Individuo y entorno: Respuesta a Pijus (II)

| | Comentarios (17)

Alberto, desde Pijus económicus, replica mis argumentos relacionados con mi defensa del individuo y del consumo. Creo que estamos ante un debate muy interesante, por lo que no tendré ningún problema en proponer una nueva contrarréplica.

Afirma Alberto, en relación con el individuo y el papel de la sociedad que...

En nuestro mundo hay una relación en forma de bucle entre individuo-sociedad-especie, de forma que ninguno de estos “elementos” puede analizarse de forma independiente. Así, y retomando un ejemplo que apareció en un debate contigo, un individuo es el producto de un proceso reproductor de dos individuos.

Esto es contradictorio. La sociedad son todos los individuos, no un conjunto de dos o más individuos, y la información está dispersa en todos ellos, por lo que la información que puedan aportar unos no es la misma que pueden aportar otros. Por lo tanto, la única manera de estudiar de modo coherente a un individuo es analizando su interacción con otros individuos, no con la sociedad en su conjunto, en tanto los elementos comunes que puedan tener cada uno de los individuos no son, en absoluto, suficientes hasta el punto de predecir a la perfección un comportamiento.

Prosigue Pijus:

Y sin embargo, las interacciones entre individuos producen la sociedad, y ésta tiene efectos retroactivos sobre los individuos, en forma de normalización y cultura. El desarrollo de un individuo no es posible sin cultura, y ésta nace de la sociedad; y la sociedad no es posible sin individuos.

Insisto: La sociedad no es una unidad coherente a lo largo del tiempo, similar al cuerpo humano, donde cada cual tiene una serie de funciones específicas. En la sociedad española pueden haber personas con ideas absolutamente contrarias, como por ejemplo usted y yo. Y el hecho de que puedan tener instrumentos comunes (lengua, modos de actuación, sentimientos aplicables para definir la realidad, etc.) no significa que la sociedad exista. Es, únicamente, un comportamiento repetido por la mayoría de individuos, o incluso todos, pero siempre, individuos.

Y remata su error afirmando...

Las interacciones entre individuos permiten la auto-organización de la sociedad.
Es decir, que si los colegas de Red Liberal interactuamos, ¿estaríamos auto-organizando Red Progresista? ¿La confección de la plantilla del Real Madrid auto-organiza la de todos los equipos de la Liga?

El ejemplo que pone a continuación tampoco se sostiene por las mismas razones que en el caso anterior...

¿Cómo explicarías que una persona tenga gustos por el automovilismo cuando en su vida ha interactuado con personas con dichos gustos? Estos gustos se le “añaden” desde la sociedad, por ejemplo mediante los medios de comunicación.
¿Con qué parte de la sociedad? Será con aquella que le guste el automovilismo, pero no con aquella a la que no le guste el automovilismo. Pero no sólo con la gente a la que le guste el automovilismo, sino, por ejemplo, los responsables del equipo técnico de Telecinco que sigue a Fernando Alonso, pero no con la redacción de sucesos o de Gran Hermano.

Finalmente, plantea las diferencias más evidentes entre grupos culturales para defender la existencia de sociedades:

Las diferencias culturales son diferencias de sociedad, no de individuos, y te será imposible explicar por qué en China los gustos en cuestión de estética o alimentación difieren con los nuestros tanto teniendo una base fisiológica y anatómica común sin tener en cuenta la noción de sociedad.
No necesito la base fisiológica o anatómica. Me basta con tener individuos. Simplemente está hablando de dos muestras de individuos, totalmente separadas, y cuyas relaciones entre variables se dan del mismo modo: relaciones entre individuos. Establecer tal comparación para defender la existencia de la sociedad, por lo tanto, no es suficiente por las razones explicadas anteriormente: no existe una coherencia total (o casi) a lo largo del tiempo que una a millones de personas en todas las interacciones.

Pasemos ahora a la cuestión del consumo y la utilidad. Comenta Alberto que...

Lo que pongo en duda no es que compres el producto porque te parezca útil o no, sino que esa necesidad no es real, sino una sensación impuesta socialmente.
¿Impuesto socialmente? Yo no estaría tan seguro. Que el ser humano sea un animal que necesite relacionarse con su entorno (esto es, con otros individuos) no responde sino a sus necesidades biológicas. Los bebés, genéticamente, están preparados para responder de un modo ante una amplia gama de estímulos que puede percibir, y esto va desde el reconocimiento de voces hasta el de caras, del mismo modo que tienen gran facilidad para reconocer idiomas (por ejemplo, diferencia el idioma materno de otros). Y el hecho de que siendo mayores sigamos buscando relaciones con otras personas (yo no quiero tener relaciones con Skin Heads, que también son parte de la sociedad) responde a la necesidad que tenemos los seres humanos de relacionarnos con otros para informarnos del mundo que nos rodea, intercambiar bienes y servicios, emociones, etc. ¿Crea la sociedad tales necesidades? ¡Desde luego que no! Retrocedamos en el tiempo y volvamos hasta hace 10000 años... ¿Cómo tenía más posibilidades un individuo para sobrevivir ante un ambiente hostil y que apenas conocía? ¿Sólo o en compañía? ¿Y quién imponía las circunstancias? ¿El ambiente o la sociedad? Ciertamente, las circunstancias han cambiado mucho, también nuestras necesidades, y ahora los seres humanos controlamos muchas variables que antes nos parecían muy preocupantes, pero seguimos necesitando comer, beber, respirar, reproducirnos... y para ello, es necesario relacionarnos con otras personas para garantizar que las saciaremos.

¿Y qué ocurre cuando tales necesidades están saciadas? Pues que intentamos saciar otras. El error fundamental consiste en creer que, por el hecho de que se produzcan en interacción con el entorno, sea el entorno el que prediga qué va a hacer el individuo, sin caer en la cuenta que ha de existir un procesamiento de información previo a una toma de decisiones que implica una acción que responda a una necesidad, y que ahí, el único dueño de sus actos, es el individuo. Supongamos que una persona pierde su casa y su familia en un incendio. ¿Es acaso el fuego quien provoca el suicidio de la persona? No, es cómo la persona analiza sus pérdidas, las valora y toma una decisión que intenta saciar sus necesidades (otra cosa es que tal decisión sea acertada). Dicho de otro modo: Entorno propone, individuo dispone.

Veámoslo con uno de los ejemplos que nos propone Alberto:

¿Las personas que vemos día a día se comprarían la misma ropa que se compran ahora de estar solas en el mundo, o en una sociedad que no valorara los bienes de acuerdo con el sentido de posesión? ¿Qué es eso de valor de uso cuando una sudadera te interesa más que otra abrigando lo mismo? El valor de uso (utilidad) al que te refieres no es otro que el valor social. El valor de uso es el valor intrínseco. La sudadera A abriga lo mismo que la B, pero una es más cara por el valor social de la misma. La utilidad (y la felicidad derivada) no es que sólo sea subjetiva, es que la implanta la sociedad (la interacción entre individuos).
Supongamos que quiero acostarme con tres mujeres a la vez. ¿Es porque me lo dice el ambiente, o bien porque soy un salido y una persona bastante deshinibida por naturaleza? Y ahora supongamos que hay dos sudaderas que sé que abrigan lo mismo, pero creo que puedo ligar más con una que con otra... Lógicamente, dos estímulos distintos provocarían dos reacciones distintas, y a nosotros nos interesa una de ellas... Pero eso es porque a nosotros nos gusta, no porque la sociedad nos imponga nada. El ejemplo más evidente es el de los homosexuales: ¿Acaso dejaron de existir en España durante la época de Franco, con una cultura tan represiva y tan orientada a enseñar una serie de conductas tan específicas? Desde luego que no. Eso es una evidencia de peso en favor de la elección del individuo frente a la sociedad.

Y ahora, filosofemos...

Yo sí cuestiono que la utilidad “de sus circunstancias” sea mala, además de dada, cuando no responda a la búsqueda del sentido de la vida del ser humano.
¿Quién es usted para decirle a la gente qué responde o no responde a su sentido de la vida?
El consumo al que lleva la utilidad en la sociedad actual no conduce a la satisfacción de las personas más que a un nivel superficial e incompleto.
¿Cómo lo sabe? ¿Qué datos está en condición de aportar para avalar su teoría? Porque sin esto, toda su teoría es un maravilloso y gigantesco castillo en el aire.
Ni siquiera una persona que vea en el consumo el sentido de la vida, podrá rechazar la esencia de la naturaleza humana que viaja con él. Todos tenemos características comunes a las que no da respuesta este sistema, como la afectividad.
Ningún estudio científico avala que el hecho de consumir más o menos suponga una disminución de aquellas áreas cerebrales relacionadas con la afectividad y las emociones. Y por favor, agradecería que se dejaran de usar términos mágicos tales como "esencia de la naturaleza humana" y hablemos de modo más correcto. ¿Qué es la esencia de la naturaleza humana en términos concretos?

Prosigamos con la cuestión del papel del consumo:

Es un proceso dual el de acumulación de riquezas y abrigo con respecto a la soledad. La fe en el crecimiento económico (la economía como religión) está presente tanto en los individuos productores como en los compradores.
Semejante fe ha conseguido ampliar nuestra esperanza de vida en, yendo a lo corto, unos 30 años de media en los países más consumistas. Hay que reconocer que, en ese sentido, hemos mejorado mucho respecto de la religión.
Sin embargo, en los primeros es más importante porque son quienes van a poner en marcha el proceso. A la vez, el miedo a la soledad moral (el miedo a no sentirse parte de algo) es más importante en los compradores que en los productores, aunque se produzca en ambos.
Mucho me temo que sólo te has fijado en una parte del problema y no en el fenómeno que intentas analizar en su totalidad. Que un individuo necesite relacionarse con otros individuos no es soledad moral, puede ser, simplemente, soledad. Pero no se montan películas con semejantes dramas existenciales y recurren como locos a consumir para huír de su soledad moral... Ahora bien, si los productores no responden a las necesidades de los consumidores, están condenados al fracaso.
Toda persona (y no solo el rico) pretende salvaguardar su estatus social para poder sentirse parte de algo, y mejor si es parte importante. El productor ya por su actividad se siente parte de un proceso (crecimiento económico), mientras que el comprador tiene que salvar esta inseguridad uniéndose a grupos sociales y adquiriendo mercancías que le ayuden en esta labor. Así, un joven de 15 años encuentra salvada su inseguridad si se hace rapero o pijo (comunista, hippy, rockero, anarka, antisistema, prosistema…), si viste estéticamente como dichos grupos sociales y se siente parte de ellos. Y para pertenecer a esos grupos necesita adaptarse a ellos, aunque sólo sea pareciéndolo y no necesariamente siéndolo.
De A no se deduce B. Y tal y como está expresado, estás mezclando tocino y velocidad. Es decir, que no existe relación alguna entre A y B.

1.- El comprador también es vendedor. Es decir, para comprar ropa, primero has de vender tus servicios a otra persona para que esta te pague. Es decir, la dicotomía entre compradores y vendedores no tiene sentido: todos son compradores y vendedores, y el elemento de la posición en la jerarquía no es suficiente para diferenciarlos realmente como dos grupos distintos. Al menos, en esta cuestión.

2.- Un joven de 15 años, con la legislación actual, no produce. Sólo consume. No es posible la comparación entre ambas muestras, al menos, en los términos en los que son planteados.

3.- Un joven de 15 años no se relaciona con otras personas de un estilo o lo que sea por "soledad moral", lo hace, entre otras muchas razones, para saciar unas necesidades distintas tales como identificarse, aprender a afrontar los problemas del futuro, echar polvos... Ningún estudio evolutivo avala esta teoría de la soledad moral, sino que se trata de un periodo de preparación para la vida adulta, como todos los anteriores.

Pasemos a estudiar el concepto de homogeneidad ahora:

[...] existe homogeneidad dentro de cada categoría (los raperos tienden a ir todos vestidos igual) y heterogeneidad entra las diferentes categorías (un rapero no va igual que un rockero). El concepto de normalización es doble: existe dentro de cada categoría o grupo social y existe en la sociedad en sí, madre de todos estos grupos.
Es decir, que si mi banda favorita son Cannibal Corpse... tendría que llevar unas pintas similares a estas...¿Verdad? Pues no.

Analicemos qué ocurre, según Pijus, cuando perdemos algo que tanto nos ha costado conseguir...

La simple desaparición de todos los objetos materiales de una persona normal provocarían su caida en depresión inmediata. Personas que matan para evitar que les roben una moto son un ejemplo dramático de lo anterior.
Esta tiene gracia... Hace poco extravié un cheque que suponía una buena parte del tiempo que había trabajado para una empresa. Cuando estuve a punto de derrumbarme, no lo hice por la pérdida en sí, sino en todo lo que había trabajado para conseguir ese cheque y porque ahora sí lo iba a pasar mal para llegar a fin de mes, y que en aquel momento se convirtió en nada. Semejante idea, la de aquello que hemos tenido que sacrificar para conseguir algo, la del precio que hemos tenido que pagar, pasa totalmente inadvertida dentro de la teoría de Pijus. Y, francamente, una moto vale mucho más que el valor del cheque que yo extravié (y que me tuvieron que volver a hacer).

Pasemos ahora a estudiar el mayor error que comete Pijus, el de no conocer al enemigo cuando habla de él. Afirma que...

El individualismo liberal lleva a estas conclusiones: negar lo común entre las personas. Cuando Freud escribió su “interpretación de los sueños” advirtió que lo hacía sobre sus experiencias, como tantos otros estudiosos de la naturaleza humana. Y es que, por más que los individualistas se empeñen, hay características comunes entre todos los seres humanos.
Simplemente, quisiera pedirle la referencia donde los liberales digan que en la biología humana no hay elementos comunes para todos. Yo, hasta ahora, no los he encontrado. Y lo de Freud... sin comentarios...
La mayoría de las personas no quieren la libertad, sino un amo justo.
En mi opinión, no buscan un amo justo, sino unas reglas justas.
La mayoría no quiere la felicidad, sino una felicidad superficial.
Pura especulación.
Y ahí está la fuerza del liberalismo y de los totalitarismos.
Esta es una comparación fuera de lugar. El liberalismo plantea que sea cada cual quien busque su felicidad en base a sus propios criterios personales. El totalitarismo pretende imponerlos, porque presume saberlos mejor que el propio afectado.
Me gustaría saber qué es un estudio científico en las ciencias sociales. ¿Algo así como una encuesta?
Esta tiene gracia. Ahora resulta que los liberales, que somos los que defendemos el individualismo metodológico, salimos a defender las encuestas. Si he planteado la idea de la encuesta, lo he hecho para que el argumento se basara en algo... Las encuestas tienen sus problemas, y no graves, pero pueden ser más fiables que una teoría sin el menor contraste empírico.
Todavía no he encontrado a nadie que me diga que el consumo es una característica innata que proporciona felicidad de acuerdo con la naturaleza humana. Todo lo contrario, se acepta que la felicidad sea relativa y condicionada.
Primero tendría que dar una definición adecuada de felicidad. Y, en segundo lugar, los medios que compro sí posibilitan que sea feliz.

Después, parece que intenta atraparme, con triste fortuna...

Qué será eso de la contingencia de los fenómenos que nos rodean… porque lo de necesidades fisiológicas ya lo dije yo describiéndolas como necesidades biológicas. ¿Dónde he negado la importancia del ambiente? Ahora bien, que otros seres humanos influyan no quiere decir que sean los únicos. Se ha demostrado, por ejemplo, que el clima tiene vital importancia en la tasa de suicidios, y que , por ejemplo, Tarifa (Cádiz), es el pueblo con mayor tasa de suicidios, y que el elemento clave es el viento (muy a pesar de esa cultura andaluza, siempre alegre). En Estados Unidos, la palma se la lleva Portland, que tiene 300 días al año de lluvia. ¿Dónde está la sociedad, incitando más en unos que en otros sitios a que se suiciden?

Y bueno, la necesidad no es previa a la acción salvo en las biológicas. ¿O los hombres de la edad media ya necesitaban un mp3 entonces? ¿Y un coche? ¿Y su televisión? ¿Y los 300 canales de la misma? ¿Y ya necesitaban camisas de marca?
Pijus ignora decididamente el elemento más importante de la economía del siglo XX (nótese que no la cita en ningún momento): El ocio. Pregunte a los hombres de la Edad Media si quisieran vivir en su periodo o en el nuestro, con todas nuestras virtudes y nuestros defectos... Pero no... al final, va a ser que los mayores problemas de la Humanidad vienen dados por lo que hacemos en nuestro tiempo libre...

¿Y por qué en las tribus africanas perdidas no necesitan estos productos y nosotros sí? ¿La contigencia fenoménica? Yo tampoco necesito una tele para ser feliz... De hecho, no la veo. ¿Será que soy un engendro, un bicho raro o un ser marginado por la sociedad que me rodea? Eso sí, entre la vida del indígena y la mía, me quedo con la mía. Tengo muchas más oportunidades para ser feliz, sea lo que sea eso.

Y bueno... creo que eso era todo lo que tenía... si cuento la excepción del último párrafo, claro. Desconozco quién habrá sido el que ha esgrimido los mejores argumentos, pero creo que él mismo reconoce que tengo razón...

Soy la consecuencia de un desarrollo social como individuo, pero tampoco soy la sombra de éste, pues todos tenemos características innatas.

Aunque quizás, todavía no se haya enterado...

17 Commentarios

Dwight dijo:

Gran respuesta. Pijus cae en el olvido de que cada persona tiene la capacidad final de elección; si unos vaqueros desgastados se ponen de moda yo podré comprarlos o no. Si en las tiendas sólo hay eso (como ocurría en el Comunismo) tendré que comprarlo; de lo contrario podré elegir. Otra cosa es que sea tan borrego que me deje cegar por la publicidad y la opinión de mi entorno inmediato ("parece que llevas los pantalones de tu padre..."), en cuyo caso debería cambiar de amigos.

Tampoco acaba de comprender el Sr. Pijus que el consumo SÍ le proporciona felicidad. ¿O es que se puede ser feliz sin comer?

Lo dicho, enhorabuena por el post

Alberto dijo:

Antes que nada, agradecer la pronta respuesta. Quiero responder a este largo post, aunque ignoro si dispondré de tiempo para hacerlo con tanta rapidez. Procuraré hacer converger las ideas allí donde estén más hermanadas.

Lo que si quiero dejar claro es que en ningún momento he tratado de ofenderte. Sé que piensas que la clave está en algo que podríamos llamar "prepotencia espiritual", pero no es así.

En cualquier caso el último párrafo al que haces mención no trataba ni mucho menos describirte a tí, de quien afortunadamente no sé nada. De hecho, ninguno de los dos sabemos gran cosa del otro, salvo que somos vecinos de la misma ciudad. Y eso es la ventaja de los blogs, que estamos a salvo de las connotaciones que conlleva conocer al otro, tanto estéticamente como personalmente. Aquí sólo podemos hacernos una idea de acuerdo con los pensamientos, y comaprar y analizar el contenido, dejando de lado las formas.

Pero reconozco que el error está causado por mí, especialmente por un error de redacción grave. Puse el acento donde no era, cambiando el sentido del párrafo, algo que se agravó con la ironía del final, que si iba dirigida a los liberales.

Este es el párrafo:
La única reflexión que hace la gente como tú dices suele ser plantearse si quieren ver la peli en el cine el martes o el sábado, o si quieren comprarse los pantalones de moda anchos azules o rojos. Nada más allá de eso. Ni si hay otro modo de divertirse ni por qué necesitan la dichosa ropa de moda. Y desde luego, el estado siempre tiene la culpa

El "tú" no debería ser tal, sino "tu", sin acentuación. Hecha la correción es más fácil entender que la crítica, si bien seguirás tachándola de prepotencia espiritual (cosa hasrto discutible), no va en ningún caso dirigida a tu persona, sino a un colectivo de personas cada vez más grande y mayoría en la sociedad.

Reconozco mi error gramatical y procederé a cambiarlo una vez admitido tal para evitar nuevas malas interpretaciones. Lo lamento.

john galt dijo:

Evidentemente este señor Pijus no ha leído a Abrham Maslow y su teoría de la motivación humana. No tiene ni idea de qué es una necesidad y no se da cuenta de que todos los seres humanos (sanos) incluido él tienen exactamente las mismas necesidades. Una tribu africana perdida, como él mismo dice, tiene exactamente las mismas necesidades que un individuo occidental. Lo que ocurre es que, culturalmente ha aprendido a satisfacerlas con otros objetos. Es un error frecuente confundir el objeto con el que satisfacemos una necesidad con la necesidad misma. Así escuchamos decir a individuos poco informados que "unos pantalones vaqueros de una marca determinada o unas zapatillas de deporte Nike se han convertido en una necesidad". No señor Pijus, unos vaqueros o unas Nike no son una necesidad. La necesidad puede ser la de pertenencia al grupo, no l os pantalones. Los pantalones son el objeto que satisface la necesidad. Esa necesidad en una tribu africana perdida está presente exactamente igual que aquí. Lo que ocurre es que allí han aprendido culturalmente (recuerde si no lo sabe que las necesidades son innatas y los deseos son formas aprendidas de satisfacer necesidades) como le decía allí han aprendido culturalmente a satisfacerla de otras formas. Por ejemplo allí satisfacen la necesidad de pertenencia al grupo (un joven pasa del grupo de los niños al grupo de los adultos) con una serie de cicatrices o de objetos o de pinturas en la piel. ¿Qué son las cicatrices, los objetos o las pinturas en la piel? Exactamente lo mismo que aquí el logotipo de Nike: símbolos de pertenencia al grupo.
Incluso en la tribu africana más perdida tienen la necesidad de reconocimiento y estima por parte del grupo, una necesidad que los occidentales satisfacen con un producto como puede ser un Rolex o un BMW y un miembro de dicha tribu africana puede satisfacer con cualquier otro objeto. Yo recuerdo que en las películas de indios, el jefe de la trubu llevaba muchas más plumas que el resto. ¿Por qué en la tribu más perdida de Africa el jefe o el hechicero llevan símbolos de status que ningún otro miembro de la tribu lleva, señor Pijus? Lea a Abraham Maslow.

Alberto dijo:

Todo lo que he dicho es una tontería. Es una rectificación incorrecta. El original estaba bien escrito, pero se daba a confusión. Lo mejor es anular el "tú" para entender el sentido de la frase.

La falsa corrección sólo llevaría a crear el error gramatical. A veces rectificar es de equivocados. ;)

La rae dice que "No es normal que vaya expreso en la oración si el verbo va explícito, salvo si se quiere resaltar."

Salud.

Alberto: El error que cometes, no es de acentuación. Es de establecer una comparación. Es decir, lo que tienes que eliminar es el...

"como tú dices"

Pero entiendo que reconoces el error de la comparación, por lo que procedo a eliminar mi parte concreta.

No me deja enviar el post que escribí, tal vez porque contiene demasiadas "url". En ese caso lo resumo:

John, lo que usted dice está contenido en mi argumentación, que puede ver desde aquí.

Tanto lo de la necesidad para todos por igual, como el aspecto del reconocimiento social.

john galt dijo:

"toda necesidad no puede surgir sino luego de la existencia del producto en cuestión" Completamente falso, señor Alberto, la necesidad es innata y por lo tanto previa a cualquier producto. Con funde usted necesidad con deseo (forma aprendida de satisfacer necesidades)

john galt dijo:

"Sin embargo hay un segundo tipo de necesidades, que son las necesidades creadas por el sistema económico." Completamente falso, señor Alberto. Usted piensa que el para el ser humano, comer es una necesidad innata y la pertenencia al grupo no. No es así, las necesidades superiores a las fisiológicas, como las de seguridad, pertenencia al grupo, estima social, etc. son innatas. Existen desde el principio de los tiempos, no tienen nada que ver con el capitalismo. Como le he dicho en mi post anterior, existen en una tribu africana que no hubiera tenido contacto nunca con el "hombre occidental".

john galt dijo:

"por ejemplo al automóvil, que originalmente significaba lujo para el dueño, mientras que hoy en día es una necesidad", "O el ordenador, que actualmente es una necesidad para una parte cada vez más grande de la población, ya sean trabajadores o estudiantes" Completamente falso, señor Alberto, le repito su error que ya indiqué en el post anterior. Confunde usted la necesidad con el objeto que la satisface. El automóvil o el ordenador o las zapatillas Nike no son necesidades, son objetos que satisfacen necesidades. Las necesidades que un automóvil satisface pueden ser muy variadas, desde el transporte, a la aceptación por el grupo o la estima social (status) pero el automóvil no es una necesidad, repito, es un objeto que la satisface. Donde no hay automóviles, sigo con el ejejmplo de la tribu africana, si hay necesidades, tanto de transporte, como de aceptación por el grupo o de estima social, pero se satisfacen con otros productos, como las plumas del hechicero o del jefe de la tribu, que satisfacen la necesidad de estima social o status igual que un BMW en un individuo occidental.

No tienen nada que ver con el capitalismo, pero tampoco son innatas. El homo sapiens, al desprenderse de su relación con la naturaleza adquirió libertad "de" la naturaleza, pero se quedó entonces libre y abandonado. Esto es, desde su posición de seguridad (no física) pasó a una posición de inseguridad moral que tuvo que salvar con la adscripción a grupos sociales. Es parte de la psicología humana este actuar, pero no innata, igual que ocurriría con el amar o el odiar.

El deseo no puede surgir sin una necesidad previa, incluso de acerudo con la definición de usted. De no existir la necesidad, no existe el deseo de satisfacerla. Y esta necesidad surge de algún modo salvo que sea innata. Usted piensa que la pertenencia a un grupo social lo es, aunque yo disienta en ese punto, pero admitirá que las necesidades materiales superiores a las biológicas son "creadas".

Estoy de acuerdo con la matización que hace usted de que la necesidad es inmaterial y el automóvil en cambio es un objeto material.

Sin embargo no creo que sea algo que modifique el planteamiento principal dado que la necesidad de transporte también es social, esto es, depende del contexto en el que surge o de otro modo no surgiría. Las sociedades antiguas se han trasladado para atender a necesidades biológicas, no por gusto. La necesidad de transporte actual, satisfechas estas necesidades fisiológicas, es absolutamente social.

He de marcharme ya, pero le agradeceré todas las críticas o consejos que pueda brindar, ya sea en los comentarios de mi página o aquí mismo. Gracias.

Anonymous dijo:

"El deseo no puede surgir sin una necesidad previa" Esto es completamente cierto. La necesidad es simplemente una carencia percibida. Sin neceisidad no puede haber deseo. Sin carencia no hay deseo. Pero la carencia no sólo es fisiológica. Y está usted en un error. Las necesidades son innatas. Todas, no sólo las fisiológicas, también las de seguridad, pertenencia al grupo, estima social, autorrealización y estéticas. Todas. Los deseos no, éstos son aprendidos. Todos los individuos tienen las mismas necesidades pero no los mismos deseos, porque el deseo está "filtrado" por la cultura. Ante la misma necesidad, dos individuos inmersos en diferentes culturas, manifestarán diferentes deseos.
Dice usted que la necesidad de transporte es social. No por favor, hay necesidades de transporte y necesidades sociales (de pertenencia o estima social). Se puede utilizar un automóvil (que en principio es un medio de transporte) para satisfacer cualquiera de estas necesidades, de transporte ( yo necesito un coche para ir a trabajar, esto no es una necesidad social, es simplemente de transporte) pero puedo comprarme un Mercedes para satisfacer simultáneamente mis necesidades de transporte y mis necesidades de estima social.
No se cuál es su formación académica, intuyo que no es psicológica, pero le recomiendo que, sea su formación cual sea, lea algo sobre la pirámide de las necesidades de Abraham Maslow, es un magnífico complemento para entender por qué los individuos acceden a ciertos objetos o productos.
Saludos

john galt dijo:

Perdón, olvidé firmar el anterior post de las 12:10

Derem dijo:

" ...los liberales, que somos los que defendemos el individualismo metodológico..."

Disculpe mi ignorancia pero ¿podría aclarar un poco más esto, Sr. THB?

Derem: Probablemente no me haya expresado con la debida precisión. Con aquella frase quería decir que los liberales hemos sido los que más hemos asumido la idea del individualismo metodológico. No pretendía decir con ello que otras concepciones no la tuvieran en cuenta, pero sí que ha sido en nosotros donde más profundamente ha calado.

¿Se refiere a esto, o al concepto de "individualismo metodológico? Gracias.

Derem dijo:

Realmente estaba intentando relacionarlo con unas clases de epistemología en el ya muy lejano doctorado. El individualismo metodológico en teoría del conocimiento. Lo poco que recuerdo es que al profesor no le gustaba, claro que este era, más bien, falsacionista. La verdad, no se me había ocurrido relacionarlo con una opción política, cosas que tiene la ignorancia. Veré si estudio un poco.

Derem dijo:

¡Ah, que ya me acuerdo!. Me estaba confundiendo en mis recuersdos con el anarquismo metodológico de Feyerabend. No me haga usted caso.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 24 de Enero 2006 1:46 AM.

Una reflexión sobre el nuevo Estatuto catalán es la entrada anterior en este blog.

Joseph E. Stiglitz. Los Felices 90. es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es