¿Por qué Chile sí y Bolivia no?

| | Comentarios (14)

Uno nunca sabe de dónde le va a venir una buena idea para un post. Por eso (entre otras razones) me gusta visitar blogs progres, porque en muchas ocasiones contienen razonamientos tan disparatados que, si se les mira desde otra óptica, puedes conseguir un post más que decente. Esto me ha pasado con el post de José Luís Prieto sobre la muerte de Milton Friedman, en las que se dicen cosas tales como:

"Compartía con estos fascistas unas posiciones autoritarias en lo político y salvajes en lo económico; era uno de ellos. Acuñó el término "Milagro de Chile" para alabar la dictadura nacional-liberal de Pinochet, que no importaba que se persiguiera a los opositores demócratas, que era bueno perseguir a los opositores de izquierdas, que lo importante era generar las condiciones para que los poderosos fueran cada vez más poderosos, más ricos. Como a los nacional-liberales, a Friedman tampoco le importaba la democracia. A partir de la doctrina de Friedman se recuperó y revigorizó el concepto neoliberalismo, dotándolo de contenido ultraliberal en lo económico y antiliberal en lo político y social."

Sólo a alguien como a él se le ocurriría decir tal sarta de bobadas y, por ejemplo, no decir que mandó la misma carta que el linkea China. U olvidar que Chile es el único país de Sudamérica que no se desmorona. O decir que era bueno perseguir a opositores de izquierda. Todo eso sin links, por supuesto, no vaya a ser que alguien le tire de las orejas y demuestre que practica la demagogia con tal falta de elegancia que dan ganas de dejar de visitarle.

Lo que me interesa es la carta. En esa carta se decían cosas tan antidemocráticas como que...

Para mitigar los costos de la transición y facilitar la recuperación, creo que las medidas fiscales y monetarias debieran ser parte de un paquete que incluya medidas que eliminen los obstáculos a la empresa privada y que alivien la aguda penuria.

Para acotar, haré un bosquejo de los contenidos de un paquete de propuestas específicas. Mi conocimiento de Chile es muy limitado como para permitirme ser tanto preciso como exhaustivo, de modo que estas medidas deben ser consideradas más bien como ilustrativas.

Si este enfoque de shock fuera adoptado, creo que debiera ser anunciado públicamente y en detalle y, además, entrar en vigor en una fecha muy cercana a dicho anuncio. Cuanto mejor informado se encuentre el público, más contribuirán sus reacciones al ajuste. A continuación propongo una muestra de las medidas que debieran ser tomadas:

1.- Una reforma monetaria que reemplace el escudo por el peso, con 1 peso = 10.000 escudos (o quizás 1.000 escudos). Por sí misma, esta medida no produciría ningún efecto sustancial, pero cumpliría una valiosa función sicológica.

2.- Un compromiso del gobierno de reducir su gasto en 25% dentro de seis meses; reducción que debiera tomar la forma de una disminución transversal del presupuesto de cada repartición en 25%, con los relativos a personal a tomarse tan pronto como sea posible. Sin embargo, las reducciones de gasto debieran ser escalonadas en base a un periodo de seis meses para permitir el pago de generosas indemnizaciones. (Cualquier intento de ser selectivo o parcial tiene la probabilidad de fracasar debido a las posibles manipulaciones de cada repartición por lograr que la reducción presupuestaria afecte a otra de ellas. Es preferible hacer primero una reducción transversal, para luego reasignar el total ya reducido).

3.- Un crédito nacional de estabilización otorgado por el público para complementar la reducción del gasto durante los seis primeros meses y permitir así una más rápida reducción en la emisión de dinero que en el gasto. Las condiciones debieran incluir un reajuste por inflación para lograr la confianza del público en la determinación del gobierno de terminar con la inflación.

4.- Si fuera posible, un crédito externo de estabilización para el mismo propósito.

5.- Un categórico compromiso del gobierno de que después de seis meses no financiará más gasto alguno a través de la emisión de dinero. (Así como la recuperación económica se vaya dando, la cantidad de dinero deseable en términos reales, esto es, la cantidad consistente con precios estables, aumentará. Sin embargo, este incremento debiera servir como base para la expansión de un mercado de capitales privado en vez de utilizarse para financiar gasto público).

6.- Continuar con vuestra política actual de un tipo de cambio diseñado para aproximarse a un tipo de cambio flexible.

7.- La eliminación de la mayor cantidad posible de obstáculos que, hoy por hoy, entorpecen el desarrollo del libre mercado. Por ejemplo, suspender, en el caso de las personas que van a emplearse, la ley actual que impide el despido de los trabajadores. En la actualidad, esta ley causa desempleo. También, eliminar los obstáculos a la creación de nuevas instituciones financieras. Asimismo, eliminar la mayor cantidad posible de controles sobre los precios y salarios. El control de precios y salarios no sirve como medida para eliminar la inflación; por el contrario, es una de las peores partes de la enfermedad. (Eliminar obstáculos, pero no sustituir subsidios. La empresa privada tendrá la facultad de gozar de las recompensas del éxito sólo si también arriesga soportar los costos del fracaso. Todo hombre de negocios cree en la libre empresa para todos, pero busca también favores especiales para sí mismo. Ningún obstáculo, ningún subsidio; ésa debiera ser la regla).

8.- Tomar las providencias necesarias para aliviar cualquier caso de real dificultad y severa penuria que se dé entre las clases más pobres. Tomar en cuenta que las medidas tomadas no producirán, por sí mismas, daño en estos grupos. El despido de empleados públicos no reducirá la producción, sino que simplemente eliminará gasto inútil –sus despidos no significarán la producción de un pan o un par de zapatos menos–. Pero indirectamente, algunas de las clases menos privilegiadas serán afectadas y, séanlo o no, el programa de medidas será señalado como el culpable de sus penurias. Por lo tanto, sería beneficioso tomar ciertas providencias de este tipo en dicho programa. En este aspecto, mi ignorancia de la situación y acuerdos actuales vigentes en Chile me hacen imposible ser más específico.

[Nota al margen: el artículo 8 no es digno de un "neoliberal". ¿Qué es eso de tomar las providencias necesarias para aliviar cualquier caso de real dificultad y severa penuria que se dé entre las clases más pobres? Vamos, un fascista de tomo y lomo.]

¿Por qué Chile sí y Bolivia no? Lo cierto es que en Bolivia se intentó aplicar algo bastante similar a esto. Ya Victor Paz Estenssoro había comenzado a controlar la inflación, pero fue realmente Gonzalo Sánchez de Lozada quien consiguió bajar el déficit hasta el 6.5%. Teniendo en cuenta que había llegado hasta el 27000%, no estaba nada mal. Además, llevó a cabo un programa de reducción de gasto público y de privatizaciones. Es decir, que "más o menos" (pido perdón a los economistas), hizo lo que se llevó a cabo en Chile. Pero ya desde el 94 comenzaron a surgir manifestaciones en contra de tales políticas, manifestaciones capitaneadas, entre otros, por Evo Morales. Más adelante llegó Hugo Banzer al poder y las protestas se radicalizaron, probablemente también debidos a los escándalos de corrupción. Llegó en 2001 Sanchez de Lozada nuevamente al poder y las manifestaciones se radicalizaron todavía más con la excusa de las nacionalizaciones. En 2003, tras unos combates sangrientos en los que murieron más de 60 personas, Gonzalo Sánchez de Lozada dimitió y se exilió.

Pinochet llevó a cabo por la fuerza lo que Sánchez de Lozada no pudo hacer en una democracia. También es cierto que no eliminó las grandes trabas que existen en Bolivia para abrir un negocio (1500 $) o que pudo haber abierto mucho más sus fronteras a los productos extranjeros. Pero le echaron por "neoliberal".

Tenía razón un comentarista que pasó por aquí al decir que la única posibilidad que tenían los liberales de implantar un programa de reformas que reduzca el peso del Estado era la fuerza. Al menos, en Iberoamérica. Si ganaran democráticamente las elecciones, montarían una revolución y los derrocarían antes de que lleven algo a cabo.

14 Commentarios

Aeri dijo:

Respecto de tu último párrafo, que supongo traerá cola, debo decir que no sería una medida liberal. En cambio si de fuerza hablamos sí sería legítimo aplicar la misma, no desde dentro del estado como pareces defender sino desde fuera.

Guille dijo:

Creo que la cuestion esta en el principio de autoridad que estuvo ausente en el caso de bolivia. Se suele recurrir a la falacia que el ejercicio de la autoridad es fascismo para deslegitimar y desanimar al estado a recurrir al uso de la fuerza para mantener el orden y la seguridad. De alli que el movimientismo de la "sociedad civil" (lease: masa que se deja arrastrar por intereses piliticos disfrazados de interes social) termina por tirarse abajo a los gobiernos debiles.

Aeri: Dar un golpe de Estado en un sistema democrático no es liberal. No nos engañemos. Otra cosa es que el régimen esté tan corrompido que esta tenga como consecuencia un aumento de la libertad, o incluso que la gente tome al responsable de un asesinato injusto y se las haga pagar. Son tres cosas distintas.

Erthel dijo:

Lo que de verdad me parece complicado es imponer la libertad por la fuerza. En todo caso, habría que "forzar" a los que viven del esfuerzo ageno (privilegiados, subsidiados, etc.) a dejar de hacerlo.

Fritz dijo:

Buenas;

Desde luego que imponer el orden con un Golpe de Estado no es liberal ni es democrático, y creo insuficiente el decir que cuando el pueblo se levanta contra un Gobierno sea por "intereses políticos disfrazados de sociales", lo cual no quiere decir que lo que ha sucedido en Sudamérica últimamente, estos levantamientos sean algo admisible y mucho menos una buena costumbre.

Por otro lado y para terminar una pregunta, supongo que lo de "O decir que era bueno perseguir a opositores de izquierda." sea una ironía, ¿lo es?, porque desde luego no lo parece.

Saludos

PD: "Imperio de la ley" decían los liberales... en/de otro tiempo

No creo que las ideologías maten o roben. No creo que sea bueno perseguir a opositores de izquierda. Son personas las que matan o roban.

Desde luego, no voy a justificar o a comprender lo que hizo Pinochet a nivel de muertos. Pero no deberíamos olvidarnos de otra cosa, y es que como liberales, si un pueblo resulta oprimido por la acción de un tirano, el pueblo tiene derecho a darle una patada en el culo. Esto, desde Thomas Hobbes.

carlos dijo:

Nadie va a convencer a nadie. Si el país más saneado económicamente hablando de hispanoamérica es Chile, ¿qué más prueba necesitan los progres para aceptar que el liberalismo es la doctrina a seguir?
En otro orden de cosas, el liberalismo ha de aplicarse si es la voluntad del pueblo, no contra su voluntad.
Que en Chile se aplicara por la fuerza, no es algo a defender, sino algo que sirvió de ejemplo a los pueblos que quieran democráticamente seguir sus pasos.
Los países que quieran, que lo hagan, los que no que se hundan en el estatalismo (socialista como conservador). Al final cada pueblo tiene lo que se merece.

Anonymous dijo:

Desde luego, no voy a justificar o a comprender lo que hizo Pinochet a nivel de muertos. Pero no deberíamos olvidarnos de otra cosa, y es que como liberales, si un pueblo resulta oprimido por la acción de un tirano, el pueblo tiene derecho a darle una patada en el culo. Esto, desde Thomas Hobbes.

No sé si es por cuestiones formales y no es que quiera ser pesado pero es que no acabo de entender bien a quien suscribe el blog. Vamos a ver, aquí el tirano parece que sería Allende. Hombre, más bien será Pinochet, ¿no?

Siendo Pinochet decir que en ocasiones es complicado que el pueblo haga nada, sobre todo cuando el Gobierno es apoyado por una potencia extranjera mucho más poderosa que la que dirige el Gobierno en cuestión.

Desde luego que lo que no se entiende es ser ferviente liberal y decir algunas cosas. No se entiende que cuando alguien habla de los logros en materia social del socialismo se aluda a que no había libertad para luego hablar de Pinochet. Que se hable de Hayek y su Camino de servidumbre para venir con estas.

Desde luego, no voy a justificar o a comprender a Pinochet en materia de muertos.

Pues a los dictadores o se los comprende o no se los comprende, no se los "comprende parcialmente", es una cuestión de falta de libertad y derechos no de materia económica o social. Yo que no voy a justificar ni comprender los regímenes socialistas, sólo espero que cuando alguien glorifique sus prestaciones [o logros] sociales no se los tome como un bloque (que es como hay que tomar a las dictaduras) para decir esto lo otro y lo de más allá en uno de los ejercicios de más puro cinismo e hipocresía posibles -justo lo contrario de Hobbes.
---
¿qué más prueba necesitan los progres para aceptar que el liberalismo es la doctrina a seguir?

La simplicidad en la concepción del mundo expresada por un liberal. Sencillez de progre en mente de liberal. Lo mejor de lo mejor. Carácter e idea, forma y contenido.
-
Saludos

No sé si es por cuestiones formales y no es que quiera ser pesado pero es que no acabo de entender bien a quien suscribe el blog. Vamos a ver, aquí el tirano parece que sería Allende. Hombre, más bien será Pinochet, ¿no?

Pues... No sé qué decir... ¿Cómo llamar a alguien que elimina el derecho de propiedad privada y dispara la inflación hasta hacerla insostenible? Ladrón. ¿Cómo llamar a alguien que, además de robar en su propio beneficio, se dedica a tirar a gente desde aviones? Asesino. Y ladrón. No sé si Allende fue mejor, probablemente sí... pero también sé quién empezó. A mi entender, ambos fueron dos déspotas, con la diferencia en que uno robó y destrozó la economía de un país y otro mató, robó y saneó la economía.

Siendo Pinochet decir que en ocasiones es complicado que el pueblo haga nada, sobre todo cuando el Gobierno es apoyado por una potencia extranjera mucho más poderosa que la que dirige el Gobierno en cuestión.

La verdad es que el primero que se merecía la patada en el culo era Allende... El segundo, Pinochet.

Pues a los dictadores o se los comprende o no se los comprende, no se los "comprende parcialmente", es una cuestión de falta de libertad y derechos no de materia económica o social. Si un régimen socialdemócrata (pongamos Suecia) consigue los mismos resultados en la materia X que otro país socialista, ¿aplaudiríamos a Suecia por la efectividad de la medida?

Me parece que se mezclan dos debates, el debate de que una persona mala haga cosas buenas con el que las cosas buenas que haga el tirano en cuestión no son excusa para patearle el culo... Creo que ni desde la ética ni desde el utilitarismo se puede estudiar un fenómeno si no es dividiendo cada una de las acciones que lleva a cabo un individuo.

Saludos.

Fritz dijo:

Lo que no sé es cuánto mató Allende, y no me refiero al número sino a todo lo que se puede extraer de esa frase. ¿Cuándo? ¿A quién? ¿Por qué? Espero que todo no se reduzca a decir que los mató porque dejó languidecer la economía chilena (o directamente la destrozó). Hombre, desde luego ahora conocemos las motivaciones políticas de muchos de los acontecimientos que sucedieron en Chile y resultaron en la caída de Allende, huelga de camiones incluida, y aún así no dejaba de ser querido por el pueblo (al que por lo visto mataba, por lo visto...) así en general. Solución: Golpe de Estado. "Ladrón" Vs "Asesino y ladrón" desde luego que los liberales entráis a veces en una especie de delirios que os hacen perder de vista la realidad y el valor de las cosas. No es lo mismo un ladrón -cosa bastante discutible pero sería entrar ya contra los dogmas de la secta liberal- que un asesino, eso sí que no lo vamos a discutir (prefiero a Cheney o Zaplana o a Ménem que a Stalin).

"Sé quién empezó"

Bueno, esto ya es lo último. Hablar por hablar. Ruego referencias a lo de las matanzas de Allende porque esto ya se ha convertido en una justificación en toda regla.
---
Supongo que, en amteria social, aplaudiríamos también a Suecia, precisamente poruqe NO mezclamos los debates, y se supone que eso es loq ue hay que hacer. Lo que no aplaudiría sería el régimen socialista, está muy bien hablar de lo bueno que hacen los malos y de lo malo que hacen los buenos [tomemos estos términos maniqueistas, aquí no influye en el contenido], sino de saber quiénes son los malos y quienes los buenos, quienes son los de la libertad y los derechos y quienes los de la dictadura y la represión. Áreas y enfoques para el análisis hay muchos pero -respecto de un regimen- hay solo un regimen y es malo no lo vamos a discutir y que fue peor que el anterior tampoco. Ojo, si tenemos diferentes principios básicos como que la libertad es mala, y la democracia (liberal) también, o que son cosas decisivas y todo eso puede que Allende sea peor que Pinochet, si no, no. Es que parece mentira que esto empezara con una carta que escribe Friedman al Chile de Pinochet, que fuera una defensa de Friedman y ahora ya se trate de una defensa de Pinochet, que compensa sus miles de asesinatos por lo bien que llevó el país económicamente, porque Allende fue un "ladrón" (con ayuda de la mayoría del pueblo, aunque eso no se dice) y demás. Puro sectarismo, lo malo que no es "sectarismo de "libertad"" sino de dinero. Lo de los liberales de ahora, vamos...

Saludos

Fritz dijo:

Soy Fritz, no lo puedo borrar, lo siento, la negrita era sólo para remarcar el "también".

Disculpas otra vez

Creo que ya he corregido los comentarios.

Yo no he dicho que Allende matara a nadie. He dicho que él inició la crisis. Y no niego que Pinochet sea un hijo de la gran puta, y seguramente más que Allende. Si se le hiciera un juício, a Pinochet deberían caerle muchos más años que a Allende. Pero me parece que no somos conscientes de la importancia de no hacer el idiota en la economía.

Me explico: El problema de Allende era que arrasó la economía y los derechos de propiedad empobreciendo a todo el mundo y sentar las bases para hundir al país en la miseria (es lo que tiene la inflación y la destrucción del derecho de propiedad), aún a pesar de ser querido por el pueblo. El problema de Pinochet es que dio un golpe de Estado y se cargó a miles de personas, aún a pesar de hacer de la economía del país el único lugar con un mínimo de estabilidad en Iberoamérica (tras un periodo en el que casi fue tan nefasto como su predecesor).

Desde luego, la vida humana es el valor más importante y debería tener el castigo más elevado, pero hundir a un país en la miseria le va a poca distancia. Y no es por nada, pero el resto de la gente tiene que vivir, a ser posible con la posibilidad de mejorar. Desde luego, a un asesino no se le perdona si eres popular. A un tío que somete a la miseria a un país entero, tampoco debería.

Solución: Arreglar la economía sin cepillarte a miles de personas. No fue el caso. Y, por ello, Pinochet es culpable. Una cosa no quita la otra, y no he dicho otra cosa.

Los malos, Fritz, son los dos. Que el más "malo" hiciera algo mejor que el otro no quiere decir que el menos malo no hiciera nada o merezca comprensión. Lo siento, pero no simpatizo con las emociones a la hora de analizar las cosas. Pinochet es peor que Allende, pero en la economía lo hizo mejor. Cosas que pasan. Es como cuando un violador dibuja unos cuadros extraordinarios... Lo único que he hecho ha sido negar que sea mal pintor, no negar que se le deba encerrar de por vida.

Pero hay un error intelectual que tienes que es mucho más grave... y es creer que los buenos no pueden tomar decisiones catastróficas, muy a pesar de sus buenas intenciones. Ya lo decía Oscar Wilde: No hay nada más peligroso que un idiota con buenas intenciones.

Y sí... en realidad, el mérito de la gestión económica de Chile lo tienen Friedman y los Chicago Boys... No Pinochet... que sólo dejó de meter las narices. Bien pensado, podemos borrar a Pinochet su punto positivo en gestión económica y dejarlo sólo como ladrón y asesino. Le quedaría más apropiado...

"prefiero a Cheney o Zaplana o a Ménem que a Stalin" Dado que tú me has llamado sectario... de dinero (lo cual ya tiene narices), te has dedicado a hacerme juicios de valor, etc... supongo que puedo hacerte la siguiente pregunta: ¿Prefieres vivir con Allende o con Pinochet? Vivir con Pinochet significa vivir aterrorizado, aunque con la posibilidad de que si no haces el ganso, todo irá bien... vivir con Allende significa vivir en la miseria y desear que alguien le pegue un tiro... salvo si eres seguidor suyo, claro, donde la ceguera y la fe te dicen que lo está haciendo bien. Mi solución es que no querría vivir en Chile por varias razones... pero a tí te negaré tal respuesta. Cosas de sectario de dinero. Ahora bien, prefiero vivir hoy en Chile que en cualquier otro país de Iberoamérica. Y creo que cualquier otra persona, mirando los fríos datos, también lo preferiría. Y eso no es exonerar a nadie.

Fritz dijo:

Bueno, quedó grande…
-
A decir verdad no conozco demasiado la situación económica de Chile antes de que llegara Allende y del Chile de después, conozco más los aspectos políticos y sus razones, y tampoco al detalle, las cosas como son. De la economía conozco sólo el resultado -la actualidad-, y las líneas más generales de los períodos que estamos hablando.

En mi opinión aquí ocurre lo siguiente; sucede que el fondo del asunto es la economía de Chile en los últimos 30 años, entonces, yo no puedo dejar de hablar de economía para dedicarme a enjuiciar los valores positivos, o más bien, los negativos de los diferentes regímenes, pero lo que tampoco se puede pretender es desvincular la economía de cada uno de los regímenes en que se ha desenvuelto, precisamente porque si se desenvolvió de diferentes maneras es porque los regímenes cambiaron. No es cuestión de que a Pinochet pudieran caerle más años de condena y a Allende menos y que, dentro de eso, Pinochet llevó mejor las riendas de la economía, es que una cosa y otra están vinculadas muy estrechamente y que los crímenes de uno son peor que los del otro y que, lo que –en mi opinión falazmente- podríamos llamar “errores” de uno y otro se dan dentro de una diferencia de legitimidad para cometerlos que es incomparable. Es decir, que uno es un asesino y el otro no, y uno tenía derecho a equivocarse y el otro no, y digo esto último (“equivocarse”) porque me parece que achacar la mala situación de la economía chilena a la acción de Allende es simplificar.

Sin ser yo ningún marxista sí creo, y supongo que coincidiremos, que la situación económica influye muy mucho en la caída de las democracias (y de los regímenes dados en general) y en vista de que todos los sistemas políticos de Sudamérica derivaron hacia la dictadura en unos pocos años me parece que es mucho decir que “quien empezó fue Allende”, es demasiada responsabilidad creo yo, achacar toda la ruina a Allende (también creo, y precisamente porque no soy marxista, que el discurso comunista triunfa en países con economías decadentes o semiderrumbadas –también en aquello años en que el comunismo no era precisamente una rareza). Asimismo, ya apuntaba que la caída de Allende es posibilitada, no se da por sí sola, y no me estoy refiriendo únicamente a los aspectos puramente ideológicos, a que no cayó porque el pueblo le quería, sino que muchas fueron las cosas que se hicieron desde dentro y desde fuera para impedir en una medida bastante acusada -pero bastante- la economía chilena. El tema es que ni aún así fueron capaces de tirarlo.

En resumen, es que el menos malo merece la compresión que le da su legitimidad y la ausencia de sus crímenes y el más malo está sujeto primeramente a eso y después, si se quiere, a lo demás, porque ni siquiera “lo bueno” que hizo puede desvincularse de su criminalidad, o de la de quienes colaboraron con él. No puede dejarse aparte lo político al hablar de esto porque, aunque ya lo dejo implícito, la política era lo que determinaba que EEUU hiciera todo lo que hizo para el ascenso de Pinochet, antes del “es que EEUU prefiere el sistema capitalista” está el “es que EEUU no quiere comunistas en ningún sitio”, tampoco los legítimos, los demócratas. Añado para terminar con esta parte que muchas de las afirmaciones anteriores van en la dirección de tratar a los ciudadanos como tontos, o por mejor decir “como menos listos que los políticos” –en este caso Pinochet-, cosa que pocas veces sale en coherencia con el discurso liberal (aunque la contradicción del liberal en esto es constante, por razones obvias, toda ideología trata “de menos listo” al ciudadano que no la profesa que al político que sí lo hace, no sé si me explico, de no ser así se profesaría otra ideología diferente). Por eso Pinochet estaba en lo cierto y Allende no. Aunque a uno de los dos sí lo eligiera el pueblo no tenía derecho a equivocarse mientras el otro lo tenía a acertar todavía sin la mínima legitimidad para hacerlo, para hacer nada. Esto no es exactamente, ni vagamente tampoco, pensar que los buenos no pueden equivocarse y los malos sí pueden acertar, ni es sólo cuestión de legitimidades, es que los errores de Allende tuvieron que corregirse sin la participación del pueblo, porque era tonto o estaba equivocado y, ojo, que yo cosas como estas las puedo llegar a pensar en determinados casos, pero es que yo no soy liberal.

Y cuidado que el análisis de la legitimidad de un gobernante se puede hacer, plenamente, de una manera sosegada y fría, no es algo pasional. El “imperio de la ley” no es pasional es todo lo contrario, o tiene a serlo.
---
Antes de terminar pido perdón por lo de sectario, pero me daba toda la impresión –y aún no salgo de ella- de que defendías a Pinochet antes que a Allende (a éste lo atacas). Y de hecho lo haces todavía, o al menos –si no hay pruebas, elementos probatorios- hay indicios para pensar así. Yo, sin duda ninguna, preferiría vivir con Allende. Es una cuestión moral, quizá, pero que no puede mantenerse totalmente interiorizada, no es un juicio de valor en el sentido coloquial de la expresión. “Prefiero ser pobre” a tener el miedo de morir asesinado, y menos por mis ideas políticas, y aún sólo porque yo sí soy de izquierdas –y “prefiero ser pobre” porque en general, en Chile la gente no se moría de hambre y, reitero, sin ser yo nada parecido a un comunista sí creo un desequilibrio comparar el tiempo que uno tuvo para hacer su política que el que tuvo el otro; la URSS y la RDA eran más fuertes económicamente que muchos países capitalistas. La pretensión de apartar la moral de la política es extremadamente dañina y es algo que últimamente se pretende hacer, y se hace; lo que no hay que hacer es ser moralista, imponer una moral determinada pero –por ceñirme al tema- no sé hasta qué punto es aceptable vivir en una sociedad sin libertad y con “proscritos inocentes” en la que la economía funcione de manera aceptable. No sé hasta qué punto es más aceptable que hacerlo en una en la que se es libre, no se tiene miedo y, eso sí, la economía no funciona bien.
Preferir vivir con Pinochet es lo mismo, exactamente lo mismo que preferir que gobierne Pinochet, es o bien desconocimiento o, simple y llanamente, bajeza moral; a no ser que se sea economista, caso en el cual no sabría qué decir. Desconocimiento de lo que pasó y de los miles de personas asesinados, torturados y represaliados, desconocimiento de los aspectos “político-históricos”, no así de los económicos, claro está. Y si no, bajeza moral, así de claro. Yo no moralizo, pero hablemos claro, y digamos las cosas como son. Al hilo de estas últimas frases decir que lo de “sectario” era casi una salvaguarda -y no hacia mí precisamente- porque asumía la distorsión que la ideología producía en la percepción de todo esto (aunque obviamente mucho se podría decir de la ética de una ideología que produce tales distorsiones -¿analíticas?).

No sé qué se pretende decir con eso de “si no haces el ganso”. ¿Qué es “hacer el ganso” en este contexto? Callar la boca, supongo. Y esto lo dice un liberal, supongo… ¿No queda aquí la economía por encima de la libertad? Siempre me pregunto qué tipo de liberales son quienes establecen tales jerarquías y que tanto proliferan en esta país.
Yo tampoco preferiría vivir en Chile, ni con Allende, ni con Pinochet, ni ahora tampoco, pero en ningún caso llamaría “gansos” a quienes se opusieran a una dictadura y sí perros a quienes la ayudaran, ya fuera en economía o en otra cosa. Eso no quiere decir que haya que torpedear un país de régimen dictatorial por el simple hecho de ser eso, una dictadura, por la sencilla razón de que “un país” es mucho más que su régimen político y es algo que en último término nos remite a “gente”, por eso no juzgo ni critico a Friedman a quien al parecer se pidió una opinión y la dio lo mejor que pudo (es como dar víveres a Corea del Norte para que no se muera su población). Pero desde luego que el “sé quién empezó” y el “hacer el ganso” son cosas de otro tipo, defensas en toda regla; puede que prefieras a mil políticos antes que a Pinochet –demócratas- pero desde luego el “límite democrático” se emborrona gracias a tus ideas en economía que se anteponen a las políticas, y eso es dudosamente democrático, antes bien es ideológico (y me guardo los adjetivos).

Saludos

Opinión sobre Pinochet.

Digo que Pinochet, en materia económica, lo ha hecho tan bien que hoy Chile es el único país con un mínimo de estabilidad económica en toda la zona. Y que eso no le libera de sus otros crímenes.

Lo de decir que sé quién empezó es una cuestión cronológica y de hechos llevados a cabo. Nada más. La crisis fue iniciada por Allende. Y eso fue porque hizo el ganso en materia económica. Pero eso no justifica lo que hizo Pinochet. Es algo así como si yo te robo unos caramelos y tú me das una paliza que me dejas casi muerto.

Pienso, al igual que tú, que las situaciones económicas graves son desencadenantes de revoluciones... pero tanto para un lado como para otro.

¿Defiendo a Pinochet? Defiendo la gestión económica de los Chicago Boys. A mi entender y si fuera por mí, primero habría dado un golpe de Estado para tirar a Allende... y desupués otro para tirar a Pinochet...

Democracia. Defiendo la democracia como idea de control del poder, no como forma en la que el poder nos controla. La mayoría no tiene derecho a decidir qué pasa con mi vida.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 18 de Noviembre 2006 11:52 AM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es