|

Supone una cierta alegría ver a un criminal como Evo Morales aparece en una lista de terroristas del FBI... El podría ser el responsable de, por ejemplo, esto...

Una guerra intestina en el centro de Sudamérica, además del desgaste político para la región y el caos energético para el Brasil, significaría que la Argentina tendría que recibir cerca de un millón de refugiados bolivianos, con un gasto anual para la república rioplatense entre 438 y 730 millones de dólares anuales. Los guarismos proyectan un mínimo de 600 mil y un máximo de un millón de potenciales expatriados. Incluso se estima, que un conflicto de esa proporción, podría costarle a Bolivia cerca de 24 mil millones de dólares.

Nuevo frente que no deberíamos olvidar: Los mineros...

Los choques se produjeron entre los mineros cooperativistas (independientes) y los asalariados o sindicalizados, que dependen del Estado. Los primeros pretenden el control total de la mayor reserva de estaño de Bolivia.

Morales se ha visto obligado a mandar 700 policías para evitar que se maten los unos a los otros. Hace poco, envió a 500 policías por incidentes en la erradicación de coca, donde murieron 4 personas.

El papel del Estado, cada vez, más en entredicho.

Por cierto, para que vean que hay gente pa' to', les dejo con un artículo de James Petras publicado en Kaos En La Red que resulta verdaderamente delirante... o bien puede llegar a pensar que Evo no está tan desquiciado como pensábamos y que, al menos, no está hundiendo al país en deudas enormes, cosa que sí tienden a hacer los socialistas de toda la vida... Supongo que será cuestión de tiempo...

El presidente Morales, al hacer balance de sus primeros seis meses en el cargo, hizo hincapié exactamente en los mismos puntos de los que estaría orgulloso cualquier neoliberal ortodoxo.

Me refiero al superávit presupuestario, ante un sistema de salud, educación y servicios de urgencia en quiebra, en el que los maestros de áreas rurales continúan ganando menos de tres dólares al día.

También me refiero al incremento en las reservas de divisas extranjeras, cuando su plan de industrializar el país todavía no ha comenzado siquiera. Acumular dólares o euros en cámaras de bancos –cuando no se otorgan créditos a los artesanos, los campesinos y las pequeñas empresas— puede que haga felices a los acreedores extranjeros, pero no hace nada por promover el empleo.

También me refiero a equilibrar el presupuesto, cuando lo que falta es inversión pública en infraestructuras, nuevas escuelas rurales y clínicas que atiendan las necesidades de los más pobres, y reduzca el sector sumergido que ahora alcanza el 80%. Los presupuestos equilibrados, excedentes comerciales y crecimiento de las reservas de divisas satisfacen a los inversores extranjeros y a los grandes empresarios locales ya que les proporcionan moneda fuerte para enviar a sus sedes centrales, facilita transacciones financieras muy lucrativas y les proveen de préstamos a bajo interés desde los ministerios de desarrollo del Gobierno.

La afinidad del presidente Morales con la ortodoxia neoliberal coincidió con vagas referencias a las "mejoras sociales". Por ejemplo, citó el aumento del salario mínimo. La realidad es que lo incrementó en menos de cinco dólares al mes, llevándolo a 55 dólares, y olvidando mencionar que durante su campaña electoral prometió doblar el salario mínimo, aunque luego optó por un presupuesto de austeridad parecido al de sus predecesores neoliberales.

Léanlo entero para ver qué más cosas positivas tiene la gestión de Morales...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 7 de Octubre 2006 10:06 AM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es