¿Justifica la psicología evolucionista la propiedad?

| | Comentarios (5)

Mi viejo colega Castilero ha hecho una referencia a un artículo del prestigioso CATO Institute en el que se intenta relacionar la psicología evolucionista con la concepción biológica de la propiedad privada.

Una buena referencia en castellano la podemos encontrar en un artículo publicado en liberalismo.org por Alberto Gómez Corona, en el que se defiende que esta teoría como aquella que resuelve los dilemas causados por la evolución humana.

A mi modo de ver, de tal premisa (la psicología evolucionista) no se puede llegar a tal conclusión. Una pregunta simple: Si el ambiente influye en la biología y es capaz de modificar las conexiones neuronales para facilitar una respuesta ante lo que se estima propiedad privada: ¿Dónde está esa región? Y en el más que probable caso de que exista, ¿es puramente biológica o procede del ambiente? Que yo sepa, hasta ahora esta área no se ha hallado. No deja de ser curioso que en el artículo del Cato Institute se cite a animales y a sus mecanismos de marca de territorios (los cuales sí pueden ser considerados como propiedad privada) olvidando que la capacidad lingüística de los animales y la de los humanos, por tanto, de la representación de la realidad, fuera la misma...

Para que se pudiera argüír como derecho natural el derecho de propiedad, este habría de haber sido innato, como es innato el que lata el corazón más aprisa cuando corremos o el que una fuerte estimulación sensorial nos haga retroceder. Lo contrario sería construído (y consolidado), luego no natural. Pues bien, tal y como se plantea en el artículo de Alberto, en el que se afirma que en la época de los recolectores, estaríamos hablando de tribus, por lo que habrían sido humanos cooperativos, luego no habría derecho a la propiedad privada de un modo estrictamente individual. El concepto de propiedad privada no podría haber nacido allí. Y si no nació en los orígenes de la humanidad, no puede ser "natural".

A largo plazo, podríamos argüír que los recursos naturales son potencialmente ilimitados... como afirma George Reisman... y aunque no tenga en cuenta el que los recursos sean limitados en momentos temporales (dado el desconocimiento de recursos y la incapacidad tecnológica), lo cierto es que se abre una vía al cooperativismo, puesto que si los recursos en algún momento son ilimitados, no hay justificación para competir, sólo para cooperar. Y en ese caso... ¿Qué sentido tendría la propiedad privada?

Peor aún. El ser humano, como he comentado antes, tiene una capacidad lingüística muy superior a la de otros animales, hasta el punto de que puede reconstruír su propia realidad y establecer nuevas relaciones mentales si considera que estas pueden ser más beneficiosas. Es decir, su supuesta concepción biológica preparada para retener propiedad privada no le impediría irse a una sociedad cooperativa y renunciar a sus propiedades si con ello aumenta su bienestar personal. Y ello es independiente del momento histórico en el que se viva, ya sea presente, pasado o futuro.

La pregunta clave ahora es: ¿Cómo este tío aún no ha tenido la decencia de cerrar el blog y meterse a defender a los progres? O dicho de otro modo: ¿En qué se puede basar una persona en la actualidad para ser liberal? Varias razones lo justifican:

1.- Siempre, en el caso de este cooperativismo, se estaría hablando de relaciones voluntarias. Una cosa es que que el concepto de propiedad privada pueda ser construído gracias al ambiente y otra que el ser humano no sea un individuo que piensa por sí mismo por su propio beneficio. Es decir, estamos hablando de relaciones de mutuo acuerdo. Y de ahí a que una enorme institución tome decisiones que afecten a la vida de alguien o que se justifique en base a cuestiones como la solidaridad un acto como el robo hay una enorme distancia.

2.- Estamos aquí y ahora. Nuestro apego a la propiedad privada es altísima, y probablemente se haya consolidado por el aprendizaje pasado, tanto personal como de mis antepasados. Los medios aún siguen siendo limitados, y las decisiones que adopten los políticos no se pueden basar en el hecho de la construcción hace cientos de años del concepto de propiedad para hacer lo que les dé la gana.

3.- Ha demostrado ser el sistema más eficaz para progresar y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

4.- No me da la gana irme al campo a subsistir.

5 Commentarios

castielero dijo:

probando

castielero dijo:

Hola Happy ... parece que por fin. Lamento no haber podido responder antes ya que tan elegantemente me "aludes" (ya lo iba a hacer desde mi blog) ...
No se trata de una región concreta del cerebro, de un módulo específico “diseñado” por un complejo proceso adaptativo como respuesta a un reto ambiental titulado “propiedad privada”. A decir verdad la “propiedad privada” es una institución. Entiendo que no cuestionas que el ambiente influye en la “biología” alterando las conexiones neuronales. Por supuesto así esta formada nuestra mente: por un cerebro modular en el que una pluralidad de “instintos” (James) se activan para responder a diferentes retos ambientales reales o imaginarios, naturales o sintéticos. Una maquinaria (neuronal) cuyo funcionamiento nos pasa normalmente desapercibido. Dicha maquinaria consta de aquellos módulos que mejor sirvieron a nuestros ancestros para resolver problemas adaptativos , esto es, problemas que se han repetido una y otra vez durante las historia evolutiva de nuestra especie y cuya solución afectaba a sus posibilidades reproductoras. Algunos de estos problemas, que forman parte del entorno, pudieron aparecer hace 5 millones de años, otros tal vez “sólo” hace 2 millones ... en cada ocasión, cada problema “resuelto”, supuso una adaptación. En cualquier caso, como dice Alberto en su magnífico artículo, sucedió mucho antes de que nuestra especie abandonara la sabana por lo que es posible decir que disponemos de un cerebro de la edad de piedra (Tooby y Cosmides).
En el caso humano la heteronomía cerebral cuenta con un poderoso relaciones públicas al que te has referido: el habla. Das un salto tremendo al pasar de la capacidad lingüística a la “representación de la realidad”. A la consciencia, si me lo permites. Desde luego los problemas adaptativos de un camello han sido muy diferentes a los de nuestra especie desde que “seguimos” caminos evolutivos separados allá por el cretácico, hace 85 millones de años (Dawkins). Que la realidad (entorno evolutivo-adaptativo) para un camello y para un humano es muy diferente, es algo evidente como lo demuestra las diferenes estrategias con las que ambas especies afrontan su relación con dicho entorno. Que la conciencia, esa capacidad lingüística sea o no la una solución adaptativa favorable aún está por ver. Me explico. Como tal es evidente que la conciencia es producto de nuestro cerebro, solución a un problema (no creo) o producto “colateral” efecto de otros mecanismos adaptativos implementados en nuestro cerebro cretácico o pleistocénico. Ahí está, en cualquier caso. Si, en escala evolutiva, resultará favorable a nuestra especie está por ver. Incluso huyendo de la guillotina de Hume no puedo evitar pensar que estamos en un momento bueno y que, por lo tanto, nuestro utilería cerebral parece funcionar de acuerdo a esa sanción. Pero también es cierto que esa conciencia, esa experiencia lingüística que interpreta la realidad, simplificándola a escala ciudadana, a veces nos ha jugado malas pasadas (y sigue) ... ya sabes que la “ingeniería memética” es mucho más vieja que la genética. Por algo será. Pero me estoy yendo por las ramas (y estas no son horas).
Con esta perspectiva entenderás que no comprenda porque mezclas derecho de propiedad, derecho natural e innatismo.
Decía Hayek, en una primera exposición de su teoria evolutiva de la cultura (que “imitaría” al lamarckismo) que no hay nada en la sociedad moderna que quepa considerar “bueno por naturaleza” habida cuenta que sobre la base de sus naturales instintos nunca hubiera podido el hombre erigir un orden civilizado como el actual. En esta obra ya llega a citar a Trivers, el descubridor del altruismo recíproco y lo cita de hecho criticando las tesis sociobiológicas (tal era su temor al originario tribalismo de nuestra especie) que entonces comenzaban a abrirse camino. Lo que resulta curioso es que el propio Hayek reconoce que “lo único que en nosotros haya de verdaderamente innato sea el temor de que nuestra conducta reciba la desaprobación de nuestros semejantes”. Creo que Hayek receló demasiado en la bondad del gregarismo humano, lo hizo a mi juicio injustificadamente, lo que le llevo a desenfocar el papel que nuestros” instintos” han tenido en la evolución cultural que, por otro lado, tan sugerentemente desarrolla en La fatal arrogancia.
Pienso que la división del trabajo es tan vieja como el ser humano y por lo tanto, desde una perspectiva praxeológica, pienso que también lo es la propiedad privada. Con esta perspectiva (lo que vengo contando de manera desordenada) entenderás que no comprenda porque mezclas derecho de propiedad, derecho natural e innatismo.
En cualquier caso Happy, leyendo la segunda parte de tu post (por favor, no cierres tu blog) ¿qué es lo que critica de la PE exactamente?

... tocan diana los muñecos ;-)

Pedazo de respuesta... casi parece la Constitución Europea...

A lo que vamos...

Sobre la división del trabajo, esta creo que sí se debe a factores innatos (que no a que haya sido aprendida de modo innato -o reaprendida). Por una razón muy sencilla: Un hombre no es lo mismo que una mujer. Casi siempre han sido los hombres quienes han cazado y las mujeres quienes han cuidado de las crías (excepto en la actualidad... y una tribu de Australia o la Polinesia, que yo sepa siempre ha sido así para el resto de los mortales). Pero ello nos lleva al siguiente dilema: ¿Cómo fue posible que esa división del trabajo sea tan vieja como el ser humano y que... oh, casualidad, fuesen aportaciones como las de Frederick Taylor sobre la división del trabajo (después vendría Ford con la idea de la cadena de montaje) a principios del siglo XX las que recomendaran ese concepto frente a otras?

¿Por qué mezclo derecho de propiedad, derecho natural e innatismo? Porque lo hace el artículo que linkeas. Es lo que pretende justificar y a lo que un servidor se niega. Me disculpo si no respoendo a tu pregunta.

Lo que resulta curioso es que el propio Hayek reconoce que “lo único que en nosotros haya de verdaderamente innato sea el temor de que nuestra conducta reciba la desaprobación de nuestros semejantes”. ¿Hayek conductista/ambientalista?

Creo que Hayek receló demasiado en la bondad del gregarismo humano, lo hizo a mi juicio injustificadamente, lo que le llevo a desenfocar el papel que nuestros” instintos” han tenido en la evolución cultural que, por otro lado, tan sugerentemente desarrolla en La fatal arrogancia. Lo que no sabía Hayek era que la corteza prefrontal se encarga de regular nuestras relaciones sociales.

Y tranquilo. No voy a cerrar el blog.

Un saludo.

castielero dijo:

Querido Happy ... hay comparaciones que las carga el diablo ;-)

No creo que en el artículo se mezcle derecho natural con "derechos de propiedad" ... no sé tal vez es hilar muy fino: afirma que los derechos de propiedad son naturales, no que sean derechos naturales. Creo que hay una diferencia. Pero a lo que parece estamos en sintonía en este aspecto.

Pobre Hayek. A mi me gusta mucho más de lo que puedo dar a entender y creo que su error no tiene que ver con el desconocimiento que apuntas (desde luego no he leído libro más pesado que El orden sensorial ... he sido incapaz de reseñarlo)

... bueno, ahora a votar NO, que me cierran el cole.
Saludos
C.

Hola Happy, Muchas gracias por citarme :). No me habia enterado de lo que castielero comenta acerca del Cato institute. Asi que en cuanto acabe de comentar voy como un loco al link del CATO institute.
Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice castielero. Por otra parte, el que la gente viviera en tribus no quiere decir que vivieran en comunidad de intereses trabajando unos para otros gratis. Para eso esta el enorme coco del cerebro humano entre otras cosas, para llevar una cuenta de haberes y deberes de uno mismo con todos los demás. so ha confundido a muchos antropologos p. correctos. En las tribus simplemente se hace un intercambio de favores!!!: comida por prestigio, caza por estatus, carne por por acceso a mujeres. tu me ayudas hoy, mañana te ayudo yo con lo que sea ....

Eso esta en la expleriencia de todos, o es que no sabemos respecto a los demás, en cualquier grupo acerca de los "favores" y "deudas" contraidas?. El recuerdo de cada iteración y sus efectos es fundamental para la cooperación, tal como muy bien cita castielo y tal como se descubrií en los 70s trivers entre ellos. No importa que sea entre dos miembros de una tribu sin intercambiar dinero sea entre dos extraños que nunca se han visto ey hacen trueque: las deudas son las deudas y el pago ha de hacerse mas pronto, mas tarde o inmediatamente, excepoto con los individuos emparentados (trivers). De hecho Trivers cambio la nomenclatura: llamó inversión lo que los demás habian llamado sacrificio. Y de hecho lo es, ya sea con miembros de la tribu, donde el pago de favores es el medio de intercambio (no hace falta ser antropologo para saber lo que es eso) o ya sea con los hijos hermanos o nietos en el que el pago es la perservación de los genes propios. ninguno de los tres sistemas de colaboración es a cambio de nada.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 18 de Febrero 2005 3:00 PM.

Un sí constructivo a la Constitución europea es la entrada anterior en este blog.

Vergonzosa multa por uso de MP3 es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es