Bolivia (XXV): El neoliberal Lula ofrece su visión económica...

|

¿Ustedes se imaginan a un socialdemócrata como Luiz Inacio 'Lula' Dasilva diciendo que poner impuestos es malo para las inversiones extranjeras, puesto que le quitan rentabilidad a las inversiones? Eso debería dejarse para los malvados neoliberales imperialitas como los de REPSOL, y que recoge Opinión Bolivia...

El representante de Repsol, Julio Gavito, dijo en una entrevista que será necesario reconsiderar las inversiones que tenían previstas para los próximos años, “... de la manera en que salió (la ley) de la Cámara de Diputados, es en realidad una regalía encubierta de 50 por ciento y con esa ley, las rentabilidades de Repsol serían inferiores o negativas en muchos de nuestros campos, lo que nos obligará a abandonar muchos de ellos y todos perderíamos, sobre todo Bolivia”, declaró al diario La Razón.

Afortunadamente, el economista Evo Morales conoce perfectamente el razonamiento económico... Evo Morales dijo que a las petroleras no les conviene abandonar el país, a pesar de la aprobación de un 50 por ciento de regalías. "Si no han reclamado nada cuando el barril de petróleo estaba en 22 dólares y luego subió a 56 dólares, ¿porqué habrían de reclamar por lo que es justo para el país del que obtienen beneficios?" Agregó que aunque las petroleras realmente cumplieran su amenaza de irse, existen mejores opciones para el país, como la empresa china Sherlee, que ofreció explorar con el 51 por ciento de las regalías para Bolivia y el 49 por ciento para ella.

Lógicamente, después de su partida las petroleras van a querer someter a un arbitraje internacional el conflicto, pero según Evo no hay nada que temer porque los contratos son inconstitucionales, ya que todo convenio bilateral o multilateral debe ser sometido al Congreso Nacional y de los 77 contratos existentes, ninguno ha cumplido ese requisito. Además, estas transnacionales deben impuestos a Bolivia y cualquier juicio saldría a favor del país. ” Ya tenemos al próximo premio Nobel de economía.

Pero lo que no se podrían imaginar es esto...

El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva expresó su pesimismo sobre futuras inversiones ante la quita de rentabilidad, que supone para la petrolera estatal Petrobras el pago de regalías del 18 por ciento e impuestos del 32 por ciento indelegables, como lo prevé la ley de hidrocarburos que esta semana estudiará el Senado...

El rumor del que se hicieron eco diarios de La Paz y Cochabamba dice que ciertas embajadas, entre ellas la brasileña, movieron sus influencias para desbaratar el proyecto impulsado por el líder cocalero Evo Morales, que aún debe ser tramitado en el Senado esta semana, mientras dura la tregua declarada por los movimientos sociales y se desanuda el empate político entre gobierno y oposición.

Brasil prioriza la defensa de la petrolera estatal que, con sus 2 mil millones de dólares de inversión, está al tope de las 27 multinacionales energéticas actuantes en ese país, con un peso equivalente al 20 por ciento del PBI boliviano. Además de ser la mayor compradora de gas, Petrobras también actúa en la exploración, distribución y comercialización de petróleo a través de dos subsidiarias: Empresa Boliviana de Refinamiento y Empresa Boliviana de Distribución.

Conforme Morales y Quispe fueron saldando viejas divergencias y consolidando una alianza, la preocupación creció entre los ejecutivos de Petrobras, como su presidente José Eduardo Dutra, a cuyo despacho llegaron informes de la Agencia Brasileña de Inteligencia, advirtiendo que las instalaciones de esa empresa pueden ser blanco de bloqueos o sabotajes.

En el 2003, Morales esgrimió como condición innegociable interdictar las exportaciones hacia California vía Chile en las que participaría Repsol, al tiempo que aceptó las exportaciones a Brasil si fuera observada la “soberanía boliviana”. Así el líder del MAS volcó, provisoriamente, el fiel de la balanza hacia Petrobras, que prometió seguir invirtiendo respaldado por el estatal y poderoso Banco Nacional de Desarrollo Económico Social (Bandes). Traducción: a través de su diplomacia del gas, Brasilia obtuvo el guiño campesino y garantizó a Carlos Mesa viabilidad económica a su incierta gobernabilidad.

la crisis del 2003 mostró el fracaso de Washington para defender a su alfil, Sánchez de Lozada, mientras Brasil ganaba una posición vital. Al quedar vetada la salida del combustible hacia el oeste y, con ello, el congelamiento del gasoducto que uniría Tarija con Chile, las exportaciones bolivianas debían volverse hacia el este, donde un ducto de 3150 kilómetros, trazado por Petrobras desde Santa Cruz de la Sierra, con ramificaciones hasta Canoas, en Rio Grande do Sul, cuenta con capacidad para transportar unos 24 millones de metros cúbicos diarios (la Argentina importa unos 4 millones). Aquella victoria en Bolivia ocurría exactamente un año después de otro paso brasileño hacia la hegemonía energética en el Cono Sur: el 17 de octubre de 2002, Petrobras tomaba posesión de la petrolera argentina Pérez Companc.

La “diplomacia del gas”, dato permanente de la política brasileña hacia Bolivia, es la consecuencia inevitable en la relación de la mayor y la menor potencias económicas de Sudamérica. Brasil aún no se autoabastece de petróleo y Bolivia cuenta con reservas de gas que le permitirían sustentar su exigua industria por unos mil años. Al incorporar gas boliviano a su matriz energética, Brasil, además de aliviar el consumo de petróleo de su parque industrial, sella su hegemonía con un país al que lo vinculan más de 3500 kilómetros de fronteras inhóspitas hoy controladas por traficantes de drogas y armas.

Esta estrategia diplomática se engarza con una pieza mayor, en la que Brasil no sólo aspira dejar de importar petróleo sino a convertir a Petrobras en un vector de su proyecto de poder regional y mundial.

Vía Página/12.

Ahora el proyecto tiene que aprobarse en el Senado. Veremos a qué grados llega la demagogia.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 21 de Marzo 2005 2:04 PM.

El Eje del Bien es la entrada anterior en este blog.

Bolivia (XXVI): Un artículo del Washington Post es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es