Fisking a Pilar Moreno (II)

| | Comentarios (4)

Sí, soy reincidente...

Página 131. 3.1.5. Política social y servicios sociales. El concepto de bienestar social debe ser entendido desde la responsabilización colectiva, que permita recuperar la dignidad en la vida en convivencia (Bueno, 1993). Hay que buscar el equilibrio de lo social dentro de lo público que considere la convivencia mediante la compatibilidad, no la imposición; se deben superar tanto las actuaciones del control social como las perspectivas que defienden la absoluta preponderancia de lo privado, del mercado como regulador de la actuación social.

Interesante... Renuncia a que sea el Estado el que resuelva el problema, aún con la crítica de que desconfía del mercado como posibilidad de resolver problemas sociales... pero sigamos adelante para entender lo que entendemos por "mercado".

Libertad guiando al pueblo.jpg "El desarrollo del Estado del Bienestar ha originado la diferenciación entre lo público (Estado) y lo privado (mercado). Por un lado, lo público ha expandido su actuación a situaciones consideradas privadas, por otro lado, desde políticas neoliberales, lo privado y lo público no dialogan, lo que ocasionan una falta de integración entre ambos ámbitos"

Esto no tiene sentido. De hecho, la autora sólo describe, no da una argumentación más allá (basada en la historia del derecho, por ejemplo: ¿qué fueron las peticiones de derechos de 1628, la declaración de derechos de 1689 o la de 1789 sobre los derechos del hombre y el ciudadano sino limitaciones del poder estatal -el monarca- a los ciudadanos?)... creo que confunde conceptos y lo deja todo remezclado. Es precisamente el Estado del Bienestar el que lo mezcla todo (el estado del bienestar, recordemos, permite la intervención del mercado, pero intenta corregir sus "imperfecciones"), no el que lo diferencia (podríamos decir que las dos opciones son totalmente opuestas -algo que tampoco tiene porqué ser cierto, salvo que entendamos los conceptos de "mercado" o "privado" desde un punto de vista anarcocapitalista, punto de vista que, recuerdo, no es casi nadie y que, además, es falso: en el sector privado se dan ayudas a otros necesitados mientras que desde lo público no se deja de tener estima a ciertos objetos que podemos sentir como propios, independientemente de la ley).

Gunnar Myrdal.gif"Lo comunitario sería la vía intermedia entre el Estado y el Mercado, la tercera vía, con autonomía de acción, capacidad de intercambio y con reconocimiento común. Esta institucionalización de lo comunitario debe conocer tanto el comportamiento humano, como el del grupo y la comunidad, asumiendo la existencia de conflictos sociales y la existencia de unos usuarios con derechos. En la participación se propone que intervengan los tres sectores implicados: en primer lugar, los usuarios y entidades sociales de la comunidad, en segundo lugar, los profesionales que intervienen directamente en los servicios y por último, los responsables institucionales de las administraciones"

Lo siento, pero tengo la sensación de que está todo mezclado... y da la sensación de que se retracta de lo anterior (es decir, de que sea el Estado el que resuelva el problema). Si por institucionalización de lo comunitario entiende político/burócrata, no ha resuelto nada. El papel del gobierno (estemos hablando del nivel que sea, ya sea nacional o local) ha de ser casi siempre el de no estorbar, laisser faire. Si se requiere de su "ayuda" más allá de ese punto, ello puede suponer una transferencia de dinero no deseada (impuesto), lo cual entra en contradicción con los derechos de los ciudadanos (a la propiedad privada). Recordamos que los derechos son absolutos, se respetan o no (no hay más alternativa, ni son cambiables por otros), y en el caso de que no se respeten de modo absoluto, están sujetos a la arbitrariedad del gobernante. Y si están sujetos a la arbitrariedad del gobernante... no se puede decir que sea un punto de integración (si bien, de facto, podríamos establecer diferencias entre unos gobernantes u otros en lo que se refiere a respeto a estos derechos).

Isaiah Berlin.gif Un segundo elemento es el de "conflicto social". ¿Qué entendemos por conflicto social? ¿El caso de los Astilleros de Izar, por ejemplo? La demagogia suele fluír con este tipo de problemáticas, en las que una industria representativa de la población tiene dificultades para adaptarse a las circunstancias del mercado. Reclaman la defensa de "sus puestos de trabajo", y las soluciones en las que interviene el Estado suelen tener repercusiones negativas para personas inocentes (es decir, pague impuestos para sostener negocios inútiles y/o improductivos). ¿Respeta ese marco integrador comunitario los derechos de personas inocentes? ¿Y si se cree en la reconversión y despido de trabajadores como la solución más eficaz? ¿Es respetuoso con las decisiones individuales?

Locke.jpg Y lo del reconocimiento de unos usuarios con derechos. ¿Con qué derechos? Mucho tememos que hablemos de unos derechos arbitrarios. Los derechos, al menos basándome en John Locke, son tres. A la vida, a la libertad y a la propiedad privada. O bien podríamos ir a la concepción de libertad positiva de John Stuart Mill, entendida como la posibilidad de hacer cosas, independientemente de que se pueda entrar en conflicto con los derechos de otras personas, aunque bajo este planteamiento inicialmente se respetaran los derechos planteados por Locke. Creo que se refiere al acceso de los "placeres superiores". Pues para entrar en estos derechos superiores, suele ser necesaria la coacción estatal (en forma de impuestos, regulaciones del mercado de trabajo, de salarios,...). Estas no son sino restricciones e interferencias en la libertad individual para que las personas libremente acuerden las condiciones a partir de las cuales van a colaborar.

Una última pregunta: ¿Por qué a la ayuda privada se la tiene que llamar "comunitaria"?

Página 132

"Las políticas sociales deben proteger a los sectores que pierden poder adquisitivo o se encuentran en situaciones de marginación social, desempleo, etc. Los objetivos generales se plantean respecto a la exclusión social se basan en organizar las políticas de transferencia de rentas, basadas en la renta básica o salario ciudadano, de carácter universal e incondicional; implementar políticas de acción social, con personas, familias y colectivos vulnerables y excluídos, que posibiliten pasar de la situación de dependencia a la integración social plena..."

Keynes.jpg Keynesianismo de la vieja escuela. Esto nos va a suponer el siguiente problema: El Estado va a tener que intervenir. Podría aumentar el déficit y endeudarse (en función del ciclo económico puede ser más o menos duro), y probablemente tendría que privatizar algunos servicios públicos de los que hasta ese momento se hacía cargo, o bien aumentar la recaudación fiscal. Y un dinero que se va en impuestos (para esos salarios, evitar marginación,...) implica menos dinero invertido en empresas ==> - Puestos de trabajo creados. ==> + Paro ==> + Pobreza ==> - Recaudación de impuestos ==> + Endeudamiento estatal ==> + Impuestos ==> - Inversión... Y otra vez... y otra vez... y otra vez... Hasta que la situación se hace insostenible. Las palabras renta básica o salario ciudadano no son sino la misma cosa con nombre distinto. Esto ya lo hemos visto. Se comió entera la crisis del petróleo de 1973. La pregunta es: ¿Por qué insistir en un modelo que ha demostrado ser un fracaso y, además, generar consecuencias aún peores?

Milton Friedman.jpg Por cierto, no deja de ser una ironía que el mismo padre del malvado neoliberalismo, Milton Friedman, también propusiera una solución al respecto: el impuesto negativo. ¿Contradicción en términos?

Recogiendo las ideas de diferentes autores [1], se propone una Política Social basada en el empleo, el salario social y el asociacionismo:

"· Empleo: la política de lucha de exclusión requiere un planteamiento que garantice los ingresos de esta población. Aspectos como la formación y el reciclaje profesional, la creación de empleo favoreciendo a los nuevos empresarios capaces de crear nuevas empresas competitivas y los beneficios fiscales son algunas propuetas".

Desde luego, en lo que se refiere a reciclaje profesional, tiene más razón que una santa. Precisamente es uno de los principales problemas que existe ante el fenómeno de la relocalización. Sin embargo, esto está en contradicción con lo comentado anteriormente de intervenir en empresas ineficaces. Seremos generosos y nos quedaremos con esta segunda versión. Sin embargo, no soy partidario de generar beneficios fiscales a las nuevas empresas. Lo que, como casi siempre tiene que hacer el Estado, es garantizar la libre competencia. Eso incluye eliminar burocracia que impide la creación de nuevas empresas. Recojo de un artículo de Jorge Valín: Según fuentes del Banco Mundial (BM) si un empresario quiere montar una empresa desde cero en España necesita hacer 6 procedimientos legales de puesta en marcha, 3 para registrar la propiedad, 23 para hacer efectivos sus contratos comerciales y todo ello lleva a 4 meses de espera no consecutivos con un coste inicial superior al 16% del ingreso nacional bruto per cápita (que equivale a unos 3.000 euros sin contar los trámites subsiguientes). A partir de aquí el empresario “ya puede” alquilar un despacho, invertir en maquinaria… Sobran los comentarios. Lo que ayuda es la eliminación de dificultades burocráticas para crear nuevas empresas.

"...Hay que crear empleo a través de nuevos trabajos, considerando las áreas donde se pueden encontrar lo cual requiere conocer las necesidades del mercado..." Todo esto ya lo hace solito el empresario, no es necesario decirle lo que tiene que hacer (¿se imaginan que hay que decirle a los médicos qué tienen que hacer?) "crear redes de información capaces de detectar las necesidades de actividades tanto en el sector público como en el privado" ¿En el sector público? El sector público tiene sus obligaciones, pero meterle más cuando a ellas puede llegar el mercado no tiene ningún sentido. Y del sector privado, ya se encarga el empresario.

"Una segunda idea se basa en crear empresas de inserción para los excluídos y los parados de larga duración. En general, se propone mantener un nivel alto de empleo y un desarrollo económico sostenible que se base en utilizar las capacidades de las personas y no sobre la explotación de los recursos naturales, una economía al servicio de la persona." ¿Y las otras empresas no son sostenibles? Nuevamente, el razonamiento económico está por encima de las buenas intenciones. Por desarrollo sostenible podemos entender una menor productividad a cambio de una mejor calidad en el trabajo. Sin embargo, con unos mayores beneficios, se tiene más dinero para contratar a más trabajadores (y sacarles de su situación). Todo esto pueden hacerlo los empresarios desde su razonamiento. Sobre la explotación de los recursos naturales, es la explotación de los mismos los que podrían generar puestos de trabajo.

Página 134
· Salario social: "Las propuestas actuales incluyen la transferencia de rentas que ya se encuentran implantadas en algunas comunidades autónomas"... Muchos profesionales apoyan la adopción de esta medida (equipo de acción social, 1990)" La pregunta es: ¿Cuántos economistas apoyan esta medida? Si no, sería como preguntarle a un psicólogo qué le parece el consumo de tal fármaco para un tratamiento de estómago...

Indigencia.jpg "La renta mínima de inserción es una política del corto plazo, que no va a la raiz del problema pero sirve como nueva política de redistribución de renta y trabajo que supere la renta mínima y se oriente al salario ciudadano, como política social a medio y largo plazo (Salinas, 1990). No obstante, la renta mínima sin inserción social y sin participación es paternalista y enquista al pobre en la prestación; pero del mismo modo, las políticas de inserción sin garantía de una renta mínima constituyen inseguridad económica (Rodríguez Cabrero, 1998)". El reconocimiento de las políticas de renta mínima sin inserción social (a cambio de un empleo), supone un avance en el fracaso de muchas de las políticas sociales. La pregunta clave es ¿quién verdaderamente necesita tales ayudas? La necesitan quienes realmente tienen una discapacidad o dificultad que les impide tener igualdad de oportunidades para vivir, pero para ello se puede emplear perfectamente la caridad privada. El resto, en la mayoría de los casos, supone, como bien resalta la autora, el enquistamiento de la pobreza. Sin embargo, también mucho que ver tendrá que ver las subvenciones, ayudas y trabas burocráticas que impone el Estado a mantener esta situación. Recordemos que es el Estado el que tiene poder coactivo para imponer las reglas de juego. Por otro lado, ello supone también el que los ciudadanos no dispongan de su dinero, no consuman o inviertan y no generen nuevos puestos de trabajo. Es decir, lo que supuetamente se gana por un lado con una subvención a cambio de "nada", por otro se pierde un puesto de trabajo productivo.


Permítanme unas últimas reflexiones personales.

Burocrata.gif No se ha resuelto el debate sobre el derecho (derechos positivos o negativos). Las personas trabajan muy duro para conseguir sus propiedades, por lo que el respeto no es baladí. Decía John Stuart Mill (padre de la socialdemocracia) que no existía ninguna bienestar que no emanara de la libertad individual. Proporcionar bienestar a costa de la libertad de otras personas, por muy útil que pueda ser, no es respetuoso con estas. Si seguimos a John Rawls (otro socialdemócrata), la virtud de las instituciones públicas (la justicia) no está en sus fines, sino en sus mecanismos, lo que implica que no se puede condenar a inocentes por algo de lo que no son responsables.

En segundo lugar, tampoco resuelve el dilema económico. La apuesta por el modelo keynesiano conlleva los mismos riesgos que en el pasado que provocaron su serio cuestionamiento, que son por un lado aumento constante del gasto público y aumento del déficit, y por otro la crisis de la legitimidad. Estamos hablando, en muchos casos, de medidas coactivas para intentar resolver problemas económicos, medidas que entrañan otros poblemas económicos que han de ser, como mínimo, claramente tenidos en cuenta antes de que sean adoptadas como decisión, cuestión que normalmente no se tiene en cuenta.

Adam Smith.jpg La tercera y última es una cuestión lingüística. Del mismo modo que hay muchos políticos que suelen hablar de economía en primera persona cuando realmente lo que se suele hacer es estorar (cada mes vemos al ministro de trabajo de turno diciendo "hemos conseguido reducir el paro en un tantos por ciento" cuando es una cuestión estrictamente empresarial -es el empresario el que crea el puesto, no el Estado) se suele usar mucho "hay que...": hay que fomentar, hay que activar... Todo esto está muy bien, pero siempre y cuando no viole las leyes del mercado ni los derechos negativos y libertades de las personas. El empresario es el experto para este tipo de cuestiones. Y del mismo modo que no tiene ningún sentido que sea un psicólogo el que le diga a un médico lo que ha de hacer, tampoco tiene sentido que se lo digamos a un empresario. Precisamente ha sido el criterio de "maximizar el beneficio" el que ha logrado tantas mejoras en la sociedad (la mano invisible de Adam Smith), por lo que no ha de ser minusvalorado a la hora de analizar los hechos o las decisiones. Por otro lado, si el Estado ha de tener algún papel, este ha de ser el de juez. Intervenciones más allá pueden suponer arbitrariedades y consecuencias posteriores no deseables. La petición de que intervenga, bajo esta perspectiva, supone un riesgo y un cuestionamiento de los ciudadanos para que sean ellos mismos (y no el político/planificador/burócrata) los que se autorregulen, al margen del implítico cuestionamiento de sus libertades y derechos. En ese sentido, el uso del lenguaje puede llevar a deducir medidas que no serían deseadas ni deseables.

[1] Aganzo y Linares, 1997; Alonso Torrens, 1989; Cáritas, 1998; Laparra, Gaviria y Aguilar, 1996; Renes, 1996; Royo, 1994)

__________________________________________________________________

Esto no es una crítica personal hacia nadie.
Esto no es un cuestionamiento de la ideología de nadie.
Esto no es un descrédito o cuestionamiento a la libertad de cátedra de nadie.
Esto no es un cuestionamiento de la libertad de publicar de nadie.

Esto es sólo una opinión personal.

4 Commentarios

desecho dijo:

Interesante aunque a bote pronto lo defendido por Pilar Moreno suena a Rawls. Tomo nota del post para deglutirlo algún día con menos trabajo que hoy.
A vuela pluma van las siguientes observaciones:
1. La idea de comunitario es estimulante. Y que sea institucional no significa un peligro; significa que debe estar organizada. La burocracia cuando es eficiente y eficaz (que puede serlo, caramba) es útil.
2. Observo también la idea del Estado como promotor de no-dominación, idea muy del gusto de Pettit (últimamente le estoy sacando bastante jugo a su libro).
3. El conflicto social no debe ser necesariamente malo, como tampoco lo son las crisis. Lo malo son los efectos derivados. Lo que debe procurar el Estado es la protección de los afectados por una reestructuración social.
4. Por lo que sé de la renta ciudadana no es tan descabellada. Es posible que conlleve un menor crecimiento económico (lo que no significa el escenario apocalíptico que dibujas) pero nadie dijo que lo deseable fuera el mayor crecimiento posible. Por aquí

Hombre... desecho... la verdad es que en el libro, al menos desde el punto de vista político o económico, ideas propias... pocas. Olvida citar a Galbraith para hablar del sentido comunitario, por ejemplo. Tampoco cita las ideas Rawlsianas a las que haces referencia (y que también he percibido), o de John Stuart Mill... o de Keynes... (al margen de olvidarse de la Revolución Francesa, de la independencia americana o de John Locke para hablar de la diferenciación entre lo público y lo privado a nivel del derecho)...

1.- "que sea institucional no significa un peligro" Hagamos la pregunta clave: ¿Qué entendemos por peligro? La clave está en que sea voluntario.

2.- Referencia, por favor, aunque no me huele como debiera (el estado no ha de ser valuarte de nada, salvo del derecho y poco más).

3.- La mitad de tu comentario ( El conflicto social no debe ser necesariamente malo, como tampoco lo son las crisis.) la comparto. La otra parte (Lo que debe procurar el Estado es la protección de los afectados por una reestructuración social.
), no tanto. ¿Qué es reestructuración social, por favor? ¿Que una empresa tenga que cerrar y se tengan que mantener negocios improductivos a costa de otros que sí podrían serlo? Mucho me temo que sea sólo otra etiqueta para definir una medida que ya sabemos que es un fracaso (el ekynesianismo). Si no fuera así, estaría bien la especificación.

4.- La renta ciudadana no es tan descabellada si no se mantiene a lo largo del tiempo (y flagrantes excepciones). En el caso de que fuera así, sería cuestión delicada. Por otro lado, también existe la posibilidad de que ese hipotético fondo sea privado, por lo que no sería necesaria la intervención estatal.

Saludos.

desecho dijo:

2. Philip Pettit, Republicanismo, Una teoría sobre la libertad y el gobierno; Paidós. [es el ideológo de cabecera de ZP, pero procura leerlo sin el prejuicio que supone tener a tan augusto personaje como devoto del autor]
3. No estoy defendiendo que no se cierre la empresa, sino la célebre y peligrosa idea del subsidio a los trabajadores, ayudas para implantar nuevas empresas, etc.
Un saludo (apresurado)
P.S. Es habitual que las publicaciones universitarias que no ofrezcan nuevas ideas; es el lado perverso de la obligación que tienen los profesores universitarios de publicar a toda costa. Sé indulgente con la pobre Pilar, hombre :-)

A la posdata: En este post he sido infinítamente más respetuoso que en el anterior, apreciado desecho (tampoco pasa nada si te cambias el nombre... no es que me moleste... yo me hago llamar carnicero feliz para imponer temor en mis rivales... pero no incluye un insulto implícito y no deseado...). Hombre... por otro lado, podriamos entrar en cuestiones sobre docencia que no tengo demasiado interés en despedazar (algo extremadamente fácil para un servidor). Es sencillamente un fisking a lo bestia. Lo de las publicaciones universitarias, pues bueno... no me parece mal que no se innove por publicación (eso suele ir en los artículos, por cierto, parece que Rawls tampoco escribía demasiado, pero cuando lo hacía, el tío era un carnicero), pero si estamos hablando de libros de divulgación para estudiantes, creo que es necesario aportar más referencias para una temática. Insisto, son críticas concretas, nada más. Aún no he abordado la parte psicológica (que imagino que estará mucho mejor, ya te digo, lo de saltarse la historia del derecho me ha llegado al alma). Yo no cuestiono la libertad de publicar todo aquello que se estime oportuno, pero comprenderás que tenga que ser duro (con tendencia casi a la tiranía más totalitaria) en mi ejercicio de crítica a esa labor... ;-)

2.- Me lo apunto. Casi siempre soy imparcial en mis análisis (puedo decir que este es, ha sido y será mi primera mancha en mi expediente... siempre he presumido de ser imparcial... y este tipo de cosas no me hacen gracia... uno tiene una reputación...).

3.- Es que la cuestión de las ayudas a nuevas empresas... no me acaba de convencer. Por las siguientes razones: Creo que ayuda mucho más eliminar trabas burocráticas y reducir costos vía impuestos, burocracia y demás que dar ayudas, que lo único que hace es tergiversar el cálculo económico. En Estados Unidos, por ejemplo, creo que se tardan 3 días y que los costos no pasan de... no lo recuerdo bien, pero no llegaría a las 20000 pesetas. Además, los futuros empresarios pueden pensar más en la ayuda que en la idea del negocio como algo con lo que enriquecerse. No es moco de pavo eso de las ayudas. Ya te digo, que les quiten trabas y que compitan en igualdad de condiciones que los ya asentados. Por cierto, ¿por qué ayudar a unos por una cuestión de juventud? Puede suponer una ventaja competitiva frente a otros competidores, y creo que una arbitrariedad injusta en el mercado impuesta por el Estado.

Saludos.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 28 de Febrero 2005 1:30 PM.

Día de Andalucía es la entrada anterior en este blog.

Estadísticas en Andalucía es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es