¿Listas abiertas o listas cerradas?

| | Comentarios (2)

Mi buen amigo Trotsky, de Ajopringue y otros blogs políticamente incorrectos, ha denunciado la intención del PP por multar a Federico Trillo y a Celia Villalobos por votar diferente a lo que había pedido el partido, con la petición de las listas abiertas como idea de fondo. Esta fue una de las ideas que se plantearon en cierta quedada liberal... justo después de que cierto par de malvados ajopringosos se largaran a emborracharse... :-PPP

El problema de las listas abiertas está en que los propios votantes pueden elegir representantes defensores de la violación de otros derechos individuales. Por ejemplo. Los habitantes de... no sé... voy a decir un nombre al azar que no tenga nada que ver con esta ideología... hmmmmm... a ver... ¡Ya lo tengo!... ¡Chaveslandia!...

Supongamos que los habitantes de Chaveslandia quieren que las nunca suficientemente insultadas subvenciones y los aranceles a tales o cuales productos se mantengan... mientras que un partido central está dispuesto a cargarse tales aberraciones. ¿Listas abiertas? ¿O cerradas?

Peor aún... ¿No puede suponer esto un incentivo para que los políticos se dediquen a prometer cosas que realmente suponen violaciones en los derechos y libertades individuales? Volvamos a nuestra querida Chaveslandia... ¿Quién ganaría? ¿Un malvado neoliberal dispuesto a eliminar toda oposición al libre comercio y a ayudas a terceros o un salvador de industrias navieras que lleva sin vender un barco por un precio superior al coste desde hace casi treinta años? ¿Y entre una persona que salvará la naviera y además la agricultura de la nación conocida como Chaveslandia?

Por otra parte, ¿no es posible que en estos partidos de listas abiertas siempre habrá unos mínimos que los partidos siempre defiendan? ¿Y son estos mínimos siempre liberales? No tenemos ninguna garantía de que ello sea así.

Yo en su momento propuse una idea que sigue sin parecerme excesivamente descabellada (más allá de que sea inviable desde el punto de vista político). Es la de cambiar el sistema electoral. Actualmente, la redistribución de diputados se lleva a cabo mediante la fórmula D'Hont, una fórmulita cuyo resultado principal es el bipartidismo en la región en cuestión. Así podemos comprender cómo es posible que CiU pueda sacar más votos que IU a pesar de que IU tiene representación en toda España, por ejemplo. Este bipartidismo tiende a hacer que terceras, cuartas y quintas alternativas sean vistas como inviables o inútiles, por lo que perderían muchas más posibilidades de las que normalmente tienen. Pero hay una segunda fórmula que sí podría conseguir más representatividad y pluralidad de partidos y, por lo tanto, mayor competencia entre estos. Se la conoce como fórmula danesa o nórdica, y facilita el que puedan surgir terceros, cuartos y hasta quintos partidos.

Y finalmente formulo el siguiente disparate... ¿Se imaginan un partido liberal con el mismo peso en el partido en el gobierno que ERC...? Nos íbamos a reír unos cuantos...

Ahora me van a disculpar... tengo que ir a por la medicación...

2 Commentarios

Trotsky dijo:

Pues querido Butcher, reconozco que tu fórmula es aún mejor que la de la lista abierta.

Pero sigo pensando que la lista abierta es un derecho irrenunciable. ;)

Sí, también es cierto. A lo mejor se pueden conseguir ambas a la vez...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 28 de Abril 2005 8:37 PM.

Imágenes de la quedada. Por Burrhus, el elefante neocon es la entrada anterior en este blog.

Lecciones básicas de Marx y Rothbard sobre el salario es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es