Gabriel Calzada y el resto de escépticos del calentamiento global, comparados con Lysenko

| | Comentarios (4)
gabriel%20calzada%20y%20lysenko.JPG

Nada menos que con Lysenko. En El País, por supuesto... Claro, que viendo cómo aparece representada la realidad en la portada...

Propaganda%20en%20El%20Pais.JPG

Antes de nada, y para quienes no lo sepan, recordaré la filosofía de este blog: Ciencia o nada. Supongo que incluso con eso se me declarará "enemigo de la ciencia". Pero bueno, es lo que hay. Tampoco soy miembro del Instituto Juan de Mariana, aunque simpatice con sus planteamientos. Y no recibo un solo euro de Exxon. Lo que me fastidia es que se llamen "enemigos de la ciencia" a aquellos que discrepen de una opinión científica, por muy argumentada que esté. Es algo así como llamar a la Iglesia enemiga de la ciencia porque esté en contra de la investigación con células madre o enemiga de la vida a quienes defendemos el aborto. Con todo, no creo que en el Juan de Mariana necesiten de mi ayuda para replicar el artículo.

Bueno... al lío. El artículo, firmado por Rafael Méndez, es simplemente extraordinario. Le reconozco el mérito.

Para empezar, una falacia de autoridad:

En los años, 70, pero sobre todo en los 80 y los 90, los científicos comenzaron a ver que las concentraciones de CO2 en la atmosfera subían de forma alarmante e inexorable. De nuevo, tenía toda la lógica. La quema de combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo) producto de la revolución industrial se dejaba notar. Cada litro de gasolina emita 2,4 kilos de dióxido de carbono. Si la concentración de CO2 en la atmósfera antes de 1850 era de 280 partes por millón, ya va por 379 (la mayor concentración en al menos 650.000 años).

Los científicos predijeron años más cálidos, y se produjeron: 2005 y 1998 fueron los años más calientes desde que hay registros y seis de los siete años más cálidos han ocurrido desde 2001. Predijeron deshielos y el Ártico ha alcanzado este año su mínimo histórico y en 2040 se puede quedar sin hielo en verano; mientras los glaciares de todo el mundo, y especialmente de Groenlandia, retroceden a una velocidad sin precedentes.

Yo también tengo otra historia: La del Club de Roma, uno de los embriones del movimiento ecologista. En 1968, 35 científicos pertenecientes a este club se dedicaron a hacer predicciones sobre la disponibilidad de los recursos naturales. Supuestamente, íbamos a tener unas crisis de materias tanto energéticas o no energéticas para echarse a temblar. Vino después acompañado de un informe llamado Los límites del crecimiento (aquí se pueden encontrar las publicaciones del Club de Roma).

Saco un estracto del resumen de ese informe:

1. If the present growth trends in world population, industrialization, pollution, food production, and resource depletion continue unchanged, the limits to growth on this planet will be reached sometime within the next one hundred years. The most probable result will be a rather sudden and uncontrollable decline in both population and industrial capacity.
Vamos, cien añitos. De momento, hay que decir que llevamos 35 y, más allá de las crisis puntuales de petróleo (y que se deben a su precio y no a su carencia), van por el mismo camino de Malthus.

[Recordemos que el señor Malthus hizo una predicción, basándose en sus datos y en los conocimientos de la época, que finalizaba en una crisis mundial a finales del siglo XX por el crecimiento geométrica mientras la de alimentos iba a ser aritmética... Vamos, que la clavó.]

La ciencia es fantástica, necesaria, cada día mejora nuestras vidas de un modo que hace cincuenta años sería inimaginable... y lo que le queda... pero aún a la ciencia se le da muy mal hacer predicciones a largo plazo. Basta con hacer una predicción para que el Universo conspire para fastidiarte la apuesta. Lo que puede hacer mejor la ciencia son tendencias, es decir, predicciones con margen de error. Esos modelos dependen del valor que se le de a cada una de las variables usadas para predecir. ¿Y cómo se cojen estas variables los del IPCC? Siempre al alta. Normal que los escenarios sean de catastróficos para arriba. Mi posición es que el cambio climático ha existido siempre, pero cuestiono tanto la posición más catastrofista como que el ser humano esté causando este desaguisado desde hace 250 años. Aún estoy pendiente de la lectura del próximo artículo del IPCC, que supuestamente llega a afirmar que, en un 90%, este cambio climático está siendo provocado por el hombre desde hace 250 años.

La segunda amenaza que aparece es la de Exxon como interesado en financiar al Juan de Mariana...

El Instituto fue fundado en abril de 2005 y su acto inaugural consistió en un seminario sobre Kioto, en el que sobresalían, entre otros asistentes: Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid; Alberto Recarte, presidente de Libertad Digital; o Christopher Horner, miembro del Competitive Enterprise Institute, organización denunciada por Greenpeace de estar financiada por Exxon-Mobil. También acudió un representante del del European Enterprise Institute, también acusado de cobrar de Exxon-Mobile.

Pero el mismo artículo se encarga de descartar semejante teoría...

Hasta el vicepresidente de Exxon-Mobil Kenneth Cohen declaró este año: "Ahora sabemos suficiente, o la sociedad sabe suficiente, que el riesgo del calentamiento global es serio y que se debe actuar". Entre 1998 y 2005, Exxon-Mobil gastó 16 millones en estudios para negar el calentamiento.

Al menos, creo que no son tan idiotas como para dar dinero a una gente que defiende cosas que les quitará dinero a largo plazo. Pero sigamos con el fisking. Ahora, toca la ridiculización del adversario:

Parte de la derecha cree que la ecología, y especialmente la lucha contra el cambio climático, es un invento para suplir al socialismo.

La ecología no es un invento para suplir al socialismo. Lo que ha hecho una parte de los socialistas ha sido adherirse a una parte del movimiento ecologista para no acabar reducido a la nada. Véase, por ejemplo, el caso de Izquierda Unida, que antes era sólo IU y, ahora, Izquierda Unida-Los verdes.

Consideran que los llamamientos a dejar el coche en casa o a cambiar hábitos de vida son una intromisión intolerable del Estado en la vida privada.

¿Y no lo es? Yo no necesito que venga el Estado a que me obligue a poner una bombilla más eficiente: la pongo yo por mi propia cuenta. La gente no es tonta. Y si el Estado, usando su coacción, me multa o me mete en la cárcel por usar algo más de agua de lo debido, es una clara intromisión en la libertad individual. Y, a mi juício, intolerable.

Para sustentar esta teoría desacreditan a los científicos.

Eso no es cierto. Yo no digo que los científicos, por ser de la ONU, estén sesgados. Lo que sí digo es que podrían estar usando mal la ciencia. Simplemente a partir del principio de precaución.

El artículo prosigue, cebándose con una mala leche inusitada con Gabriel Calzada...

Su presidente es Gabriel Calzada, profesor de Economía de la Universidad Rey Juan Carlos, que sobre el calentamiento escribe: "A estas alturas de la infame campaña publicitaria ecologista que dura ya décadas, lo único cierto es lo siguiente: que no existe una relación directa entre emisión de CO2, fruto de la producción de energías fósiles, y el supuesto calentamiento del planeta. Que el ser humano, con su actividad actual, no tiene capacidad para producir fuertes cambios climáticos".

Calzada es colaborador habitual de Libertad Digital, de Federico Jiménez Losantos, uno de los medios que más en duda ponen la veracidad del cambio climático, al que suele aludir como "el supuesto cambio climático".

Pues vaya... yo diría que aquí no lo niega... De hecho, cualquiera que vea una tertulia con Calzada... no lo verá negando ni desprestigiando a los científicos. Más bien verá aludiendo a más y más científicos...

Y, ahora, vamos con Lysenko. Más allá de que no se pone a la política por encima de la ciencia, creo que se ignoran las consecuencias de unas políticas para poner en solfa las de otras. El protocolo de Kyoto es una medida carísima e inútil. ¿Cuántos protocolos de Kyoto harían falta para "detener" el cambio climático? ¿Y a qué precio? ¿Cuántas personas moriran si se aplicara este protocolo de Kyoto? ¿Detenemos el crecimiento de España (o en el mundo) para ajustarnos al protocolo? Poner a Lysenko como ejemplo sin sopesar las consecuencias de todas las acciones posibles afirmando que se pretende desprestigiar a los científicos es, simplemente, una atrocidad intelectual.

PD: Hay un error en mi artículo. El original afirma que Lysenko puso la política por encima de la ciencia. Quien puso la política por encima de la ciencia fue Stalin. Lysenko sólo tuvo una idea desastrosa, pero fueron los políticos comunistas de su época quienes aplicaron a lo bestia las ideas lysenkistas... con el resultado que todos sabemos. ¿Les suena de algo?

4 Commentarios

aiolavis dijo:

Está bien eso de decir que en los 70, aunque más en los 80 y 90, porque en los 70 lo que se pregonaba era más bien otra cosa:

El 24 de Junio de 1974 en TIME aparecía un artículo "Another Ice Age?" hablando de la nueva era glacial que se nos acercaba.
El 28 de Abril de 1975 en Newsweek aparecía un artículo "The cooling world" en el apartado de Ciencia, hablando del enfriamiento global.
Había hasta algún documental de la época en el que se sugería que para evitar ese enfriamiento habría que generar CO2.

Menos mal que es más en los 80 y 90.

Y 650mil años... otra cifra porque sí.

Saludos.

Ian Curtis dijo:

Lo peor de todo esto es que con la manipulación masiva que se ha hecho durante años con el tema (no, no empezó Al Gore), como salgas en una conversación en contraposición con las teorías oficiales el 99% por ciento de la gente te toma por estúpido, por 'facha' o por malvado que quiere arrasar el planeta.

Irómeno dijo:

Te has olvidado de algo muy importante:
"2005 y 1998 fueron los años más calientes desde que hay registros y seis de los siete años más cálidos han ocurrido desde 2001"
Esto es una trola que ha sido descubierta por el estadístico Stephen McIntyre. En realidad el año más caliente del siglo XX fue 1934 y cuatro de los siete más calientes pertenecen a la década de los 30. La NASA se ha visto obligada a receonocer el error, aunque eso sí, sin dar ninguna publicidad al asunto.

Crispal dijo:

La ciencia tiene una tendencia a equivocarse muy poco científica. Totalmente de acuerdo con lo del Club de Roma (formado por sesudos científicos y Premios Nobel). Pero no olvidemos que en los 70 la ciencia predijo una lluvia ácida que iba a acabar con Europa. En los 90 fue el agujero del ozono. Ahora el cambio climático (antes calentamiento global). Ante todo esto uno se pregunta: ¿podemos fiarnos de la ciencia? ¿es científica la ciencia o acaso algunos científicos se dejan llevar de sus prejuicios políticos para vaticinar desgracias?

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 24 de Octubre 2007 1:31 PM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es