Bolivia (XXIV): Excelente artículo de Jorge Elías

|

Merece la pena destacar este artículo de fondo y de largo recorrido, escrito por Jorge Elías y publicado en La Nación. Razones:

Explica las razones por las que posiciones liberales no tienen ninguna posibilidad, y vemos como la sombra del nacionalismo peor entendido aparece:

Le sobraban culpas y le faltaban respuestas en octubre de 2003. En la calle, frente al Palacio Quemado, la protesta cobraba muertos. Cobraba muertos y resucitaba rencores por las privatizaciones realizadas durante su primera gestión, entre 1993 y 1997, y por la mera posibilidad de que Chile, identificado como el enemigo implacable desde las aulas primarias por la Guerra del Pacífico, en 1879, obtuviera algún rédito de las exportaciones de gas.

Explica el papel de otros actores internacionales:

...Bolivia, con su atribulado pasado, su conflictivo presente y su dudoso futuro, terminó convirtiéndose en la caldera del diablo o en el ámbito propicio para un líder de rebeliones como Morales, cercano en sus afectos a Hugo Chávez y Fidel Castro.

Esa circunstancia, así como su postura antinorteamericana, turbó al gobierno de George W. Bush. Tanto que el director de la CIA, Porter Goss, no dudó en incluir a Bolivia entre los potenciales focos de inestabilidad en América latina durante una audiencia en el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado. Tanto, que en la transición de Sánchez de Lozada a Mesa debieron actuar como sostenes Lula y Néstor Kirchner. Por dos razones: una, para afianzar el liderazgo en la región (el brasileño, más que todo); dos, para evitar que los Estados Unidos intervinieran en forma directa en un escenario no mucho más estimulante que Haití.

[...] Bolivia, sin embargo, actuó por su cuenta y riesgo en los acuerdos para la exportación de gas al Golfo de México y California. Estaba en su derecho. Actuó por su cuenta y riesgo, empero, sin haber resuelto la salida al mar con Chile o Perú, bajo un alero disimulado por Brasil y la Argentina, vitales en la disyuntiva entre dos concepciones de poder: la formal, inscripta dentro de los límites de la democracia liberal, y la informal, inscripta fuera de ellos.

Explica porqué Evo Morales sostuvo con sus votos a Carlos Mesa:

Respetar los compromisos contraídos con los organismos multilaterales de crédito y con las compañías extranjeras (compromisos contraídos por el gobierno de Sánchez de Lozada, al cual pertenecía como vicepresidente) significaba mantener el statu quo y, en cierto modo, postergar un pacto social con los sectores en pugna. Entre ellos, los indígenas, identificados en su mayoría con Morales.

Nadie más interesado que Morales, a su vez, en que Mesa preservara el cargo. De ahí, la reprobación de su renuncia en el Congreso. No renunciaba a un período completo, sino al tramo vacante desde el colapso del gobierno de Sánchez de Lozada. Vacante a plazo fijo: hasta agosto de 2007.

Muy recomendable.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 20 de Marzo 2005 10:37 PM.

Bolivia (XXIII): Desciende la popularidad de Mesa es la entrada anterior en este blog.

¿El protocolo de qué? es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es