|

He estado comiéndome el tarro acerca de la "revolución agraria" que va a llevar a cabo Bolivia y de sus posibles consecuencias. Por lo que he podido leer, el plan tiene dos partes. Una primera en la que, más de dos millones de hectarias serán entregadas a los indígenas para que las trabajen, pudiendo la propiedad ser tanto individual como colectiva. La segunda consistiría en expropiar todas aquellas tierras que se consideren que no cumplen su uso "social".

Cabe pensar que la primera medida será positiva. Esas tierras del Estado eran totalmente improductivas, y ahora alguien (el Estado ha decidido que los más pobres) podrá darles un uso mucho mejor. Lo que no soy capaz de entender todavía es que le achaquen los males de Bolivia al neoliberalismo cuando ahora Morales va y "privatiza" ese ingente montón de suelo. Más aún, creo que supone un acto de reparación a indígenas a los que durante quinientos años el derecho de propiedad privada era algo que sólo pertenecía al colono.

La segunda es sencillamente delirante. No hay por dónde cogerla. Mucho me temo que se trate de una ley muy discriminatoria, contra todo aquello que pueda estorbar los intereses de Morales. En ese sentido, los temores por parte de los terratenientes pueden estar justificados. Lo que sí nos ha adelantado es la retirada de los permisos de explotación de terrenos forestales a grupos empresariales...

Otro elemento a tener en cuenta es el estrechamiento en las relaciones con Cuba y Venezuela, a pesar de que su tecnología no sea, ni de lejos, comparable a la de países más desarrollados.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 4 de Junio 2006 5:41 PM.

es la entrada anterior en este blog.

Todavía buscando la tecla es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es