Conductismo (III): Algunas valoraciones éticas de B.F. Skinner

| | Comentarios (3)

Hace timepo comencé una serie de artículos referentes al conductismo que no pasaron del primero. Lo que he llegado a plantear hasta ahora es un simple esquema de las características fundamentales. No creo que de buenas a primeras se pueda entender, pero sí creo que, a medida que vayan apareciendo los artículos, este esquema les será de una mayor utilidad para que comprendan mejor qué es esto del conductismo. Al mismo tiempo, he considerado de inestimable valía el ir introduciendo consideraciones políticas y filosóficas que hizo B. F. Skinner basadas en la disciplina que tanto se esmeró en desarrollar. Ni que decir tiene que Skinner es una persona muy influyente dentro de la psicología conductista, probablemente el que más durante la última mitad del siglo pasado, pero ello no implica que, hoy en día, se sigan estas líneas políticas dentro del conductismo (puede verse un ejemplo en "Psicología: hechos y palabreía" de H. J . Eysenck). La razón por la que recopilo algunos estractos skinnerianos es porque ofrecen una visión alternativa e interesante a los conceptos de libertad, dignidad y valores desde un punto de vista psicológico y, más concretamente, conductista.

El texto del que saco tales citas textuales se llama "Más allá de la libertad y la dignidad", cuyo original publicado en 1976 y traducido y publicado en castellano por la editorial Martínez Roca. Una revisión más actualizada de algunos de estos temas lo podrán encontrar en "La tabla rasa", de Steven Pinker, libro que un servidor no se cansará de recomendar.

Disfrutenlas... o tómenselas a risa.
_________________________________________________________

skinner.gif La mayoría de nuestros problemas más importantes implican condición humana, y no se pueden resolver recurriendo solamente a la tecnología física o biológica. Lo que necesitamos es un atecnología de la conducta, pero hemos tardado mucho en desarrollar la ciencia de la que poder deducir este tipo de tecnología. Una tecnología evidente estriba en el hecho de que casi todo cuanto es dominnado ciencia de la conducta continúa aún ahora relacionando la conducta a estados mentales, sentimientos, peculiaridades del carácter, naturaleza humana, etc. La física y la biología siguieron durante un tiempo prácticas muy parecidas, y avanzaron solamente cuando se liberaron de semejante rémora. Las ciencias de la conducta han tardado mucho en cambiar, en parte, por causa de entidades explicativas que a menudo parecían ser observadas directamente, y también en parte, porque no se encontraban fácilmente otra clase de explicaciones.

El ambiente, obviamente, es importante, pero su función no ha estado clara. No empuja o absorbe, sino que selecciona. Y resulta difícil descubrir y analizar esta función selectiva. El papel de la evolución natural en la selección fue formulado por primera vez no hace más de cien años. Y la función selectiva del medio ambiente en la modelización y el mantenimiento de la conducta del individuo sólo ahora comienza a ser reconocida y estudiada. Conforme se ha llegado a conocer la interacción entre organismo y ambiente, por tanto, los efectos que hasta ese momento se achacaban a estados mentales, sentimientos y peculiaridades del carácter, comienzan a atribuirse a fenómenos accesibles a la ciencia. Y una tecnología de la conducta, consuguientemente, comieniza a ser posible. No se solucionarán nuestros problemas, no obstante, a menos que se reemplacen opiniones y actitudes tradicionales precientíficas; aunque bien es cierto que que éstas, desgraciadamente, siguen profundamente arraigadas. La libertad y la dignidad de la persona ilustran el problema. Ambas cualidades constituyen el tesoro irrenunciable del "hombre autónomo" de la teoria tradicional, Y resultan de esencial importancia para explicar situaciones prácticas en las que a la persona se le reputa como responsable de sus actos, y acreedora, por tanto, de reconocimiento por los éxitos obtenidos. Un análisis científico transfiere, tanto esa responsabilidad como esos éxitos, al ambiente. y suscita, igualmente, ciertas interrogaciones relativas a los "valores". ¿Quién usará esa tecnología y con qué fin? Hasta tanto no se despejen esas incognitas, se seguirá rechazando una tecnología de la conducta. Y, al rechazarla, se estará probablemente rechazando al mismo tiempo el único camino para resolver nuestros problemas.

3 Commentarios

Holbach dijo:

Los genes y el entorno interaccionan para dar lugar a un organismo: Los genes no sirven para nada sin un entorno, y viceversa.

Tan erróneo es intentar explicar la conducta humana sólo a través de la genética como hacerlo sólo a través del ambiente.

Creo que la mayor parte de las características humanas son el resultado de una intrincada mezcla de factores genéticos y ambientales.

Espero que Skinner no sea de los que niegan "la libertad y la dignidad de la persona".

Bart Simpson dijo:

Skinner es idiota perdido.

Holbach: Eso lo dejaremos para posteriores posts...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 8 de Abril 2005 1:40 PM.

Bolivia (XLII): Tribunal Constitucional acepta nueva ley de hidrocarburos mientras se demanda la demanda de gas boliviano aumenta es la entrada anterior en este blog.

El futuro de la música es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es