| | Comentarios (5)

Llevo varios años pensando que la calidad del Noam Chomsky politólogo es, exactamente, inversamente proporcional a la del Chomsky lingüista. Así, no tengo ningún reparo en afirmar que Chomsky ha sido uno de los cinco lingüistas más importantes del Siglo XX... y uno de los cinco politólogos más penosos (aquí hay que reconocer que los postmodernistas se lo han puesto muy difícil). El caso es que finalmente leo algo de Chomsky que tenga algo de coherencia en los últimos tiempos, aunque las razones que esgrima suelan ser, para variar, equivocadas. Afirma el de Massachusetts que...

"Por primera vez desde la colonización española, América Latina está actuando con cierto grado de independencia y sentido de integración, y el gobierno de Estados Unidos está atemorizado."

La pregunta es interesante: ¿Realmente tiene que temer EEUU la ola populista capitaneada por Hugo Chávez y Fidel Castro que se está liberando en Iberoamérica? Aunque creo que hay una mucho mejor: ¿Qué tiene Iberoamérica que pueda inquietar a EEUU? El que Chávez quiera cambiar el pago de barriles de petróleo de dólares a euros no me parece suficientemente significativo, como tampoco me lo parece que Venezuela pretenda convertirse en una potencia militar que haga frente a los norteamericanos. Lo único que creo que pueda interesar a EEUU serían sus recursos naturales... por ejemplo, el petróleo o el gas. Bolivia y Venezuela, juntas, no serían suficientes para inquietar las reservas de dichos recursos naturales en los mercados internacionales, pero sí el continente americano en su totalidad. Más ahora en estos tiempos de precios elevados. Eso me lleva a creer que la situación del continente, desde el punto de vista de EEUU, es de calma tensa. Perú ha conseguido resistir el envite populista del supuestamente financiado por Chávez Ollanta Humala, como también lo ha conseguido Chile con la elección de Bachelet, pero todavía estamos a la espera de Ecuador, Colombia y México. Hay otras cuestiones muy importantes, como son la repercusión que tendrá en países como Brasil y Argentina de la subida del gas que va a llegar a cabo el país presidido por Evo Morales y la emergencia de Venezuela como potencia militar regional.

Ante esta probable ascensión del populismo en Latinoamérica, EEUU tendría tres opciones:

Intervención militar. Teniendo en cuenta el abultadísimo endeudamiento del gobierno por la Guerra de Irak, es la opción más improbable. A esto hay que sumar la más que probable escalada de los precios en los mercados del petróleo y el gas (¿más aún?) y algo mucho más importante: la profecía izquierdista del Imperio invadiendo Latinoamérica, cumplida.

Intervención económica. Esto puede dividirse en dos partes: Por un lado tenemos las ayudas a los gobiernos de los países, algo mil veces probado y nunca demostrado como eficaz (lo único que fomenta es la corrupción de los burócratas, algo que sobra en el continente). En el otro, tenemos la eliminación unilateral de las barreras arancelarias por parte de EEUU, medida que se vería favorecida con la eliminación de las subvenciones a los lobbies que podrían verse perjudicados. Si los gobiernos iberoamericanos no intervienen más que para garantizar los derechos de propiedad y los empresarios tienen libertad para hacer negocios, nos encontraríamos ante una oportunidad para que estos países se desarrollaran y no cayeran tan fácilmente en el populismo que les acecha. También los norteamericanos ganarían por la reducción de precios. Asumamos esta posibilidad como improbable, tanto por las presiones de los lobbies como porque se trataría de una medida percibida como "arriesgada" desde el punto de vista político.

No intervenir. Al margen de tratados bilaterales, esto es lo que ahora se está haciendo. Eso implica que los mismos socialdemócratas corruptos que llevaron a Ia situación tendrán que aprender de los errores del pasado para que la situación no se complique todavía más. En esta línea, parece que Chile es la única que tiene unas bases mínimamente sólidas de aquí a largo plazo. Pero más allá del país andino, el resto de países que necesitan superar una reválida para conseguir escapar. Así lo tienen Lula en Brasil, Kirchner en Argentina y otros países ya citados.

Sin embargo, creo que la perspectiva de la necesidad de los recursos naturales no sólo es equivocada, sino que lleva a la toma de decisiones que agravarían los problemas que ya padecen los iberoamericanos. Creo que esta visión es equivocada porque olvida que la mayor riqueza que tiene el continente no está ni en los árboles ni debajo de las piedras, sino en los cuatrocientos millones de personas que viven allí. Ese capital humano es el despilfarro que ningún gobierno con un mínimo sentido de la responsabilidad puede permitirse. Ni local ni extranjero. Y el mejor modo de cuidar y desarrollar ese capital humano es, precisamente, con más libertad de mercado. Si se fortalece esta libertad, se conseguirán afianzar las instituciones, las mismas que tanto cuestionan Chávez y compañía, e Iberoamérica tendrá una nueva oportunidad.

Esto, y no qué se haga con los recursos naturales, es lo que realmente debería preocupar a los EEUU. Mientras no adopte esta perspectiva y elimine totalmente las subvenciones y aranceles que tanto perjudican a las economías de estos países pobres, Estados Unidos puede seguir pensando todo lo que quiera para seguir atemorizada. Y Chomsky podrá seguir pensando que tiene razón.

5 Commentarios

¿Quiénes son los otros cuatro?

Yo he de decir que siempre he admirado a Chomsky como lingüista.

dagwood dijo:

Una anotación muy marginal con respecto al contenido del post: ¿importante como lingüista en qué sentido? Influyente, muchísimo; sus teorías son inexcusables en toda Facultad de Filología, pero... ¿no hay signos de que pronto pasará a la Historia de la Lingüística, casi como la teoría de los cuatro humores es una curiosidad en el ámbito de la Historia de la Medicina? No parece que los úmtimos hallazgos en Neurología le estén dando mucho la razón al innatismo de Chomsky, por más que se empeñe en reformular sus teorías al calor de cada nuevo descubrimiento (en lo cual, por lo menos, demuestra una capacidad de adaptación de la que carece en su faceta política, anclado como sigue en el comunismo más trasnochado).

Confieso que aquí el que puede haberse quedado desfasado soy yo, pero lo último que he leído al respecto no es muy halagüeño para el Chomsky lingüista. "Importante" sí, pero también lo ha sido Freud (¡y sigue siéndolo, para desgracia de los pacientes de los psicoanalistas!), y eso no significa que sus teorías sean aceptables desde un punto de vista científico.

Repito: es posible que esté equivocado en lo de las teorías lingüísticas de Chomsky, y pido disculpas por anticipado. En todo caso, me pregunto: ¿hubieran tenido la repercusión que han tenido si no fueran acompañadas de su faceta de -ejem- analista político? En la Universidad de Barcelona, Facultad de Filología, una profesora de Sintaxis nos soltó en clase, como quien no quiere la cosa, que "Chomsky está censurado en Estados Unidos por sus ideas de izquierda". Ignorante e ingenuo como era yo por entonces, me extrañó pero me lo tragué. Ahora le preguntaría de qué **** estaba hablando y de si podía explicarme en qué consistía la presunta "censura" en Estados Unidos comparada con el régimen de Pol Pot que el simpático Chomsky defendió con tanto ahínco.


Me he enrollado mucho con un tema absolutamente marginal. Disculpas y buen fin de semana.

dagwood dijo:

José Carlos, para mí que los otros cuatro son: Saussure, Saussure, Saussure y Saussure ;-)

Por cierto, observo que he redactado mi mensaje anterior de una forma penosa. Podría culpar a la formación recibida de mis profesoras pro-chomskianas, pero la verdad es que la culpa es toda mía, por no repasar lo que escribo.

fer dijo:

Debe de ser la tercera o cuarta vez que digo lo mismo en estas páginas a raíz de diferentes posts en torno a Chomsky. Que haya un lingüista influyente no quiere decir que haya sido un buen lingüista. Estoy completamente de acuerdo en casi todo lo que ha dicho dagwood, y me parece muy acertada la comparación con Freud; también podíamos compararlo con el Marx economista, que nadie puede negar su influencia a pesar de su nefasta teoría. La verdad es que me resutla bastante largo explicar porqué Chomsky es un mal lingüista -aunque influyente, repito-, aunque quizá algún día dedique algún post al respecto. Salu2: fer.

Ya veo que lo que pasa en Iberoamérica importa una leche... pero bueno... Responderé a la demanda...

AMAGI: Pues mira... no me lo había planteado... La verdad es que, tras darle vueltas a la pregunta, y mira que se las he dado, he llegado a la excelente conclusión de que no estoy capacitado para responder a tal pregunta (¿los más importantes?)... como tampoco lo estoy para responder a la de quiénes han sido los más influyentes en ese campo... Para que te hagas una idea, estaba intentando acordarme del nombre de un noruego... y soy incapaz de recordarlo... Básicamente porque no llego ni al nivel de iniciado... Tomo nota y procuraré estudiar mucho más para la próxima...

Quizás planteándolo desde el punto de vista del debate del aprendizaje pueda dar una respuesta más exacta de lo que tenía en mente. Y aquí creo que sí puedo decir cubriéndome algo más las espaldas que es uno de los cinco más influyentes. En primer lugar, creo que también Albert Einstein la pifió en algunas de sus teorías, y no por ello quiere decir que no fuese bueno. En ciencia, los más influyentes son los más criticados y cuestionados, no los que tienen razón. Así, los más influyentes han sido los tíos que han soltado las mayores barbaridades, como es el caso de Freud o de Marx... Freud fue aplastado por el conductismo, y el conductismo radical fue aplastado por un jovencísimo Noam Chomsky ante las mismísimas narices de Skinner. Además, tiene dos publicaciones, uno del 57 y otro del 75 (perdón si la pifio en los años) que son totalmente imprescindibles. Es decir, que no necesitaba decir idioteces sobre Camboya para conseguir popularidad. Además, este tío es el maestro de un tío mucho más equilibrado de mente como es Steven Pinker...

FER: La diferencia entre Chomsky y Marx y Freud es que al menos el de Boston se molestó en experimentar para demostrar que sus adversarios estaban equivocados...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 10 de Junio 2006 8:32 PM.

es la entrada anterior en este blog.

es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es