De olvidos y desconocimientos esenciales.

| | Comentarios (3)

Este post es una réplica al post de David Cáceres, de No es política, llamado El Olvido Esencial, donde se cuestionan ciertos aspectos sobre la economía y la política, llegando a cometer errores peligrosos, tanto desde el punto de vista teórico como si se le llegara a hacer caso.

El autor comienza hablándonos de lo insensibles que son los gobiernos a la hora de favorecer otros gobiernos aún más corruptos y despóticos que ellos...

Que hoy en día los gobiernos antepongan los intereses económicos que representan a los derechos humanos es algo que, en el estado de capitalismo tardío en que estamos, a nadie sorprende.

Obviamente, el autor lo dice con otra intención. El interés económico es lo que cuenta... De hecho, el link al que hace referencia es el de la Unión Europea, que no es que sea precisamente el mayor adalid del liberalismo. Sin embargo, esto no es tal y como se dibuja. En realidad, lo que suele hacer el Estado, en este caso, la Unión Europea, es dejar de aplicar el monopolio de la coacción respecto a unas personas que, para su desgracia, no son de allí. Recuerdo que la Unión Europea no da nada por nada, y que salvo empresas estatales, los intercambios siempre se hacen entre particulares. Huelga decir que no debería haber ningún problema con los intercambios voluntarios llevados entre particulares, pero el hecho de que la Unión Europea permita ahora comerciar con extranjeros delata toda su injerencia anterior. Supongo que deberíamos darles las gracias por respetar lo que sin su existencia sería mi derecho inalienable... Por el contrario, si lo que se pretende criticar es la alianza entre países que pactan con países que se pasan por el arco del triunfo los derechos de las personas, siempre podemos recurrir a los ejemplos más elementales: véase aquí o aquí...

No es que me haga gracia que en otros países se violen sistemáticamente los derechos humanos. En absoluto. Pero sí creo que una mayor libertad económica para nosotros supone también mejoras en la calidad de vida de los que padecen horrendas dictaduras. Ya bastante tienen con un gobierno represor como para que encima les prohibamos comerciar con nosotros. En este caso, el Estado deja de estorbar, pero su acción era innecesaria, cuando no contraproducente para los más pobres.

Prosigue David abordando cuestiones económicas, y creo que es aquí donde más se equivoca. Afirma que...

Se asume de entrada que la reproducción del capital es más importante que la propia vida humana, y, por crudo que pueda parecer, se actúa en consecuencia.
Este señor parece ignorar que el ganar dinero y, más en concreto, que ganar más dinero que antes, es bueno. Ninguna agresión a derechos individuales negativos está justificado, venga de donde venga, pero el hecho de que yo comercie con una persona que vive bajo una dictadura no supone tal cosa. Y el hecho de que "su" gobierno le machaque con impuestos no quiere decir que nuestro intercambio le resulte perjudicial. Lógicamente, el Estado podrá robar más, pero también es cierto que la persona tiene más.

Y ahora viene a decirnos que el instrumento, que es el mercado, está por desgracia, por encima de los derechos más esenciales...

Parece subyacer bajo este manto de antihumanismo un olvido esencial; se ha olvidado que el capital, los mercados etc. son una creación del hombre pese a que ya no sea una creación “para el hombre”. Resulta sorprendente que una creación humana haya podido situarse por encima del propio creador.

El problema del argumento de David es que establece dos cuestiones como separadas que van unidas. No es que el comercio esté por encima al derecho a la vida, es que el ejercicio del comercio es el ejercicio del derecho a la vida. Cuestionar que el libre intercambio de bienes y servicios es un instrumento es cuestionar la acción misma del hombre. El lenguaje, y hasta el caminar, también son instrumentos, y el interactuar también lo es. Cuando se cuestiona el libre comercio no se cuestiona sólo eso: también se cuestiona la libertad que tienen las personas para relacionarse. ¿Es que no tienen suficiente los países que padecen tiranías como para quitarles todavía más posibilidades para salir adelante? Aplicando la doctrina de David, me temo que sí.

Pero a mi juicio, el mayor análisis lo comete cuando habla de supuestas leyes inamomibles de la economía...

Hoy en día incluso se habla de la economía en términos propios de un físico que ve leyes fijas e inmutables, se aborda esta disciplina, la economía como is no dependiera del factor humano, como si poseyera leyes fijas. ¡ Hasta qué punto llega el ansia de imposición de un sistema de mercado que se trata a éste como un “a priori” inmutable, regido por leyes fijas! como si de la ley de gravitación de Newton o la relatividad de Einstein.

Lo que propone David es el relativismo de las leyes económicas en función de su periodo histórico, aunque no lo haga de modo explícito. Esto no se sostiene. Veamos un ejemplo: Si durante la Edad Media el rey le quitaba el 50% de la producción de un agricultor, este tenía sólo la mitad de lo que había producido, mientras que no podía disponer del resto. Ahora bien, David estaría sugiriendo que ahora podría conseguirse que un rey le quitase el 50 % de la producción de un agricultor generaría consecuencias diferentes a las que generaba durante la Edad Media. La ley de que "Si una persona pierde algo, pierde la posibilidad de emplearlo para aquello que estime oportuno", bajo su criterio, sería mutable. Y todas las leyes que emanan de esta, y que son tan inmutables como la anterior, también.

Lógicamente, y siempre desde su punto de vista, esto no es un descubrimiento, sino una construcción. El error más profundo consiste en confundir la construcción de la realidad que todos los individuos hacemos con la construcción de las leyes que regulan el funcionamiento del mundo y de los individuos. Nos guste o no, los seres humanos tienen emociones, que no dejan de ser un instrumento de asignar un valor a aquello que nos rodea. Esto también es una ley inmutable que tiene en cuenta la economía... pero para David, esto no es así...

Sin embargo, nos olvidamos como constructores y olvidamos que en las manos del que tiene la capacidad de construir está también la posibilidad de deconstruir.

Las leyes de la economía son mucho más sutiles que la deconstrucción del Castillo de Lego que regalamos a nuestro sobrino para estas Navidades. Y el hecho de que existan limitan tanto nuestra capacidad de elección como lo hacen las leyes físicas, no mina nuestra capacidad para tomar decisiones en un sentido u otro. Es decir, la ley de la oferta y la demanda no impide a nadie formar una cooperativa con otras personas y proponer un sistema cooperativo frente al clásico modelo jerárquico. Es más, conocer las leyes de la economía ayuda a conseguir "un mundo mejor". Por el contrario, podemos pensar que podemos deconstruir, es decir, arrasar con lo que habíamos descubierto, y pensar que podemos reinventarlo todo.

Es una pena que, para ello, haya que reinventar al hombre.

3 Commentarios

Cucuais dijo:

"No es que me haga gracia que en otros países se violen sistemáticamente los derechos humanos. "

Te recomiendo este artículo sobre el tema, Manolo:
http://www.liberalismo.org/articulo/91/
Aquí el original:
http://www.frontpagemag.com/Articles/ReadArticle.asp?ID=5014

Siento el offtopic.

David dijo:

He leido tu respuesta y tendrá contrarréplica. Ahora estoy en exámenes de febrero, pero no me olvido de este debate. Te dejaré un comantario en tu blog para avisarte de la réplica.
Encantado de discutir.

Cucuais: Sí, los conozco. A mí tampoco me hace gracia la redacción de los Derechos Humanos tal y como está. Creo que, cuando se pensaron, se hicieron para los países desarrollados, no para quienes eran tan pobres que no podrían permitírselo. A los que me refiero, en este caso, es a los derechos humanos que sean negativos.

David: Mucha suerte.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por y publicada el 25 de Enero 2006 5:22 PM.

Tras Yahoo, ahora se pliega Google es la entrada anterior en este blog.

Jugando con ciegos es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es