Condiciones económicas de Bolivia

|

Vía Guía Mundial de Viajes:

Bolivia es el país con la segunda renta per capita más baja de América Latina. La agricultura emplea casi a la mitad de la población trabajadora, pero a pesar de eso la productividad es muy baja. Los principales cultivos comerciales son la soja, el azúcar y el café. La madera es una de las más importantes fuentes de ingreso de divisas, al igual que la carne y la transformación de la piel de vacuno de la gran industria ganadera. También hay un importante comercio ilegal de coca, la planta de la que se obtiene la cocaína, y de cuyo cultivo viven un gran número de campesinos, se calcula que el valor aproximado de este comercio es de mil millones de dólares al año. Es uno de los pricipales problemas de este país.
Bolivia tiene grandes reservas minerales, especialmente de estaño –es uno de los mayores productores mundiales– y también de gas natural, petróleo, plomo, antimonio, tungsteno, oro y plata. El petróleo y el gas sirven tanto para abastecer las necesidad energéticas del país como para la exportación. Su comercio exterior, que está basado en la exportación de materias primas se ve afectado por la fluctuación mundial de los precios de estas materias. Habiendo aceptado exigencias internacionales en los 90, para liberalizar su economía y abrirse a la competencia extranjera, los bolivianos sienten cierto sentimiento de frustración por la falta de ‘reciprocidad’, en otras palabras, el acceso de los productos bolivianos a los mercados extrajeros. Bolivia pertenece a los siguientes organismos económicos internacionales: Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), Pacto Amazónico y Países Miembros de la Cuenca del Plata. Sus principales socios comerciales son sus vecinos Brasil, Argentina y Chile, junto con Estados Unidos, seguidos de Japón y de la Unión Europea.

Esta página recoge muchos datos concretos sobre la economía de Bolivia. Se estima que el 70% de la población está por debajo del nivel de pobreza en 1999.

Sobre las privatizaciones... Rebelión se hace eco de las presiones. Según La insignia:
"En el caso boliviano, Lyonnaise des Eaux llegó a Bolivia en 1997, y conformó una subsidiaria llamada Aguas del Illimani, en cuyo accionariado también participan las organizaciones crediticias que impulsaron el proceso de privatizaciones en Bolivia, como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Aguas del Illimani tenía en este país un contrato de 30 años, siete de los cuales ya han transcurrido.

Desde que empezó a operar en Bolivia, tanto las tarifas de conexión como el mismo servicio de agua subieron de forma indiscriminada; mientras tanto, la empresa subió los sueldos de sus ejecutivos, que pasaron a ganar de 12.000 a 65.000 bolivianos, unos 9 mil dólares mensuales.

La transnacional anuncia represalias

El gerente de Operaciones y Planificaciones de Aguas del Illimani S.A. (Aisa), Alberto Chávez, aseguró que su empresa atendió el 97 por ciento del área delimitada en el contrato suscrito en 1997 y advirtió al gobierno boliviano que si decide rescindir el contrato por las presiones populares, la transnacional pedirá los resarcimientos del caso en los tribunales internacionales.

En abril del año 2000, la empresa Aguas del Tunari, subsidiaría de la transnacional Bechtel, que se había adjudicado los servicios básicos (agua y alcantarillado) de la ciudad de Cochabamba, también fue expulsada. La empresa acudió a tribunales internacionales y aún mantiene un litigio con el Estado de Bolivia, al que reclama una indemnización cercana a los 25 millones de dólares.

Se prevé que el conflicto con Lyonnaise des Eaux siga por el mismo camino. Según los datos proporcionados por la empresa a los medios de comunicación, la inversión que supuestamente habría hecho en Bolivia supera los 60 millones de dólares."


Aquí algunos datos sobre inversiones extranjeras en Bolivia (hasta 2001, creo). En la actualidad, podemos ver un pequeño artículo sobre las inversiones extranjeras (vía América económica:

La Inversión Extranjera Directa de Bolivia cae drásticamente

Bolivia recibió un total de 416,5 millones de dólares (319,7 millones de euros) de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2004, según un reciente informe del Banco Central de Bolivia (BCB). En 2003 el país recibió 566,9 millones de dólares (435,2 millones de euros) y en 2002, tras la capitalización de las principales empresas estatales, unos 1.000 millones de dólares (767,8 millones de euros).

La drástica caída de la IED en 2004 se debe, según los analistas, a la incertidumbre en el sector energético boliviano, el responsable de la mayor parte de las inversiones extranjeras que llegan al país. La nueva Ley de Hidrocarburos, que condicionará la inversión, aún no ha sido aprobada en el Congreso. De hecho, ha sido aplazada de forma indefinida

Opinión del Banco Mundial sobre inversiones futuras en Bolivia (tampoco se pierdan las opiniones del "prestigioso economista" Evo Morales).

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 9 de Marzo 2005 1:10 PM.

Petición de renuncia de Mesa rechazada... ¡¡por unanimidad!! es la entrada anterior en este blog.

Conductismo (I): Principios generales. es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es