| | Comentarios (2)

La selección española de fútbol España, como equipo, se está yendo al garete. Tampoco es que nunca fuera gran cosa más allá de un sueño casi tan bonito (recalco el casi) de acostarse con tres actrices porno a la vez, pero lo cierto es que cada vez uno se va quedando con la misma sensación que cuando has estado medio borracho a las cuatro de la mañana sin comerte un rosco (lo habías intentado con todo tipo de tías buenas, pero todas te mandaron al cuerno), optas por ir a por la gorda y fea y esta te rechaza... y te levantas ocho horas después con una resaca de ginebra a palo seco. No sabes qué es peor, si la ginebra (razón por la que bebes y tratas de olvidar lo patético que eres) o por la humillación.

La suma de ambas es la que yo tengo al ver a esta selección de, en general, inútiles para competir al más alto nivel y destacar positivamente, con la habituación de que el cuerpo se va habituando poco a poco y ya ni siquiera consigues emborracharte, lo cual es más patético todavía.

La mayor aspiración que tiene el jugador español es hacer la temporada de su vida y que alguien le firme un gran contrato. El único en los últimos ocho años que ha tenido unas verdaderas ansias de triunfo ha sido Raúl, un jugador que, precisamente en el momento que debiera ser más culminante de su carrera (que llega a partir de los 27 años), ha involucionado hasta convertirse en uno de los jugadores que más corra y menos marque, aunque lo haga de delantero. Supongo que en ello habrá influído la legión de entrenadores que ha tenido, la carencia de un mediocentro con un mínimo de sensatez y, desde luego, Ronaldo, jugador para el cual todo el Madrid ha trabajado en los últimos tiempos. Su gran oportunidad estuvo en el Mundial de Corea, donde tuvo una inoportuna lesión en el peor momento y acabó perdiendose unos cuartos de final en el que los árbitros estuvieron para darles 300 latigazos. Después, el olvido. Por mucha casta que tengas, si no estás, no estás. No hay que comerse más el tarro. Confiemos en que Van Nistelroy, delantero grande, feo y rematador (el acompañante ideal), le resucite.

El fracaso de Raúl es equiparable al de otros futbolistas. Confiamos en los extremos y, con selecciones menores, resulta que no pueden desbordar. Confiamos en los medios centros, y, tras un inicio de Mundial que entusiasmaría a un árbol, dan contra Francia (a excepción de Cesc) la imagen de un equipo menor, que no sabe ganar desde lo más elemental. Xabi Alonso y Xavi Hernández naufragan en lo más elemental.

El chiste final llega con Irlanda del Norte, un partido de despropósitos, donde el entramado defensivo hace aguas por tres veces. ¿Se va Luis? Ni de broma... lo de dimitir está para los países serios. En lugar de eso, para este partido contra Suecia se carga a Raúl y a Joaquín (tarde, tal vez), y ya veremos que pasa al final con las X del medio del campo. La sombra de Raúl sigue siendo larga, y veremos cómo acaba todo.

El problema es que el resultado es lo de menos. La famosa sentada de Luís (que viene a ser como el talante de ZP en versión futbolera) se ha quedado en la sentada sobre una letrina, por lo que seguimos sin un estilo definido más allá del "tengamos la pelota". Nuestros extremos y medios centros han fracasado... cuando no han llegado a los 27 años (quitando a Xavi). Nuestra defensa tiene la fea costumbre de cometer pifias en los peores momentos... y no tiene visos de cambiar. Tal vez sea porque nos equivocamos. No es una cuestión de sistema, sino de buenos jugadores. Y, salvo dos, no los tenemos. En el fútbol de hoy, ser una promesa no sirve.

Si este equipo quiere decir algo, tiene que ser ahora. Ahora es cuando más bemoles hay que echarle y demostrar que son algo más que Raúl y 10 más. Y, a pesar de Villa o Casillas... dudo que lo consigan. Si no lo logran, más nos vale arrasar con lo que tenemos ahora, subir directamente a los chavales de la sub-21 y probar otra cosa. Quizás podríamos incluso ahorrarnos los trámites.

[Cuánto tiempo hacía que no escribía en esta sección...]

2 Commentarios

navarro dijo:

yo voy con guinea ecuatorial

Tirant lo Negre dijo:

El problema de España es muy sencillo: en todos los equipos españoles, excepto el At. de Bilbao, la reponsabilidad la tienen siempre jugadores extranjeros, quedando para los nacionales la labor de meros comparsas (defensas laterales, medios trotones, delabteros esforzados pero mas bien malos, etc). Despues, en un mundial, resulta que se encuentran enfrente con los que en casa son sus jefes, y, que van a hacer los pobres? Pues perder, que aun hay classes, y si alguien lo duda que recuerde a Zidane, el pre-jubilado.

Eso aparte tambien habria que tener en cuenta que España tiene los mismos jugadores federados que Holanda, que tıene 3 veces menos poblacion. Si es cierto que de la cantidad sale la calidad, pues de aqui no puede salir mucha. El futbol en España es un deporte de grada y sillon televisivo, no de practicantes serios.

Lo dicho, pocos y mediocres son los jugadores espaõles mas notables, y por mucho cuento que le echen el As o el Marca pues lo que hay es lo que hay.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 6 de Octubre 2006 1:15 PM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es