No pienso pedir perdón por ser occidental

| | Comentarios (4)

He estado leyendo detenidamente este artículo de Pijus económicus sobre las viñetas y nuestra libertad de expresión, y he llegado a la conclusión de que tengo que pedir perdón por lo que soy. Aunque no tenga ninguna responsabilidad en lo sucedido. Pero como pertenezco al grupo de... pues soy culpable.

Pero antes, permítanme que insista en un detalle de polémicas anteriores, un error que Pijus comete reiteradamente: La negación del individuo en la toma de decisiones...

Evidentemente toda religión coarta la libertad de pensamiento
En estos momentos, tengo una relación sentimental con una señorita católica (yo, por mi parte, soy ateo). Y, que yo sepa, su religión no la coarta en nada de lo que piensa o hace. Sea lo que sea que haga, es ella la que se limita a sí misma, del mismo modo en que yo me limito a mí mismo. La religión, como las ideologías o las teorías científicas, no coartan la libertad de pensamiento y de acción, sino que más bien son abstracciones que desarrollamos en nuestra mente, de la que hacemos una interpretación y, según esa interpretación, actuamos. Pensar que la religión coarta el pensamiento es decir que el pensamiento coarta el pensamiento... pero no la diferencia del resto de pensamientos, que, siugiendo la lógica de Pijus, también coartan.

Vayamos al tema en cuestión:

Históricamente la religión cristiana ha tenido instituciones como la Santa Inquisición y ha llamado a tantas Guerras Santas que absurdo sería considerar como menos bárbara a la doctrina de cristo.
Yendo al grano, la Inquisición dejó de trabajar en España hace dos siglos, y mucho antes en otros países. ¿Pero y qué? No es una cuestión de que nosotros hayamos dejado de hacerlo hace doscientos años. Nosotros hemos aprendido de nuestros errores. Ellos no. Y si son ellos los que se han equivocado, creo que tenemos derecho a quejarnos en la medida en que ello nos afecta. Ciertamente, no somos perfectos, cometemos muchos errores y no siempre tenemos mano de obra para rectificar.

Pero descuíden, resulta que nosotros somos unos hipócritas... (la negrita es suya)

Otra cosa es que los hipócritas occidentales nos levantemos en armas cuando nos queman un par de edificios o nos matan poco a poco tras secuestrarnos, y no lo hagamos en cambio cuando día a día hundimos en la miseria, en la ignorancia y en la muerte a cien veces más seres humanos.

Soy un hipócrita que no pongo el cielo por los muertos de África, aunque tenga que trabajar 45 hroas a la semana, necesite ocho horas para dormir, tenga otras muchas obligaciones que no puedo abanadonar, me cueste muchísimo llegar a fin de mes, viva a más de 12000 kilómetros del lugar, nunca haya pisado el lugar, nunca les haya dado un arma, nunca haya apoyado el régimen comunista que acabó por hundirles en la más absoluta de las miserias y, como individuo, tenga mis posibilidades limitadísimas... Por lo tanto, si es el señor Garzón el que tiene un problema de conciencia hasta el punto de llamarnos a todos hipócritas, debe ser porque él sí puede hacer algo para resolverlo... y no lo ha hecho. Por el contrario, aquél régimen totalitario que padecieron durante años, aquellas ayudas internacionales que se hicieron con dinero de todos bajo coacción estatal, aquello sí les hundió en la miseria.

Y es aquí donde aparece el problema original: Que cree que el intercambio voluntario entre dos personasno sólo no es bueno sino que encima mata a personas...

¿A cuántas personas ha matado esa maquinaria en su incesante y globalizada búsqueda de la felicidad para todo el mundo? ¿A cuántas ha sumido en la pobreza cultural, impidiendo después su mejora, abandonándola a la ignorancia y a la violencia?

Eso... ¿A cuántos he matado por querer ser feliz? ¿Cinco? ¿Veinte? ¿Tres millones, tal vez? Basta ya de demagogia, de inventarse fantasmas que justifiquen todos los males de la tierra. ¿A cuántos he matado yo si se puede saber? ¿Y tú? ¿A cuántas has matado? ¿A cuántos has sumido en la pobreza cultural? ¿A cuántos has abandonado a la ignorancia? Números, causas y consecuencias... ¡datos!, y no lamentaciones basadas en especulaciones y fotos made in ONG, es lo que quiero leer.

Las religiones han tenido su fuerza en un ambiente hostil y de pobreza cultural. Los seguidores se han acumulado siempre en las capas más bajas de la sociedad, aquellas desprovistas de seguridad, objetivos y futuro (y no necesariamente irracionales).

Como Bin Laden, por ejemplo... Un multimillonario. Únicamente quisiera recordarle a este señor que la socialdemocracia es un invento de mediados/finales del siglo XIX, y que su extensión ha sido progresiva a medida que ha pasado el tiempo, con resultados más que discutibles. Pero bueno... siempre puede ir a Rusia, donde la aplicación de la dirección centralizada de la economía no la salvó de su hundimiento, a pesar de tener un excelente sistema educativo.

Nosotros, la “civilización” occidental, hemos hundido todavía más en la inseguridad y en la falta de esperanzas y les hemos configurado un futuro oscuro a toda una población ya de por sí necesitada. En vez de ser su motor, en nuestra prepotencia hemos sido sus explotadores, y nos hemos convertido como consecuencia en su descarga.

¿Nosotros? ¿Quién es la ""civilización" occidental"? Es decir, que no es sólo el esclavista, sino yo también (como parte de esa ""civilización" occidental", y aunque no sepa ni que exista)... el que ha explotado a alguien (un acuerdo voluntario no es explotación). Supongo que deberían encerrarme en la cárcel... ¿No? Y claro, como yo tengo la culpa, soy responsable también de las consecuencias de su "liberación"... Así, por ejemplo, si un etarra mata a mi mujer y a mis hijos, y yo como venganza cojo y mato a cuarenta vascos que estaban en un supermercado... ¡Serían los cuarenta vascos responsables de mis actos! No. No cuela. Ni los vascos tienen la culpa de que un etarra mate a mi mujer y a mis hijos, ni tengo la culpa de que alguien haya sido esclavizado o le haya quitado su familia una bomba pagada mediante coacción por un gobierno al que no voté. Si generalizáramos el modelo de sistema judicial que propone implícitamente Pijus, acabaríamos con la especie humana en tres juícios.

En resumen, que nosotros tenemos la culpa...

No nos extrañemos luego de que la guerra llega a nuestras casas, aunque sea sólo por un par de viñetas.

Pero no se preocupen... Pijus tiene la solución:

Sin auto-crítica no hay un futuro mejor. Lo que hay que hacer es reconfigurar nuestro pensamiento. Cambiar el chip.

Pues empieza por tí mismo. Yo ya lo hice... era como tú, pero pensé... acepté que podía equivocarme, y busqué una alternativa... No obstante, la mayoría de liberales de, por ejemplo, Red Liberal, hemos sido progres antes... Aún así, debemos tener cuidado... hay muchas drogas que pervierten nuestra mente y nos duermen ante el sufrimiento ajeno...

La religión sigue siendo el opio del pueblo, pero ya no el único. También lo es la televisión, y el “progreso”.

Ah, la tele... En mi caso, supongo que será la radio, que siempre la dejo encendida para dormirme (cual dosis de somnifero creado por malévola farmacéutica)... Pregunto: ¿Es la SER una droga? ¿Es la SER opio? ¿Es Rebelión opio? ¿Es el blog de Pijus, o incluso Red Progresista, opio? Lo mejor es que también considera al progreso una droga, sin reparar en dos pequeños detalles: Que es el progreso lo que permite a la gente vivir como le dé la gana, despilfarrar, vivir cuarenta años más que hace quinientos años y salir de nuestras miserias biológicas e intelectuales, y que sólo gracias a ellas podemos salir adelante... Y que el progreso implica mejoras para cada vez capas más amplias de población, como ha sido siempre, y que en la medida en la que renunciamos al progreso, renunciamos a que otras personas puedan mejorar su nivel y condiciones de vida. Si acaba el progreso, ellos morirán y lo que hoy se conoce como clase media quedará convertida, más allá de la estadística, en clase baja, regresando a niveles de pobreza anteriores.

Y finalmente, las palabras emblemáticas con las que acabar el post... y con las que se carga todo lo anterior...

Hasta que no cambiemos nuestra forma de pensar, las víctimas serán siempre los inocentes. Ni los jefes de estado occidentales ni los líderes religiosos padecerán jamás las bombas en autobuses o en trenes, ni tampoco los misiles por aire. Perderemos siempre quienes no tenemos culpa.

¿Pero no era la sociedad, la civilización occidental... ¡¡nosotros!! los culpables de todos los males de la humanidad? Le rogaría a mi buen amigo Pijus que se aclare un poco...

Y no. No pienso pedir perdón por aceptar lo que soy y las circunstancias que me rodean. No pienso pedir perdón por la historia que ha dado lugar, entre otras cosas, a mí mismo. No pienso pedir perdón por tener unos valores más (o menos) evolucionados que los de otras personas. No pienso pedir perdón por cambiar libremente bienes y servicios por otras personas. No pienso pedir perdón por ser occidental.


Posdata: Las ideas, doctrinas, pensamientos y religiones no matan a nadie. El comunismo, contrariamente a lo que mucha gente por aquí piensa, no mató a nadie. Como tampoco el Islam destruyó las Torres Gemelas. Como tampoco el liberalismo salva a nadie. ¿Desde cuando las ideas actúan? Los que matamos, amamos, salvamos, ayudamos, imponemos barreras arancelarias, etc... somos nosotros, individuos los que hacemos y deshacemos sobre nosotros mismos y los demás. Las ideas podrán ser correctas, incorrectas. Falsables o infalsables. Racionales o irracionales. Acertadas o equivocadas... Pero las ideas no salen del mundo de las ideas. Dicho de otro modo: Yo no soy idea, y nada es idea más allá de nuestras cabezas. Desde luego que actúo según lo que dicen mis pensamientos, y hasta puede haber ideologías que animen a matar a los que son distintos... pero pensar no mata.

4 Commentarios

Berti dijo:

Con perdón... esto que dice Pijus es como cuando de chiquititos el cura nos decía que "nosotros" (toda la humanidad) somos culpables de la terrible muerte de Cristo (y no los judios de aquella época).

Dodgson dijo:

"Como tampoco el Islam destruyó las Torres Gemelas. Como tampoco el liberalismo salva a nadie. ¿Desde cuando las ideas actúan?"

Desde que hay un cerebro. No sé, me parece evidente.

Lo que les pasa a las ideas es que no delinquen, que es diferente.

Se dice que unas ideas son asesinas en la medida que proponen la eliminación de personas definidas como "no adecuadas" o "no personas" o cualquier otra categoría.

Para algunos como yo, que un asesino lo sea en nombre de una ideología asesina es un agravante en el delito de asesinato. El pretender, como invariablemente pretenden los que sustentan ideología asesinas, que su ideología sea un atenuante e incluso un eximiente es igualmente un agravante del delito de asesinato.

La dificultad de esta postura moral es el caso de gente cumplidora de la ley y de sus deberes morales que ostenta, sin embargo, una ideología asesina.La catalogación moral de estas personas es más difícil aunque la legal no lo sea en absoluto (no cometen de hecho ningún delito, como apuntaba yo más arriba). Personalmente los considero gente peligrosa dadas las circunstancias, nada más.

judas dijo:

Creo que en estos puntos coincidimos. Me da la impresión de que usted expresa, quizás de forma más contundente, lo que yo quise decir en mi blog.

Keischa dijo:

Help, I've been ifnoremd and I can't become ignorant.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 10 de Febrero 2006 4:00 PM.

Viñeta ofensiva y muy peligrosa es la entrada anterior en este blog.

Detalles sobre el gas boliviano es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es