En el fondo, Ratzinger no es "tan malo"...

| | Comentarios (3)

Sí, amigos. En un acto digno de la obra del Espíritu Santo, he visto la luz y me he dado cuenta de que la opción ratzingeriana es la menos mala... El nuevo Papa podría formar parte de la Telogía de la Liberación... Entonces sí lo íbamos a flipar... y no precisamente en la bragueta...

Es verdad que desde los orígenes, pero de manera más acentuada en los últimos años, el pensamiento marxista se ha diversificado para dar nacimiento a varias corrientes que divergen notablemente unas de otras. En la medida en que permanecen realmente marxistas, estas corrientes continúan sujetas a un cierto número de tesis fundamentales que no son compatibles con la concepción cristiana del hombre y de la sociedad. En este contexto, algunas fórmulas no son neutras, pues conservan la significación que han recibido en la doctrina marxista. "La lucha de clases" es un ejemplo. Esta expresión conserva la interpretación que Marx le dio, y no puede en consecuencia ser considerada como un equivalente, con alcance empírico, de la expresión "conflicto social agudo". Quienes utilizan semejantes fórmulas, pretendiendo sólo mantener algunos elementos del análisis marxista, por otra parte rechazado en su totalidad, suscitan por lo menos una grave ambigüedad en el espíritu de sus lectores.

Recordemos que el ateísmo y la negación de la persona humana, de su libertad y de sus derechos, están en el centro de la concepción marxista. Esta contiene pues errores que amenazan directamente las verdades de la fe sobre el destino eterno de las personas. Aún más, querer integrar en la teología un "análisis" cuyos criterios de interpretación dependen de esta concepción atea, es encerrarse en ruinosas contradicciones. El desconocimiento de la naturaleza espiritual de la persona conduce a subordinarla totalmente a la colectividad y, por tanto, a negar los principios de una vida social y política conforme con la dignidad humana.

La aplicación a la realidad económica, social y política de hoy de esquemas de interpretación tomados de la corriente del pensamiento marxista puede presentar a primera vista alguna verosimilitud, en la medida en que la situación de ciertos países ofrezca algunas analogías con la que Marx describió e interpretó a mediados del siglo pasado. Sobre la base de estas analogías se hacen simplificaciones que, al hacer abstracción de factores esenciales específicos, impiden de hecho un análisis verdaderamente riguroso de las causas de la miseria, y mantienen las confusiones.

En ciertas regiones de América Latina, el acaparamiento de la gran mayoría de las riquezas por una oligarquía de propietarios sin conciencia social, la casi ausencia o las carencias del Estado de derecho, las dictaduras militares que ultrajan los derechos elementales del hombre, la corrupción de ciertos dirigentes en el poder, las prácticas salvajes de cierto capital extranjero, constituyen otros tantos factores que alimentan un violento sentimiento de revolución en quienes se consideran víctimas impotentes de un nuevo colonialismo de orden tecnológico, financiero, monetario o económico. La toma de conciencia de las injusticias está acompañada de un pathos que toma prestado a menudo su razonamiento del marxismo , presentado abusivamente como un razonamiento "científico".

La ley fundamental de la historia que es la ley de la lucha de clases implica que la sociedad está fundada sobre la violencia. A la violencia que constituye la relación de dominación de los ricos sobre los pobres deberá responder la contra-violencia revolucionaria mediante la cual se invertirá esta relación.

La lucha de clases es pues presentada como una ley objetiva, necesaria. Entrando en su proceso, al lado de los oprimidos, se "hace" la verdad, se actúa "científicamente". En consecuencia, la concepción de la verdad va a la par con la afirmación de la violencia necesaria, y por ello con la del amoralismo político. En estas perspectivas, pierde todo sentido la referencia a las exigencias éticas que ordenan reformas estructurales e institucionales radicales y valerosas.

La ley fundamental de la lucha de clases tiene un carácter de globalidad y de universalidad. Se refleja en todos los campos de la existencia, religiosos, éticos, culturales e institucionales. Con relación a esta ley, ninguno de estos campos es autónomo. Esta ley constituye el elemento determinante en cada uno.

Por concesión hecha a las tesis de origen marxista, se pone radicalmente en duda la naturaleza misma de la ética. De hecho, el carácter trascendente de la distinción entre el bien y el mal, principio de la moralidad, se encuentra implícitamente negado en la óptica de la lucha de clases.

Eso de que un servidor desprecie al nuevo Papa por ser conservador es algo que no se sostiene. De hecho, incluso le agradeceré todas las bobadas que diga respecto a la libertad de bragueta. Esta teología de la liberación es mucho peor... Y lo sé por propia experiencia. Un servidor ha tenido que padecer uno de los bodrios más grandes de la historia de psicología: la psicología de la liberación...

Por cierto, no se podrán quejar algunos religiosos ultramontanos que se han paseado por aquí de la fuente que he empleado...

3 Commentarios

Anonymous dijo:

Yo no soy un católico ultramontano, Carnicero Feliz. Creo que tienes que aclarar conceptos. Los ultramontanos son cismáticos.

Aclaro: Es un texto del propio Ratzinger (como puedes ver al final del primer link). No sé si el que se me considere un anticristiano por creer que Jesús no fue el hijo de Dios es de ultramontanos, tampoco estoy demasiado versado en el tema... Lo que no sabía era que hasta la RAE los distinguiera.

Es un error. Por ultramontano suelo entender radical... No sabía que fuera una corriente religiosa... Mi disculpa.

seneca dijo:

Las palabras adquieren significados distintos con el transcurrir del tiempo, son fenómenos de extensión semántica, abarcando nuevos significados, por ultramontano se entiende también radical.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 20 de Abril 2005 7:46 AM.

Habemus Papam (juas juas juas) es la entrada anterior en este blog.

Campaña por la libertad individual es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es