienen una naturaleza determinada, capaces de ofrecer algo que interese a las personas. Esta ingente cantidad de bienes y servicios generan en el ser humano una serie de respuestas que, resumiendo de mala manera, se traducirían en positivo y negativo, teniendo en cuenta que unos lo son más y otros menos.

Asímismo, de cómo la gente percibe las cualidades del producto dependerá que, a largo plazo, las empresas sobrevivan o no. Las características del bien darán lugar a modos de venta y de publicidades determinadas. Habrá productos que se consuman en el momento y otros bienes y servicios que deban durar más tiempo y donde la posibilidad de cambio es menor. En ambos casos, si el servicio prestado no cumple las expectativas creadas en el cliente, el negocio no durará. En un caso, porque rápidamente se recurrirá a la competencia. En otro, porque la voz de un mal servicio se correrá y habrá menos gente que caiga en el mal producto.

Supongamos que una persona tiene una necesidad de "buena imagen" y ve un anuncio en la tele un anuncio que le ofrece solucionar su problema con un gel fijador X para el pelo. La persona puede probar una vez y ver qué tal le funciona. Si va bien, repetirá, pero si no funciona, buscará otra cosa. ¿Y para qué habrá servido la publicidad en este caso? Para nada. ¿Por qué? Porque la persona ha aprendido que el estímulo "gel fijador X" no sirve para satisfacer la necesidad "buena imagen". No hay mejor publicidad para un producto que sus propias cualidades.

Para que un producto sea capaz de llegar a hacer lo que afirma Rodríguez tiene que ser muy bueno. Es decir, que realmente sea capaz de saciar esta necesidad. Si no lo es, ese producto dejará de ser comprado (o se correrá la voz de que es inútil para satisfacer tal fin) y la empresa tendrá que mejorar, dedicarse a otra cosa o cerrar. Este es el resultado de la percepción de las consecuencias de un bien... basándonos en el conductismo de toda la vida. Y para esto sí nos dan los avances que se han hecho desde la psicología.

Dicho de otro modo: Que yo sepa, no hay narices de demostrar que si el "intervalo de expectativas de satisfacción creadas por el anuncio" no coincide y está por encima del "intervalo satisfacción de experiencias resultantes de probar el producto", las expectativas creadas sean capaces de modificar la satisfacción del sujeto a su favor. Esto requiere una puntualización: tras una primera experiencia, en el caso de que coincidieran ambos intervalos, la confianza que tenga la persona en el producto se centrará en aquellas áreas donde el resultado de la experiencia haya coincidido con las expectativas. Ello no quiere decir que la persona no pueda generalizar y utilizar ese bien para otras necesidades, pero en tal caso se repetiría el proceso descrito inicialmente. Esos son los límites del marketing y de la publicidad.

Las contradicciones saltan a la vista cuando, por un lado, afirma que...

"... no quiero decir que del hombre libre que decide cuales son sus prioridades y necesidades pasemos a un modelo del autómata que responde a los impulsos de la publicidad como un ser pasivo"
... y por otro, que...
[la publicidad] "afecta diréctamente a la categorización de nuestras necesidades, nos focaliza y pone en valor unas sobre otras para hacernos consumir un producto".
¿En qué quedamos? O afecta hasta tal punto y, para que sea realmente significativo y se pueda diferenciar de las circunstancias normales de la vida siendo su modo de actuación una modificación de las necesidades frente al cual la persona no tiene ninguna esperanza (y entre eso y el autómata no hay diferencia)... o cualquier mensaje publicitario tiene una capacidad de influencia limitada que puede ser contrarrestada por la propia persona en el caso de que pudiera ser negativa para sus intereses. Y, lamentablemente, no hay término medio en el que poder intentar refugiarse. ¿Qué dice la psicología? Pues que el hombre puede ser persuadido, pero no hasta tal nivel. Siempre hay un margen de decisión que hace a las personas capaces de limitar la influencia de estímulos que nos rodean (salvo en el caso de que afecten materialmente las conexiones neuronales, como las drogas). Intentaré poner un par de ejemplos que ilustren la situación. Si mi madre me dice que apague la luz, no es "porque sí", sino para que apague la luz. Si mi novia y mis amantes me dicen que soy adorable, tampoco es porque sí. Y si mi madre me dice cinco o seis veces que apague la luz y, si no, me da un "palocañazo", o mi novia y mis amantes me repiten cinco o seis veces que soy adorable y me lo demuestran como estimen oportuno (entendido en sentido amplio), es por algo. Toda comunicación que llevamos a cabo es por algo, y supone como toda información una influencia hacia otra persona. La publicidad es lo mismo, solo que con mala prensa y menos efectivo que los dos casos anteriores. Visto así, cuestionar la publicidad y no cuestionar cualquier la mayoría de actos comunicativos de la vida responde más a la arbitrariedad ideológica que otras razones, salvo que esas razones incluyan la planificación total del comportamiento humano por ineficiente, cosa que dudo.

Y siendo así, ¿como es que las empresas se gastan tanta pasta en publicidad? Porque lo más importante es que la gente conozca el producto. En eso es en lo que se gastan la pasta. Lógicamente, quieren que su producto sea asociado a algo bueno, que tenga en cuenta cuestiones culturales... pero este intento de asociación no es tan potente como para modificar una respuesta, no digamos una respuesta tras una experiencia. Aquí hay varias variables que influyen (véase el experto, el famoso, la urgencia... etc)... pero lo más caro que tiene la publicidad es la repetición. Una variable bien estudiada, por cierto. Ver un anuncio siete veces quiere decir que existen más probabilidades de recordar el nombre de un producto X cuando, por ejemplo, está en el supermercado, y existe una diferencia muy significativa en las ventas de un producto anunciado por televisión que de un producto que no lo es. Sin embargo, las grandes campañas publicitarias no han podido evitar los batacazos más grotescos. Sólo hay que ver cuántas películas han caído en la indiferencia, muy a pesar de los inmensos derroches publicitarios de sus productores. Si el producto es malo, da igual quién lo anuncie. Que le pregunten a Rosa, la Triunfito. La publicidad da la oportunidad de probar el producto, no prepara respuestas para después de probarlo.

El caso de la publicidad de guerra es muy particular. En este caso, estamos hablando de una amenaza, no ya para nuestra vida, sino para nuestra familia y el entorno que nos rodea. Este caso no es comparable a la venta de unos filetes o a la compra de un coche por una razón muy sencilla: no estamos hablando de estímulos iguales o que posean una naturaleza similar. Y, como ya se ha dicho, el hecho de que se venda de que la guerra va bien no quiere decir que la gente esté ciega o que no se de cuenta de otras consecuencias negativas que está teniendo en el país (véase porqué la gente del Partido Republicano dejó de votar a Bush). También podemos verlo desde otro punto de vista: a pesar de la propaganda mediática del gobierno y sus medios afines, más del 90% de la población española estaba en contra de la Guerra de Irak, por lo que o bien los propagandistas del PP fueron mejores... o los del PSOE y sus medios afines mejores a la hora de embaucar a la sociedad para que no apoyase la guerra de Irak.

Y ahora, pasemos a lo personal. Resulta lamentable que a estas alturas venga alguien a cuestionar mi honestidad intelectual. La mía o la de cualqiuera... pero la mía más, que para eso soy yo. Da la casualidad de que yo he sido de los primeros de la Red en oponerme a la guerra de Irak, cuestionar el papel de la Iglesia, romper una lanza en favor de Pilar Manjón o no tragarme esa teoría conspiranoica del 11-M, por poner algunos ejemplos. Y lo hice por mi conciencia y mi honestidad intelectual. Del mismo modo que aprendí a replantear mis ideas cuando percibí los errores en mis razonamientos. Estoy curtido ya en demasiadas batallas como para que vengas a cuestionarme por DUDAR de lo que me dices, más aún cuando cuento con argumentos razonables. Puedo estar equivocado, ser libre y honesto no se discute. Yo tampoco cuestiono tu honestidad intelectual, a pesar de que esté basada en el establecimiento de relaciones no voluntarias y coactivas por una de las partes y ello me parezca aberrante por muy buenas intenciones que tengas. Más aún cuando eres incapaz de abordar los problemas con un mínimo de solidez o cuando las bases de aquello que defiendes están todavía demasiado verdes para poder darte la razón. Y más todavía cuando generalizas sobre temas en los cuales yo no había entrado (soy psicólogo, me interesa lo de mi campo, no había entrado en la cuestión económica porque tampoco soy un experto en la materia). Por no hablar del discurso contradictorio.

Lo único que tienes es que el marketing afecta a las ventas de un modo positivo, cosa que nadie ha negado, pero lo que sí se cuestionan son los mecanismos por los cuales la publicidad consigue tal efecto y el grado en el cual la voluntad de la persona queda persuadida de comprar un producto y no otro. La única a la que puedes agarrarte respecto a la publicidad y en la cual sí podría darte la razón es en la repetición del estímulo. Pero este queda desautorizado como argumento si, a largo plazo, la respuesta que se produce tras probar el producto es negativa, algo que sí está demostrado empíricamente (creo que desde los tiempos de los perros de Pavlov, aunque nos podemos ir a los conductistas americanos).

Lo divertido es que afirmes que sólo los ultraliberales dicen que el mercado es perfecto y que asigna eficientemente los recursos... Esta bobada no se la he oído a nadie (te agradecería la fuente, aunque procura que esta vez no sea tan aleatoria como en tu defensa de las escuelas sociológicas), ni siquiera a un anarquista austriaco como Jesús Huerta de Soto. Lo que sí se dice es que a la larga puede asignar los recursos que bajo la intervención del Estado, cosa que tampoco es ningún disparate. Y no es ningún disparate porque a la larga implica el factor tiempo, actúa la variable "aprendizaje" y los recursos se asignan a aquellos que mejor sirvan a las necesidades. La ineficacia en el mercado que puede provocar una campaña publicitaria es mucho menor que la que puede provocar la intervención del Estado, y el Estado sí es coactivo, así como sus repercusiones son mucho peores. Más aún, lo bueno del mercado para cualquier liberal es que es imperfecto (¿cuántos palos le habrán caído a Walras por ello?): son precisamente los socialdemócratas aquellos que pretenden mejorar las imperfecciones del mercado por la vía del Estado. Para los liberales, es su imperfección lo que da margen a la mejora. Y eso, en otras palabras, quiere decir que no conoces lo que estás criticando.

Por otro lado, citas una serie artículos que tratan de justificar la capacidad del marketing y la falsabilidad de varias escuelas. Creo que es mejor dividir por partes, para que veas lo que aportas...

La publicidad influye: Toda esa lista que aparece "aleatoriamente" de la base de datos Emerald no dicen absolutamente nada nuevo. No hablan de cómo influye, sólo que lo hace (y no niego que lo hagan, lo que cuestiono es si la libertad de elección y la respuesta tras probar el producto quedan limitadas)... excepto dos. Uno de ellos habla de lo que a la gente le importa a un producto (nada nuevo bajo el sol) y otro habla de los consumos de carne en niños de 10 años, estudio no generalizable a mayores. El copypaste te habría salido mejor si te hubieras ceñido a lo que yo me decía y no te ibas por los cerros de Úbeda con cosas que no cuestionaba.

Falsabilidad de la Escuela de Frankfurt: Yo pensaba que me ibas a salir con modelos de simulación con redes sociales... De hecho, Hazelhurst y Hutchins tienen una muy divertida en la que una serie de "sujetos robóticos" crean un lenguaje suficiente para llevar a cabo una tarea... de la nada. Esto puede ser considerado una suerte... ahora tienen la oportunidad de poder ser falsadas. Hablo de algunas de las de Habermas... no las de Marcuse, Adorno y el resto de colegas francofurteses, barbaridades y tonterías por las que nunca se les dará una colleja y se les llamará "cretinos" con un gesto de desdén.

Del primer artículo, su resumen dice que... "using the critical social theory of Jurgen Habermas, discusses the development of an information system in mental health. Using critical ethnography, reveals otherwise hidden agendas, power and managerial assumptions to be deeply embedded in the project". Se discute el desarrollo de un sistema de información... ¿en/para la salud mental?

El segundo afirma que... "Based on the work of Jurgen Habermas, language and communication and ways to move from words to communicative action in the business environment are discussed. Information is not the basis of communication. Rather, it is language and understanding". Esto sólo serviría para empresas, no para el resto de casos de la vida cotidiana.

Y el tercero, "It is argued that the body of work of these scholars has a strong contemporary relevance to issues in the management of change in organizations"... Sólo para empresas.

Y es una pena, porque yo esperaba que se enlazara algo relacionado con el tema (algo así como "la publicidad nos hace idiotas" o "el capitalismo limitan el pensamiento y la diversidad cultural") que fuera falsable... No lo hay. A eso me refería.

Falsabilidad de la hermenéutica: Estos molan algo más, aunque no quiera decir que hayan sido capaces de avanzar hasta los niveles que se requieren para sostener tal peso de la publicidad (especialmente en lo que se refiere a mapas cognitivos, donde siguen habiendo puñaladas diarias) en la conducta sin que no pueda aplicarse una efectiva Navaja de Occam. Nótese que en el artículo que se referencia el hallazgo es el siguiente:

The findings in the empirical study support the view that decision processes are prospective, introspective, and retrospective, sporadically rational, ultimately affective, and altogether imaginatively unbounded.

En resumen, uno de esos maravillosos artículos descriptivos que no dicen nada nuevo más allá de lo obvio y que no son capaces de profundizar. Aunque en realidad sí dice algo: que no tiene pruebas capaces de justificar que la publicidad tenga semejante capacidad de influencia por la simple razón de que no sabe cómo se adoptan las decisiones.

Falsabilidad de la escuela canadiense. Necesitaría mejores artículos. Los que se citan no hablan de procesamiento de información y, por lo tanto, me permiten profundizar poco.

Lo bueno de "La Tabla Rasa" de Pinker es que, aparte de ser muy sensato, evoluciona muy bien desde el individuo hasta lo social. Pero, claro, tú ya lo sabías...

Cuestionarte a tí no es cuestionar a los científicos. Es cuestionarte a tí, así que deja de eregirte como si fueses el gran representante de la autoridad científica. No porque no tengas cualidades para ello, sino para que te ahorres la falacia de autoridad. Los científicos siguen tirándose los trastos a la cabeza en muchísimas materias, por muchas tendencias generales que haya y por mucho que se haya avanzado. Sólo tienes que ver cuántos firmaron un documento en favor del aumento salario mínimo en Estados Unidos y cuántos se negaron para decirme si después hay unanimidad o algo parecido al consenso en esa materia.

Yo no soy austriaco, sino neoinstitucionalista. Y por mucho que me guste Thorstein Veblen (para según qué cosas), afirmó en sus tiempos muchas cosas que hoy por hoy siguen sin poder ser falsables. Y por mucho que me gusten, no las puedo afirmar y pensar que tengo el suficiente respaldo empírico. No, sin ser intelectualmente honesto. Con esto, lo único que demuestras es ser tan fanático como aquellos que más se aproximan a tu idea de personas que desprestigian el liberalismo con su intransigencia y fanatismo. La diferencia entre ellos y tú está en que ellos no pretenden coaccionar la libertad de nadie... y tú sí.

21 Dic 06 @ 02:19 AM | 16 comentarios

Siendo hoy el día de mi cumpleaños, he decidido hacerles un pequeño regalo a ustedes, oh, escasos pero fieles lectores. Para un servidor sería muy fácil poner un par de tías en bolas (como ésta o ésta otra), pero como imagino que serán tan freakies que ya las habrán visto más de quince veces (veinte, si hablamos de este otro caso), he optado por poner un texto de David Hume que seguro que les encantará... También podría haber hablado del nuevo blog de Paulo Coelho... pero tendría que volver a mi tratamiento de rehabilitación por piromanía... así que les dejo con con nuestro gordo ateo favorito...


David Hume.jpg


DE LAS RELACIONES

La palabra RELACIÓN se utiliza normalmente en dos sentidos básicamente diferentes: nombra por una parte la cualidad por la que se unen dos ideas en la imaginación, llevando naturalmente la una a la otra -como hemos explicado anteriormente-, y por otra la circunstancia particular en que, incluso en la unión arbitraria de dos ideas en la fantasía, podemos pensar que es conveniente compararlas. En el lenguaje corriente es siempre el primer sentido lo que nombramos con la palabra relación; sólo en filosofía lo extendemos, para indicar cualquier asunto determinado de comparación, sin un principio de enlace. Así, los filósofos admiten que la distancia es una nueva relación, pues adquirimos idea de ella comparando objetos; pero hablando normalmente decimos que nada puede haber más distante entre sí que tales o tales cosas, que nada puede tener menor relación: como si la distancia y relación fueran incompatibles.

Quizá podría creerse que es una tarea interminable el enumerar todas las cualidades que hacen que los objetos admitan comparación, y gracias a las cuales se producen las ideas de la relación filosófica. Pero si las examinamos cuidadosamente hallaremos que pueden reducirse sin dificultad a siete grupos generales, que cabe considerar como principios de toda relación filosófica.

1. El primero es la semejanza: es ésta una relación sin la que no puede existir relación filosófica alguna, dado que no hay otros objetos que no admitan comparación sino los que tienen algún grado de semejanza. Pero aunque sea necesaria para toda relación filosófica, no se sigue de ello que la semejanza produzca siempre una conexión o asociación de ideas. Cuando una cualidad llega a ser muy general y común a gran número de individuos, no presenta directamente a nunguno de ellos ante la mente; por el contrario, al ofrecer de golpe una opción demasiado extensa evita que la imaginación se fije en un objeto determinado.

2. La identidad puede considerarse como una segunda especie de relación. Entiendo aquí su relación en el sentido más estricto: en cuanto aplicada a objetos constantes e invariables, sin examinar aquí la naturaleza y el fundamento de la identidad personal, que se tratará más adelante. La relación de identidad es la más universal de todas, ya que es común a todo ser cuya existencia tenga alguna duración.

3. Después de la identidad, las relaciones más universales y extensas son las de tiempo y espacio, que dan lugar a infinito número de comparaciones: distante, contiguo, arriba, abajo, antes, después, etc.

4. Todos los objetos que admitan cantidad o número pueden ser comparados en ese respecto, que constituye otro origen muy fecundo de las relaciones.

5. Cuando dos objetos cualesquiera poseen la misma cualidad en común, los grados en los que poseen forman una quinta especie de reflexión. Así de dos objetos que son ambos pesados, uno puede ser más pesado o ligero que otro. Dos colores de la misma clase pueden ser, con todo, de matices diferentes, y en este respecto admiten comparación.

6. A primera vista podría decirse que la relación de contrariedad es una excepción de la regla de que ninguna relación, del tipo que sea, puede subsistir sin algún grado de semejanza. Sin embargo, cabe advertir que no hay dos ideas que no sean de suyo contrarias, salvo las de existencia o no existencia; y aun éstas son claramente semejantes, en cuanto que ambas implican una idea del objeto, aunque la última excluya a éste de todos los tiempos y lugares en que se supone que no existe.

7. Todos los demás objetos: fuego y agua, calor y frío, se ven como contrarios sólo por experiencia, y por la contrariedad de sus causas y efectos; esta relación de causa y efecto es una séptima relación filosófica, además de ser también una relación natural. La semejanza implicada en esta relación será explicada más adelante.

Podría esperarse naturalmente que añadiera aquí la diferencia a las demás relaciones. Pero yo la considero más bien como una negación de relación, y no como una cosa real o positiva. La difrencia es de dos clases: en cuanto opuesta a la identidad, y en cuanto opuesta a la semejanza. La primera se llama diferencia de número; la segunda, de género.


David Hume. Tratado sobre la naturaleza humana, Tomo I. Páginas 102, 103 y 104.


Duda existencial del día: ¿Dónde entra aquí el término social?

7 Oct 06 @ 01:15 PM | 13 comentarios

Al comentario de Francoalemán sobre una hipotética mejora en el estado de Terri Schiavo, me parece de recibo hacer un par de matizaciones.

En primer lugar, decir que no es lo mismo un cerebro adulto que el de un niño. Mientras que el cerebro de un niño tiene posibilidades de reponerse de daños concretos que, en principio, podrían considerarse irreversibles, el de un adulto es prácticamente irrecuperable. Del mismo modo, no es lo mismo una lesión provocada por un traumatismo craneoencefálico que por la pérdida del organismo.

Y en segundo lugar, en el caso de una hipotética regeneración cerebral, algo que todavía está por por ver con pruebas definitivas, cabe deducir que es más fácil regenerar un cerebro entero que medio cerebro.

Estos dos elementos me parecen importantes cuando se pretende remitir a los últimos casos de gente que "despierta" al caso de Terri Schiavo. Más que nada porque a la señora Schiavo le faltaba medio cerebro, según la autopsia que se le hizo.

Terri Schiavo suffered severe, irreversible brain damage that left that organ discolored and scarred, shriveled to half its normal size, and damaged in nearly all its regions, including the one responsible for vision, according to an autopsy report released yesterday.

Although the meticulous postmortem examination could not determine the mental state of the Florida woman, who died March 31 after a judicial and legislative battle over her "right to die," it did establish the permanence of her physical condition.

Medio cerebro no se regenera hasta formar los constituyentes de un cerebro entero... Ni para llegar al 60%. Si hubiese vivido, el mejor de los casos para Terri Schiavo (y puede que utópico) sería llegar a imitar aquella lamentable parodia que apareció por la blogosfera americana. Y, desde luego, la gente de la que habla el artículo del Guardian que Francoalemán cita no da datos concretos de daños neuronales o de cómo llegaron a regenerarse. No tiene nada lo suficientemente sólido como para sostener la comparación entre estas personas y Terri Schiavo.

Off topic: ¿Qué demonios es eso de JMG en lugar de Francoalemán? Es como si yo empezara a llamarme Nota Media 1.12 en lugar de The Happy Butcher: cambiaría el universo con consecuencias irreversibles. ¡¡Vuelta al nick original, ya!!

14 Sep 06 @ 02:29 PM | 1 comentarios

Wikipedia debería consultar los datos de suicidios

Honestamente, creo mucho en el proyecto Wikipedia. Que la gente se reúna y debata cuestiones y conceptos y cree un marco de conocimiento común me parece positivo. Además, creo que puedes registrarte libremente y debatir aquellos puntos que no te gusten. Así, por ejemplo, podrías comentar fácilmente el artículo que hay sobre el concepto de neoliberalismo, concepto que hace aguas por algunos sitios.

Así, por ejemplo, no dudan en afirmar que entre los efectos negativos del "neoliberalismo" están:

Condicionamiento conductual. En el neoliberalismo, al haber competencia entre transnacionales y empresas, buscan diferenciar sus productos, usando técnicas de [publicidad] y [psicología], donde al consumidor se le incite el producto, hasta aquí no hay nada malo; el problema empieza cuando se utilizan sentimientos y sentimientos de pertenencia, lo cual enajena a la persona, y lo insita al consumismo, consumir en exceso, para sentirse satisfecho. Lo cual ha provocado una tasa alta de suicidios, obesidad en la población y mujeres con problemas de anorexia y bulimia.

Estandarización de las masas y formas de pensamiento. Por el mismo concepto anterior, los objetivos de vida de las personas, se enfocan hacia la recolección de bienes. Se busca la poca crítica al sistema (como en la mayoría de los sistemas que han existido) exponiendolo a metodos como programas de televisión sin mucho contenido, y demas cosas superfluas, que hacen que tengan poca crítica hacia algunas cosas mas profundas de la vida.

La gente tiende a competir entre sí, lo que genera poca comunión entre la sociedad y mas hipocresía.

Daño irreversible a la naturaleza al explotar en demasía los recursos naturales, para poder alimentar el consumo desenfrenado.

Represión a las artes y la música, las cuales este sistema busca que se generen utilidades a traves de esta, y no la expresión misma. Lo que provoca que la gente actual consuma música chatarra y sea poco interesado por el arte y la música clásica. Una de las últimas corrientes autenticas en la música popular fue el Grunge. Ahora generalmente este tipo de grupos se mueven en el Underground, al no ser un producto de consumo para las disqueras.

Ninguna de estas bobadas puede sostenerse con datos. El colmo es decir que el Grunge se fue al cuerno porque no es un producto de consumo para las disqueras, no porque Cobain se pegó un tiro por sus problemas con las drogas, Soundgarden se separaran, Pearl Jam hicieron lo que hicieran y tres cuartos de lo mismo con Alice in chains; más lo que salió después, que no convenció a nadie.

Dado que tengo que elegir un punto concreto, me ha hecho gracia decir que el neoliberalismo aumenta la tasa de suicidios, así que sobre ello me centraré. ¿Cómo lo quieren? ¿Comparando con otros países o en un sólo país supuestamente neoliberal?

Si queremos hacer una comparativa entre países y menos "neoliberales", tenemos la misma fuente, en Wikipedia. Países socialdemócratas no nórdicos y por encima de EE.UU. en tasas de suicidio están Luxemburgo, Portugal, Canadá, Irlanda, Alemania, Francia, Austria, Corea del Sur y Bélgica. He descartado Suecia, Noruega, Dinamarca y Finlandia por tener la variable del sol, y Japón por la cultura. Nueva Zelanda tiene el problema de las poblaciones indígenas, cuya tasa de suicidio es mucho más elevada. No tengo datos para decir si Australia es similar a EEUU o no. Es decir, si somos idiotas y nos guiamos ciegamente por la estadística, mejor vivir en EEUU que en Francia, Alemania o Bélgica. Se puede alegar que no son fechas coincidentes en la recogida de datos, pero esta tendencia se mantiene a lo largo del tiempo.

¿Y si comparamos las tasas de suicidio en el tiempo? Lamentablemente, sólo he podido encontrar una tabla de un estudio similar el cual, en primer lugar, refleja la tendencia anteriormente afirmada y, por otro lado, da una tasa de suicidios mayor para EE.UU. en 1995 que en 2001. El Reino Unido y Holanda, países también de gran tradición (neo-)liberal, se encuentran por debajo de EEUU que otros países.

11 Sep 06 @ 02:33 PM | 2 comentarios

Trabajando en un post del MSV sobre el concepto que Lenin tenía de la democracia (un concepto de democracia verdaderamente antiliberal, al menos este hombre sí sabía en qué consistían los orígenes de la democracia), he reparado en algo que me ha llamado la atención... Es algo accesorio y no relacionado con el debate, pero que me ayuda a vislumbrar una interesante incoherencia entre posiciones marxistas. Pongo el texto completo y resalto en negritas lo que me interesa:

"Nadie negará, me imagino, que su organización [la de los comunistas alemanes] engloba a la multitud que entre ellos todo viene de la multitud, que el movimiento obrero ha aprendido a andar solo. Sin embargo, ¡¡cómo aprecia esta multitud de varios millones de hombres a su "decena" de jefes políticos probados!! ¡Cómo se adhiere a ellos! Más de una vez, en el parlamento, los diputados de los partidos adversos han tratado de irritar a los socialistas diciéndoles: ¡Buenos demócratas sois vosotros! El movimiento de la clase obrera no existe entre vosotros más que de palabras; en realidad, es siempre el mismo grupo de jefes quienes hacen todo. Desde hace años, desde hace decenas de años, son Bebel y Liebknecht quienes dirigen. ¡Vuestros delegados, supuestamente elegidos por los obreros, son más inamovibles que los funcionarios nombrados por el emperador!" Pero los alemanes han acogido siempre con sonrisa desdeñosa estas tentativas demagógicas de oponer la "multitud" a los "jefes", de atizar en estas malos instintos de vanidad, de privar al movimiento de solidez y estabilidad, minando la confianza que la masa siente hacia la "decena de hombres inteligentes". Los alemanes han alcanzado suficiente desarrollo político, tienen suficiente experiencia política para comprender que, sin "una decena" de jefes de talento (los talentos no surgen por centenas), de jefes probados, profesionalmente preparados e instruidos por una larga práctica, que estén bien compenetrados, no es posible la lucha firme de clase alguna en la sociedad contemporanea."


Vladimir Ilich. "Acerca de los sindicatos". Páginas 136 y 137. Editorial Akal.

Los talentos no surgen por centenas. Es decir, que no somos iguales, al margen de que las condiciones ambientales sí lo sean. Esto es coherente con el pensamiento general de Lenin, quien apostaba porque una serie de grandes líderes intelectuales que guiaran al pueblo en su revolución contra el capital y después lo hicieran hacia el paraíso socialista y que, en el fondo, no deja de ser otra forma de "clasismo". Lo que me sorprende es que, en el debate del aprendizaje, nadie hubiera caido en la cuenta de que, precisamente, lo que proponía el marxismo era colocar a aquellos más aptos para los puestos que se determinaran más aptos, y que los talentos no surgen por centenas. A fin de cuentas, es lo que más le conviene al pueblo para que funcione del modo más eficaz posible...

Esto puede deberse a la carencia de la época de teorías de la especialización del trabajo... pero que, por ejemplo, le hayan metido ese gol, por ejemplo, a Stephen Jay Gould...

15 Ago 06 @ 10:04 AM | 1 comentarios

Estoy loco por leer un estudio que pretende relacionar la esquizofrenia con cuestiones sociales. Por lo que he podido leer, los autores encuentran una correlación entre un historial de abuso infantil y la enfermedad, eliminando importancia a cuestiones genéticas. Hasta ahora, se consideraba que la genética era el factor decisivo en el origen de la enfermedad.

[...] los investigadores Paul Hammersley, de la University of Manchester y John Read, de la New Zealand Psychological Society, señalaron que un gran número de estudios realizados no han dejado lugar a dudas de que el abuso infantil puede producir esquizofrenia. Hammersley había anticiopado en 2003, mediante un artículo publicado en British Journal of Psychiatry, un informe preliminar de sus investigaciones.

En su comunicación ante el congreso, John Read señaló que las intervenciones clínicas deberían conceder al menos la misma importancia al tratamiento de las secuelas de factores sociales, tales como la pobreza y el trauma, que a las intervenciones químicas y eléctricas. Asimismo, que la incidencia de la psicosis puede reducirse a través de programas similares a los dirigidos a la prevención primaria de la depresión, el suicidio, etc.

Añade John Read finalmente que la premisa según la cual la identificación de diferencias cerebrales automáticamente implicaría la primacía biogenética en la etiología de la psicosis, resulta inadecuada, dado que el ambiente puede causar dichas diferencias cerebrales.

Para ambos investigadores, estas conclusiones pueden considerarse un “terremoto” que cambiará radicalmente la profesión psiquiátrica. Los especialistas deben dejar de lado la visión simplista del paradigma de la biogenética y dar igual importancia en el desarrollo de la enfermedad a los traumas sufridos en la infancia y en la vida adulta, que contribuirían de forma directa e indirecta a la etiología de los síntomas característicos de la esquizofrenia.

La Universidad de Manchester también ha hecho público un comunicado sobre los trabajos de ambos investigadores en el que señala que 40 estudios consultados revelaron que los abusos físicos a adultos o niños se hallan en el historial de la mayoría de los pacientes con problemas psiquiátricos. Además, el examen de otros 13 estudios realizados a esquizofrénicos demostraron que éstos habían sufrido algún tipo de abuso en un porcentaje que iba del 51 al 97%.

Hammersley y Read señalan que los profesionales deben saber que dos tercios de las personas diagnosticadas con esquizofrenia han sufrido abusos físicos o sexuales durante la infancia, lo que convierte el abuso en la mayor causa de la enfermedad. De hecho, aseguran, muchos de los síntomas de la esquizofrenia tienen su origen en el trauma y en sus síntomas post-estrés.

Evidentemente, ni todos los esquizofrénicos han padecido abusos ni todos aquellos que sufrieron abusos durante la infancia desarrollan la enfermedad. Es cierto que los genes juegan un papel, pero las evidencias muestran que por sí solos no causan la enfermedad, aseguran los expertos.

Ya para empezar, tengo una pega: ¿No estarán confundiendo causa y consecuencia? Creo que en las edades infantil y adolescente estos niños tienden a ser más retraidos, y otros niños podrían abusar de ellos... Y hablar de pobreza como origen de la enfermedad... Plagas de esquizofrenia durante la Edad Media, por no hablar de los países del tercer mundo...

17 Jun 06 @ 04:38 PM | 9 comentarios

En defensa del individualismo metodológico: Si no es falsable, no lo estudies así

Mi colega Alberto Garzón ha hecho uno de sus posts dedicados a la metodología científica... diciendo una serie de disparates a los que no puedo resistirme descuartizar... En este caso, Alberto se centra en el individualismo metodológico. El fondo de su idea se resume en el siguiente párrafo...

En tanto que la composición de una sociedad no sea mecánica ni artificial, no podrá ser comprendida -y menos se podrá analizar sus problemas y estudiar sus soluciones- desde una metodología como la que reina en el pensamiento liberal. El individualismo metodológico es una mentira, que sirve para mantener un orden desigual de las posiciones sociales.

Esto es, mi querido Alberto, y dicho con todo el cariño... una solemne majadería. No ya porque Thomas Hobbes, precursor del liberalismo y defensor del absolutismo, hablase del Estado de una creación que nace de los individuos... Ni siquiera porque John Locke (supongo que de capitalismo no tendría ni puñetera idea, dado que es previo, sino que más bien a lo que se oponía era a que los gobiernos tuvieran la fea costumbre de perseguir a los ciudadanos por motivos de religión), quien se basaba en el individuo como un ser libre para, más o menos, hacer lo que le diese la gana...

El individualismo metodológico parte de algo mucho más simple: la medicina y la biología. Parte de la idea de que un individuo no es otra persona más que él mismo, que esta es la unidad mínima de análisis, y que lo que le pase a él (ya sea un ataque cerebral, un tumor o que le haya dejado la novia y esté deprimido) sólo le pasa a él, y que el contagio se debe a otras razones. De ahí se deriva al debate del aprendizaje y al de cómo estudiamos al hombre y la realidad, tanto individual como social... Y esto no tiene nada que ver con el capitalismo ni con el pensamiento liberal. Es el pensamiento liberal el que adopta la idea de que los hombres son ellos mismos y no otros (su cuñada, el vecino), dado que este último es previo. Si alguien tiene que echarle la culpa a alguien del individualismo metodológico, que se la eche al antiliberal Thomas Hobbes.

La ideología dominante, que tiene muy poco sentido del humor, además hace que la gente se equivoque en las decisiones que adopte...

El sentido común, sin embargo, es el sistema de ideas desordenado que refleja la ideología dominante, en este caso construida bajo el paradigma de disyunción cartesiano. Por tanto, no es de extrañar que al emplearlo lleguemos a conclusiones que en principio son evidentes y racionales, pero que no resisten un análisis más profundo y real.
¿Se puede aplicar al socialismo? ¡Claro que se puede! Que el socialismo sea incapaz de hacer cálculos racionales en la planificación económica, en tanto no dispone de propiedad privada y la gente no puede hacer cálculos de utilidad, es algo ya muy demostrado, pero eso no impide a la izquierda más orgullosa de pretender arreglar el mundo como el que construye el Castillo de los Playmobil. El aprendizaje no es ni mucho menos perfecto, pero sí es muy útil para que el hombre se desarrolle y mejore su calidad de vida, y eso se da en cualquier contexto.

Para rematar, nos ofrece un ejemplo de lo que llamamos en ciencia "mal reduccionismo":

Si queremos analizar la tela, sería una buena idea conocer y estudiar los principios y leyes de esos tipos de fibra. Podemos emplear la tecnología, y aislar los objetos de estudio con el fin de obtener resultados correctos. Una vez hecho, nos damos cuenta de que no tenemos suficiente: desconocemos las cualidades y propiedades de la textura, su forma y su configuración compuesta. Aquí tendríamos que el todo es más que la suma de las partes.

Sería una estupidez explicar la Segunda Guerra Mundial en términos de átomos... Hitler no hizo lo que hizo porque un electrón no se movió como debía en un momento puntual... aunque supongo que también ayudaría. Pero en las explosiones de la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki, los átomos tuvieron una importancia decisiva. De lo que hablamos es de planos de conocimiento, y de cómo unos se influyen sobre otros. Pero en el caso de la economía no se da tal circunstancia. Más aún, es imposible que comprendiendo el todo queramos comprender la parte. Sólo comprendiendo la unidad y cómo esta se interrelaciona con otras unidades, tendremos la posibilidad de comprenderlo. Lo que sería ridículo es explicar los 100 millones de muertos de la Segunda Guerra Mundial de un modo conciso diciendo que "fue la guerra" y demás generalizaciones infalsables. La falsabilidad, querido Alberto, es una de los requisitos que tiene cualquier disciplina que pretenda ser científica...

Yendo al grano, la sociedad, tal y como la entiendes, no es falsable, y si no es falsable, no la puedes estudiar con un mínimo de garantías. Y esto tampoco tiene nada que ver con el capitalismo y el liberalismo, sino más bien con los requisitos de objetividad que, en la medida de lo posible, debemos intentar tener todos los que la estudiamos. Puede que la interacción entre el método empírico-inductivo y el hipotético-deductivo sea muy imperfecto... Pero precisamente ahí está su virtud: funciona descartando los errores y corrigiendo las teorías.

29 Abr 06 @ 12:28 PM | 6 comentarios

El papel de los genes

Los genes por sí mismos son pequeños determinantes implacables, que producen sin parar mensajes totalmente predecibles: Pero están muy lejos de tener unas acciones invariables, debido al modo en que sus promotores los activan y los desactivan, en respuestas a instrucciones externas. En lugar de eso, son mecanismos para extraer información del ambiente. Cada minuto, cada segundo, cambia el patrón de los genes que se están expresando en su cerebro, con frecuencia como respuesta directa o indirecta a lo que está pasando fuera del cuerpo. Los genes son los mecanismos de la experiencia.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Página 418.

Duda existencial del día: ¿Y cómo influye el ambiente en los genes?

16 Mar 06 @ 06:02 PM | 10 comentarios

El comercio, ese invento moderno... (2)

El intercambio desempeñó el mismo papel en la evolución cultural que el sexo juega en la revolución en la revolución biológica. El sexo une las innovaciones genéticas ocurridas en distintos cuerpos; el comercio une las innovaciones culturales realizadas por las distintas tribus. Igual que el sexo permite a los mamíferos combinar dos buenos inventos -la lactancia y la placenta- el comercio permitió a los primeros pueblos combinar los animales de tiro con las ruedas para obtener un mejor beneficio. Sin intercambio, las dos hubieran permanecido separados. Los economistas han dicho que el comercio es un invento reciente, facilitado por el conocimiento, pero todas las pruebas sugieren que es mucho más antiguo. Los aborígenes Yir Yoront, que viven en la península de Cape York, cambiaban los barbos de rayas procedentes de la costa por hachas de piedra de las colinas, mediante una red elaborada de contactos comerciales mucho antes de ser personas instruidas.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Páginas 384 y 385.

16 Mar 06 @ 04:32 PM | 1 comentarios

Globalización neoliberal en la Edad de Piedra

hacha de mano acheulense.jpg

Poco después del chico de Nariokotome de hace 1,6 millones de años, aparció en la tierra una herramienta magnífica: el hacha de mano acheulense. Fue sin duda inventada por miembros de la especie del chico, los Homo ergaster, que tenían un cerebro más grande que sus antecesores, y supuso un gran salto adelante respecto a las sencillas e irregulares herramientas Olduvai que la procedieron. Era simétrica, tenía dos caras y forma de lágrima, estaba afilada por todos los lados y era de pedernal o de cuarzo. Un objeto bello y misterioso. Nadie sabe con certeza si la utilizaban para lanzar, cortar o raspar. Se difundió por le norte de Europa en la diáspora del Homo erectus, como si fuese la Coca-Cola de la Edad de Piedra, y su hegemonía tecnológica permaneció intacta durante un millón de años: hace medio millón de años se seguía usando. Su era un meme, fue extraordinariamente fiel, fecundo y duradero. Sorprendentemente, durante todo ese proceso ninguna de esas personas vivas desde Sussex a Sudáfrica parece haber inventado una versión nueva. No hay ningún mecanismo acumulativo cultural, ni ningún fermento para la innovación, ni ningún otro experimento, ni ningún producto rival, no hay una Pepsi. Lo único que hay es un millón de años de monopolio del hacha de mano. La Sociedad Anónima del Hacha de Mano Acheulense debió de forrarse. Buenos tiempos.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Páginas 375 y 376.

14 Mar 06 @ 04:10 PM | 0 comentarios

Sobre la homosexualidad (I)

Los humanos, como todos los mamíferos, son por naturaleza seres femeninos a menos que sean masculinizados . El femenino es el "sexo por defecto" (en aves ocurre lo contrario). Un único gen del cromosoma Y, el SRY, desencadena una cascada de acontecimientos en el feto en desarrollo, cuyo el resultado es la apariencia y el comportamiento masculinos. Si el gen está ausente, el resultado es un cuerpo femenino. La hipótesis de que la homosexualidad en los hombres sea el resultado de un fallo parcial en su proceso cerebral de masculinización prenatal, aunque no del de su cuerpo, es por tanto razonable.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Páginas 272 y 273.

10 Mar 06 @ 07:30 AM | 11 comentarios

Ironías de la igualdad en la educación...

[...] en una verdadera meritocracia, en la que todos tienen las mismas oportunidades y el mismo entrenamiento, los mejores atletas serán los que tengan los mejores genes. La heredabilidad de la capaciddad atlética se acercará al 100 por ciento. En un tipo de sociedad opuesto, en la que sólo unos pocos privilegiados tienen una alimentación suficiente y la suerte para entrenar, el ambiente social y la oportunidad determinará quién ganas la carrera. La heredibilidad será cero. Paradójicamente, por lo tanto, cuanto más igualitaria sea la sociedad, mayor será la heredabilidad y más importancia tendrán los genes.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Páginas 136-137.

1 Mar 06 @ 03:30 PM | 9 comentarios

... Y apareció Jerry Fodor...

[...] las teorías científicas, al igual que los imperios, son de los más vulnerables cuando han derrotado a sus rivales. Apenas hubo triunfado cuando uno de sus principales defensores empezó a desmantelarla. En 2001, Jerry Fodor publicó un librito extraordinario, The mind doesn't work that way (La mente no funciona así), en la cual sostenía que si bien descomponer la mente en módulos computacionales distintos era con mucho la mejor teoría, no explicaba, y no podía hacerlo, cómo funciona la mente. Al señalar el fracaso "escandaloso" de los ingenieros en la construcción de robots capaces de realizar tareas de rutina como hacer un desayuno, Fodor recordaba amablemente a sus colegas lo poco que se había descubierto todavía e increpaba a Pinker por su alegre optimismo acerca de que había una explicación de la mente. Las mentes, decía Fodor, son capaces de abducir deducciones globales de la información que suministran las partes del cerebro. Las gotas de lluvia se pueden ver, sentir y oir con tres módulos distintos vinculados a diferentes sentidos, pero en alguna parte reside la deducción "Está lloviendo". Así pues, en cierto sentido inevitable, el pensamiento es una actividad general que integra la visión, el lenguaje, la empatía y otros módulos: los mecanismos que actúan como módulos presuponen mecanismos que no son modulares. La conclusión de Fodor fue precisamente recordar a los científicos cuanta ignorancia habían descubierto: simplemente habían arrojado un poco de luz sobre la mucha oscuridad que existían.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Página 119.

25 Feb 06 @ 05:30 PM | 1 comentarios

Genética en la elección de parejas

Veo, casi por accidente, que otra gente conocía a David Buss... Justo cuando a mí me da por poner una cita del Qué nos hace humanos, de Matt Ridley (recomendación no suficientemente agradecida a Alberto Gómez Corona), en la que habla de los estudios de David Buss relacionados con las tendencias de hombres y mujeres, que creo que no tiene desperdicio...

[...] En las treinta y siete culturas, las mujeres querían hombres mayores que ellas. En casi todas las culturas, las mujeres daban más importancia que a los hombres a la categoría social, la ambición y la diligencia en una pareja. En contraste, los hombres daban una maor importancia a la juventud (en todas las culturas los hombres querían mujeres jóvenes) y a la apariencia física (en todas las culturas los hombres querían mujeresguapas en mayor medida que las mujeres querían hombres guapos). En la mayoría de culturas, los hombres también ponían un poco más de énfasis en la castidad y la fidelidad de sus parejas, si bien lomás probable era (por supuesto) que ellos mismos aspirasen a tener relaciones extramatrimoniales.

Matt Ridley. Qué nos hace humanos. Página 99.

15 Feb 06 @ 08:06 PM | 6 comentarios

Imposición de gustos... Réplica a Pijus (IV)

Tengo que reconocer que este artículo le ha salido a Alberto bastante mejor que los anteriores, especialmente en referencia a los aspectos metodológicos. Sin embargo, creo que sigue teniendo carencias, tanto en ese aspecto como en el de concepción de la realidad, pero comparto bastante el punto de vista expresado inicialmente, y de los miedos que nos ha de dar la estadística y los métodos de medición.

Vayamos a los errores, que es para lo que inventé este blog:

[...] todo nuestro análisis, que hubiera podido ser explicado detalladamente con gráficas y con funciones analíticas (y estoy tentado de hacerlo con tono irónico), es insuficiente para representar la realidad. A sus análisis escapan factores históricos y sociales.

Es un método perfectamente coherente que sólo tiene en cuenta el aspecto físico y que únicamente tendrá sentido en aquellas personas que se comporten como robots y maquinarias automáticas. Es decir, con ninguna, dado que aunque lo pretenda, una persona nunca podrá rechazar parte de su naturaleza humana, esto es, sentir.

Implícitamente, está haciendo referencia al procesamiento de información que llevamos a cabo los individuos cuando nos encontramos ante una situación X. El error no está aquí, sino en lo que dice después...

Las personas escapamos a esa aplastante lógica, y somos, en ese sentido, irracionales. Buscamos afecto y seguridad en las personas, y sentido en la relación; y lo buscamos en comportamientos esencialmente humanos y no estrictamente comparativos con respecto de un modelo estético.

Las personas piensan irracionalmente bajo situaciones de incertidumbre... Y esto sí está demostrado por Kahneman y Tversky... Pero estos estudios no se refieren a situaciones de certidumbre. En estas normales, sí tomamos decisiones racionales... Esto tiene como consecuencia esta derivada...

En cuanto más nos dejamos arrastrar por el sistema, en cuanto más actuamos como robots dirigidos y no como personas, más obedecemos a la racionalización del modelo; más nos adaptamos a su lógica.

¿Qué significa esto de "dejarse arrastrar por el sistema"? Los únicos estudios a los que, desde mis modestos conocimientos, puedo hacer referencia a este tema concreto, son los relacionados con los de conformidad de Asch, entre otros. Ciertamente, de estos estudios puede deducirse una hipotética deseabilidad social... El problema es que carece de validez ecológica, es decir, que estos estudios sean generalizables al resto de situaciones habituales.

No pretendo decir que la ciencia no descubra factores y relaciones importantes de la sociedad que nos rodea. Pretendo decir que, hoy por hoy, no pueden hacerlo, y que no tener en cuenta las limitaciones de los descubrimientos, es un error intelectual muy serio, especialmente por las repercusiones que puede llegar a tener. Y esta ciencia no ha demostrado, ni de lejos, a afirmar que... En cuanto más nos dejamos arrastrar por el sistema, en cuanto más actuamos como robots dirigidos y no como personas, más obedecemos a la racionalización del modelo; más nos adaptamos a su lógica. Al menos, como proceso.

2 Feb 06 @ 07:05 PM | 2 comentarios

Gustos condicionados (Nueva réplica a Pijus)

En Red Liberal siempre se me había conocido como el psicólogo conductista. Resulta divertido que ahora sea yo, el que siempre había defendido el poder del ambiente en tomas de decisiones y aprendizaje, se dedique ahora a resaltar el factor individual. Claro que esto tampoco lo ha negado el conductismo moderno... Recomiendo, por ejemplo, los estudios de H. J. Eysenck al respecto.

Nuevamente, es Pijus quien pretende abordar que todo lo que somos es impuesto, y si antes era el consumo, ahora son los gustos. Sus dudas pasan por dar una palabra a lo que en el fondo no deja de ser la imposición desde el exterior de unos gustos frente a otros. Y ha elegido... "condicionar". En mi opinión, la cagó. Pasemos al fisking...

una mujer o un hombre no son guapos o feos por naturaleza. Lo son, para cada persona, respecto de un canon de belleza establecido previamente.
¿Nuestra tendencia sexual es heredada o condicionada?

Veamos el segundo punto... los orígenes de nuestros gustos...

Este canon de belleza es absolutamente social. Lo han creado los individuos dominantes (y respetados) y se ha extendido a través de la sociedad mediante la influencia y el condicionamiento social.

Marilyn-Monroe.jpg
Como a los perros de Pavlov, que cuando sonaba la campanita babeaban, los hombres babeamos cuando vemos un escote porque nos han... ¡condicionado! Y remata... Según se han desarrollado las diferentes sociedades, el ser humano ha entendido este canon de belleza de distinta forma. Supongamos que su teoría es correcta, y añadamos el factor tiempo. Esto implicaría que los cánones de belleza han ido variando en función de las circunstancias (entendidas en el sentido más amplio), y que las mujeres que antes podían ser atractivas, no deberían serlo, por ejemplo, cuarenta años más tarde. ¿Y por qué nos sigue pareciendo atractiva Marilyn Monroe? Porque Marilyn es un prototipo totalmente distinto de mujer atractiva de lo que ahora "se lleva". Es decir, si antes gustaban las chicas un tanto rellenitas, ahora gustan las mujeres muy delgadas. Pero a mí me gusta Marilyn... ¿Me han condicionado mal? ¿He visto demasiadas películas de Marilyn? ¿O no he visto las suficientes películas de muejres delgadas? Más aún... me han condicionado mucho con la moda alternativa, diferente, con piercings... Pero a mí no me gustan... Me gustan las mujeres espontaneas y normales, que no necesitan disfrazarse... ¿Qué ha pasado con mi condicionamiento? Nuevamente, toda teoría sobre el procesamiento interno de información en los individuos brilla por su ausencia.

Porque ese es el tema de fondo: cómo los seres humanos procesamos la información, y el papel de la herencia, nuestra fisiología y el ambiente en la memoria, la toma de decisiones y las acciones. Que no es poco. Pero esto no es relevante para Alberto...

En lo que concierne a nuestra actualidad este canon de belleza se corresponde con el que día tras día vemos en la televisión y en la publicidad por imágenes, es decir, en aquellos medios por donde se difunde la influencia social con mayor rapidez y precisión.

Toda experiencia en edades infantiles, por ejemplo, queda desechada. Los niños podrán ver mucho tiempo la televisión, pero las principales relaciones que tienen los niños son con otros niños. Y aquí la biología también tiene mucho que decir. Se puede argüir que los niños son los más sugestionables al respecto... ¿Pero qué ocurre con los gays? ¿No han sido suficientemente condicionados? Pasemos a mirar ahora los patrones comunes en los gustos...

tanto los raperos como los pijos clásicos conformarían dos grupos sociales que contrastarían en muchos aspectos; en la estética, sin ir más lejos. Sin embargo hay algo que comparten, junto con todo grupo social (que pertenece a la sociedad y se nutre de ella) y es el gusto último, es decir, este canon de belleza social, que será en su esencia el mismo.
Bajo tal punto de vista, sería muy difícil que a una gorda pudiese comerse un rosco en una discoteca... por no hablar de la posibilidad de tener novio... Y sin embargo, hay muchas mujeres que no cumplen los cánones y que mantienen relaciones esporádicas con hombres, por no hablar de la cantidad de mujeres en las mismas circunstancias que también tienen novios. ¿Por qué? Poque muy a menudo no buscamos sólo una cara bonita, sino también un carácter, una personalidad, un modo de analizar la realidad, una filosofía de vida... Y, con todo lo que nos enseñan, eso no se condiciona.

Hay otra cuestión que me parece importante, y es estudiar a quien, según Alberto, nos condiciona. ¿Quién nos condiciona? ¿Y quién define los gustos de los que condicionan los gustos? ¿Los publicistas? ¿Y no les resultaría más fácil adaptarse a nuestros criterios, en lugar de inventárselos? ¿Y cómo funcionan? ¿Conspiran todos juntos, o por el contrario cada cual busca su propio beneficio y es la gente la que finalmente elige? ¿Y cuando se produce un cambio en la moda? ¿Cómo se produce? ¿En base a qué? ¿Cómo saben que tal tendencia será imitada?

Por lo tanto: ¿Elementos comunes entre personas? Sí. ¿Influencia del ambiente y de la experiencia? Sí. ¿Libertad de elección? También. ¿Condicionamiento e imposición? En absoluto.


Finalmente, una de diccionario.

La expropiación de bienes por el estado será algo positivo o negativo con respecto de unas ideas que subyacen al individuo.
De la RAE:

expropiar.
(De ex- y propio).
1. tr. Dicho de la Administración: Privar a una persona de la titularidad de un bien o de un derecho, dándole a cambio una indemnización. Se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes.

Es decir, que según su criterio, depende de la valoración que se haga y, especialmente, de la voluntariedad. La persona estará de acuerdo con el intercambio si considera que le beneficia, y no estará satisfecho si no lo hace. Pero en cualquier caso, hablamos de un hipotético intercambio.

29 Ene 06 @ 11:45 PM | 7 comentarios

Réplica a Pijus (III): El individuo aparece en escena

Nueva contrarréplica a Pijus Económicus. En este caso, profundizando en el papel del individuo y la sociedad. Divido en puntos, para que resulte más sencilla la comprensión.

El individuo (frente a la sociedad).

Lo primero que hay que hacer, querido amigo Pijus, es entender a aquel con el que estás discutiendo, y así ahorrarse los... "Para THB todo esta hecho, muerto, cerrado" y quede como el que sale de la orgía más grande del mundo...

THB considera que la sociedad debe ser excluida en el análisis, puesto que la unidad, por decirlo así, debe ser y está en el individuo.
Cierto, pero incompleto. Yo excluyo a la sociedad para el análisis de la realidad, pero lo que no excluyo es al resto de individuos con el que la persona interactúa. La diferencia está en que mi unidad de análisis es coherente, y la suya no. En otras palabras: El individuo es falsable. Las relaciones entre individuos son falsables. La sociedad, no. Obviamente, estoy defendiendo un método de análisis, el que, entre otros muchos, proponía un tal David Hume… El método más avalado hasta la fecha para resolver cuestiones relacionadas con la toma de decisiones y la psicología.

Apliquemos tal debate al ámbito de la justicia. Con sus criterios, resultaría la sociedad culpable de, pongamos por caso, la violación de la mujer. Si todos somos responsables, todos deberíamos pagar las consecuencias judiciales del delito cometido por una sola persona. Pero aún hay más. Al hablar de la sociedad, no distingue entre personas, por lo que la sociedad también incluye a la persona violada, y de todo lo que piense. Es decir, que la sociedad también sería culpable del sufrimiento psicológico que conlleva la violación para la víctima.

El primer error que comete THB es considerar que ese individuo conforma un sistema cerrado y estable, lo que le invita a pensar en su utilidad práctica como figura básica de cualquier modelo.
Mi sistema es abierto, reconociendo la importancia de elementos ambientales en el aprendizaje y toma de decisiones. Lógicamente, su análisis le lleva a un predecible segundo error...
No escapa a la visión de THB que nuestro organismo no puede sobrevivir biológicamente sin el medio exterior, al que supongo él entenderá acertadamente abierto (no podrá categorizar con tanta facilidad el mismo). Pero se niega, prejuiciosamente, a aceptar que esta situación sea idéntica en lo inmaterial.
Yo no he negado tal cosa. Es más, he llegado a decir… ¿Y qué ocurre cuando tales necesidades están saciadas? Pues que intentamos saciar otras. Ese otras es muy genérico, pero me refería a necesidades de orden superior. Sin un ambiente que le aporte información, el individuo es incapaz de tomar decisiones que afectan a su vida. Tampoco he negado la posibilidad del aprendizaje cuando se es mayor debido a la interacción con el ambiente.
La autonomía que corresponde al individuo, la cual THB hace pilar de su argumentación, no es sino dependencia en última instancia: del lenguaje, de la cultura, del saber, etc.; debiendo ser éstos a su vez lo más variado posibles para ganar en autonomía.
Creo que ya respondí a esto anteriormente. El ambiente propone, el individuo dispone. Ahora bien… ¿Quién depende de quién? ¿Y en qué grado? Ahora es usted el que reduce al individuo. Si pretendiese analizar la relación de los individuos, no tendría más remedio que hablar de interdependencia. Pretender hacernos creer, en los términos que propone, que sólo existan relaciones de dependencia, es como negarse a sumar 2 y 2. No es cierto, por tanto, que ignore el contexto.

En el fondo, estamos cuestionando la dirección de la investigación. Usted va de lo general a lo particular. Yo voy de lo particular a lo general. No niego la importancia de ambas direcciones, pero mucho me temo que usted yerre a la hora de establecer los pasos en su análisis. Además, generalizamos la filosofía de nuestros métodos a nuestra comprensión del individuo y su papel en la sociedad. Leámos sus palabras:

Podríamos resumir en breves líneas que las igualdades fisiológicas nos hacen especie mientras que las igualdades psicológicas nos hacen sociedad. Esto ha de entenderse contextualizado con la argumentación precedente, o será objeto de una mala interpretación.

Podemos agrupar y categorizar a los individuos en función de características… Pero esos constructos no conllevan a la existencia del mismo. Son simplemente elementos que nos ayudan a comprender la realidad, y nada más.

Pasemos ahora a analizar el papel de la cultura y el lenguaje…

La autonomía que corresponde al individuo, la cual THB hace pilar de su argumentación, no es sino dependencia en última instancia: del lenguaje, de la cultura, del saber, etc.; debiendo ser éstos a su vez lo más variado posibles para ganar en autonomía.
Un sujeto no activo, es decir, sin motivación o interés, por las relaciones sociales, es incapaz de aprender. Está demostrado que los bebés tienen el deseo (el origen está en la genética) de aprender tanto lenguaje como el significado de otros estímulos, cuando no los conoce directamente. Es decir, que es autónomo para prestar atención. Sobre el conocimiento y la cultura, también depende de la autonomía, pero esta depende más de la voluntariedad de la persona, es decir, un elemento estrictamente individual. Por poner un ejemplo, los niños no aprenden si no quieren. Esta experiencia está muy contrastada en los colegios. Como esto se ignoró, al gobierno socialista de los ochenta no se le ocurrió otra cosa que hacer una ley en la que se obligaba a los niños a recibir clases hasta los 16 años. Los resultados fueron estrepitosos: la peor generación de preparación de alumnos, altísimas tasas de profesores que padecen burnout y una creciente delincuencia juvenil.

Relaciones como necesidades biológicas. Otro elemento muy importante en el planteamiento de Alberto está en la creación de necesidades. Pijus establece que una parte de las necesidades son creadas socialmente, mientras que yo defiendo que las necesidades nacen del individuo, y que las necesidades son individuales. Es más, yo defiendo la interacción entre herencia genética y ambiente para hablar tanto de percepción de la realidad como de percepción de necesidades y de, por lo tanto, actuaciones. En el fondo, el debate que plantea Alberto es el debate del aprendizaje, es decir, si es la herencia o el ambiente lo que prevalece. Hoy en día, este debate no existe: Se sabe que ambas influyen, y en lo que se difiere es en la proporción de influencia entre ambas. Ahora bien, el hecho de que la toma de decisiones acaba siendo individual no se cuestiona. También defiendo que el grado de influencia del ambiente y la herencia es variable en la evaluación de necesidades, pero que esta siempre será una evaluación individual. Esto es completamente ignorado por Pijus…

Para sobrevivir como ser social hace falta ir más allá. Se necesita alcanzar un grado de participación con alguien o algo. Sentirse parte útil. Así, el monje retirado es capaz de superar la soledad moral sin necesidad de relacionarse con las personas, y el ser humano puede sentirse solo estando paradójicamente rodeado de personas.
El monje no se retira por la soledad moral: ¿Qué soledad podía tener un monje del siglo XII? El monje se retira, no por soledad ni por otras historias, sino porque cree que, para una serie de problemáticas (necesidades), su acción es la mejor para resolver ese problema, y que cualquier otra acción supondría repercusiones peores que aquella que ha elegido. Si fuese por la soledad moral, podía haber elegido predicar… ¿Por qué no lo hizo? No lo sabemos, pero sí sabemos que fue una decisión individual.
Concluyendo: que el ser humano en el pasado hubiera alcanzado la cooperación no es evidencia de que la necesidad de relación sea biológica.

Representacion del accidente de Phineas Gage.jpg Simplemente, recomendaré la lectura de estudios que relacionan la corteza prefrontal con todo lo moral, lo social, lo ambiental… en resumen, con lo que son las relaciones con otros individuos. El caso Phineas Gage, que es de lo primero que nos enseñan en primero de carrera, es ilustrativo.

Pensemos ahora en la relación entre fines y medios:

Pero confunde la relación como medio para satisfacer necesidades biológicas con la relación como fin para satisfacer necesidades sociales. Son distintas. Podría existir el ser humano que saciara su hambre y su sed sin necesidad de relacionarse con otras personas. Biológicamente seguiría existiendo.
En realidad, no es que los mezcle. Es que, por su naturaleza, pueden ir mezclados. Es decir, puede haber fines intermedios que sirvan como medio a un fin mayor. Por ejemplo, comenzar una asignatura de la carrera, no sólo porque nos gusta, sino también porque nos quita créditos que necesitamos tener aprobados para que nos concedan la licenciatura.


Individuo y otros individuos (y no “sociedad”). Alberto dice: Así pues no es la sociedad la que decide lo que los individuos hemos de hacer, más que de un modo indirecto. Ah, que es de modo indirecto. Que el individuo también cuenta… Nuestro amigo ha perdido el debate en este punto. Su teoría estaba basada en que el consumo estaba impuesto por la sociedad, pero ahora resulta que la sociedad no decide lo que hemos de hacer. En sus mismas palabrasEl productor crea el nuevo producto siempre de acuerdo a las innovaciones tecnológicas y científicas, publicitándolo luego en el mercado globalizado de forma que llegue al máximo número de individuos posibles, provocando en ellos un deseo social de adquirirlo, aún incluso aunque el producto no tuviera utilidad práctica. ¿La crea o no la crea, Alberto? Porque la publicidad, según su lógica, no sólo nos crea la necesidad, sino que nos propone una alternativa para saciarla… Ah, no, esperen… que venía de

El mundo cerrado y estable daba paso a otro abierto y hostil basado en la competencia, que ofrecía nuevas ventajas materiales e intelectuales. Pero el hombre era incapaz de asumir estas nuevas concepciones que lo dejaban sólo y abandonado en su libertad individual, especialmente cuanto más susceptible era de padecer las consecuencias de la transformación, carga que recaía principalmente sobre las clases más bajas.
Y ahí estaba la publicidad. Para determinar tanto la nueva necesidad como la solución. Pero ahora viene y nos dice que la sociedad no decide más que de un modo indirecto… ¿Y en qué medida? En cualquier caso, si se elimina la determinación directa, implica una limitación significativa del poder de “la sociedad” en el individuo, más que dando información, algo que no entraba en contradicción con mi planteamiento.

Pero aquí no acaban las incoherencias…

El individuo como ser abstracto alimenta la sociedad, y el individuo como ser concreto se ve arrastrado por las conclusiones. Esto hace a los individuos más desfavorecidos más débiles, puesto que la ideología dominante es la ideología de la clase dominante.

Woody en La ultima noche de Boris Grushenko.gif Creo que a esto ya respondía Woody Allen… “Todos los hombres son mortales, Sócrates es un hombre, luego todos los hombres son homosexuales”… Llevaré a cabo sólo una pregunta: ¿Podemos considerar que se siga la ideología de los más fuertes cuando, de media, el 50% del PIB mundial es controlado por burócratas? Puede que hayan cambiado las ideologías, pero lo que no ha disminuido es la fe en el Estado. Si se miran los datos y comparaciones con el tiempo, la cantidad de dinero que ha pasado a controlar el Estado es cada vez mayor, no menor.


Determinaciones individuales, y no determinaciones sociales Parece ser que, para Alberto, el hecho de que sea un depravado y me quiera acostar con tres mujeres a la vez no es una determinación individual… sino social. ¿Por qué social? ¿Por qué necesito a tres mujeres? ¿Por una cuestión de competición? ¿Porque he visto demasiadas películas porno? ¿Porque he practicado el sexo con muchas mujeres, y eso ya implica un aprendizaje social? ¿O porque soy un depravado? En cualquier caso, creo que es mucho más débil este punto de vista:

Si quieres la sudadera con la que ligas más en vez de la otra con la que ligas menos pero que abriga igual, entonces tú mismo has entrado en la parte más evidente de las determinaciones sociales

El caso es que una prenda de vestir tiene más utilidad que otra. Ese cálculo de utilidades no es social, sino individual. ¿Acaso sería distinto si se hubiese elegido la sudadera fea, sino es porque en mi cálculo de utilidades, la sudadera resulta más útil que la bonita? Pero incluso si fuese para vacilar con los amigos de la sudadera tan fea, el cálculo es siempre individual.

Pasemos a la cuestión de la orientación sexual. Huelga decir que no es una cuestión de enfermedad ni especulaciones/bobadas similares. Pero sí se ha demostrado que hay un componente biológico significativo a ese respecto. El mismo componente que provoca que me fije en el escote de una mujer. El capítulo que Steven Pinker dedica en su Tabla Rasa es lo suficientemente explícito al respecto.


Ocio

Pijus hace referencia a una cita que me van a permitir que dude con la escasa demografía que conozco. La cita afirma que:

Tomando a Europa como un todo, el total de días feriados, incluyendo los domingos, llegó a ser de 189 por año, número aún mayor de descansos que los disfrutados bajo el régimen de la Roma Imperial. Nada indica más claramente que había abundancia de alimentos y de energía humana, si no de bienes materiales”.
Supongo que también era una suerte que los esclavos también tuviesen 189 días de descanso…Ahora bien, ¿por qué no se comparan tanto el tiempo como las condiciones laborales y la calidad de vida en todos los periodos? También cabe plantear que el capitalismo no fue la responsable de la caída del Imperio Romano y que desde entonces sólo ha habido una reducción en el tiempo de ocio, sino que ambos tienen antecedentes muy distintos. Creo que esto es más que suficiente para replicar la cita.

28 Ene 06 @ 07:37 PM | 0 comentarios

Individuo y entorno: Respuesta a Pijus (II)

Alberto, desde Pijus económicus, replica mis argumentos relacionados con mi defensa del individuo y del consumo. Creo que estamos ante un debate muy interesante, por lo que no tendré ningún problema en proponer una nueva contrarréplica.

Afirma Alberto, en relación con el individuo y el papel de la sociedad que...

En nuestro mundo hay una relación en forma de bucle entre individuo-sociedad-especie, de forma que ninguno de estos “elementos” puede analizarse de forma independiente. Así, y retomando un ejemplo que apareció en un debate contigo, un individuo es el producto de un proceso reproductor de dos individuos.

Esto es contradictorio. La sociedad son todos los individuos, no un conjunto de dos o más individuos, y la información está dispersa en todos ellos, por lo que la información que puedan aportar unos no es la misma que pueden aportar otros. Por lo tanto, la única manera de estudiar de modo coherente a un individuo es analizando su interacción con otros individuos, no con la sociedad en su conjunto, en tanto los elementos comunes que puedan tener cada uno de los individuos no son, en absoluto, suficientes hasta el punto de predecir a la perfección un comportamiento.

Prosigue Pijus:

Y sin embargo, las interacciones entre individuos producen la sociedad, y ésta tiene efectos retroactivos sobre los individuos, en forma de normalización y cultura. El desarrollo de un individuo no es posible sin cultura, y ésta nace de la sociedad; y la sociedad no es posible sin individuos.

Insisto: La sociedad no es una unidad coherente a lo largo del tiempo, similar al cuerpo humano, donde cada cual tiene una serie de funciones específicas. En la sociedad española pueden haber personas con ideas absolutamente contrarias, como por ejemplo usted y yo. Y el hecho de que puedan tener instrumentos comunes (lengua, modos de actuación, sentimientos aplicables para definir la realidad, etc.) no significa que la sociedad exista. Es, únicamente, un comportamiento repetido por la mayoría de individuos, o incluso todos, pero siempre, individuos.

Y remata su error afirmando...

Las interacciones entre individuos permiten la auto-organización de la sociedad.
Es decir, que si los colegas de Red Liberal interactuamos, ¿estaríamos auto-organizando Red Progresista? ¿La confección de la plantilla del Real Madrid auto-organiza la de todos los equipos de la Liga?

El ejemplo que pone a continuación tampoco se sostiene por las mismas razones que en el caso anterior...

¿Cómo explicarías que una persona tenga gustos por el automovilismo cuando en su vida ha interactuado con personas con dichos gustos? Estos gustos se le “añaden” desde la sociedad, por ejemplo mediante los medios de comunicación.
¿Con qué parte de la sociedad? Será con aquella que le guste el automovilismo, pero no con aquella a la que no le guste el automovilismo. Pero no sólo con la gente a la que le guste el automovilismo, sino, por ejemplo, los responsables del equipo técnico de Telecinco que sigue a Fernando Alonso, pero no con la redacción de sucesos o de Gran Hermano.

Finalmente, plantea las diferencias más evidentes entre grupos culturales para defender la existencia de sociedades:

Las diferencias culturales son diferencias de sociedad, no de individuos, y te será imposible explicar por qué en China los gustos en cuestión de estética o alimentación difieren con los nuestros tanto teniendo una base fisiológica y anatómica común sin tener en cuenta la noción de sociedad.
No necesito la base fisiológica o anatómica. Me basta con tener individuos. Simplemente está hablando de dos muestras de individuos, totalmente separadas, y cuyas relaciones entre variables se dan del mismo modo: relaciones entre individuos. Establecer tal comparación para defender la existencia de la sociedad, por lo tanto, no es suficiente por las razones explicadas anteriormente: no existe una coherencia total (o casi) a lo largo del tiempo que una a millones de personas en todas las interacciones.

Pasemos ahora a la cuestión del consumo y la utilidad. Comenta Alberto que...

Lo que pongo en duda no es que compres el producto porque te parezca útil o no, sino que esa necesidad no es real, sino una sensación impuesta socialmente.
¿Impuesto socialmente? Yo no estaría tan seguro. Que el ser humano sea un animal que necesite relacionarse con su entorno (esto es, con otros individuos) no responde sino a sus necesidades biológicas. Los bebés, genéticamente, están preparados para responder de un modo ante una amplia gama de estímulos que puede percibir, y esto va desde el reconocimiento de voces hasta el de caras, del mismo modo que tienen gran facilidad para reconocer idiomas (por ejemplo, diferencia el idioma materno de otros). Y el hecho de que siendo mayores sigamos buscando relaciones con otras personas (yo no quiero tener relaciones con Skin Heads, que también son parte de la sociedad) responde a la necesidad que tenemos los seres humanos de relacionarnos con otros para informarnos del mundo que nos rodea, intercambiar bienes y servicios, emociones, etc. ¿Crea la sociedad tales necesidades? ¡Desde luego que no! Retrocedamos en el tiempo y volvamos hasta hace 10000 años... ¿Cómo tenía más posibilidades un individuo para sobrevivir ante un ambiente hostil y que apenas conocía? ¿Sólo o en compañía? ¿Y quién imponía las circunstancias? ¿El ambiente o la sociedad? Ciertamente, las circunstancias han cambiado mucho, también nuestras necesidades, y ahora los seres humanos controlamos muchas variables que antes nos parecían muy preocupantes, pero seguimos necesitando comer, beber, respirar, reproducirnos... y para ello, es necesario relacionarnos con otras personas para garantizar que las saciaremos.

¿Y qué ocurre cuando tales necesidades están saciadas? Pues que intentamos saciar otras. El error fundamental consiste en creer que, por el hecho de que se produzcan en interacción con el entorno, sea el entorno el que prediga qué va a hacer el individuo, sin caer en la cuenta que ha de existir un procesamiento de información previo a una toma de decisiones que implica una acción que responda a una necesidad, y que ahí, el único dueño de sus actos, es el individuo. Supongamos que una persona pierde su casa y su familia en un incendio. ¿Es acaso el fuego quien provoca el suicidio de la persona? No, es cómo la persona analiza sus pérdidas, las valora y toma una decisión que intenta saciar sus necesidades (otra cosa es que tal decisión sea acertada). Dicho de otro modo: Entorno propone, individuo dispone.

Veámoslo con uno de los ejemplos que nos propone Alberto:

¿Las personas que vemos día a día se comprarían la misma ropa que se compran ahora de estar solas en el mundo, o en una sociedad que no valorara los bienes de acuerdo con el sentido de posesión? ¿Qué es eso de valor de uso cuando una sudadera te interesa más que otra abrigando lo mismo? El valor de uso (utilidad) al que te refieres no es otro que el valor social. El valor de uso es el valor intrínseco. La sudadera A abriga lo mismo que la B, pero una es más cara por el valor social de la misma. La utilidad (y la felicidad derivada) no es que sólo sea subjetiva, es que la implanta la sociedad (la interacción entre individuos).
Supongamos que quiero acostarme con tres mujeres a la vez. ¿Es porque me lo dice el ambiente, o bien porque soy un salido y una persona bastante deshinibida por naturaleza? Y ahora supongamos que hay dos sudaderas que sé que abrigan lo mismo, pero creo que puedo ligar más con una que con otra... Lógicamente, dos estímulos distintos provocarían dos reacciones distintas, y a nosotros nos interesa una de ellas... Pero eso es porque a nosotros nos gusta, no porque la sociedad nos imponga nada. El ejemplo más evidente es el de los homosexuales: ¿Acaso dejaron de existir en España durante la época de Franco, con una cultura tan represiva y tan orientada a enseñar una serie de conductas tan específicas? Desde luego que no. Eso es una evidencia de peso en favor de la elección del individuo frente a la sociedad.

Y ahora, filosofemos...

Yo sí cuestiono que la utilidad “de sus circunstancias” sea mala, además de dada, cuando no responda a la búsqueda del sentido de la vida del ser humano.
¿Quién es usted para decirle a la gente qué responde o no responde a su sentido de la vida?
El consumo al que lleva la utilidad en la sociedad actual no conduce a la satisfacción de las personas más que a un nivel superficial e incompleto.
¿Cómo lo sabe? ¿Qué datos está en condición de aportar para avalar su teoría? Porque sin esto, toda su teoría es un maravilloso y gigantesco castillo en el aire.
Ni siquiera una persona que vea en el consumo el sentido de la vida, podrá rechazar la esencia de la naturaleza humana que viaja con él. Todos tenemos características comunes a las que no da respuesta este sistema, como la afectividad.
Ningún estudio científico avala que el hecho de consumir más o menos suponga una disminución de aquellas áreas cerebrales relacionadas con la afectividad y las emociones. Y por favor, agradecería que se dejaran de usar términos mágicos tales como "esencia de la naturaleza humana" y hablemos de modo más correcto. ¿Qué es la esencia de la naturaleza humana en términos concretos?

Prosigamos con la cuestión del papel del consumo:

Es un proceso dual el de acumulación de riquezas y abrigo con respecto a la soledad. La fe en el crecimiento económico (la economía como religión) está presente tanto en los individuos productores como en los compradores.
Semejante fe ha conseguido ampliar nuestra esperanza de vida en, yendo a lo corto, unos 30 años de media en los países más consumistas. Hay que reconocer que, en ese sentido, hemos mejorado mucho respecto de la religión.
Sin embargo, en los primeros es más importante porque son quienes van a poner en marcha el proceso. A la vez, el miedo a la soledad moral (el miedo a no sentirse parte de algo) es más importante en los compradores que en los productores, aunque se produzca en ambos.
Mucho me temo que sólo te has fijado en una parte del problema y no en el fenómeno que intentas analizar en su totalidad. Que un individuo necesite relacionarse con otros individuos no es soledad moral, puede ser, simplemente, soledad. Pero no se montan películas con semejantes dramas existenciales y recurren como locos a consumir para huír de su soledad moral... Ahora bien, si los productores no responden a las necesidades de los consumidores, están condenados al fracaso.
Toda persona (y no solo el rico) pretende salvaguardar su estatus social para poder sentirse parte de algo, y mejor si es parte importante. El productor ya por su actividad se siente parte de un proceso (crecimiento económico), mientras que el comprador tiene que salvar esta inseguridad uniéndose a grupos sociales y adquiriendo mercancías que le ayuden en esta labor. Así, un joven de 15 años encuentra salvada su inseguridad si se hace rapero o pijo (comunista, hippy, rockero, anarka, antisistema, prosistema…), si viste estéticamente como dichos grupos sociales y se siente parte de ellos. Y para pertenecer a esos grupos necesita adaptarse a ellos, aunque sólo sea pareciéndolo y no necesariamente siéndolo.
De A no se deduce B. Y tal y como está expresado, estás mezclando tocino y velocidad. Es decir, que no existe relación alguna entre A y B.

1.- El comprador también es vendedor. Es decir, para comprar ropa, primero has de vender tus servicios a otra persona para que esta te pague. Es decir, la dicotomía entre compradores y vendedores no tiene sentido: todos son compradores y vendedores, y el elemento de la posición en la jerarquía no es suficiente para diferenciarlos realmente como dos grupos distintos. Al menos, en esta cuestión.

2.- Un joven de 15 años, con la legislación actual, no produce. Sólo consume. No es posible la comparación entre ambas muestras, al menos, en los términos en los que son planteados.

3.- Un joven de 15 años no se relaciona con otras personas de un estilo o lo que sea por "soledad moral", lo hace, entre otras muchas razones, para saciar unas necesidades distintas tales como identificarse, aprender a afrontar los problemas del futuro, echar polvos... Ningún estudio evolutivo avala esta teoría de la soledad moral, sino que se trata de un periodo de preparación para la vida adulta, como todos los anteriores.

Pasemos a estudiar el concepto de homogeneidad ahora:

[...] existe homogeneidad dentro de cada categoría (los raperos tienden a ir todos vestidos igual) y heterogeneidad entra las diferentes categorías (un rapero no va igual que un rockero). El concepto de normalización es doble: existe dentro de cada categoría o grupo social y existe en la sociedad en sí, madre de todos estos grupos.
Es decir, que si mi banda favorita son Cannibal Corpse... tendría que llevar unas pintas similares a estas...¿Verdad? Pues no.

Analicemos qué ocurre, según Pijus, cuando perdemos algo que tanto nos ha costado conseguir...

La simple desaparición de todos los objetos materiales de una persona normal provocarían su caida en depresión inmediata. Personas que matan para evitar que les roben una moto son un ejemplo dramático de lo anterior.
Esta tiene gracia... Hace poco extravié un cheque que suponía una buena parte del tiempo que había trabajado para una empresa. Cuando estuve a punto de derrumbarme, no lo hice por la pérdida en sí, sino en todo lo que había trabajado para conseguir ese cheque y porque ahora sí lo iba a pasar mal para llegar a fin de mes, y que en aquel momento se convirtió en nada. Semejante idea, la de aquello que hemos tenido que sacrificar para conseguir algo, la del precio que hemos tenido que pagar, pasa totalmente inadvertida dentro de la teoría de Pijus. Y, francamente, una moto vale mucho más que el valor del cheque que yo extravié (y que me tuvieron que volver a hacer).

Pasemos ahora a estudiar el mayor error que comete Pijus, el de no conocer al enemigo cuando habla de él. Afirma que...

El individualismo liberal lleva a estas conclusiones: negar lo común entre las personas. Cuando Freud escribió su “interpretación de los sueños” advirtió que lo hacía sobre sus experiencias, como tantos otros estudiosos de la naturaleza humana. Y es que, por más que los individualistas se empeñen, hay características comunes entre todos los seres humanos.
Simplemente, quisiera pedirle la referencia donde los liberales digan que en la biología humana no hay elementos comunes para todos. Yo, hasta ahora, no los he encontrado. Y lo de Freud... sin comentarios...
La mayoría de las personas no quieren la libertad, sino un amo justo.
En mi opinión, no buscan un amo justo, sino unas reglas justas.
La mayoría no quiere la felicidad, sino una felicidad superficial.
Pura especulación.
Y ahí está la fuerza del liberalismo y de los totalitarismos.
Esta es una comparación fuera de lugar. El liberalismo plantea que sea cada cual quien busque su felicidad en base a sus propios criterios personales. El totalitarismo pretende imponerlos, porque presume saberlos mejor que el propio afectado.
Me gustaría saber qué es un estudio científico en las ciencias sociales. ¿Algo así como una encuesta?
Esta tiene gracia. Ahora resulta que los liberales, que somos los que defendemos el individualismo metodológico, salimos a defender las encuestas. Si he planteado la idea de la encuesta, lo he hecho para que el argumento se basara en algo... Las encuestas tienen sus problemas, y no graves, pero pueden ser más fiables que una teoría sin el menor contraste empírico.
Todavía no he encontrado a nadie que me diga que el consumo es una característica innata que proporciona felicidad de acuerdo con la naturaleza humana. Todo lo contrario, se acepta que la felicidad sea relativa y condicionada.
Primero tendría que dar una definición adecuada de felicidad. Y, en segundo lugar, los medios que compro sí posibilitan que sea feliz.

Después, parece que intenta atraparme, con triste fortuna...

Qué será eso de la contingencia de los fenómenos que nos rodean… porque lo de necesidades fisiológicas ya lo dije yo describiéndolas como necesidades biológicas. ¿Dónde he negado la importancia del ambiente? Ahora bien, que otros seres humanos influyan no quiere decir que sean los únicos. Se ha demostrado, por ejemplo, que el clima tiene vital importancia en la tasa de suicidios, y que , por ejemplo, Tarifa (Cádiz), es el pueblo con mayor tasa de suicidios, y que el elemento clave es el viento (muy a pesar de esa cultura andaluza, siempre alegre). En Estados Unidos, la palma se la lleva Portland, que tiene 300 días al año de lluvia. ¿Dónde está la sociedad, incitando más en unos que en otros sitios a que se suiciden?

Y bueno, la necesidad no es previa a la acción salvo en las biológicas. ¿O los hombres de la edad media ya necesitaban un mp3 entonces? ¿Y un coche? ¿Y su televisión? ¿Y los 300 canales de la misma? ¿Y ya necesitaban camisas de marca?
Pijus ignora decididamente el elemento más importante de la economía del siglo XX (nótese que no la cita en ningún momento): El ocio. Pregunte a los hombres de la Edad Media si quisieran vivir en su periodo o en el nuestro, con todas nuestras virtudes y nuestros defectos... Pero no... al final, va a ser que los mayores problemas de la Humanidad vienen dados por lo que hacemos en nuestro tiempo libre...

¿Y por qué en las tribus africanas perdidas no necesitan estos productos y nosotros sí? ¿La contigencia fenoménica? Yo tampoco necesito una tele para ser feliz... De hecho, no la veo. ¿Será que soy un engendro, un bicho raro o un ser marginado por la sociedad que me rodea? Eso sí, entre la vida del indígena y la mía, me quedo con la mía. Tengo muchas más oportunidades para ser feliz, sea lo que sea eso.

Y bueno... creo que eso era todo lo que tenía... si cuento la excepción del último párrafo, claro. Desconozco quién habrá sido el que ha esgrimido los mejores argumentos, pero creo que él mismo reconoce que tengo razón...

Soy la consecuencia de un desarrollo social como individuo, pero tampoco soy la sombra de éste, pues todos tenemos características innatas.

Aunque quizás, todavía no se haya enterado...

24 Ene 06 @ 01:46 AM | 17 comentarios

Consumo y felicidad: Réplica a Pijus Económicus

Creo que tiene mucho mérito la labor de Pijus Económicus a la hora de analizar el consumo desde sus orígenes más primitivos, aunque después yerre y caiga en los tópicos progres de siempre. Eso quiere decir que en Red Progresista hay gente dispuesta a intentar razonar acerca de lo que habla y no se guía por el "como esto es verdad, pues voy y la aireo". En este caso, pretendo dar una réplica al post de Pijus dedicado al consumo y su relación con la felicidad, teniendo en cuenta el resto de artículos publicados y, en especial, su post sobre el consumo innecesario.

El artículo nace con un error cuya sutileza no le quita gravedad:

La obsesión por el consumo no es inherente a la naturaleza humana, sino que la sociedad ha sido la que ha conceptualizado la noción de consumo.
¿La sociedad? ¿Quién es la sociedad? La sociedad son individuos, no existe ningún ente colectivo que nos represente a todos, por lo que tal unidad de análisis (la sociedad) debiera ser desechada a la hora de estudiar los fenómenos sociales (es decir, donde individuos interactúan). En segundo lugar, que la gente conceptualice la noción de consumo no da lugar a hablar de "obsesión por el consumo", que no sería ni más ni menos que una patología si nos ciñésemos a los manuales de patología mental.

La siguiente frase no tiene ninguna sostenibilidad empírica:

Al producto, a la mercancía se le ha otorgado una cualidad casi divina, capaz de concedernos felicidad. Se han reducido los sentimientos de libertad y de felicidad al mero “sentido de posesión” en palabras de Marx.

Nadie compra cosas inútiles, esto es, que no van a saciar una necesidad. ¿Para qué voy a comprarme el disco de Andy y Lucas si me parecen abominables? ¿Para qué me voy a comprar un deportivo averiado? ¿Por el deseo de acaparación de bienes? Salvo contadas excepciones, lo que compramos nos da felicidad, no por su posesión, sino por su uso, siendo en cualquier caso una estimación de carácter subjetivo.

Después, Pijus se dedica a especular sobre cuestiones religiosas...

Servimos a nuestro particular dios a través de la mercancía, a la que otorgamos un valor que no se corresponde con el real, es decir, con el valor intrínseco. Dicho de otra forma, la felicidad no la proporciona el valor intrínseco del producto sino el valor emocional que respecto a las determinaciones sociales le da el individuo.

Me gustaría hablar de la teoría del valor subjetivo de W. S. Jevons, un economista del siglo XIX que justificó la idea de que las utilidades que le dan a las personas de aquello que les rodea depende de ellas mismas y de sus circunstancias (la utilidad de dos kilos de oro no es la misma en Europa Occidental que en una isla desierta) en los estudios de fisiología de Weber y Fechner, considerados como los primeros estudios de la psicología experimental. Lógicamente, tanto la economía como la psicología han evolucionado muchísimo, pero lo que nadie había cuestionado es que eso fuese malo o negativo, sino que viene dado. Creo que es necesario retomar unas líneas concretas de aquel otro post en el que se vinculaban consumo y religión para que entendamos realmente la profundidad de la idea:

El hombre estaba rechazando el yo individual para convertirlo en el instrumento de una poderosa mano invisible exterior a él. Era incapaz de asumir su nueva libertad.

Pero quienes habían iniciado las transformaciones no se encontraban en diferente situación, puesto que su sumisión no era de carácter religioso sino productivo. El afán de acrecentar las riquezas, de responder continuamente a ese fin convertía al hombre “libre” en siervo de un dios de otra naturaleza.

Esto es lo malo de "filosofar", que a veces somos capaces de llegar a poner una serie de especulaciones que rayan más el cine de ciencia ficción que un análisis serio de lo que está pasando. ¿A qué puede deberse esa acumulación de riqueza, desde un punto de vista de la satisfacción de necesidades? Thorstein Veblen, por poner un ejemplo de principios del siglo XX, consideraba que se trataba de mantener un estatus social, en tanto los ricos estimaban que trabajar estaba mal visto... pero incluso eso implica que está respondiendo a una necesidad más allá de la simple acumulación: la necesidad de prestigio. Tal y como lo plantea Pijus, esto no existe, dado que lo único importa es acumular más para compensar nuestra soledad moral y nuestro miedo a la libertad. Parece ser que el autor no se ha llegado a plantear que la gente tiene derecho a perseguir la felicidad como le dé la gana, dado que esa es su libertad, y que descalificar la respuesta dada porque no le parece suficiente ante tal libertad es sinónimo de negar la libertad.

Prosigue el autor hablando de la epistemología de la moda...

Esta moda no está centralmente homogeneizada, sino que existen diferentes tendencias, debido a la amplia diversidad de grupos sociales donde los individuos buscan salvar su inseguridad individual. Por esto existe heterogeneidad entre grupos y homogeneidad entre los individuos adscritos a cada uno de ellos.

Este proceso de normalización contrasta con el sentimiento de independencia de cada uno, de modo que dentro de un grupo social el individuo se cree único e independiente.

El error consiste en creer que, por el hecho de que podamos categorizar las cosas, podemos afirmar que la categoría tiene por sí misma capacidad de actuación e influencia sobre los demás. Pongamos el ejemplo de la música, dado que reúne los criterios establecidos por el autor: es un valor estimado como importante por todo el mundo pero con heterogeneidad entre los distintos estilos musicales, pero a todos nos gustan los sonidos con melodía, armonía o estructura. ¿Qué ocurre? ¿Que estamos siendo normalizados por la Música? ¿Y qué ocurre con una persona que padezca amusia, esto es, que es incapaz de reconocer melodías musicales, lo que en otros términos equivale a decir que la música no tiene utilidad? ¿Resultará que no podrá ser normalizado y, por lo tanto, es libre, independiente y único? ¿O es igual de esclavo por buscar otras cosas que satisfagan su vida?

La mayor pifia del artículo viene ahora, donde el autor pretende hacernos creer que los actos que lleva a cabo no son suyos, a pesar de que responda a determinaciones psicológicas profundas, nacidas éstas del desarrollo en un contexto concreto... con el "Mundo Feliz" de Aldous Huxley:

Huxley parodió esto mismo en “Un mundo feliz”, y no sin razón. La felicidad social, esto es, la que se desprende de los valores que concede la sociedad, puede ser manipulada en su totalidad desde las esferas que la producen. El ser humano se cree en libertad de acción y sin embargo no hace sino desarrollarse en un proceso de esclavismo velado. Un esclavo puede ser feliz.

Pijus ignora lo obvio del libro: que es el Estado quien, controlando todas las variables relacionadas con la libertad de elección del ser humano (lo que va desde la genética hasta todo lo que aprende a lo largo de su vida) y borrando lo que la cultura e historia que los individuos han construído libre y espontaneamente (antes lo hacían gaseando con antrax los museos), puede conseguirse que la gente responda mecánicamente tal y como se quiere desde arriba, es decir, desde el Estado. Esto no se puede dar en una situación de capitalismo y libertad de mercado: la diferencia fundamental es que en el caso del mundo feliz de Huxley el Estado ejercía el monopolio sobre todos los ámbitos de la vida de los individuos, pero en una situación de libre mercado y libre competencia las informaciones pueden ser (y de hecho son en la mayoría de los casos) contradictorias, por lo que la persona tendrá que pensar qué le beneficia. Es en los sistemas de libre competencia y libre mercado, con libertad para elegir, donde la gente puede realmente tomar decisiones de libre asociación con otras personas para conseguir aquello que le haga feliz. Con el monopolio del Estado, lo único que se consiguen son pastillas de soma y canciones cuyo estribillo es... "Oh, fresquito mío..."

Pijus aborda ahora las propiedades intrínsecas de las mercancías que compramos para hacernos felices...

El producto tiene la capacidad de ofrecer seguridad al individuo que lo compra, en cuanto que le brinda la oportunidad de poder sentirse parte de algo concreto y evitarle vagar por el vacío espiritual de la sociedad contemporánea. Se relaciona por ello a la mercancía con la libertad misma, cuando ciertamente y de acuerdo con la expresión de Palahniuck “lo que posees, acabará poseyéndote”.

Ignoramos por completo la naturaleza del producto: Supongamos que me compro una escalera porque soy bajo y los techos de mi casa son altos, con lo que me cuesta cambiar las bombillas de las lámparas... ¿Es que la escalera acaba poseyéndome por culpa de mi acaparación y mi sentimiento de soledad? Si yo me compro un diccionario de inglés... ¿Acabo siendo poseído por el diccionario, aunque a mí me importe un cuerno el inglés? Más allá del despilfarro de dinero para la gente (al menos, para mí, que no soy rico), yo compro un diccionario de inglés, y no de malayo, porque el diccionario de inglés tiene una utilidad para mí, y tres cuartos de lo mismo sobre la escalera. Este tipo de reflexiones son simple y llanamente utópicas: la gente tiene demasiados problemas para llegar a fin de mes como para permitirse que los escasos ahorros que puedan hacer consistan en la simple y patológica necesidad de acaparación y no en la utilidad que tales productos les puedan dar. La sociedad, por desgracia, no está compuesta de millonarios. Por lo tanto, tal reflexión no deja de ser una elucubración aplicable a unas pocas personas y que, además, es equivocada.

Finalmente, Pijus nos hace su valoración sobre la felicidad obtenida de un modo y de otro:

La felicidad derivada del consumo no parece comparable a la que se deriva de la afectividad humana, en cuanto que la primera es artificial, y normalmente de una duración realmente reducida (lo que invita a querer renovarla) mientras que la segunda bastante más profunda.

A esto se le llama prepotencia. Esta prepotencia está basada en que las personas que buscan su felicidad consumiendo no han hecho una reflexión profunda respecto de la misma. ¿Y cómo lo sabe? ¿Ha hecho un estudio científico que pueda avalar semejante proposición, la de que la gente es tan idiota que no reflexiona sobre su propia vida y sobre cómo conseguir la felicidad? ¿O simplemente se basa en lo que él considera que le ocurre a los demás, sin siquiera haberles preguntado sobre su concepción de la vida y de la felicidad?

Y, por encima de todo: ¿Qué hay de malo en utilizar artificios para ser feliz? Si la gente utiliza artificios, es porque responde a una serie de necesidades, necesidades que no vienen impuestas por una cultura sino por la contingencia de los fenómenos que nos rodean y de nuestras necesidades fisiológicas. Es decir, la necesidad es previa al resto de acciones que se adopten para saciar tal necesidad. Y, hasta que el Estado no lo impida, la gente seguirá reflexionando sobre lo que necesita para ser feliz.

22 Ene 06 @ 12:55 PM | 14 comentarios

¿Quién nos controla?

Yo entiendo que iniciativas como la de Red Progresista requieren tiempo para asentarse, tomar una serie de decisiones, un estilo y una coherencia... Hasta entonces, seguiremos tragando bodrios infumables como este, donde se intenta analizar el papel de los medios de comunicación.

Afirma nuestro amigo Júcaro:

Podría decirse que [los medios de comunicación] nos quieren sometidos a sus dictados, perfectamente alineados, como fósiles, en una sociedad automatizada capaz únicamente de moverse a la orden del control remoto que ellos manipulan.

¿Podría decirse? ¿En qué te basas? Una cosa es que los medios de comunicación sean capaces de crear estados de opinión y otra, totalmente distinta, que nos absorban toda capacidad de raciocinio. Sobre el estado de opinión, la solución es muy sencilla: libertad de prensa. Así, usted tiene la oportunidad de escuchar las distintas posiciones sobre el tema X y tomar una decisión. ¿Qué ocurre cuando los supuestos señores del control remoto mandan señales contradictorias, por ejemplo, entre Polanco y Jiménez Losantos, cuando hablamos del 11-M? Pues que la gente analiza y compara en base a las pruebas y a su experiencia previa, para finalmente tomar una decisión (también pueden tomar una solución intermedia, según los estudios sobre disonancia cognitiva, pero el abanico de opciones es muy amplio). Esto, por ejemplo, recuerda la bobada de Galbraith de la crítica a la teoría del consumidor, en tanto entendía el consumidor era ingenuamente manupulado por la publicidad, que servía los intereses de las empresas a la hora de crear necesidades absolutamente artificiales. Semejante bobada no tiene ninguna sostenibilidad empírica. Desde luego que la información influye, pero eso no quiere decir que, por el hecho de ver la publicidad de BMW (una publicidad excelente) o lea un artículo de Javier Pradera, vaya a comprarme un BMW o vaya a creer ciegamente lo que dice el trabajador de Polanco. ¿Y ahora alguien se cree que tanto empresarios como accionistas y publicistas son tan idiotas como para no saberlo?

Prosigue el Señor Júcaro:

El papel de los medios de comunicación privados será el que la junta de accionistas correspondiente quiera que sea, pero ello no impide que se le pueda demandar transparencia, en el sentido de “confesar” sus intenciones y predilecciones políticas. Jugar con las palabras para enmascarar su posicionamiento ideológico, resulta detestable.

Claro, uno no tiene ni idea de la afinidad política de Jiménez Losantos. O de Cuatro. O de ABC. O de Rebelión. O de la emisora gubernamental de turno. Habría que recordar que, por lo general, todos los medios de comunicación tienen una linea editorial, que se suele llevar a la práctica en los editoriales, y que suele dejar las cosas claras al respecto.

Continúa diciendo...

Por otra parte sería aconsejable que, tanto en los medios privados como en los de titularidad pública, su periodismo estuviera alejado de la propaganda, y separaran información de opinión. Tarea casi imposible porque en la mera selección de noticias ya se manifiesta tendencia política.

La selección de noticias, las personas que las redactan, el análisis que se hace... todo está salpicado por la subjetividad de aquellos que actúan, lo que no quiere decir que no digan la verdad, sino que es un problema insuperable. Ahora bien, si hay una serie de medios que se dedican fundamentalmente se dedican a la propaganda, esos son los públicos, sin importar el medio de comunicación del que se hable. ¿Cuál es la diferencia? Que en el caso de los medios privados, yo eligo ver lo que quiero, mientras que en el privado pago por obligación, aunque no la sintonice nunca. Simplemente por ello habría que privatizarlos.

A mi entender, lo interesante viene ahora (antes de acabar con una serie de frases hechas carentes del menor interés):

De cualquier manera, los lectores, los oyentes, los consumidores de los medios, deberíamos ser exigentes y críticos sobre todo con los medios privados que nos ofrecen más confianza.

Chico... si no te convencen las peleas entre medios de comunicación... para eso están los blogs...

20 Ene 06 @ 11:49 AM | 3 comentarios

Sobre la ética del pensamiento de BF Skinner

Burrhus Frederick Skinner.jpg Hay un estracto de BF Skinner en su Más allá de la libertad y la dignidad que me parece muy significativo, referido a su concepción de la ciencia... Debo reconocer que en su momento no lo comprendí... pero a medida que ha pasado el tiempo, ha llegado a ser una frase importante para mí, por lo que simboliza.

"Ninguna teoría cambia aquello que a lo que la teoría misma se refiere. Nada cambia porque lo observemos, hablemos de ello y lo analicemos de una forma nueva. Keats echó pestes contra Newton por haber analizado el arco iris, pero lo cierto es que el arco iris siguió siendo tan bonito como siempre, y para muchos llegó a ser incluso más bello. El hombre no cambia porque le observemos, hablemos de él y lo analicemos científicamente. Sus conquistas científicas, políticas, religiosas, artísticas y literarias siguen siendo lo que simepre han sido, tan dignas de ser admiradas como lo es una tormenta en alta mar, el follaje de otoño, o una cumbre alpina, completamente al margen de sus orígenes y todavía intactas desde el punto de vista de un análisis científico. Lo que si cambia es nuestra posibilidad de hacer algo respecto al sujeto de una teoría. El análisis de Newton de la luz, en el arco iris, fue un paso para el descubrimiento del laser."

No, mi querido Burrhus. Se puede estudiar todo lo que se quiera la mente humano y su comportamiento social. Pero ello no justifica que un planificador y sus buenas intenciones se metan en la vida privada de la gente. ¿Qué pasaría si la gente no quiere hacer concesiones para esa planificación, siendo estos recursos obtenidos legitimamente? El que tú conozcas de qué se componen no da ningún derecho a modificarlo a gusto del planificador. Ni en nombre de las mejores intenciones. Ni aunque pudieras resolver el teorema de la imposibilidad del socialismo tendrías derecho a disponer de los derechos y libertades de los individuos. Aunque los educaras a tu antojo.

29 Abr 05 @ 07:48 PM |

Ya tenemos el estudio de la semana

Sí, amigos. Es un vicio que a los americanos les encanta y que nos están metiendo. No sé si recordarán aquellos clásicos estudios sociológicos como "la gente suele comprar el periódico por las mañanas" o "la gente sale de marcha para pasárselo bien". Conclusiones que consiguen un gran logro: confirmar lo evidente. El problema está cuando se dice un disparate digno de aplauso. Vía LD, leo que...

Las nuevas tecnologías son peores que las drogas. Eso es al menos lo que trata de defender un estudio encargado por HP en el que se asegura que escribir mensajes de teléfono móvil (SMS) y correos electrónicos de manera obsesiva puede reducir el coeficiente intelectual hasta dos veces más que si se fuma marihuana.

Todos aterrados. Yo he perdido el tiempo en esto de la blogosfera y ahora resulta que lo que tenía que haber hecho era fumar petardos. Si ya lo decía mi madre, que de esto sabe mucho... "todos los que pierden el tiempo hablando de política son tontos"... qué cantidad de neuronas muertas mirando lo que la gente pone en los comentarios (y que me llegan al correo)...

Esos efectos vienen inducidos por la pérdida de concentración de los empleados en horas de trabajo, pues el constante contacto con las tecnologías los distrae de sus obligaciones y hace que el individuo esté constantemente pendiente del móvil o de la web.

Además de influir en el coeficiente intelectual, las nuevas tecnologías reducen la productividad de los empleados y crean estrés y mal ambiente de trabajo.

¡Toma ya! Más allá del elemento técnico (es cociente, no "coeficiente intelectual": Edad mental/Edad cronológica x 100), me temo que el estudio sea poco riguroso. Me explico: 18 sujetos no son suficiente muestra para llegar a una conclusión de tales características.

En segundo lugar... ¿se imaginan a la gente que tiene foros en internet y que, poco a poco, pierden su inteligencia... al doble de velocidad que los fumadores de marihuana? Mucho cabe decir también sobre la supuesta pérdida de inteligencia de los fumadores de marihuana, este tipo de estudios tiene el problema de no hacer un buen seguimiento de los sujetos ni de controlar todas las posibles variables extrañas. Por otro lado, los tests de inteligencia suelen ser orientativos más que discriminadores en personas normales. La curiosidad por tener el artículo original en mis manos me corroe, y el pánico de que sea uno de esos estudios hechos para llamar la atención no es cosa menor.

Finalmente, un detalle muy significativo: estamos hablando de casos supuestamente patológicos. Y digo lo de supuestamente porque tener el movil es un instrumento que facilita la comunicación, no al que uno se vuelve adicto. Otra cosa es que esa persona no sepa organizar su tiempo, pero no es una adicción. Sería como decir que uno es adicto a los amigos porque le caen muy bien y quiere pasar más ratos con ellos.

25 Abr 05 @ 09:17 PM |

Sobre aproximaciones económicas al comportamiento humano

Uno de mis mejores hallazgos bitacoreros que he hecho en los últimos tiempos ha sido el Blog de Juan Freire, de cuya calidad estoy aún tomando lecciones. En un artículo titulado Dos aproximaciones económicas al comportamiento humano, nos comenta algunas líneas de trabajo de dos estudios de la economía como son Samuel Bowles y Steven Levitt, muy interesantes... Esto de Levitt...

"I think of economics as a worldview, not a set of topics. This worldview has a few different pieces. First, incentives are paramount. If you understand someone's incentives, you can do a pretty good job of predicting their behavior. Second, the appropriate data, analyzed the right way are key to understanding a problem. Finally, political correctness is irrelevant. Whatever the answer happens to be, whether you think it will be popular or not, that is the answer you put forth."

Tanto el artículo como el blog, imprescindibles, más allá de la ideología de cada cual.

12 Abr 05 @ 12:38 PM |

La inteligencia exitosa de Robert J. Sternberg

Robert J Sternberg.jpg Los libros de inteligencia emocional son de los que menos aportan al desarrollo del ser humano... es como leer un libro de Paulo Coelho en un intento de versión científica. Este libro de Robert J. Sternberg (el hombre de las teorías triarquicas: de la inteligencia, del amor...), en concreto, aún no lo he leído, pero leyendo algunos puntos de su último capítulo, creo que no me lo voy a leer.

Simpatizo muy poco con los planteamientos de Daniel Goleman y sus derivados, pero bueno... está de moda, y uno siempre quiere ser leído. Por lo tanto, voy a recoger algunos de las características que tienen esta inteligencia exitosa que recoge Sternberg... y ya me contarán...

1.- Las personas con inteligencia exitosa se automotivan... da igual que su vida sea un asco demostrable y que no tengan ninguna posibilidad real y objetiva de seguir adelante...

2.- Las personas con inteligencia exitosa aprenden a controlar sus impulsos... no le dicen a la cara del jefe que si la empresa prescindiera de sus servicios aumentarían un 20% los beneficios...

3.- Las personas con inteligencia exitosa saben cuando perseverar... el problema está cuando fallan y lo mandan todo al carajo por cabezones...

4.- Las personas con inteligencia exitosa saben sacar el máximo partido a sus habilidades... pero lo realmente meritorio es ser un incompetente en el uso de las habilidades y tener éxito...

5.- Las personas con inteligencia exitosa traducen el pensamiento en acción... no creen que van a montárselo con Claudia Schiffer y se quedan en el baño con la única compañía del papel higiénico...

6.- Las personas con inteligencia exitosa se orientan al producto... lo que importa es el orgasmo, da igual que sea con la tía más gorda y fea de la discoteca...

7.- Las personas con inteligencia exitosa completan las tareas y llegan al final... pero el verdadero éxito, recordemos, está en no hacerlo y tener éxito... lo otro es predecibe...

8.- Las personas con inteligencia exitosa tienen iniciativa... siempre voluntario para las peores tareas: limpiar wáteres, quedarse todos los fines de semana con la contabilidad...

9.- Las personas con inteligencia exitosa no tienen miedo a arriesgarse al fracaso... con la que hundir sus empresas en la bancarrota... Virgencita, virgencita... que me quede como estoy...

10.- Las personas con inteligencia exitosa no posterga... es un adicto al trabajo que tiene que hacerlo todo en cuanto se lo ponen delante...

Yo diría que no tengo demasiada inteligencia emocional... ¿Fracasaré?

12 Abr 05 @ 12:33 PM |

Conductismo (III): Algunas valoraciones éticas de B.F. Skinner

Hace timepo comencé una serie de artículos referentes al conductismo que no pasaron del primero. Lo que he llegado a plantear hasta ahora es un simple esquema de las características fundamentales. No creo que de buenas a primeras se pueda entender, pero sí creo que, a medida que vayan apareciendo los artículos, este esquema les será de una mayor utilidad para que comprendan mejor qué es esto del conductismo. Al mismo tiempo, he considerado de inestimable valía el ir introduciendo consideraciones políticas y filosóficas que hizo B. F. Skinner basadas en la disciplina que tanto se esmeró en desarrollar. Ni que decir tiene que Skinner es una persona muy influyente dentro de la psicología conductista, probablemente el que más durante la última mitad del siglo pasado, pero ello no implica que, hoy en día, se sigan estas líneas políticas dentro del conductismo (puede verse un ejemplo en "Psicología: hechos y palabreía" de H. J . Eysenck). La razón por la que recopilo algunos estractos skinnerianos es porque ofrecen una visión alternativa e interesante a los conceptos de libertad, dignidad y valores desde un punto de vista psicológico y, más concretamente, conductista.

El texto del que saco tales citas textuales se llama "Más allá de la libertad y la dignidad", cuyo original publicado en 1976 y traducido y publicado en castellano por la editorial Martínez Roca. Una revisión más actualizada de algunos de estos temas lo podrán encontrar en "La tabla rasa", de Steven Pinker, libro que un servidor no se cansará de recomendar.

Disfrutenlas... o tómenselas a risa.
_________________________________________________________

skinner.gif La mayoría de nuestros problemas más importantes implican condición humana, y no se pueden resolver recurriendo solamente a la tecnología física o biológica. Lo que necesitamos es un atecnología de la conducta, pero hemos tardado mucho en desarrollar la ciencia de la que poder deducir este tipo de tecnología. Una tecnología evidente estriba en el hecho de que casi todo cuanto es dominnado ciencia de la conducta continúa aún ahora relacionando la conducta a estados mentales, sentimientos, peculiaridades del carácter, naturaleza humana, etc. La física y la biología siguieron durante un tiempo prácticas muy parecidas, y avanzaron solamente cuando se liberaron de semejante rémora. Las ciencias de la conducta han tardado mucho en cambiar, en parte, por causa de entidades explicativas que a menudo parecían ser observadas directamente, y también en parte, porque no se encontraban fácilmente otra clase de explicaciones.

El ambiente, obviamente, es importante, pero su función no ha estado clara. No empuja o absorbe, sino que selecciona. Y resulta difícil descubrir y analizar esta función selectiva. El papel de la evolución natural en la selección fue formulado por primera vez no hace más de cien años. Y la función selectiva del medio ambiente en la modelización y el mantenimiento de la conducta del individuo sólo ahora comienza a ser reconocida y estudiada. Conforme se ha llegado a conocer la interacción entre organismo y ambiente, por tanto, los efectos que hasta ese momento se achacaban a estados mentales, sentimientos y peculiaridades del carácter, comienzan a atribuirse a fenómenos accesibles a la ciencia. Y una tecnología de la conducta, consuguientemente, comieniza a ser posible. No se solucionarán nuestros problemas, no obstante, a menos que se reemplacen opiniones y actitudes tradicionales precientíficas; aunque bien es cierto que que éstas, desgraciadamente, siguen profundamente arraigadas. La libertad y la dignidad de la persona ilustran el problema. Ambas cualidades constituyen el tesoro irrenunciable del "hombre autónomo" de la teoria tradicional, Y resultan de esencial importancia para explicar situaciones prácticas en las que a la persona se le reputa como responsable de sus actos, y acreedora, por tanto, de reconocimiento por los éxitos obtenidos. Un análisis científico transfiere, tanto esa responsabilidad como esos éxitos, al ambiente. y suscita, igualmente, ciertas interrogaciones relativas a los "valores". ¿Quién usará esa tecnología y con qué fin? Hasta tanto no se despejen esas incognitas, se seguirá rechazando una tecnología de la conducta. Y, al rechazarla, se estará probablemente rechazando al mismo tiempo el único camino para resolver nuestros problemas.

8 Abr 05 @ 01:40 PM |

La vida con sentido (dedicado a mis amigos pro-life)

Hermann Hesse.jpg La raya que hoy les proporciona un servidor es el resultado de la experimentación mezclando mi nivel habitual de psicosis con otras drogas tales como la filosofía de la vida, la neurología y la lingüística.

No voy a hablarles de filosofía de la vida. Sólo los grandes pedantes o cursis como Hermann Hesse o Paulo Coelho pueden darnos tal sabiduría. Lo que sí voy a hacer es darle la vuelta al concepto. Es decir, en lugar de hablar del sentido de la vida, voy a hablar de la vida con sentido, siendo ésta la coherencia que mantiene conductialmente en base a su biología y a su experiencia. Y no lo voy a hacer desde un punto de vista liberal. Voy a hacerlo desde lo que es.

El ser humano, desde pequeño, tiene la necesidad de aprender. Esta capacidad, independientemente del uso que hagamos de la misma, se mantiene a lo largo del tiempo, de tal modo que el yo, la identidad o autoconciencia o cualquier otra palabreja rara que nos podamos imaginar queda integrada en un sólo concepto: la personalidad. Esta capacidad, sin entrar en el debate entre psicólogos, depende de factores genéticos/biológicos y de factores ambientales. Pero de lo que nadie duda es de que:

Annette Karmiloff-Smith.jpg - Ambos son imprescindibles para un desarrollo normal de la pesona. Una persona con un déficit en el aspecto biológico (un déficit en un área concreta del cerebro) tiene problemas de aprendizaje y, por lo tanto, en su desarrollo posterior, como bien demostró Annette Karmiloff-Smith. Los niños con un déficit estimular (véase los casos de niños salvajes o niños aislados por padres maltratadores) también tienen problemas en su posterior desarrollo vital. Ambos elementos son complementarios, necesarios pero no suficientes.

- Ambos elementos tienen repercusiones posteriores en el cerebro, el cual se encarga de "almacenar" y "moderar" la información que llegue desde el exterior. Dadas estas funciones y a pruebas neurológicas, podemos establecer que en el cerebro residen la memoria y la personalidad de la persona. la esencia de la persona con respecto a sí misma están ahí. El resto del cuerpo es una "máquina" imprescindible de la que nos servimos para llevar a cabo nuestra vida.

- El cerebro puede tener una tendencia a funcionar de un modo u otro según a qué aspectos nos refiramos. Esta tendencia puede ser modulada por el ambiente, y tiene sus límites (poco claros) en el diseño biológico del cerebro.

- El cuerpo humano, sin ese cerebro, no puede llegar siquiera a construír o tener los elementos necesarios para construír el conocimie0nto al través del cual se adaptará al entorno que le rodea. Aquí tengo que decir que presupongo la conservación del sistema nervioso parasimpático, es decir, al menos aquellas partes del sistema nervioso imprescindibles para el funcionamiento , es un "vegetal" en el sentido de que tiene las funciones biológicas imprescindibles mínimas.

Gato mirandose al espejo.bmp En el caso del que hablamos, lo que vengo a decir es que la construcción de la personalidad es el cómo una vida adquiere sentido, y en todo esto el cerebro es una pieza fundamental, siendo válido hablemos del animal que hablemos. La concepción del sí mismo de un gato no existe si este no tiene un cerebro que permita procesar del exterior y, por ejemplo, verse en un espejo. Podemos decir lo mismo del ser humano. Sin estas cualidades el ser humano no sería un montón de genes acumulados y desarrolados para... nada, más allá de ser un "vegetal". Para nada, porque no existe la posibilidad de la conciencia de sí mismo de ser diferenciado del resto del ambiente. Un ser humano que naciera sin cerebro no sería nadie, o al menos, sería lo mismo que un vegetal. El sentido de su existencia no es posible. De aquí se deriva una cuestión que debemos analizar: ¿Es importante, desde el punto de vista biológico, la vida con sentido, en referencia a la autoconciencia, para el ser humano? A mi modo de ver, es fundamental. Este sentido o, dicho de otro modo, esta necesidad, viene determinado en las primeras etapas de nuestra vida de modo genético, para ser posteriormente modificada por el aprendizaje ambiental, hasta el punto de que las personas lleguen "racionalmente" (en el sentido de que tiene una lógica, otra cosa es que esa lógica no sea producto de una enfermedad o de un razonamiento equivocado).

La dotación genética es condición imprescindible, pero no suficiente, para que la personalidad pueda desarrollarse. Esta identidad, aquello por lo que puede identificarse como individuo, supone la esencia de la persona. Y esta esencia viene de su sistema nervioso, más concretamente, de su cerebro.

Cualquier alteración en el funcionamiento del cerebro puede tener consecuencias muy negativas para la persona. La gravedad dependerá de dos factores: la edad y la zona afectada. La edad porque en función de esta, la posibilidad de recuperación puede ser mucho mayor o practicamente nula. El principio de equipotencialidad establece que, en los niños, zonas específicas dañadas pueden ser cubiertas por otras, pero este principio no es aplicable a otras, dado que su cerebro ya está especializado en sus tareas. Esto quiere decir que, en adultos, y hoy por hoy, las lesiones cerebrales son casi irrecuperables.

¿Qué pasaría con respecto a la personalidad en el caso de que una persona tuviera un daño cerebral en una zona concreta del cerebro? Por ejemplo, una persona que, como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico padezca amusia (la incapacidad de reconocer melodías musicales). Esto no perjudica a la personalidad. A mi modo de ver, hay dos elementos que definen biológicamente la personalidad: la memoria episódica y la regulación de las emociones.

¿Qué pasaría si, por la razón que fuera, perdiéramos la zona del hipocampo relacionada con la memoria episódica? Pues que no recordaríamos nada de lo que somos, no existe una coherencia entre nuestra vida pasada y lo que estamos haciendo.

El sentido de la vida.jpg ¿Y si perdiéramos la corteza prefrontal? Pues que seríamos unos desinhibidos que no respetaremos las reglas sociales. Orinaríamos o nos masturbaríamos en público, agrederíamos a la gente si nos apeteciera... no tendríamos un inhibidor de impulsos que regulara nuestro comportamiento. En el caso de que la zona afectada fuera la amígdala, esta persona tendría un nulo aprendizaje emocional por condicionamiento y una escasa regulación de las emociones.

[En lo que se refiere a emociones y regiones cerebrales implicadas, recomiendo este artículo de Juan Pedro Sánchez Navarro y Francisco Román, de la Universidad de Murcia, donde hacen una revisión de este tema.]

Si perdiéramos una de estas dos facetas, nuestra personalidad resultaría alterada. El cuerpo puede seguir sus funciones vitales, e incluso puede tener áreas que estén perfectamente preservadas, pero la persona no volvería jamás a ser la que fue. Y en el caso de que ambas resultaran dañadas, podríamos decir que la personalidad, esto es el resultado de todas las experiencias de aprendizaje procedan de donde procedan, habría muerto.

La vida humana, por lo tanto, no es sólo la maquinaria básica que utiliza para desenvolverse. Es, esencialmente, el resultado de su aprendizaje en el exterior. De ésta es de donde viene su variabilidad comportamental. En ella están implicados tanto la herencia genética como el ambiente al que nos expongamos. La destrucción de uno de estos elementos es la destrucción de la persona. El que el cuerpo siga vivo (que mantenga intactas las regiones dedicadas al funiconamiento del sistema nervioso parasimpático) no quiere decir nada.


Hay tres cuestiones relacionadas con el tema. Pero para ello, creo que el análisis de estos hechos ha de tener los menos prejuícios posibles. Creo que tanto las argumentaciones más "defensoras" de la vida como aquellos que "defendemos la muerte" buscamos la mejor de las soluciones, según nuestros criterios personales, y que defendamos lo que defendamos, nos podemos equivocar. Es por ello por lo que no tiene ningún sentido el que nos tildemos de "genocidas asesinos" o "integristas torturadores". Entre otras cosas, porque a ninguno de nosotros nos gustaría que esas situaciones ocurrieran. Únicamente discrepamos en la solución.

La primera cuestión se refiere a las consecuencias que puede tener para aquellas personas que han perdido algunas de estas regiones tan importantes para la personalidad y la "vida con sentido", la eutanasia. Obviamente, no es lo mismo un tipo de daños que otros, y si una de estas zonas queda preservada (especialmente el área relacionada con la memoria episódica), se crea una personalidad nueva. El hecho de que esa persona haya muerto desde un punto de vista psicológico (no cerebral o biológico) no justifica que se elimine como ser vivo, de modo que aquellos derechos que hubiera adquirido durante su vida anterior se mantendrían. Y el derecho a la vida y a la libertad se mantienen. ¿Pero qué ocurre cuando los daños son generales e irreversibles desde el punto de vista, no ya de la personalidad, sino del mismo ser vivo? Es decir, cuando tanto el control emocional como la memoria han sido destruidas y la persona quede en situación de coma. Desde luego, prevalece la última voluntad de la persona. Pero en el caso de que ésta no haya dictado nada, tendríamos que analizar el grado de reversivilidad de la situación, algo prácticamente imposible por la ausencia de equipotencialidad del cerebro humano adulto. Me refiero, obviamente, al caso de Terri Schiavo. Si existiera la posibilidad de que esta situación fuera reversible, esto ni se cuestiona. Pero en el caso de que no sea reversible, y dada que la personalidad sí ha muerto, mantener el cuerpo vivo no tiene ningún sentido. Y no lo tiene porque el mismo ser no lo tiene. Lo ha perdido. Y "construír" una nueva personalidad resulta practicamente imposible. Por todo esto, podría tomarse la decisión de matar una "vida". ¿Cómo hacerlo? El hecho de que no sienta nada no quiera decir que se le tenga que dar una muerte lenta. Si se sabe que la situación es irreversible, hay métodos sobrados para conseguir una muerte rápida e indolora. Y esto no es un derecho a matar, como dice Thomas Sowell. No se está matando a nadie, porque ya está muerto. El cuerpo no deja de ser una "carcasa" inútil.

Este derecho a la muerte no es aplicable a personas con un retraso mental o déficit cognitivo de nacimiento. Esa precisamente es su dotación biológica innata. Este artículo se refiere expresamente a aquellos déficits que han sido adquiridos una vez la persona ha nacido y ha desarrollado una vida normal. Y tampoco es aplicable a "niños salvajes", resultado de una pobre estimulación. Ese es su historial de aprendizaje.


Embrion de 3 semanas donde la placa neural supondra sistema nervioso.jpg El segundo aspecto iba dedicado al aborto. Hace tiempo, Albert Esplugas publicó un excelente artículo con respecto a este tema. En él, amparándose en que un ser humano es tal desde el primer día de concepción (como cigoto) y en el derecho de no agresión para que no se mate al cigoto. En realidad, tampoco se estaría "matando" nada más allá de una o unas células que, si bien tienen la capacidad de un ser humano, aún no han formado el elemento principal de la persona: el sistema nervioso. El que se haya formado un cigoto no significa nada. No deja de ser un punto arbitrario más, el primero para el desarrollo de la persona, es decir, es algo irrelevante. Pero la persona, entendida como algo con personalidad, sí es relevante. Asi, el inicio de la formación del sistema nervioso, situado en la tercera semana tras la gestación, marca el nacimiento de la personalidad y, por lo tanto, de la vida humana como tal. Con su sentido. Mientras tanto, las células tienen los materiales para componer ese inicio de sentido, pero aún no está conformado. Por lo tanto, se puede decir que el aborto, al menos en este periodo, no supone ningún asesinato, puesto que sólo se están eliminando componentes para la formación de esta persona. Fíjese que no cuestiono la humanidad, niego que sea persona. A diferencia del primer caso, donde la persona había muerto desde el punto de vista mental, en el cigoto no ha sido creada ninguna personalidad.

Cuando Esplugas dice que "La vida de un individuo tiene su origen en el zigoto y concluye con la muerte, y cualquier fotograma que se elija de este proceso vital se percibirá idéntico al fotograma anterior y al posterior" en realidad está tomando dos puntos arbitrarios para defender un concepto de vida, un concepto de vida necesario, pero no suficiente, para lo que es la vida humana. Podemos pensar que el cigoto (una única célula) tiene capacidad para construír un cuerpo humano, pero también lo tienen el óvulo y el espermatozoide, sin que ello suponga un asesinato. El matiz está en que el cigoto supone la construcción del individuo. Pero el individuo que plantea es sólo una carcasa, la misma que mantiene el cuerpo de Terri Schiavo con vida, lo que no quiere decir que sea Terry Schiavo quien, en el caso de que llegara a pasar, "despertara".

Feto.jpgEn lo referente a los derechos, Esplugas afirma que "Si se afirma que la persona es portadora de todos los derechos individuales, y la persona surge cuando lo hace el ser humano, entonces desde el día 1 el nuevo ser poseería todos los derechos individuales." Repasemos el caso Schiavo. ¿Tiene derechos algo por tener un origen humano? ¿Aunque sea un vegetal irrecuperable? No. Este individuo diríamos que ha muerto. En el caso del cigoto, diríamos que "no ha nacido", por lo que no tiene derechos.


Como tercer elemento, la investigación con embriones no supondría la violación de ninguna libertad individual, dado que el elemento básico de la personalidad, el sistema nervioso, no está creado.

29 Mar 05 @ 09:35 AM |

Conductismo (I): Principios generales.

Raton de laboratorio.gif - Para los conductistas, su disciplina se rige por el empirismo de las ciencias naturales. Su metodología es rigurosamente experimental.

- Rechazo frontal de la introspección como método para conseguir datos fiables sobre el comportamiento humano.

- Rechazo frontal de lo que se consideran recuerdos supuestamente revelados como fuente fiable de datos para la investigación.

- Negación del dualismo cartesiano para explicar la representación del mundo en las personas.

- Negación de las representaciones cognitivas del pensamiento como necesariametne neurofisiológico o computacional.

- Minimización teorética de los procesos psicológicos computacionales que intervienen entre el estímulo ambiental y la conducta respuesta.

- Escepticismo en lo que ha venido a llamarse "Psicología social/cultural".

- Caracterización positiva de la mente como adaptativa al ambiente a partir del aprendizaje de patrones estímulo-respuesta.

9 Mar 05 @ 08:30 PM |

¿Justifica la psicología evolucionista la propiedad?

Mi viejo colega Castilero ha hecho una referencia a un artículo del prestigioso CATO Institute en el que se intenta relacionar la psicología evolucionista con la concepción biológica de la propiedad privada.

Una buena referencia en castellano la podemos encontrar en un artículo publicado en liberalismo.org por Alberto Gómez Corona, en el que se defiende que esta teoría como aquella que resuelve los dilemas causados por la evolución humana.

A mi modo de ver, de tal premisa (la psicología evolucionista) no se puede llegar a tal conclusión. Una pregunta simple: Si el ambiente influye en la biología y es capaz de modificar las conexiones neuronales para facilitar una respuesta ante lo que se estima propiedad privada: ¿Dónde está esa región? Y en el más que probable caso de que exista, ¿es puramente biológica o procede del ambiente? Que yo sepa, hasta ahora esta área no se ha hallado. No deja de ser curioso que en el artículo del Cato Institute se cite a animales y a sus mecanismos de marca de territorios (los cuales sí pueden ser considerados como propiedad privada) olvidando que la capacidad lingüística de los animales y la de los humanos, por tanto, de la representación de la realidad, fuera la misma...

Para que se pudiera argüír como derecho natural el derecho de propiedad, este habría de haber sido innato, como es innato el que lata el corazón más aprisa cuando corremos o el que una fuerte estimulación sensorial nos haga retroceder. Lo contrario sería construído (y consolidado), luego no natural. Pues bien, tal y como se plantea en el artículo de Alberto, en el que se afirma que en la época de los recolectores, estaríamos hablando de tribus, por lo que habrían sido humanos cooperativos, luego no habría derecho a la propiedad privada de un modo estrictamente individual. El concepto de propiedad privada no podría haber nacido allí. Y si no nació en los orígenes de la humanidad, no puede ser "natural".

A largo plazo, podríamos argüír que los recursos naturales son potencialmente ilimitados... como afirma George Reisman... y aunque no tenga en cuenta el que los recursos sean limitados en momentos temporales (dado el desconocimiento de recursos y la incapacidad tecnológica), lo cierto es que se abre una vía al cooperativismo, puesto que si los recursos en algún momento son ilimitados, no hay justificación para competir, sólo para cooperar. Y en ese caso... ¿Qué sentido tendría la propiedad privada?

Peor aún. El ser humano, como he comentado antes, tiene una capacidad lingüística muy superior a la de otros animales, hasta el punto de que puede reconstruír su propia realidad y establecer nuevas relaciones mentales si considera que estas pueden ser más beneficiosas. Es decir, su supuesta concepción biológica preparada para retener propiedad privada no le impediría irse a una sociedad cooperativa y renunciar a sus propiedades si con ello aumenta su bienestar personal. Y ello es independiente del momento histórico en el que se viva, ya sea presente, pasado o futuro.

La pregunta clave ahora es: ¿Cómo este tío aún no ha tenido la decencia de cerrar el blog y meterse a defender a los progres? O dicho de otro modo: ¿En qué se puede basar una persona en la actualidad para ser liberal? Varias razones lo justifican:

1.- Siempre, en el caso de este cooperativismo, se estaría hablando de relaciones voluntarias. Una cosa es que que el concepto de propiedad privada pueda ser construído gracias al ambiente y otra que el ser humano no sea un individuo que piensa por sí mismo por su propio beneficio. Es decir, estamos hablando de relaciones de mutuo acuerdo. Y de ahí a que una enorme institución tome decisiones que afecten a la vida de alguien o que se justifique en base a cuestiones como la solidaridad un acto como el robo hay una enorme distancia.

2.- Estamos aquí y ahora. Nuestro apego a la propiedad privada es altísima, y probablemente se haya consolidado por el aprendizaje pasado, tanto personal como de mis antepasados. Los medios aún siguen siendo limitados, y las decisiones que adopten los políticos no se pueden basar en el hecho de la construcción hace cientos de años del concepto de propiedad para hacer lo que les dé la gana.

3.- Ha demostrado ser el sistema más eficaz para progresar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

4.- No me da la gana irme al campo a subsistir.

18 Feb 05 @ 03:00 PM |

Comienza la serie "Conductismo"

Vista la mala imagen que tiene el conductismo (aquí), dentro de la escena liberal, y a pesar de las constantes gritos de histeria de The happy butcher, he decidido dedicarle un monográfico especial, que irá desde los orígenes hasta las últimas tendencias, pasando por las críticas que ha recibido.

Disfrútenla... o sea la úlcera leve...

20 Dic 04 @ 02:20 PM |

Si a la eutanasia a los recien nacidos

Comentan los colegas Franco Aleman y Erpayo el horror de la aplicacion de la eutanasia en ninios que no tienen posibilidad de elegir, cuya enfermedad es terminal y dolorosa.

A mi me parece muy bien que no quieran que se les aplique ni a ellos ni a sus hijos la eutanasia. Ahora bien, creo que existen varios errores en sus apreciaciones.

1.-The guideline says euthanasia is acceptable when the child's medical team and independent doctors agree the pain cannot be eased and there is no prospect for improvement, and when parents think it's best.

Examples include extremely premature births, where children suffer brain damage from bleeding and convulsions; and diseases where a child could only survive on life support for the rest of its life, such as severe cases of spina bifida and epidermosis bullosa, a rare blistering illness.

Teniendo en cuenta el desarrollo de la ciencia medica en estos paises, yo diria que los medicos estan lo suficientemente preparados como para saber si esa enfermedad que tratan es tan terrible o no. Conocen perfectamente que los danios cerebrales son irreversibles o muy dificiles de tratar cuando son difusos y graves, lo que limitaria su calidad de vida, asi como que los dolores que estos les provocaban les impediria disfrutar de lo poco que pudieran aprender.

Una de las enfermedades es la espina bifida, la cual, en los casos mas graves, provoca hidrocefalia... una enfermedad que afecta al cerebro en su totalidad... y estamos hablando de ninios. Hoy en dia a los ninios si se les puede tratar de la hidrocefalia, por lo que muy mal han debido verlo los medicos para posibilitar esa opcion.

Supongo que todas las enfermedades han sido de este tipo, y que los padres estaban informados de esa situacion de sus hijos. En caso contrario esa habria sido la noticia.

2.- Si no es legal, ante el constante sufrimiento de sus hijos, los padres optarian por matarlos ellos mismos... provocandoles aun mas dolor del que ya tienen que sufrir debido a sus enfermedades. Los medicos pueden dar una muerte mas dulce que sus padres tirandoles desde el balcon de su casa o hinchandoles de pastillas u otros venenos.

3.- Ello no excluye a los medicos de las responsabilidades de su codigo etico. No pueden hacer cualquier cosa, no pueden aplicar la eutanasia a ninios con sindrome de Down, ni a una persona consciente que quiera sufrir su enfermedad por cuestiones personales. Ni nadie ha planteado ese problema.

4.- El problema de la eutanasia no es que se este aplicando a ninios bajo el consentimiento de los padres en un pais y que exista el riesgo de que esta idea se extienda. El problema es que hoy en dia existen personas en todo el mundo que tienen enfermedades incurables, terminales, dolorosisimas... y tienen que aguantar hasta el final de sus dias sufriendolas sin que puedan morir como ellos estiman dignamente por culpa de las horripilantes intervenciones estatales. A esas personas, la vida no les aporta mas que dolor. Negarles la posibilidad de que mueran dignamente es peor que encerrar a la persona en un gulag y someterlo a las peores condiciones. La diferencia esta en que la prohibicion de la eutanasia la aplican los estados deomcraticos.

5.- El que el ninio no pueda elegir no es excusa. Se puede demostrar cientificamente que la vida que tienen estos enfermos consiste en sufrir terribles dolores, y que la posibilidad de superar esos dolores no existe, al menos con los medios actuales. Su capacidad de aprendizaje estara lo suficientemente limitada como para que jamas puedan tomar la decision de morir (lo normal es que no puedan ni comunicarse).

Si una vida va a ser unicamente sufrimiento y dolor desde su propio cuerpo y no existe otra aspiracion, pedirle que siga viviendo es la mayor aberracion que se le puede pasar por la cabeza a un sadico.

5 Dic 04 @ 05:40 PM |

Las historias de Tío Conrado. Capítulo 3

Tercer estracto de Tío Conrado... y el más interesante desde el punto de vista psicológico, puesto que intenta dar una explicación de carácter evolutiva para justificar el comportamiento incongruente de radicales de izquierdas citado en el post anterior. Personalmente la estimo muy acertada, y especialmente útil en un país como el Estado español España.

"El ciclo fenomenológico va asociado con una perturbación funcional del proceso evolutivo que se manifiesta en el hombre durante la pubertad. Mientras persiste esta fase, el individuo joven empieza a desentenderse de las tradiciones hogareñas, las analiza con espíritu crítico y escudriña el panorama en bsca de nuevos ideales, de nuevos grupos a cuya causa pueda adherirse. El deseo instintivo de luchar por una buena causa tiene importancia decisiva en la elección del objetivo, particularmente entre los hombres jóvenes. Durante esta fase, lo tradicional aburre y todo lo nuevo atrae; casi podría hablarse de un neofilismo fisiológico". (página 82)

Dudas que me surgen automáticamente. ¿Es el hombre "bueno" por naturaleza? ¿Es algo que se refleja en todos los individuos y en todas las circunstancias o sólo en las grandes urbes y en los universitarios? El autor se remite a un famoso libro que publicó en 1963 llamado "Sobre la agresión", y que resume las teoría que le hicieron ganar el premio Nobel. Por el momento, me quedo con las ganas.

De todos modos, es muy interesante la explicación de esos comportamientos, ya que de ahí podemos derivar a otras situaciones y países como las mismas que podemos vivir en estos tiempos.

Pensándolo bien, hasta el mismo Pinker la firmaría...

16 Nov 04 @ 09:20 AM |

Ayer simulé ser profesor universitario

Nunca lo seré en el futuro... pero no me quedo con las ganas de saber lo que es... Mi tarea como "profesor" sustituto del oficial fue la de poner un video (el de la película "El Experimento", basado en el experimento de las prisiones de Zimbardo)... y nada más... bueno... comentamos un poco la película... y ya está. Me excedí en mis funciones (se me pidió que pusiera el video y ya está...), pero tampoco la pifié. Lo que no sabía no sabía... y mandaba como referencia al profesor o a la bibliografía....

Algo nervioso al principio por no tener preparado el tema... pero salí bastante airoso... muy satisfecho.

13 Nov 04 @ 08:26 AM |

La mente humana en Canal +

Interesante documental el que nos ofrece Canal +... "La Mente Humana". Al menos, desde el punto de vista de la neurociencia. El miedo que tengo es que pueda intentar ser algo así como "La inteligencia emocional" de Daniel Goleman, algo que puedo deducir de estas líneas en el link...

"...esta serie emprende un viaje pionero al interior de la mente humana para revelar cómo podemos potenciar y modificar nuestras capacidades y aptitudes."

Le haremos la crítica correspondiente.

2 Nov 04 @ 10:23 PM |

Pinker: un pequeño estracto

El gran Steven Pinker.jpg

Permítanme que ponga un estracto de "La tabla rasa" del gran Steven Pinker.

"La vida de las sociedades complejas se construye sobre realidades sociales, y los ejemplos más claros son el dinero y el imperio de la ley. Pero un hecho social depende por completo de la disposición de las peronas a tratarlo como un hecho. Es específico de una comunidad, como observamos cuando la gente se niega a aceptar una moneda extrajera o no reconoce la soberanía de un líder autoproclamado. Y puede desaparecer con los cambios que se producen en la psicología colectiva, como cuando una moneda pierde todo su valor por la hiperinflación, o un régimen se derrumba porque las personas desafían en masa a la policía y al ejército. (Searle* señala que Mao sólo tenía razón a medias cuando decía que . Ningún régimen puede mantener un arma apuntando a cada uno de los ciudadanos, por eso el poder político nace de la capacidad de un régimen para dominar el miedo de un número suficiente de personas al mismo tiempo.) La realidad social existe sólo dentro de un grupo de personas, pero depende de una capacidad cognitiva que está presente en cada individuo: la capacidad de comprender un acuerdo público de conferir poder o estatus, y de respetarlos mientras los respetan otras personas." (Página 109).

*Searle, J. R., The construction of social reality, Nueva York, Free Press, 1995 (trad. cast.: La construcción de la realidad social, Barcelona, Paidós, 1997).

Honestamente, no puedo entender como puede haber gente que se atreva a especular con futuros políticos hipotéticos sin tener en cuenta la naturaleza psicológica del ser humano.

14 Oct 04 @ 12:00 AM |

La (pseudo)ciencia de Freud

Hace poco tiempo he estado en el pueblo que me vio nacer, Tarifa, un pueblo con vocación pesquera y profesión turística. En un bar dedicado a cumplir la profesión, me presentaron a un alemán que era psicólogo... no pude resistirme a la tentación de joderle las vacaciones con una pregunta que hablaba de su trabajo (se supone que la gente se va de vacaciones para olvidarse de su vida habitual...) así que le pregunté a qué escuela seguía... y me dijo que era psicoanalista....

(pueden imaginarse la imagen de mi cara ante esa revelación... estuve a punto de armar un escándalo en el bar... cosa que no podía hacer por estar rodeado de guiris macizas... y con las que, finalmente, no me comí un rosco...)

En los tiempos que corren, sigo sin comprender cómo hay gente que, para ayudar a los demás, sigue recurriendo a esta pseudociencia para ayudar a los demás en sus problemas personales. No puedo cuestionar la importancia de Freud en la historia de nuestra disciplina, independientemente de que tuviera más o menos razón en sus planteamientos, ni que los sucesores plantearan dilemas y respuestas sumamente interesantes, ni que siquiera el psicoanálisis sea útiles en algunos casos... (agresiones sexuales a menores, por ejemplo)... pero es que estamos en el siglo XXI, no podemos seguir con este tipo de cosas para ayudar a los demás. Necesitamos más apoyo por parte de la investigación para que las terapias puedan resultar más efectivas. Pero mientras tanto, no se puede ir con cualquier cosa a los pacientes para ayudarles a resolver sus problemas.

En el "Psicología: hechos y palabrería" (1965), de H. J. Eysenck (el padre de la psicología de la personalidad), hay una de las sentencias más lapidarias contra el psicoanálisis y la psicoterapia freudiana como disciplina científica (página 139). Recogiendo la opinión del propio Freud en el "caso Hans" (uno de los casos más importantes en la historia del psicoanálisis, en tanto trataba de explicar los miedos de los niños a animales (a los caballos, según Freud porque representaban a su padre), sus posibles conductas anormales (según Freud, quería casarse con la madre y matar al padre...), así como la respuesta a sus orígenes (el niño tenía un complejo de Edipo...). Bien, pues el propio Freud, recogido en un estudio de Wolpe y Rachman*, llega a sentenciar... (la cursiva es mía) "En el curso del análisis hubo que decirle, desde luego, muchas cosas que él no sabía decir espontaneamente, facilitarle ideas de las cuales no se había manifestado aún en él indicio ninguno y orientar su atención hacia aquellos caminos por los que el padre esperaba ver acercarse nuevos elementos. Ello debilita la fuerza probatoria del análisis; pero en todo análisis se sigue igual procedimiento, pues el psicoanálisis no es investigación científica objetiva, sino una medida terapéutica".

Dos conclusiones, de golpe y porrazo:

- El testimonio del niño está sometido a la sugetión de unas ideas, y es a partir de estas por las que se haya la respuesta que se desea. Ahora, de ahí a que eso sea lo que de verdad le pasara al niño... iban tres pueblos. Posteriormente se confirmó que lo que hacían los psicoanalistas eran proyectar sus ideas sobre los pacientes... y que estos no tenían porqué tener las enfermedades de las que estos les hablaban. Esto se conoce como iatrogénesis (el doctor le mete una enfermedad al paciente a partir de su intervención).

- El psicoanálisis, ya con Freud, no es una disciplina científica. En la actualidad, a pesar de los avances que intentaron hacer sus seguidores, sigue sin ser considerada una disciplina científica.

* Wolpe, J. y Rachman, S. (1960). En el Journal of Nervous and Mental Disease, pp. 130, 135-48. Lamento no poner el nombre del artículo... pero no lo he sabido encontrar... aunque confío en que las referencias escritas puedan ser suficientes.

20 Sep 04 @ 12:00 AM |

¿Y qué hay aquí?

adivina.jpg

Venga, otro dibujo más...

27 Ago 04 @ 01:00 AM |

Algunos trastornos de ansiedad

Disfruta la ansiedad.jpg

Tengo un examen de una asignatur llamada "Psicopatología general"... que es verdaderamente fea. Digo esto porque soy de social y, más concretamente, de recursos humanos... por lo que comprenderán que, si no fuera obligatoria, pasaría de ella como de esnifar ácido sulfúrico...

Decir antes de nada que he usado descaradamente el Breviario del DSM-IV-TR

Bueno, allá va...

Crisis de angustia (panic attack): Aparición temporal y aislada durante 10 minútos o más de al menos cuatro de estas: palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, de atragantarse, malestar torácico, nauseas, mareos o demayos, miedo a perder el control, a volverse loco o a morir, desrealización, escalorfríos, sofocaciones o parestesias (entumecimiento de músculos).

Agorafobia: Ansiedad en situaciones donde resulta difícil o embarazoso escapar o donde la persona cree que va a padecer un ataque y no va a recibir ayuda. Las situaciones tenderán a evitarse, disminuyendo la calidad de vida de las personas.
Ojo: Fobia social si evita situaciones sociales. Fobia específica con alguna situación especial.

Trastorno de angustia sin agorafobia: Es necesario que haya crisis de angustia + uno de estos síntomas: inquietud por tener una crisis, preocupación por sus implicaciones o cambio significativo en el comportamiento normal.

Fobia simple: Es un miedo persistente, excesivo o irracional desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación. Esto provoca una respuesta de ansiedad que derivaría en crisis de angustia situacional. La persona evita la situación, y ello le hace sentirse peor. Reconoce que es excesivo o irracional. Debe haber durado 6 meses en menores de 18 años. Tipos de fobias:
- animal (insectos incluídos);
- ambiental (tormentas);
- sangre-inyecciones-daño- intervenciones (yo mismo la tengo a las inyecciones), importante antecedentes familiares;
- situacional (transportes públicos, túneles, recintos cerrados, aviones, coches,…)
- otros (el miedo es libre).

Fobia social: Temor acusado y persistente por una o más situaciones sociales o actuaciones en público, donde no conoce a nadie. Miedo a hacer el ridículo. Respuesta de ansiedad… que desencadena crisis de angustia. La persona lo estima como excesivo o irracional (en niños no), pero la persona tenderá a evitarlas, y esto le perjudicará en el futuro. Puede ser específica o generalizada (miedo a iniciar o mantener conversaciones, participar en grupos, tener citas…). En menores, mínimo de 6 meses.

Importante destacar la respiración, que se ha demostrado como la causa exclusiva de desmayos en este tipo de fobias. El aumento de la tasa respiratoria es normal, es una respuesta fisiológica que se da ante una situación percibida como estresante. Lo que pasa es que esta gente ve que se pone nerviosa… y se pone más nerviosa… formándose un círculo vicioso que acaba con a) la persona desmayada o; b) la persona huyendo. En las fobias de sangre o animales está muy comprobada.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC):
- Obsesiones: pensamientos, impulsos o imágenes recurrentes y persistentes, intrusos e inapropiados, causantes de ansiedad y otros malestares. Estas son preocupaciones excesivas sobre la vida real, y sabe que realmente es una tontería. La persona intenta suprimirlos, ignorarlos o neutralizarlos con otros pensamientos o actos.
- Compulsiones: Comportamientos (lavarse las manos, comprobar si las cosas están en su sitio…) o actos mentales (rezar, repetir palabras en silencio,…) de carácter repetitivo que el individuo se ve obligado a realizar en respuesta a su obsesión. Se pretende reducir el malestar. Estas conductas son reconocidas como obsesivas o irracionales, y rompen con la vida normal.

Trastorno por estrés postraumático: La persona anteriormente estuvo en una situación donde hubo muertes o importantes amenazas físicas para sí misma u otros, respondiendo con temor o desesperanza intensos. Después puede (es, en este caso) reexperimentarlo con recuerdos, imágenes o pensamientos recurrentes e intrusos que provocan malestar; sueños recurrentes sobre los hechos; flashbacks (cree que vuelve a ocurrir), malestar psicológico; y respuestas fisiológicas ante estímulos que le recuerdan ese momento. La persona intenta evitar cosas (lugares, actividades, acciones, conversaciones) que se lo recuerden, llegando a suponer sus costos (no salir, restricción en la vida afectiva, sensación de futuro limitado, desapego hacia los demás) un problema para su vida normal. Además, puede tener dificualtad para mantener el sueño, irritabilidad, dificultades de concentración, respuestas exageradas de sobresalto (al menos, ha de tener 2). Al final, supone un problema importante para su vida normal. Toda la sintomatología ha de mantenerse, al menos, un mes. Ser agudo o crónico tiene como frontera los 3 meses. Para que sea de inicio demorado, han de pasar, al menos, seis meses.

Trastorno de ansiedad generalizada: Ansiedad y preocupación excesivas por acontecimientos o actividades (rendimiento escolar o laboral) que se prolongan durante 6 meses. No puede controlar el estado de preocupación, lo que le puede provocar (al menos tres) inquietud o impaciencia, fatigabilidad fácil, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular, problemas de sueño.

27 Ago 04 @ 12:00 AM |

¿Dónde está el truco?

Puedes subir o bajar a la vez.jpg

¿Suben o bajan? Piensen en la explicación...

12 Ago 04 @ 12:00 AM |

Más imágenes psicológicas

Di que sientes.jpg

Permítanme que continúen con el juego de las imágenes psicológicas. Insisto que en el futuro desarrollaré un post especial dedicado a todo esto. En este caso, les invito a que hagan una reflexión sobre el cuadro que ven aquí y que expresen su opinión, lo que sienten... sus emociones. Digan lo que piensen con toda la sinceridad que sepan. No hay respuestas verdaderas, su verdadera opinión es la respuesta verdadera, así que... ¡Ánimo!

5 Ago 04 @ 12:00 AM |

¿Qué ven ustedes en este otro?

premio si lo adivinas.JPG

Les invito, damas y caballeros a hacer lo mismo que en el ejercicio anterior. El ganador se llevará el una muestra de... ¿lo adivinan? ¡Ánimo y suerte!.

28 Jul 04 @ 12:00 AM |

¿Qué darías por tus ideas?

Odio hacer de noticiario.

No, no creo que entre las posibilidades de un blog deba estar el deber de la información al momento de todo lo que pueda acontecer. Para ello ya están los medios clásicos, que lo hacen bastante bien (para sus intereses, claro, aunque también para vender un producto hay que saber hacerlo). Pero es una costumbre que tenemos un montón de blogueros (yo el primero), y automáticamente tomamos una decisión en función de la ideología política que tengamos y del carácter de la noticia. Si nos viene bien (por ejemplo: se descubre en el PSOE una corruptela del tamaño de FILESA, se muere un niño por el fanatismo religioso de un cura, dedican recortar los gastos en investigación…, Carod dice algo digno de su inteligencia borderline,…, usen un poco la imaginación) no tardamos 5 minutos en escribir lo que estimemos oportuno con tal de justificar nuestros argumentos iniciales.

Ello es natural y me parece estupendo. Veamos ahora lo que pasa cuando vemos que la noticia va en contra de nuestras ideas iniciales. Lo que solemos hacer es omitirlo, es decir, no hablar de ello, o bien contraargumentar la noticia con datos, teorías y demás.

Esto también me parece estupendo… y natural. Ahora: supongamos que nos equivocamos, y que en vez de defender la verdad, defendemos nuestra ideología… mandando la verdad a freír gárgaras. No hablo de voluntariedad, sino del resultado de los textos. ¿Por qué no hemos hecho esto? Pues porque no nos hemos dedicado a buscar teorías alternativas capaces de demostrar que la noticia inicial era cierta. Lo que se suele hacer es usar diferentes tipos de falacias, cuando no mentiras directas, para desprestigiar la noticia inicial. El caso es que ello muestra nuestras tendencias como cualquier otra cosa, y es algo que lo único que hace es desprestigiarnos. Comprendo que es complicado decir las cosas de la mejor de las maneras, especialmente teniendo en cuenta que estamos hablando en la mayoría de los casos de política o de ciencia Vs religión/escepticismo. Pero es que la deriva de no hacer un producto de calidad (y no hablo de lo bien escrito del texto) es la de que todos perdam… ¡Qué gaitas! ¡Echa mierda, que algo queda!

En el caso de que no sea así, intentaremos buscar un equilibrio entre la propuesta inicial y nuestras ideas, con lo que a veces nos aproximamos más a la verdad y a veces suena a mediocre justificación. Creo interesante recalcar este hecho dado que es la principal vía de rectificación de todas las personas, pero en la mayoría de los casos lo que revelan es la verdadera fuente de ideas de la persona... y a veces (casos anecdóticos) da a entender ideologías que, inicialmente, no teníamos pensadas.

No piensen en hacer comparaciones entre las reacciones por la medallita de Bono y la de Aznar. Pueden verlo en los archivos de su blog favorito. A mí me ha parecido motivo suficiente como para postearlo.

Lamentable.
___________________________________________________________________

Bien, hasta aquí lo que siempre se suele decir en estos casos. Pero vamos más allá. Este hecho (el de que las personas siempre escriban en función de sus ideas) es algo perfectamente estudiado en la psicología. No pasa nada por aceptar este fenómeno, es sólo parte de procesamiento de la información del ser humano durante un continuo y ante nuevos estímulos. Lo que evidentemente no vamos a hacer es renunciar a nuestras ideas así como así. Eso no es adaptativo para nosotros, debemos tener siempre nuestras ideas fijas y del modo más coherente posible. En la mayoría de los casos, esto es muy sano, estar toda la vida comiendote el tarro... en fin... no hay que ser psicólogo para saber que eso no es bueno.

Y en el caso de duda, en el que una verdad presentada choca con nuestras convicciones y acabamos tomando aquello que va contra las nuestras lo que se suele hacer es hallar un "punto intermedio" entre ambas teorías para justificar el cambio de ideas aplicado en una acción. A este fenómeno se le llama "disonancia cognitiva", y fue descrita por Leon Festinger Es muy interesante ver como la gram mayoría de las ideas integradoras o constructivistas que se dan en el debate de la ciencia se dan a partir de este fenómeno.

Ahora, ¿es esto aplicable a los medios de comunicación y a los blogueros políticos? ¿Rectifican inocentemente por desconocimiento o porque, si no lo hacen, perderían la credibilidad? Eso deberán averiguarlo ustedes, mis queridos amigos, pero tengan cuidado... Hay demasiados intereses de por medio para no conocer las reglas del juego.

23 Jul 04 @ 12:00 AM |

¿Qué ve usted en este dibujo?

presentate FINAL TOTAL.jpg

Un test psicológico. Más adelante (dentro de una semana) les comentaré en qué consiste realmente, pero ahora... para ver cómo somos como personas, me gustaría que me dijeran (en este caso, que contesten en la sección de comentarios de este post) qué es lo primero que se les pasó por la cabeza. Respondan sin problemas, prejuicios o miedos, se trata de un test totalmente anónimo. Piénselo bien antes de responder... pero responda. Lo más importante es que la respuesta sea verdadera, da igual que sea insulso, morboso... o lo que quieran. Así que... ¡Ánimo!

Ya les contaré...

Nota del bloguero: Quiero agradecer públicamente al servidor de blogia por permitir que, ante la importancia del tamaño de los dibujos, me haya permitido reducirlo más de la mitad del tamaño original... no sea que se vea bien...

22 Jul 04 @ 01:00 AM |

Tengo que ir a por Von Mises

human action.jpg

Definitivamente, tengo que leer "La Acción Humana", de Ludwig Von Mises, un mamotreto de más de mil páginas, de algo que no es, en principio, mi especialidad. Hacía tiempo que había conseguido al bicharraco... pero no tenía lo que había que tener para empezarlo. Ahora lo necesito... porque quiero estudiar en profundidad la psicología social... y esto es psicología social desde una perspectiva que no se ha tenido en cuenta desde la psicología (o, al menos, no he encontrado suficientes referencias). Sólo sé que uno de los tres va a salir malparado (a saber: la psicología social, la praxeología de Von Mises o, más probablemente, yo), pero... ¡Qué demonios! ¡¡De algo hay que morir!!

Únicamente decir que voy a tardar en leerme algunos libros más que tengo pendientes, cuando no empezados... empezando por "Camino de servidumbre", de Hayek, o "El orden sensorial", del mismo autor, con el "Psicología: hechos y palabrerías", de Eysenck... y mi última adquisición: "La tabla rasa", del recalcitrantemente ateo y pedazo de psicólogo Steven Pinker... que casualmente era un libro que me hartaba de recomendar pero que tampoco me pillé (hasta hace cuatro días, cuando el mono me obligó a comprarlo).

Y me dirán... ¿Qué tiene ese jodido Von Mises para que sea tan especial?

Pues esto:

“La teoría económica no trata sobre cosas y objetos materiales; trata sobre los hombres, sus apreciaciones y, consecuentemente, sobre las acciones humanas que de aquéllas se deriven. Los bienes, mercancías, las riquezas y todas las demás nociones de la conducta, no son elementos de la naturaleza, sino elementos de la mente y de la conducta humana. Quien desee entrar en este segundo universo debe olvidarse del mundo exterior, centrando su atención en lo que significan las acciones que persiguen los hombres” (La acción humana: Tratado de economía, 6ª edición española, págs 111-112 Unión Editorial, Madrid).

Ya les contaré...

13 Jul 04 @ 12:00 AM |

Cuando los articulistas no saben de lo que hablan

En la contraportada de hoy del diario El País puede leerse un artículo llamado 'Mobbing' escrito por Rosa Montero. En este artículo, la señora Montero habla de varios casos que hablan de mobbing, una enfermedad laboral muy seria que consiste en que los compañeros de trabajo de una persona efectúan una presión psicológica con el ánimo de amargar la existencia de la víctima, hasta el punto que estas pueden tener depresión, ansiedad, disminución en su productividad laboral,... hasta el punto de que la persona puede llegar a pedir el traslado del puesto o incluso la baja. Además, suelen tener una disminución en el rendimiento percibido, por lo que su sensación de utilidad disminuye, hasta el punto de sentirse inútiles para su labor. En algunos casos, la persona puede llegar a suicidarse.

Quisiera decir en primer lugar que estimo como muy positivo que se llame la atención de este problema (la misma autora habla de un 15% de los trabajadores que lo sufren, y en la Administración Pública un 33%, ¿casualmente?) en un periódico como El País, entiendo que al menos, esta es la intención de la autora.

Sin embargo, no estoy tan de acuerdo en las causas a las que atribuye este problema. El final del artículo es de lo más patético que he visto. Literalmente dice "¿Qué nos está sucediendo para que en las empresas proliferen de tal manera los energúmenos? Debe ser cosa de la competitividad, del culto al poder y al dinero, de la pérdida de valores, de la insustancialidad ética, del egoísmo individualista, de la falta de respeto a los demás y a uno mismo."

¡¡QUÉ CARA MÁS DURA TIENE ESTA MUJER!! Y qué mal argumentado, por cierto. Según su mismo artículo, la tasa de mobbing en la empresa pública duplica la privada... ¡y se centra en la empresa privada! Y por supuesto, las causas son todos los males que a capa y espada defiende el capitalismo (con el toque prejuicioso, por supuesto): competitividad, culto al poder y al dinero, pérdida de valores, egoísmo individualista,... en fín, la esencia del capitalismo en estado puro. Esta es una asociación de ideas bastante habitual, es por ello por lo que hoy hablo aquí. Probablemente se deba a que los acosadores suelen buscar el respaldo de la dirección, quienes, en función de las informaciones que les da el acosador (informaciones totalmente preparadas por este), suelen actuar cuando están pagando a un trabajador que no rinden lo que ellos esperan, meter presión, trasladarlo o incluso despedirlo.

No voy a entrar en si el ser humano es competitivo por su propia naturaleza o si, por el contrario, ha sido el ambiente sociocultural el que ha transformado al hombre en ese individuo cuyas características se ven reflejadas en el artículo. Ese es un debate muy jorobado, aunque también se podría abordar. Ahora bien, parece ser que el perfil del acosador es el de una persona insegura de sus capacidades, que probablemente rinda mal en el trabajo y con miedo a perder "su puesto". También hay otros rasgos de personalidad que podrían estar implicados, como puede ser una tendencia a la paranoia, aunque a esta profundidad de conocimientos hay bastantes discrepancias. Ahora bien, esto puede darse tanto en una empresa pública como en una institución privada, aunque claro, para conseguir un puesto de trabajador público sólo tienes que pasar un examen (ni perfil psicológico ni leches), mientras que para
un trabajo en una empresa privada, que cuida de obtener beneficios, no es una opción válida, es decir, que lo que no puede tener la empresa es tener a un trabajador ineficaz (el acosador) que encima se dedica a putear a trabajadores más eficaces (acosados)... los malvados capitalistas... ¡están perdiendo dinero! Ni que decir tiene que estas problemáticas (las económicas) no las tienen las instituciones públicas, aunque aquí cabe replicar que toda empresa, cualquiera que sea su origen o finalidad, lo último que quiere es mantener a trabajadores improductivos además de acosadores de otros compañeros de trabajo.

Por otra parte, parece ser que la envidia lleva mucho tiempo existiendo y que, por estos motivos, se incriminaba a gente por delitos que no habían cometido y se les ajusticiaba, con fines claramente egoístas. Es el caso de la Inquisición en España o de la U.R.S.S., la clave está en que se recurre a la máxima autoridad para eliminar a una persona de en medio y conseguir unos objetivos... pero... ¿cómo? ¿en un sistema socialista como el de la URSS existió la envidia? Esto sigue sin demostrarnos si el hombre es egoísta por naturaleza o por la naturaleza de las asociaciones en el aprendizaje, pero sí queda claro que el mobbing, entendido como acto de acosar o pretender eliminar a otra persona de una situación, con ánimo de obtener unos beneficios (sean económicos o de cualquier otro tipo), puede existir en aquella situación en la que unos deseos no se puedan ver realizados por estar en colflicto con los de otras personas.

22 Jun 04 @ 12:00 AM |

Nada que temer

Sí, hemos empatado con Grecia 1-1 en un partido en el que los griegos no hicieron nada para ganarlo (excepto un pase de cuarenta metros, un control, un remate y correr para defender), y ahora estamos condenados a enfrentarnos en un partido a doble o nada con los portugueses en su propia casa. Y comienzan los temores: "ufff, ya estamos como siempre", "si es que nunca vamos a hacer algo grande", "jugaremos como nunca y perderemos como siempre", "tenemos que jugárnosla sí o sí"... TODO MIEDOS Y TONTERÍAS IRRACIONALES.

Analicémoslas desde un punto de vista científico: tenemos una amplio historial de fracasos en este tipo de torneos, ya sea en las "dichosas" fases de liguilla, donde normalmente tenemos que hacer la "hombrada" en el último partido, ya sea en los "malditos" cuartos de final... donde como dijo Di Stéfano "jugamos como nunca y perdemos como siempre". Pues bien: da la casualidad de que todos los equipos tienen que hacer los mismas "hombradas" que nosotros para llegar a finales. Italia en el 94, puede ser el ejemplo más ilustrativo, pero hay muchos más. Por lo tanto, se puede tener un mal resultado en la liguilla y poder llegar lejos en un campeonato.

... sí, pero es que los portugueses tienen jugadores muy buenos, tanto en la delantera como en el banquillo (como Rui Costa o Cristiano Ronaldo), pero... nosotros tenemos a Joaquín, a Luque, a Torres, a Valerón, a Xavi Hernández, Xabi Alonso... a banquillo les ganamos nosotros. Y Etxeberría se ha lesionado, por lo que podemos equilibrar el equipo con Joaquín en el extremo derecho: las dos bandas compensadas.

... sí, pero es que los portugueses juegan en casa, y yo ahora puedo tirar de antecedentes y decir que también se puede ganar en casa de los anfitriones: Uruguay en "El Maracanazo" ante Brasil en la final. ¿Más ejemplos?

... pero es que la moral de los portugueses es más alta que la de los españoles... y juegan en casa... no es una... son dos... ¿Y cuál es la nuestra? Ganamos el primer partido y empatamos el segundo por un accidente, y el juego en la segunda parte fue bastante bueno. Además, si alguien dice que nos falta gol, pues la verdad es que Portugal tardó casi 45 minutos en marcarle un gol a Rusia... con diez jugadores. No hay nada que temer por esa parte.

Como esperanza de que palmaremos podemos decir... "ya, pero es que Iñaki Saez es muy mal entrenador"... Al margen de los errores que pueda tener (para mí Alonso y Joaquín son ahora indispensables), la verdad es que es el mejor entrenador para estas circunstancias. Este es su palmarés:

- Categorías inferiores. 1997.
- Tercero Europeo sub-18. 1998.
- Campeón de Europa sub-21. 1999.
- Campeón del Mundo sub-20. 2000.
- Plata en Juegos Olímpicos de Sydney. 2002.
- Campeón de Europa sub-19.

A mi modo de ver, creo que es el entrenador que más veces se ha enfrentado a este tipo de circunstancias, y por lo tanto el más experto y fiable. Se puede llegar a pensar que se trata de categorías inferiores, pero ello es irrelevante. Ha estado en esa circunstancia, y el juego y los planteamientos suelen ser iguales en una situación o en otra. Los mismos planteamientos que pueda tomar un entrenador sub-19 puede tomarlas un entrenador de la "absoluta".

Como he comentado anteriormente, lo que ocurre es que tenemos un largo historial de fracasos que nos hacen pensar en lo peor: que palmaremos, lo cual es desde un punto de vista científico irracional. Matemáticamente podemos empatar o ganar para clasificarnos, dos de tres posibilidades. La pregunta ahora es ¿A qué viene ese miedo? Kahneman y Tversky defienden (este último defendía, que murió antes de recibir el Nobel) que no todas las decisiones que tomamos estan basadas en la estadística o en la racionalidad, sino que también empleamos elementos irracionales. En este caso, lo que tenemos es el heurístico de accesibilidad, que predice que accederemos antes a la información que hay en nuestra memoria (nuestro amplio historial de derrotas en estos torneos) que ante datos racionales u objetivos.

Lo que pasa es que luego España perdiera, la gente diría que "no ganaremos un pimiento en la Eurocopa", que "no merece la pena motivarse", que "siempre hacemos lo mismo"... es un círculo que se cierra y que se repite una y otra vez, todo ello por prestarle más atención al "instinto" que a la racionalidad.

Actualización: Sí, hemos vuelto a perder. Y lo hemos hecho haciendo el ridículo. Bien. Pues con todo, sigo manteniéndome en mi postura de que la mejor manera que hay de llegar a hacer algo en un torneo serio es la de perder el miedo... y si te vuelves a caer... levántate... levántate y anda. Y vuelve a intentarlo.

17 Jun 04 @ 12:00 AM |

A por la escuela austriaca de economía desde la psicología

Resulta que en sus buenos tiempos, Friedrich Hayek se dedicó a escribir un montón de libros... y uno de ellos dedicado a la psicología... y un servidor lo ha adquirido. Como ustedes comprenderán, uno tiene que estar pensando en otras cosas demasiado provocativas como para no leerse al Nobel de economía... tales como exámenes, traducciones,...

Pues eso, que le haremos un hueco de no se sabe dónde.

Aquí les dejo una y otra reseña.

9 Jun 04 @ 12:00 AM |

Dos citas de Ronald Reagan y una enfermedad

No soy economista ni politólogo. Sólo sé que que Ronald Reagan luchó por la primera de las libertades individuales (la económica) y que vio derrumbarse por extenuación a uno de los peores regímenes que ha existido sobre la faz de la Tierra: el comunismo. Si lo que quieren es leer cosas de este hombre, pues les recomiendo que visiten bitácoras de corte liberal (en la sección de economía hay algunas, creo que red liberal las recopila), donde podrán disfrutar de la vida, obra y milagros de este mediocre actor y político liberal imprescindible de nuestro tiempo.

Por lo tanto, sólo le dedicaré dos citas y una sonrisa ladeada de... eso...

"El gobierno no soluciona problemas; los subsidia"

"El gobierno no puede resolver el problema. El problema es el gobierno"

El Alzheimer es una enfermedad que destroza la memoria. Empieza con pequeños olvidos, a veces se la persona encuentra desorientada, tiene cambios de humor, se muestra apático... y sobre todo, comienza a olvidarse de las cosas que han pasado hace poco tiempo. A medida que pasa el tiempo, tiene problemas para hablar, tiene problemas para vestirse, usar cubiertos, tampoco reconoce objetos... aunque sí reconoce caras, se muestra débil, e incluso puede llegar a tener ilusiones y alucinaciones. En la tercera y última fase suele tener una importante rigidez muscular, un desconocimiento total de la gente con la gente más familiar (no reconoce por caras ni a sus hijos), padecen de incontinencia, su memoria a corto plazo es ya inexistente, apenas comen o se lavan. Suelen morir a causa de las enfermedades provocadas por esta falta de higiene.

Lo único que esta horrible enfermedad no destroza es la memoria emocional, es decir, no se acuerda de la cara de su mujer pero sí recuerda lo feliz que le hizo su mujer. Esa información se guarda en un módulo del cerebro que no es tan afectado como el módulo de memoria a corto plazo. Dado que Reagan ha fallecido padeciendo esta patología, pues no me sorprendería que ya no se acordara... pero me habría encantado que, antes de morir, hubiera podido recordar alguna de estas dos frases... y hubiera estirado su arrugada cara para colocarse una pequeña sonrisa... la misma que tengo yo ahora mismo al leer esas dos citas.

Descanse en paz.

7 Jun 04 @ 12:00 AM |

La anorexia nerviosa

Normalmente suelen tener esta patología chicas adolescentes que llevan bien sus estudios y que no causan problemas. Por la razón que sea (normelmente se trata del cuerpo entero, aunque puede centrarse en una zona concreta de su cuerpo que no le convence desde el punto de vista estética), comienzan a hacer una dieta, con la que pierden unos kilos, pero no se quedan como a ellas le gustaría, y siguen con la dieta. Empiezan a hacer ejercicio y a informarse de las calorías que tiene cada alimento, tienen miedo de que, lo que haya perdido, lo vuelvan a recuperar, por ello siguen con las dietas y los ejercicios. Las familias están preocupadas, y le recriminan esa extraña actitud, por lo que ellas deciden no comer con sus familias para evitar las peleas. Su rendimiento en las clases es cada vez menor, y al ser personas perfeccionistas, deciden no ir a clase. Han perdido la menstruación, el cuerpo no se puede permitir esos lojos. Comienza a caérseles el pelo. También ha perdido muchas relaciones sociales. Aunque se siente bien por perder peso, sienten ganas de llorar. La piel tiene un color extraño, amarillento. Suele tener frío sin causa aparente. Cuando las llevan al médico o al psicólogo, no suelen querer, ni tampoco contar sus vidas a nadie. Si no se consigue detener este proceso autodestructivo, llegan incluso a morir. Esto es (más o menos) lo que suele pasar en la vida de las anoréxicas. Parece ser que el primer caso fue detectado en 1689 en Inglaterra por Morton, la descripción de la chica fue que era un esqueleto viviente cubierto de piel. No aguantó tres meses. Este hecho nos podría indicar un origen biológico de la enfermedad, y no social, como a veces se vende, aunque esta variable sea también muy importante en su diagnóstico. Su nombre se debe a William Gull, quien por ver una falta de digestión sin causa orgánica, decidió llamarla Anorexia Nerviosa (o falta de apetito). Esto fue en 1868. Estudios muy interesantes llevados a cabo durante la década de los 60 del siglo pasado por Burch (desde una perspectiva psicodinámica) y Crisp (desde el conductismo) demostraron que se trataba de pérdida por causas nerviosas de apetito. Hasta hoy. Es la única enfermedad psicológica capaz de causar la muerte. En Europa, la prevalencia de la enfermedad es del 1%. Variables a tener en cuenta: socioculturales, biológicos, psicológicos, vulnerabilidad previa. El rasgo típico del trastorno es la negación de la persona por comer, la búsqueda del adelgazamiento de modo exagerado y el miedo a recuperar el peso. En el DSM-IV (el manual de psicopatologías que solemos utilizar como libro de ayuda para el diagnóstico) se recogen cuatro criterios diagnósticos: - Deseo de estar por debajo de lo que se considera normal o sano, al menos un 15 % del peso teórico. - Miedo intenso a ganar peso y a sentirse obeso. - Alteración en el peso, talla o silueta corporal. - Desaparición de la regla (amenorrea). Hay dos subtipos de anorexia: - Tipo restrictivo: La pérdida de peso consiste en hacer dietas, ayunas y mucho ejercicio. - Tipo compulsivo/purgatorio: La persona puede atracarse a comer, a purgar lo que ha comido (es decir, a provocarse vómitos, a ingerir muchos laxantes o diuréticos de modo excesivo) o a ambas a la vez.

5 Jun 04 @ 12:00 AM |

Grandes éxitos de la política de información del gobierno Bush

Mal, muy mal están trabajando la política de información en USA. Ahora resulta viene la gente más experta y de confianza que puede tener un gobierno (un Secretario de Estado, ni más ni menos, como John Ashcroft, y el director del FBI, Robert S. Mueller III, es decir, autoridades muy importantes para los ciudadanos) y se dedican a dar ruedas de prensa previniendo a la gente que pueden haber ataques terroristas por parte de Al Qaeda en verano en suelo americano. La noticia es una irresponsabilidad que se repite una y otra vez: dan la noticia de que puede haber un atentado de Al Qaeda supone que:

a) Les avisas de que sabes que van a armar el taco en verano, con lo que las operaciones quedarán paralizadas hasta que se eliminen las filtraciones. Lo que se tiene que hacer es detenerlos, no avisar a la gente de que pueden actuar y causar una matanza, eso (hay que ponerse siempre en el peor de los casos) se presupone. Y si no están totalmente controlados, pues llenar los lugares más importantes de policías, pero no dar falsas alarmas por darlas.

b) Les haces el juego cuando amenazas tú mismo a una población de algo que no se va a producir. La jugada es sencilla: filtras que vas a hacer una masacre, el otro se entera y avisa... pero tú no querías hacer nada... sólo filtrar la idea. Así también trabaja el terrorismo. Trabaja de modo que, cuando ya la gente hace caso omiso de las advertencias que le dan los expertos, puesto que están totalmente desensibilizados ante las alarmas, y siguen con su vida normal, se pueda hacer una masacre de verdad. Es la psicología del terrorismo.

Philip Zimbardo denunció en 2002 que se habían producido ya más de 6 falsas alarmas, y que las cosas no prometían cambiar. Aquí (en inglés) ofrece una explicación muy interesante de la mala política de los USA y de sus consecuencias. Me lo imagino tirándose de los pelos...

26 May 04 @ 12:00 AM |

El experimento de Yale (o de Milgram, mejor dicho)

Este lunes por la noche hice algo raro para mí: ver la televisión. Reconozco que no le dedico demasiado tiempo, lo cual limita mucho mi vida social (¿de qué si no voy a hablar con la gente?). Y ese tiempo se lo dediqué a CSI, la serie de investigación de T5. El segundo está dedicado a CSI Miami, donde el protagonista principal es David Caruso, y hace de jefe de un grupo de forenses de la policía de Miami. En este caso no me voy a meter con su patética costumbre de usar las gafas de sol de manera totalmente aleatoria, independientemente del efecto del sol (probablemente para ligar con una compañera o hacerse el interesante), sino con uno de sus comentarios que me hizo sangrar la úlcera del estómago...

Estaba interrogando a un alumno sobre las palizas que recibió de sus compañeros por ordenes de un profesor de Universidad (que estaba muy ido de la pinza, es realmente increible que una Universidad no se percate de que tiene dementes de ese tipo bajo su sueldo) y si esa podía ser una razón para que después se vengara, y comenta el investigador Caruso...

-...como en los experimentos de Stanford. (sic)

Y se equivocó...

En experimento de Stanford no se ordenaba directamente que se torturaba a nadie. Este detalle es muy significativo. No es lo mismo una consecuencia derivada de una situación (recordemos que en el experimento de prisiones de Stanford se pedía a los sujetos que se comportaran en función de un rol elegido por sorteo y que se actuara en consecuencia) que una orden directa (es decir, tú vas a hacer esto porque te lo ordeno). Y esa orden directa sí se daba en el Experimento de Milgram, llevado a cabo por Stanley Milgram en la Universidad de Yale.
En este experimento, se llegó a conseguir que sujetos normales, bajo la excusa de obedecer a la autoridad, llegaran a torturar a personas hasta límites en los que se pensaba que sólo podían llegar las mentes más despiadadas o psicopáticas. Afortunadamente el torturado era un actor que simulaba recibir descargas eléctricas, no lo habría podido contar si fueran de verdad (ni él ni el 63% de los actores que actuaran, este fue el porcentaje de personas que llegaron a los 450 voltios, y eso que a los 300 los actores fingían no dar señales de vida). La muestra sí fue amplia para este caso, así como las condiciones por las que pasaron los experimentadores (variables como el contacto con el torturado, el número de experimentadores,...)

Como ejemplo práctico, la conducta de los militares americanos torturadores de la prisión iraquí se puede explicar desde la psicología en función de las órdenes dadas. Si no se dieron órdenes explícitas, por el experimento de la prisión de Stanford, y si se dieron órdenes, por Milgram.

Conclusión: no volveré a ver la televisión. Sólo me da disgustos.

20 May 04 @ 12:00 AM |

De prisiones, torturadores, guerras y fanatismos

Cuando me levanté esta mañana de la cama, allá por las 7:30, y escuché la revista de prensa que hace la SER, hubo una noticia en la sección internacional que me llamó la atención sobremanera. Lamentablemente no he podido encontrar en internet el medio en cuestión, pero sí me quedé con la idea. La cuestión era que, como explicación a las torturas que habían cometido soldados americanos en Irak, se basaban en la experiencia que hubo en la Universidad de Stanford de simulación funcionamiento de las prisiones.

Y da la casualidad de que ese "experimento" es uno de mis favoritos. Quien ha visto la película "Das experiment", que aquí fue traducida como "El experimento" puede ir haciendose a la idea... la película está basada en el experimento de las prisiones de Stanford, aunque en el de verdad los presos no consiguieron sublevarse como en la película, ni quisieron violar a una mujer colaboradora del experimento, ni mataron a nadie... pero todo lo demás sí es cierto.

Debo empezar diciendo que ese "experimento" fue un fracaso, no sólo por las conclusiones, sino por el nulo control que ejercieron sobre las personas antes de que el test comenzara... y dio la casualidad de que se les coló un periodista hippie-pacifista que creía que el gobierno americano estaba probando armas nuevas para no sé que guerra... el control de las variables de personalidad de los sujetos dejó también mucho que desear... pero lo que pasó está ahí. Y no se puede obviar. El "experimento" consistía en coger a un grupo de voluntarios, dividirlos en grupos (iguales en número) de carceleros y de presos, meterlos en una cárcel artifucial y ver qué pasaba durante 15 días.

¿Y por qué lo llamas experimento con las comillas, o dando a entender que aquello fue una chapuza? se preguntarán ustedes... pues porque no pudo salir peor. Los resultados fueron totalmente diferentes a los que los investigadores esperaban (si es que esperaban algunos, eran una simulación para efectuar observaciones). Podrían imaginarse efectos semejantes a otros presos en prisiones... algo de despersonalización, obediencia a la autoridad... pero no. Fue mucho peor, y se ha convertido en uno de los peores experimentos que se han hecho hasta ahora en el campo de la psicología por las consecuencias que tuvo para sus participantes (si nos olvidamos del pequeño Albert, que fue condicionado por Watson, padre del conductismo, para que le tuviera miedo a animalitos y desacreditar las teorías freudianas y después no se pudo descondicionar al niño el miedo a esos animales...). Los métodos que usaron los guardianes para controlar a los presos (tales como poner motes ridículos, normas realmente estúpidas que debían cumplir a rajatabla como comer cuando no querían,..., la lista fue larga, y al que no cumpliera, se le encerraba en un cubículo de castigo donde tenías que estar arrodillado en un cuarto oscuro durante un periodo de tiempo) provocaron una enorme despersonalización en los presos... y una enorme deshumanización en los carceleros... la situación llegó a tal extremo que un experimento que estaba pensado que durara 15 días quedó en 6. La presión social se hizo enorme, y finalmente se tuvo que detener la "investigación".

Independientemente de todas las críticas que se puedan achacar al estudio, una cosa quedó clara: nosotros habríamos hecho lo mismo que ellos si hubieramos estado en su posición, ya fuera como prisioneros o como carceleros. Es la posición en un ambiente la que determina la conducta, las variables personales quedan muy disminuídas en su influencia. Los sujetos no eran especialmente sádicos o débiles, eran estudiantes universitarios sacados de una muestra totalmente aleatoria.

Desde entonces, se sabe que para ser carcelero hay que tener una personalidad y un entrenamiento especiales. No se puede meter ahí a un cualquiera, es decir, a un soldado entrenado para matar (como lo están los marines) como carcelero, no tiene la instrucción necesaria para actuar de la manera proporcionada que se requiere para cada situación, como tampoco la formación psicológica. Añádanle que se encuentran en una situación de ocupación en un país extranjero, donde la mayoría de la gente quiere que se vayan. Los resultados se pueden ver.

Ahora bien, me extraña demasiado que un país con el grado de especialización como Estados Unidos, que tiene para todos los puestos de trabajo su especialista correspondiente, no tenga en esos puestos a los expertos correspondientes. Un avión F-16, por ejemplo, requiere de un mecánico de aviones F-16, no vale un especialista en aviones F-14. Por simple deducción, me cabe pensar que el carcelero ha sido empleado para tal función, no para otra. Si no fuera así, es decir, si esa misión se la hubieran encomendado a soldados normales, habría que empapelar de por vida al responsable por tamaña insensatez. Pero en el caso de que fuera personal especialista en prisiones... teniendo en cuenta que debería ser personal especializado, quiere decir que están mal adoctrinados desde el punto de vista moral.

Sin embargo, aún no he abordado la pregunta que realmente importa: ¿Quién o qué es el responsable de que esas personas hayan adquirido ese desprecio por el preso? ¿El mando, que ordena? ¿El compañero de armas, que presiona (si no haces algo que el grupo quiere que hagas, serás mal mirado, te sentirás mal)? ¿La mentalidad americana, que fue atacada el 11-S y que, como reparo, está justificado que se pueda torturar? ¿De una mentalidad a partir de la cual yo, por ser soldado americano, puedo hacer lo que quiera con impunidad? ¿De la situación concreta? ¿De todas a la vez?

No sé porqué, pero a mí no me ha extrañado nada lo que ha pasado. Tenía todas las papeletas para que pasara.

7 May 04 @ 12:00 AM |

La ampliación europea y el reto de la psicología

Sí, amigos, a los 15 que ya éramos, debemos ahora memorizar 10 países más (imagino el enorme trauma para los niños, que tendrán que memorizar y colocar en un mapa más países para la lección de geografía). En la página marcada anteriormente se decía que el sueño de Schuman o de Monet se hacía un poco más realidad. La idea no es nueva, hay una larga lista de emperadores y totalitaristas que quisieron ya unificar Europa, pero con un signo diferente al de la Democrácia, claro... Napoleón Boanparte, Carlos V o Adolf Hitler no solían tener demasiado en cuenta a los ciudadanos de los países ocupados... Momentos históricos, que lo llaman.

Yo quisiera hacer un análisis, cierto que muy basico y limitado, sobre dos de las consecuencias que nos puede suponer esta ampliación.

- Libertad de circulación de personas: Implica que personas con menor nivel de vida e ingresos vengan aquí a trabajar. Ello abarata los costos de producción, de modo que las empresas venderán productos más baratos a los demás, teniendo nosotros más dinero para invertirlo en otros productos. Ellos, por su parte, podrán enviar dinero a sus países, y sus familias podrán también comprar más. En principio, aquí salimos, en mayor o menor medida, ganando todos. Ello se debe a la libre de circulación de dinero.

- Libertad de circulación de mercancías: Tanto nuestras mercancías como las suyas podrán llegar más fácilmente a los lugares de destino, sin necesidad de pagar aranceles en las aduanas. Pagaremos por sus productos precios menores, y ellos harán lo mismo con los nuestros.

Los críticos pueden defender que se crea paro, pero la Unión Europea concede generosas subvenciones para quienes ofrecen productos más caros y de semejante calidad (si fueran mucho mejores, no tendría sentido subvencionarlos, pueden valerse por sí mismas). Esas subvenciones crean paro en otros sectores, no olvidemos que las subvenciones se recaudan a partir de los impuestos, y que ese dinero ya no lo podremos invertir en otros productos (lo que se destruye por un lado lo creas por otro). Obviamente, siguiendo la propuesta de eliminar las subvenciones, se estaría generando paro a corto plazo en los sectores hoy subvencionados... y ello no pone en relieve otro problema que el de la reconversión o el reciclaje individual. Una persona que ha estado trabajando durante 30 años no sabe hacer otra cosa que ese trabajo, está muy especializado en esa tarea y no conoce otras (todo esto lo decía ya Henry Hazlitt hace más de 50 años, pero como no leemos economía...).

Bajo mi punto de vista, la solución está en la formación continua de los trabajadores. Es decir, que si yo soy psicólogo, por poner un ejemplo, sería muy bueno que tuviera conocimientos de otras disciplinas científicas (por ejemplo, de economía). Pero claro, ahora se podría argumentar que una cosa es un universitario, con un nivel cultural supuestamente elevado, y otra u agricultor o un técnico sumamente especializado, quien además nunca tuvo suficiente tiempo libre como para poder hacer otra cosa. Y tiene razón. Sólo hay que suponer las cargas de ayudar a mantener una familia. Y a esto aún no le ha encontrado solución la globalización.

El reto que planteó Henry Hazlitt en su lección de economía sigue siendo terriblemente complicado de resolver. Y ahí se encuentra una parte importante del éxito o el fracaso de la globalización. Y hasta ahora, los liberales no hemos encontrado una solución al respecto. Cabe pensar en las consecuencias que tiene, por ejemplo, la deslocalización de una empresa, e intentar paliar los efectos psicológicos derivados de la pérdida de empleo (los económicos no, lo que no se puede hacer es mantener trabajadores improductivos), de modo que sean capaces de salir adelante. Otra posibilidad es que, ya en el mismo puesto de trabajo se forme al trabajador en otras tareas, esto puede ser útil para las personas con un nivel sociocultural alto, pero me permitirán que dude de su posibilidad de implantación en personas con un nivel cultural bajo (no tengo ningún estudio que avale mi teoría, y como dijo B. F. Skinner: "o ciencia o nada").

Y con todo lo que ha avanzado la ciencia, seguimos teniendo problemas para desarrollar una tecnología de la conducta que sea capaz de estar por encima de esas circunstancias y ayudar a otras personas a adaptarse a un mundo cada vez más dinámico...

Mientras tanto, a seguir aguantando a Asterix Bové.

...La insoportable levedad del ser...

1 May 04 @ 12:00 AM |