|

Me quito el sombrero con el articulazo de Rubén Benedetti en Hispalibertas. De los mejores que he leído sobre la cuestión boliviana.

A principios del siglo XX el padre de la Historia Económica argentina, Juan Álvarez, apuntó que no son ni las constituciones ni los partidos los que llevan a los vecinos a tomar armas contra los vecinos. En América tampoco son las cuestiones de religión ni -como pretenden algunos historiadores- los liderazgos de caudillos lo que lleva a un ciudadano a dejar la familia y bienestar para combatir con un compatriota. El motor de estas disputas tiene una razón clara y profunda en la defensa de un modelo de país, y en estas latitudes el modelo de país tiene mucho que ver con la organización económica del Estado.

Bolivia desde hace tiempo enfrenta la misma situación que puso a otros dos países americanos en pie de guerra, y generó en ambos –al menos temporalmente- una escisión territorial. Sin embargo, ni los propios bolivianos parecen advertir que lo que está en juego son dos proyectos diferentes, sostenidos por dos grandes sectores de la población, y prefieren quedarse con una explicación más digerible: que lo que se juegan son diferencias políticas, o la remanida explicación de las oligarquías contra las masas oprimidas.

Tú no te cortes y léelo entero...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 6 de Octubre 2006 10:25 AM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es