|
La diferencia sustancial entre la fase pacífica y la depredadora de la cultura, por tanto, es una diferencia espiritual, no mecánica. El cambio de actitud espiritual es el resultado de un cambio en los hechos materiales de la vida del grupo y se va realizando gradualmente conforme van imponiéndose las circunstancias materiales favorables a una actividad depredadora. El límite inferior de una cultura depredadora es el límite industrial. La depradación no puede convertirse en la fuente habitual y convencional de un grupo o de una clase hasta que los métodos de trabajo han alcanzado un grado de eficacia capaz de dejar un margen por el que merece la pena luchar, y que está por encima de la mera subsistencia de quienes dedican todas sus energías a ganarse la vida. Por tanto, la transición de la paz a la depredación depende del crecimiento del conocimiento técnico y del uso de herramientas. Así, una cultura depredadora es impracticable en épocas primitivas hasta que las armas evolucionan hasta un punto en el que hacen del hombre un animal formidable. El primer desarrollo de herramietnas y armas es, naturalmente, uno y el mismo hecho mirado desde dos puntos de vista diferentes.

Thorstein Veblen. Teoría de la clase ociosa. Página 46. Alianza Editorial.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 12 de Junio 2006 1:20 PM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es