Estatuto Andaluz: Preámbulo

| | Comentarios (14)

Lo primero que hay que decir del Preámbulo es que es bastante más largo que el catalán o el vasco, lo cual ya tiene mérito. Como buen texto regionalista que se precie, tiene que sobrevalorar su historia (eso de reconocer que tampoco hemos sido gran cosa excepto por lo que han hecho otros no está bien visto). Ahora bien, de nuestro incomparable sentido del humor o de la juerga... nada de nada. Asumámoslo: en el contexto en el que estamos, decepciona en lo que más nos define como "realidad nacional".

Algo con lo que nunca he simpatizado es con la figura de Blas Infante, idolatrado en estas tierras hasta el punto de ser denominado Padre de la Patria Andaluza. No recuerdo que, por ejemplo, en la propuesta de Estatuto vasco se hiciese mención específica a Sabino Arana... Lo comento porque en el preámbulo se afirma que...

En los últimos 25 años, Andalucía ha vivido el proceso de cambio más intenso de nuestra historia y se ha acercado al ideal de Andalucía libre y solidaria por la que luchara incansablemente Blas Infante, a quien el Parlamento de Andalucía, en un acto de justicia histórica, reconoce como Padre de la Patria Andaluza en abril de 1985.

Ese ideal autonomista hunde sus raíces en nuestra historia contemporánea.

¿Ideal autonomista? Ni de broma, amigos. Habrá que recordarles algunas cosas que se decían en el Manifiesto de Córdoba (vía Wikipedia), hasta el punto que hasta en El País se partían el pecho...

"Sentimos llegar la hora suprema en que habrá que consumarse definitivamente el acabamiento de la vieja España ( ...).Declarémonos separatistas de este Estado que, con relación a individuos y pueblos, conculca sin freno los fueros de la justicia y del interés y, sobre todo, los sagrados fueros de la Libertad; de este Estado que nos descalifica ante nuestra propia conciencia y ante la conciencia de los Pueblos extranjeros (...) . Ya no vale resguardar sus miserables intereses con el escudo de la solidaridad o la unidad, que dicen nacional."

El ideal sería el de los Estados Unidos, aunque dudo que el federalismo norteamericano fuese más agresivo que el propugnado por este andalusí... El documento original afirma que...

Rechacemos la representación de un Estado que nos deshonra, sosteniendo regímenes arcaicos y feudales en todos los órdenes de la Administración: en la Hacienda, en la Enseñanza, en la Justicia; Poderes que mantienen Códigos sancionadores de bárbaras costumbres privadas, por los cuales la sociedad salvaje de este territorio ejerce una tiranía espiritual mil veces peor que la económica y que la política, sobre los hombres cultos que se preguntan si este país es una patria o un establo.

Declarémonos separatistas de este Estado que, con relación a individuos y pueblos, conculca sin freno los fueros de justicia y del interés y, sobre todo, los sagrados fueros de la libertad; de ese Estado que nos descalifica ante nuestra propia conciencia y ante la conciencia de los pueblos extranjeros. Avergoncémonos de haber sufrido y condenémoslo al desprecio o al perecimiento; esto es, al vacío del olvido absoluto en donde el recuerdo del malo se extingue, a esas castradas generaciones antecedentes, que nos hubieron de legar la deshonra de este Estado, por no haber concebido ni ejecutado en su inconsciencia, en su cobardía o en su maldad, el esfuerzo generoso que exigía de ellas la esperanza de una posteridad feliz. Reneguemos de los padres que despreciaron a los hijos, viviendo con la España antigua la historia estéril para el progreso humano de un pueblo inspirado por dogmas sombríos de muerte, que hiciera cruzada contra la naturaleza y la vida, forjando para España y para los españoles de hoy la prevención y el menosprecio universales.
[...]
Nosotros, por esto, estamos fundidos con aquella expresión de la Asamblea Regionalista de Ronda que proclamó a Andalucía como una realidad nacional, como una patria (patria es un grupo humano que siente las mismas necesidades y ha de trabajar por satisfacerlas en común), como una patria viva en nuestras conciencias.
[...]
Los que suscriben, interpretando las aspiraciones de los andaluces conscientes, los cuales no se encuentran representados por las Diputaciones y los Ayuntamientos andaluces, Municipios caciquistas, granjas de los oligarcas de Madrid, al Presidente del Consejo de Gobierno, con todo respeto, piden:

1º. - Que al reformar la Constitución española en sentido autonómico, no se prive de este Derecho a la Región Andaluza, a la cual deberá otorgársele una soberanía igual en la intensidad a la solicitada por la Mancomunidad catalana, en su mensaje último al Gobierno.

Y claro, teniendo en cuenta que en el Preámbulo se afirma que...

Se trata, pues, de un proceso de modernización del Estado de las Autonomías que sólo es posible desde una visión global y plural de España que Andalucía siempre ha tenido.

Yo diría que este Estatuto es precisamente lo contrario que buscaba Blas Infante...

Actualización y corrección 19:49.

Sobre el concepto de "realidad nacional". Aparece en los siguientes términos (gracias, More, tachada la redacción del parlamento andaluz):

Así, la Constitución Española, en su artículo 2, reconoce la realidad nacional de Andalucía como una nacionalidad.

"El Manifiesto andalucista de Córdoba describió a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española".

Es decir, que cuando los andaluces votaban el concepto de nacionalidad histórica, lo que estaban votando era que Andalucía era una realidad nacional. Si los andaluces seguían el espíritu de lo firmado en Córdoba en 1919, únicamente ratificaron la constitución para independizarse. Esto tampoco aparecía en el Estatuto de Cataluña...

14 Commentarios

more dijo:

Pregunta: ¿dónde puedo encontrar el texto del estatuto tal como ha salido del Congreso? Será que soy muy torpe, pero sólo encuentro la versión que salió del parlamento andaluz.

more dijo:

Lo siento. Ya lo he encontrado: http://www.almendron.com/politica/congreso/2006/B_246-07.pdf

Por cierto, en el texto aprobado por la Comisión Constitucional del Congreso, no aparece la frase que citas sobre la realidad nacional que sí que aparecía en el texto aprobado por el parlamento andaluz. La redacción actual queda como sigue:

"El Manifiesto andalucista de Córdoba describió
a Andalucía como realidad nacional en 1919, cuyo
espíritu los andaluces encauzaron plenamente a través del proceso de autogobierno recogido en nuestra Carta Magna. En 1978 los andaluces dieron un amplio respaldo al consenso constitucional. Hoy, la Constitución, en su artículo 2, reconoce a Andalucía como una nacionalidad en el marco de la unidad indisoluble de la nación española".

Mónica dijo:

Cuando dice “nuestra identidad como pueblo” y “los pueblos de España”, yo ya salto de la silla. Porque ese es un concepto antiliberal, historicista y a poco que te descuides etnicista y nazi.

Con la Constitución del 78, en España no hay pueblos, sino individuos libres e iguales ante la ley.

Eso les pasa a estos centristas por aceptar estas alusiones tontilocas a textos de orates criptonacionalistas en vez de acudir al venero grande de nuestra Pepa, parida en Cádiz por liberales de toda España, y a mucha honra.

Coase dijo:

"Yo diría que este Estatuto es precisamente lo contrario que buscaba Blas Infante.."

Lo que sin duda es una buena noticia.

More: Supongo que hablas del concepto de realidad nacional, que no aparece. Me cago en la leche... he confundido los documentos a la hora de hacer el copypaste...

Aún así, creo que sería peor... Y todo eso por una chorrada que practicamente nadie se cree...

Coase: En principio sí, pero no sé si los que redactaron el Estatuto se miraron el Manifiesto de Córdoba de 1919...

Mónica dijo:

El espíritu de ese manifiesto está cubierto por una sábana y arrastra cadenas (¡ que vivan!, dirán los que voten sí a este bodrio). Y para colmo, vean, vean la sintaxis. Ese “cuyo”, al que no hay forma de encontrarle el antecedente.

Además, como bien dijo Arcadi, los espíritus no se encauzan. Tal vez lo más acertado sea pensar que, con esto, lo que nos están queriendo decir es que las bases de esta deriva cantonalista ya estaban puestas en el 78 y que el propio sistema de estatutos es ya en sí mismo la espoleta que, irremisiblemente-por aquello de que los pesebres tienden a ser expansivos y por el hecho de que quien tiene poder siempre suele querer más-, tenía que llevar a esto.

Por otra parte, resulta curioso comprobar como quienes se fingen santos y nos dicen que nuestras libertades y nuestro bienestar dependen de que ellos estén continuamente expeliendo normas y más normas, más reglamentos, y más chiringuitos burocráticos, luego van y mienten como bellacos al elaborarlas. Así, es una falsedad manifiesta de cabo a rabo eso de que el artículo 2 de la Constitución reconozca a Andalucía como nacionalidad histórica.

En ese artículo lo único que dice es que en España las comunidades autónomas se dividen en “nacionalidades y regiones”, pero no dice nada de cuál está en cada grupo. Osea, nos mienten.

Por cierto, que eso de las “nacionalidades y regiones”, como lo de la “realidad nacional” es otra patochada centrista tipo Clavero, un señor al que se empeñan en llevar en andas, aunque dudo mucho de que, como profesor universitario, haya dado siquiera la posibilidad a sus alumnos de saber que, junto a los que defienden la versión contraria, existen libros como de éste

Mónica dijo:

Bueno, el libro era éste:

Qué desastre con lo de los enlaces.

Claro, si Clavero y otros enseñaran también estas cosas, sus amigos del Círculo Ecuestre andaluz lo tendrían más difícil.

Rafael dijo:

Una cosa que me ha hecho mucha gracia es lo mucho que se ha tardado en difundir el dichoso estatuto aprovado por el Congreso.

Por ejemplo, en elmundo.es ponían la versión del Parlamento andaluz y no la de la comisión constitucional.

En todo caso el estatuto, tiene un tufo a nacionalismo que tira pa'trás.

Sí... tiene un tufo nacionalista lamentable, mucho peor cuando en Andalucía tampoco ha existido realmente un sentimiento nacionalista digno de ser reseñable. Por otro lado, si a tí te extraña lo de la comisión constitucional, a mí me extraña siquiera que cueste tanto encontrarlo por google, ni aún colocándolo en la barra de palabras. El viejo se encuentra fácil, para el nuevo casi tienes que licenciarte en búsqueda de freakadas para encontrarlo... Un coñazo, vaya. No digamos si quieres verlo en html para copypastearlo...

Mónica dijo:

Es que, al final, socialismo y nacionalismo –y no digamos ya su híbrido el nacional-socialismo, vulgo fascismo para los progres- vienen a ser la misma cosa: que el político sepa encontrar aquellos resortes emocionales que le permitan obtener un control absoluto sobre la vida de la gente.

carlos dijo:

El PP ha metido la pata hasta el fondo apoyando ese Estatuto. Sostienen que han conseguido que la realidad nacional se enmarcara dentro de la Constitución, pero no tienen el poder mediático ni pedagógico para explicar su posición. Al final lo único que queda y con lo que machacan la inmensa mayoría de los medios es que el PP apoyó que Andalucía sea realidad nacional mientras que impugnó que lo sea Cataluña. Todo un despropósito.
¡Váis bien chatines!

david dijo:

andalucia no es españa.
yo votarè que no a la mierda esta de estatuto.
ta està bien que los españolitos se cachondeen de nosostros.
POR ANDALUCIA LIBRE,LOS PUEBLOS Y LA HUMANIDAD.

Gert dijo:

This atircle achieved exactly what I wanted it to achieve.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 4 de Noviembre 2006 4:27 PM.

Fisking al estatuto de Andalucía (Intro) es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es