En defensa del individualismo metodológico: Si no es falsable, no lo estudies así

| | Comentarios (6)

Mi colega Alberto Garzón ha hecho uno de sus posts dedicados a la metodología científica... diciendo una serie de disparates a los que no puedo resistirme descuartizar... En este caso, Alberto se centra en el individualismo metodológico. El fondo de su idea se resume en el siguiente párrafo...

En tanto que la composición de una sociedad no sea mecánica ni artificial, no podrá ser comprendida -y menos se podrá analizar sus problemas y estudiar sus soluciones- desde una metodología como la que reina en el pensamiento liberal. El individualismo metodológico es una mentira, que sirve para mantener un orden desigual de las posiciones sociales.

Esto es, mi querido Alberto, y dicho con todo el cariño... una solemne majadería. No ya porque Thomas Hobbes, precursor del liberalismo y defensor del absolutismo, hablase del Estado de una creación que nace de los individuos... Ni siquiera porque John Locke (supongo que de capitalismo no tendría ni puñetera idea, dado que es previo, sino que más bien a lo que se oponía era a que los gobiernos tuvieran la fea costumbre de perseguir a los ciudadanos por motivos de religión), quien se basaba en el individuo como un ser libre para, más o menos, hacer lo que le diese la gana...

El individualismo metodológico parte de algo mucho más simple: la medicina y la biología. Parte de la idea de que un individuo no es otra persona más que él mismo, que esta es la unidad mínima de análisis, y que lo que le pase a él (ya sea un ataque cerebral, un tumor o que le haya dejado la novia y esté deprimido) sólo le pasa a él, y que el contagio se debe a otras razones. De ahí se deriva al debate del aprendizaje y al de cómo estudiamos al hombre y la realidad, tanto individual como social... Y esto no tiene nada que ver con el capitalismo ni con el pensamiento liberal. Es el pensamiento liberal el que adopta la idea de que los hombres son ellos mismos y no otros (su cuñada, el vecino), dado que este último es previo. Si alguien tiene que echarle la culpa a alguien del individualismo metodológico, que se la eche al antiliberal Thomas Hobbes.

La ideología dominante, que tiene muy poco sentido del humor, además hace que la gente se equivoque en las decisiones que adopte...

El sentido común, sin embargo, es el sistema de ideas desordenado que refleja la ideología dominante, en este caso construida bajo el paradigma de disyunción cartesiano. Por tanto, no es de extrañar que al emplearlo lleguemos a conclusiones que en principio son evidentes y racionales, pero que no resisten un análisis más profundo y real.
¿Se puede aplicar al socialismo? ¡Claro que se puede! Que el socialismo sea incapaz de hacer cálculos racionales en la planificación económica, en tanto no dispone de propiedad privada y la gente no puede hacer cálculos de utilidad, es algo ya muy demostrado, pero eso no impide a la izquierda más orgullosa de pretender arreglar el mundo como el que construye el Castillo de los Playmobil. El aprendizaje no es ni mucho menos perfecto, pero sí es muy útil para que el hombre se desarrolle y mejore su calidad de vida, y eso se da en cualquier contexto.

Para rematar, nos ofrece un ejemplo de lo que llamamos en ciencia "mal reduccionismo":

Si queremos analizar la tela, sería una buena idea conocer y estudiar los principios y leyes de esos tipos de fibra. Podemos emplear la tecnología, y aislar los objetos de estudio con el fin de obtener resultados correctos. Una vez hecho, nos damos cuenta de que no tenemos suficiente: desconocemos las cualidades y propiedades de la textura, su forma y su configuración compuesta. Aquí tendríamos que el todo es más que la suma de las partes.

Sería una estupidez explicar la Segunda Guerra Mundial en términos de átomos... Hitler no hizo lo que hizo porque un electrón no se movió como debía en un momento puntual... aunque supongo que también ayudaría. Pero en las explosiones de la bomba atómica de Hiroshima y Nagasaki, los átomos tuvieron una importancia decisiva. De lo que hablamos es de planos de conocimiento, y de cómo unos se influyen sobre otros. Pero en el caso de la economía no se da tal circunstancia. Más aún, es imposible que comprendiendo el todo queramos comprender la parte. Sólo comprendiendo la unidad y cómo esta se interrelaciona con otras unidades, tendremos la posibilidad de comprenderlo. Lo que sería ridículo es explicar los 100 millones de muertos de la Segunda Guerra Mundial de un modo conciso diciendo que "fue la guerra" y demás generalizaciones infalsables. La falsabilidad, querido Alberto, es una de los requisitos que tiene cualquier disciplina que pretenda ser científica...

Yendo al grano, la sociedad, tal y como la entiendes, no es falsable, y si no es falsable, no la puedes estudiar con un mínimo de garantías. Y esto tampoco tiene nada que ver con el capitalismo y el liberalismo, sino más bien con los requisitos de objetividad que, en la medida de lo posible, debemos intentar tener todos los que la estudiamos. Puede que la interacción entre el método empírico-inductivo y el hipotético-deductivo sea muy imperfecto... Pero precisamente ahí está su virtud: funciona descartando los errores y corrigiendo las teorías.

6 Commentarios

Dodgson dijo:

La que está realmente buenísima es Esperanza Aguirre.
Saludos liberales

Jose R. dijo:

la sociedad, tal y como la entiendes, no es falsable, y si no es falsable, no la puedes estudiar con un mínimo de garantías

Vaya error de bulto. La "realidad física" NO es falsable. En cambio las "teorías físicas" sí que lo son. Por favor Happy Butcher, no confundas el objeto de estudio "el individuo" "la sociedad", etc.. no sean falsables conque las hipótesis de trabajo que lo analizan lo sean.

Respecto a lo de la medicina y la biología, será mejor que te expliques, porqué podemos hablar de condicionamientos genéticos por un tubo, que explican porqué consumismos alcohol unos individuos y no otros.

José R. Como quieras verlo: Las teorías que comprenden a la sociedad como la unidad de análisis no son falsables. Y las que lo son, acaban remitiéndose en sus estudios a individuos.

Sobre la medicina y la biología, y lo del alcoholismo... agradecería que me hayases una relación con el tema. Perdona pero, ahora mismo, soy incapaz de vérsela. Lo que sí le digo es que el debate del aprendizaje no tiene nada que ver con el concepto de individuo.

Saludos.

Jose R. dijo:

Las teorías que comprenden a la sociedad como la unidad de análisis no son falsables

Y tanto que lo son. Pondré un ejemplo. Un modelo de análisis electoral que parta de una división del voto con respecto al perfil socioeconómico. Será falsable las predicciones que haga (por ejemplo que ganará el centroizquierda en zonas de nivel adquisitivo medio bajo y que ganará la extrema izquierda y el centroderecha en las zonas de nivel medio alto).

Lo que yo no niego es que es necesario que haya un modelo del comportamiento del individuo. Sin ese modelo no se puede modelizar comportamientos colectivos ni emergentes ni no emergentes, a menos que se le dé caractarísticas antropológicas a los grupos. Los grupos tienen dinámicas, nacen, pueden crecer y desaparecen o se transforman en otra cosa, pero no toman "decisiones". Acumulan conocimiento pero ese conocimiento lo tienen los individuos que lo forman, por ejemplo los mecanismos culturales que rigen las normas de educación, o los "rituales" sociales, pero el grupo en sí no toma decisiones, no asume dirección ni camino ni propósito. El propósito se lo dotan los individuos que lo forman y este además puede cambiar según cambien esas relaciones entre los individuos. Pero me remito al debate en agarzon.net.

Respecto al alcoholismo, lo digo porqué te metes en temas biológicos o al menos pretendes sustentarte en ellos, cuando estos podrían ser utilizados para negar la "libertad" en alguno de sus sentidos. El caso no del alcoholismo sinó el gusto por el alcohol es una cuestión genética. Según que personas orientales no consumen ni alcohol ni leche, no tienen encimas para procesar ni los radicales del alcohol ni la lactosa, y no les gusta porqué no pueden procesarlo. En cambio otros podemos procesar el alcohol y nos produce placer su consumo. Es decir, mi decisión individual libre de tomarme una birra en un momento dado viene determinada primero por mis genes, luego por los acerbos culturales, sociales, la influencia mediática, cultural, e incluso la del grupo con el que estoy junto los procesos de aprendizaje, la costumbre, la experiencia previa, etc.., y luego, en última instancia actúa mi capacidad de elección. Te lo comentaba, y ahora sabiendo que eres psicólogo más aún, que cuidado con sustentar argumentos sobre la biología porqué estos terminan negándole un amplio margen de libertad al individuo. No sé sieres cognitivista o conductista, és igual, en ambos caso la biología juega en contra de la libertad del individuo. No es que me preocupe en demasía, en el debate que és político puro y duro, se trata de jugar sobre los márgenes de libertad que nos deja la biología, sólo te alerto que la invocación a esa disciplina afecta al análisis de la conducta individual tanto como el acerbo cultural y la presión social. Y persona si no soy tan claro con los términos.

Hannah dijo:

I feel so much hpaeipr now I understand all this. Thanks!

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 29 de Abril 2006 12:28 PM.

Queda firmada la pantomima oficial de Iberoamérica es la entrada anterior en este blog.

El hambre en Venezuela es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es