|
Abstenerse de trabajar no es solo un acto honorífico o meritorio, sino que ha llegado a ser un requisito de la decencia. La insistencia en la propiedad com base del prestigio es muy espontánea e imperiosa durante los últimos estudios de la acumulación de riqueza. Abstenerse de trabajar es la prueba convencional de lo que es ser rico y, por lo tanto, la señal convencional de que se ocupa una buena posición social; y esta insistencia en lo meritorio de la riqueza lleva a una más vigorosa insistencia en la ociosidad. Nota notae est nota rei ipsius. Según las bien establecidas leyes de la naturaleza humana, la prescripción se apodera ahora de esta prueba convencional de riqueza y la fija en los ámbitos mentales de los hombres como algo sustancialmente meritorio y ennoblecedor del mismo, mientras que el trabajo productivo, en virtud de un proceso semejante, se hace intrínsecamente indigno. La prescripción acaba por hacer del trabajo, no solo algo vergonzoso a los ojos de la comunidad, sino también moralmente imposible para el ombre noble y libre, e incompatible con una vida digna.

Thorstein Veblen. Teoría de la clase ociosa. Alianza editorial. Páginas 65 y 66.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 15 de Junio 2006 9:46 PM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es