|

Creo que esta es la primera vez que coincido en algo con los colegas de ATTAC, y aunque no sea capaz de apoyar ese libro que ellos publicitan, reconozco que darle palos al Banco Mundial es algo positivo...

La lista de gobiernos surgidos de golpes de Estado militares apoyados por el Banco Mundial es impresionante. Entre los ejemplos más conocidos, citemos la dictadura del shah de Irán, instaurada en 1953 tras el derrocamiento del primer ministro Mossadeg; la dictadura militar en Guatemala impuesta por Estados Unidos en 1954 después de deponer al presidente democrático Jacobo Arbenz; la de Duvalier en Haití, en 1957; la del general Park Chung Hee en Corea del Sur, en 1961; la de los generales brasileños en 1964, la de Mobutu en el Congo y la de Suharto en Indonesia en 1965; la de los militares en Tailandia en 1966, la de Idi Amín Dada en Uganda y la del general Hugo Bánzer en Bolivia en 1971; la de Ferdinand Marcos en Filipinas en 1972, la de Augusto Pinochet en Chile, la de los generales uruguayos y la de Habyarimana en Ruanda en 1973, la de la junta militar argentina en 1976; el régimen de Arap Moi en Kenya en 1978; la dictadura en Pakistán desde 1978, el golpe de Estado de Sadam Hussein en 1979 y la dictadura militar turca en 1980.

Yo añadiría China... aunque sólo fuese por fastidiar...

Las deudas de las colonias de Bélgica, el Reino Unido y Francia con el Banco Mundial, contraídas por decisión del poder colonial, se transfirieron a los nuevos países en el momento de acceder a su independencia. El apoyo del Banco Mundial a los regímenes dictatoriales se ha manifestado con la concesión de ayuda financiero así como con la asistencia tanto técnica como económica. Este apoyo financiero y esta asistencia han ayudado a las dictaduras a mantenerse en el poder y perpetrar sus crímenes. Igualmente, el Banco Mundial ha contribuido a que estos regímenes no se vieran aislados en el escenario internacional, porque el apoyo y la asistencia han facilitado siempre las relaciones con los bancos privados y las empresas transnacionales. El modelo neoliberal se impuso progresivamente en el mundo a partir de las dictaduras de Augusto Pinochet en Chile, en 1973, y de Ferdinand Marcos en Filipinas, en 1972. Ambos regímenes fueron apoyados activamente por el Banco Mundial.

Es decir, que este organismo cogía el dinero de los contribuyentes sin su consentimiento y lo daba a dictaduras... vaya... qué liberal... Por cierto, muy agudo lo de mezclar las medidas liberalizadoras de Pinochet, unas medidas necesarias tras la aplicación del socialismo de toda la vida que estaba llevando a cabo hasta la fecha el dictador Chileno para que no se derrumbara por completo el país...

[...] el Banco Mundial ha concedido sistemáticamente, en el curso de los años 50 y 60, préstamos a las potencias coloniales y a sus colonias para proyectos que permitían aumentar la explotación de los recursos naturales y de los pueblos en beneficio de las clases dirigentes de las metrópolis.

Esta es más interesante... El problema de los préstamos que se concedieron por aquella época fue que no previeron que la gente a la que les daba el dinero pudiesen ser tan sátrapas. En teoría, la idea era desarrollar los países pobres mediante créditos, pero los líderes de los países lo utilizaron para usos personales, guerras con sus eternos enemigos (véase tribu de al lado) y otros despilfarros varios. Esto desmitificaría el mito de que el capitalismo, el libre comercio o la libertad individual han generado la pobreza de los países más pobres de la actualidad que no fueron gobernados por socialistas. Estado, Estado y más Estado.

En los años 80 y 90, un buen número de dictaduras se desplomaron, algunas bajo los ataques contundentes de potentes movimientos democráticos. Los regímenes que los sucedieron en general han aceptado las políticas recomendadas o impuestas por el Banco Mundial y el FMI y han proseguido el reembolso de una deuda odiosa. El modelo neoliberal, después de haber sido impuesto con ayuda de las dictaduras, se ha mantenido gracias al yugo de la deuda y del ajuste estructural permanente.
Quienes tenían que haber pagado eran los sátrapas que despilfarraron el dinero. Un nuevo problema inherente del funcionamiento del Estado, que es otro el que tiene que recoger la basura del primero. No se impuso ningún modelo neoliberal. Contener el gasto público ante las gastos estatales no es una cuestión de modelo ideológico, sino de modelo de gestión de cualquier organización, desde una empresa hasta una familia pasando por el club de fans de Britney Spears... Y es que los gastos tienen que cuadrar con los ingresos. Creo que me estoy volviendo demasiado neoliberal...

En fin... supongo que lo que les gustaría a los colegas de ATTAC es que esta organización se convirtiera mejor en una ONG... cosa que ya es a la vista de los 550 millones de dólares que va a meter en total en Orissa, una de las regiones más depauperadas de la India, y de que las organizaciones no son totalmente idiotas y que poco a poco van aprendiendo de sus errores... Pero claro...

Por lo demás, hay que eliminar el Banco Mundial y el FMI y reemplazarlos por otras instituciones mundiales caracterizadas por un funcionamiento democrático. El nuevo Banco Mundial y el nuevo Fondo Monetario Internacional, cualquiera que fuere su nueva denominación, deben tener unas misiones radicalmente diferentes de las de sus predecesores, deben garantizar el cumplimiento de los tratados internacionales sobre derechos humanos (políticos, civiles, sociales, económicos y culturales) en el ámbito del crédito y de las relaciones monetarias internacionales. Estas nuevas instituciones mundiales deben formar parte de un sistema institucional mundial patrocinado por una Organización de las Naciones Unidas radicalmente reformada. Es esencial y prioritario que los países en desarrollo se asocien para constituir cuanto antes unas entidades regionales dotadas de un Banco común y de un Fondo Monetario común.

Francamente, para ese viaje no hacen falta tantas alforjas... El problema del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la ONU y demás organizaciones internacionales no es que no hagan bien su trabajo, sino su propia naturaleza. Al ser instituciones con poder coactivo sobre la legislación, y eso es muy jugoso. Si lo que se pretende es impedir que grandes empresas controlen a las organizaciones internacionales, lo que precisamente no hay que hacer es volverlas más apetitosas. Es decir, reducirlo.

En resumen, mi pregúnta es ¿Qué mecanismos de control real proponen si se hiciera esto que plantea ATTAC y otros tantos para que no recurran en todos los errores que ya de por sí tienen los Estados y otros mucho peores, dado su enorme poder? Y si no las tienen, ¿por qué seguir y crear un problema todavía mayor?

Este tipo de cosas no se pueden defender así como así...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 8 de Agosto 2006 10:02 AM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es