Reincidir en el error

|

Hubo una ensoñación hace cinco años en Europa en el que ella sería la zona la zona más competitiva y dinámica del planeta. En esta Cumbre de Primavera de la Unión Europea se ha demostrado todo aquello ha quedado en un mal sueño. Lo que tendremos es precisamente lo contrario: Más Estado del Bienestar.

Los ganadores han sido Chirac y Schoeder. Especialmente el primero. No han ganado Francia o Alemania (o el resto de países que componen la Unión), sino los presidentes. Se abre la veda para el aumento del gasto público y el déficit (la deuda externa y, en el caso alemán, los costos de la reunificación, no cuentan), si bien se mantiene un mínimo de rigor presupuestario del que dudo será suficiente para resolver los problemas estructurales de la socialdemocracia.

¿Los grandes impulsos científicos? El ITER y el proyecto Galileo, es decir, proyectos estatales. ¿Liberalización de servicios? Muy al contrario, más implicación estatal bajo los slogans de siempre (justa, digna, razonable o equilibrada). ¿Flexibilidad en el despido y mayores facilidades en la creación de empresas? El neoliberalismo no salvará la socialdemocracia. Más de lo mismo, con lo que las consecuencias serán más de lo mismo. Una prueba clara del fracaso de esta cumbre: los sindicatos pueden estar felices.

Lo peor y el fondo de la cuestión: La imagen de la Europa social puede dar un impulso al SÍ a la Constitución Europea en Francia.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 24 de Marzo 2005 9:30 AM.

Buítres en la cabeza es la entrada anterior en este blog.

Bolivia (XXXI): Concretando lo que quiere el MAS es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es