¿A qué juega Ibarretxe?

| | Comentarios (4)

Decepción no es la palabra con la que definiría la sensación con la que estoy hoy, cuando el lehendakari Ibarretxe ha recibido a personas de la ilegalizada Aukera Guztiak. No, cuando una actitud como esa es previsible. Lamentablemente, tengo que reconocer que me lo esperaba. Y no sólo eso. Tras la reunión, sus representantes salieron y, usando como fondo las instituciones estatales, hicieron el más que conocido juego de retórica de "condenamos la violación de todos los derechos humanos" sin admitir preguntas como, por ejemplo... ¿Condenan explícitamente, con el nombre y apellidos, a la banda terrorista ETA? (Sorprende muchísimo que ante una posibilidad de dos letras -"sí"-, se dediquen a dar lecciones de más de 100 palabras sobre derechos humanos, ignorando así la principal amenaza a los derechos humanos del País Vasco: ETA.) Pero lo que me ofende de verdad es ver al Lehendakari, justo después de que se haya ido la representación del partido de ETA, diciendo que si la decisión final del Tribunal Constiticional consiste en ilegalizar la lista, en ese caso se trataría de una decisión política. El Lehendakari sale en defensa de un componente sustancial de la banda terrorista ETA, demostrado por los cuerpos de seguridad del estado y confirmado por jueces. A mí sólo me cabe una pregunta: ¿A qué juega Ibarretxe?

Hace tiempo que el Partido Nacionalista Vasco inició una huída hacia delante, en la que el objetivo final era la independencia del País Vasco. Para ello, no dudaron en aliarse con Herri Batasuna en el Pacto de Estella durante la tregua trampa de ETA. Cuando ETA consiguió lo que necesitaba, tiempo para reorganizarse, volvió a las armas y el pacto se rompió. Hoy nos encontramos en una situación relativamente similar, si bien por razones distintas. Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado han dado tales golpes a ETA que hace dos años que no puede matar a nadie. Asímismo, los actos de kale borroka han sido disminuídos de modo significativo, a la vez que se cerraban periódicos y asociaciones vinculadas a la banda. La ley de partidos ha conseguido ahogar tanto una buena parte de su financiación como sus voces políticas. Desde un punto de vista funcional, ETA no está operando activamente, con lo que la imagen de banda sanguinaria queda relativamente olvidada, un efecto similar a lo que habría conseguido una tregua.

Mientras tanto, Ibarretxe seguía con la aplicación la "hoja de ruta" establecida en Estella, hasta el punto que se aprobara este pasado mes de diciembre su plan para hacer del País Vaso una comunidad libremente asociada, con la posibilidad de separarse de modo unilateral del resto de España. Este plan fue finalmente aprobado con los votos de la sucesora de Herri Batasuna (Batasuna), con una defensa del respaldo a este plan basado en una carta escrita por el perseguido por ordenar el asesinato de guardias civiles, Josu Ternera. La defensa de haber continuado con los votos de Batasuna fue decir: los populares y socialistas han hecho lo mismo para impedir que salgan leyes importantes para el País Vasco, como si fuese comparable por lo que afectan a la convivencia unas leyes con otras. Ahora nos encontramos con un Lehendakari que se solidariza con los herederos de Batasuna, Auzkera Guztiak, frente a la decisión de la justicia de impedir que se presente a las elecciones, olvidando, entre otras cosas, que ETA ha puesto más de 800 cadáveres sobre la mesa, y que si no mata más es porque no puede. Pero todo esto es coherente.

En primer lugar, siempre se ha negado a la aplicación de la ley de partidos. Esta ley, una de las que más éxito en la lucha contra el terrorismo, es sistemáticamente rechazada por el Lehendakari aduciendo que es política y que persigue que los nacionalistas vascos no entren en el gobierno vasco. Y sin embargo, se opone. Esta defensa tiene un trasfondo electoral evidente. Ibarretxe sabe que esta organización y todas las que salgan del brazo político serán automáticamente ilegalizadas y perseguidas, por lo que él, abogado defensor, será el máximo beneficiado. La próxima legislatura será fundamental para que el Plan Ibarretxe pueda desarrollarse, y ahí es necesaria la mayoría nacionalista. Lo que importa es que la hegemonía nacionalista se mantenga, da igual que hablemos de un partido u otro tenga más o menos diputados. Esto justificaría alguna de las bobadas que ha espetado en los mítines el lehendakari, alentando el nacionalismo más viciado arguyendo que si ganaban los constitucionalistas, el futuro del País Vasco no se decidiría del País Vasco, un argumento bobo cuando lo que importa del futuro del País Vasco no es su independencia del resto de España sino la independencia del terrorismo etarra y de su coacción y chantaje.

En segundo lugar, es coherente con pactos establecidos anteriormente con Herri Batasuna. El Pacto de Estella suponía que el terrorismo de "alta intensidad" (atentados terroristas) desaparecía (no así el de "baja intensidad", esto es, la lucha callejera y las amenazas a representantes de partidos constitucionalistas) mientras que los nacionalistas conformaban un frente común para echar a bajo el Estatuto de Guernica. Ahora mismo, podemos volver a decir que el nacionalismo vasco está unido en derribar el Estatuto. Y ello implica que se unan en los momentos decisivos.

En tercer lugar, es coherente con el nacionalismo del que procede, el mismo del que procede Xabier Arzalluz. El de Sabino Arana. Este nacionalismo, de signo independentista y con algunos componentes xenófobos y racistas, lejos de tener sentido (algo factible dada la represión a la que estaba sometida durante la dictadura franquista), lo ha perdido completamente tras la llegada de la Constitución de 1978, del Estatuto de Guernica (y su desarrollo) y del ingreso en la Unión Europea. Sin embargo, algunos de estos componentes siguen vigentes. El independentismo o la creencia de ser un pueblo con una cultura y una lengua milenarias son algunos de estos. Y suponen aspectos claramente diferenciales entre un grupo de personas y otro. Estas diferencias y elementos en común están en el fondo de este respaldo a este nuevo sucedaneo de Batasuna.

Lo más preocupante de Ibarretxe es lo claras que tiene las ideas. Ha ido al Parlamento español a sabiendas que su propuesta iba a ser rechazada, por lo que ha procedido a intentar volver la situación lo más insostenible entre el Gobierno Vasco y el Gobierno de Madrid, y está la sombra de la consulta popular que "evidencie el deseo de los vascos de que su voluntad sea escuchada", para comenzar un proceso negociador entre ambas partes. Pero para ello tiene que conseguir ganar estas elecciones. Todo esto mientras cientos de personas tienen que ir con escolta mientras no pueden ejercer sus derechos democráticos en libertad. Ibarretxe debería saber que cualquier consulta popular está viciada de antemano con la existencia de ETA, banda que trastorna la percepción de la realidad vasca. Esta consulta tendría sentido si ETA fuese erradicada, las percepciones fueran libres de injerencias terroristas, todo el mundo pudiese plantear en todos los pueblos del País Vasco sus propusetas y permitiesen vislumbrar todos aquellos elementos de la legislación susceptibles de modificación para la mejora de la calidad de vida de los vascos. Pero tanto las circunstancias actuales como las medidas que están tomando los nacionalistas para conseguir sus objetivos están muy lejos de esta utopía.

4 Commentarios

Astur-Leones dijo:

Happy, a veces tengo la sensación de que predicamos en un desierto. Un artículo como este tuyo, tan cargado de razones y argumentos, volverá a convertirse en pasto de los "pocos" librepensadores que te leemos con gusto. Hay que cambiar algo. Hay que buscar un megáfono. Hay que transcender la blogosfera. Ideas?

Hacer un libro con los mejores artículos... y publicarlos... :-P

No lo sé, Astur-leones. De verdad. Pero mi opinión es la siguiente: Necesitamos muchos más artículos técnicos. Si queremos aportar algo mínimamente interesante, hemos de ser conscientes de que los posts con la filosofía de "cagarse en la madre de..." no nos va a ayudar a conseguir más repercusión. Y si nos vamos a dedicar a hacer linking (más que thinking, retomando aquel post de Manel), debemos procurar que sean links que aborden una temática realmente interesante, que den información a la gente.

Otra posibilidad es formar un partido político. Pero los que hay apenas consiguen repercusión.

A mi modo de ver, un elemento fundamental es que debemos adoptar la filosofía del think tank, esto es, tener un público limitado, pero que este público sí tenga repercusión. Y para ello debemos mejorar la calidad de nuestros artículos, intentando aportar la mayor cantidad de información objetiva posible.

Saludos.

Astur-Leones dijo:

Lo de la calidad es ya una pista. Creo que hay que dar ese salto. Gente capaz en Redliberal es lo que sobra.

No dudo de la capacidad de la gente de RL a la hora de llevar a cabo sus análisis... ¡pero el problema está en que no los hacemos! ¿La causa? Pues lo que te he puesto antes, que nos dedicamos a cagarnos antes en la madre de nuestro enemigo antes que a hacer artículos verdaderamente interesantes.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 28 de Marzo 2005 7:00 PM.

(Bolivia XXXII): Mesa consolida su aceptación popular es la entrada anterior en este blog.

La vida con sentido (dedicado a mis amigos pro-life) es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es