Espantoso ridículo de Maragall y Mas (y algo más)

| | Comentarios (7)

¿Recuerdan el "...y tú más y a ninguno de los dos nos conviene seguir removiendo la tierra"? Para que vean que en todas partes cuecen habas. Todo el mundo sabe que el tripartito catalán la ha pifiado con el asunto de El Carmelo, en tanto fue durante su mandato cuando sucedió y no hicieron nada al respecto. ¿Pero qué pasa si se le recrimina al gobierno por lo mal hecho y has tenido antes responsabilidades públicas? Pues que te recuerdan corruptelas anteriores que se saben pero que no se denuncian y... hoy por tí, mañana por mí... o quien sabe si hoy...

El caso es que a nadie le importa que el dinero que esta gente recauda coactivamente del resto de los ciudadanos sea despilfarrado o "apropiado indebidamente"... A ellos, al menos, desde luego que no. Se ve que el dinero no importa, o al menos el dinero ajeno.

Permítanme algunas reflexiones y dudas más en este soleado día de invierno malagueño.

- Pasa lo de siempre. Los problemas de los ciudadanos importan tres cominos, da igual que se trate de 200 muertos y más de mil heridos o de las casas de los ciudadanos, por las que tanto han luchado. Si puedo tirarle los trastos a la cabeza del adversario, lo hago, da igual que no me estén pagando para eso. Soberbia de funcionario y cobertura legal. Si John Locke levantara la cabeza...

- ¿Saldrá reforzado de esta catástrofe el PP... o ERC? Si Carod se reunió con la cúpula de ETA y no le pasó factura electoral, yo ya me creo cualquier cosa.

- Desde luego, parece que el Estatut catalán es más importante que el dinero de los contribuyentes. Cualquier gobierno mínimamente sensato impediría, como mínimo, que ese estatuto se llevara a la práctica. Si esta gente roba de lo que ya recibe, y no es poco... ¿Cómo se les puede confiar más dinero? Acuérdense.

- Si la catástrofe del Prestige fue el nacimiento de un nuevo temor hacia el "neo"liberalismo y hacia España... ¿será la catástrofe de El Carmelo el nacimiento de un nuevo temor hacia la intervención gubernamental y hacia los nacionalistas catalanes?

7 Commentarios

desecho dijo:

Respondo
1. Es puesto que los problemas de los ciudadanos importan por lo que el debate fue tenso; o quizás mejor dicho, es puesto que la imagen que del poder tienen los ciudadanos en la medida que son ellos los que pueden o no cambiar gobiernos (es lo que tienen las elecciones) que al poder le conviene dar la cara. Es precisamente ese elemento de control ciudadano sobre las decisiones por los que los pérfidos socialdemócratas como yo desconfiamos del libre mercado como regulación última y única de todo el proceso económico y social; lo que dicho sea de paso significa que creemos que el mercado es un instrumento útil siempre que podamos acudir a subvenciones y cobrarlas nosotros, claro :-)
2. No es que el Estatut esté por encima de todo, pero es cierto que se necesita un consenso amplio para llevarlo a cabo. De todas formas, imagino que lo de Maragall fue una de sus típicas salidas de tono e imagino también que debió darse cuenta inmediatamente de que no debía haberla hecho y por eso dio marcha atrás. Supongo que es lo que pasa cuando te siguen hinchando las narices aquellos mismos que teniendo responsabilidad en el desastre tratan de lavarse las manos.
3. Todo depende de cómo se gestione la crisis. El problema del PP no fue tanto el Prestige como lo que vino después (si hasta Fraga lo asume). El que puede quedar tocado no es el nacionalismo (pues ERC con su idea de "mans netes" puede salir beneficiada) sino la imagen de CiU ya muy afectada por anteriores escándalos. Y si las instituciones políticas funcionan no veo por qué se debe temer a la intervención gubernamental. De un lado lo que prueba la fiabilidad de un sistema, no es tanto que funcione al 100% correctamente sino si es capaz de corregir sus errores e imprevistos. Si al final de la crisis se toman soluciones para evitar que puedan repetirse (creo que ya se han alterado los mecanismos de contratación de obra pública que CiU había propuesto) y se "castigan" a los responsables no veo porqué se debe poner en solfa el sistema de contratacicón de obra pública. Además simplificas en exceso; lo del Prestige no supuso ni muchos menos una condena del neoliberalismo ( y lo sabes) en todo caso lo que supuso fue una condena de los malos modos del PP. Lo del Carmel puede ser como mucho un castigo al PSC y a CiU pero ni muchos menos un castigo a la idea de que el Estado tiene que invertir en infraestructuras y hacerlo a través de concursos lo más transparentes y ecunánimes posible.

Desecho:

A tu primera respuesta, creo que iría mejor en el post sobre las políticas económicas de John Stuart Mill.

Por otro lado "Es precisamente ese elemento de control ciudadano sobre las decisiones por los que los pérfidos socialdemócratas como yo desconfiamos del libre mercado como regulación última y única de todo el proceso económico y social. Te dedicaré un post... pero no como a la profesora... ;-)

A la segunda: Hay muchas maneras de responder cuando te hinchan las narices. Pero hay dos aspectos que debo destacar. El primero es el "si tú lo retiras, yo no te fastidio la reforma del Estatuto", que no dice mucho positivo de Mas... Y el segundo es que me confirma la teoría de que si una institución no es transparente, no se le pueden hacer más concesiones. Si fuera una institución que no se dedicara a despilfarrar el dinero para asuntos privados... pues mira. Todo es discutible en aras de la mejor gestión, pero no creo que este sea el caso.

A la tercera: Todo depende de cómo se gestione la crisis. ¿Sólo? En el caso del Prestige, el gobierno no puso un petrolero oxidado a divagar por los mares de Europa. En este caso, el problema inicial parte por una actuación gubernamental. Las críticas al neoliberalismo derivan por la primera acción. La intervención estatal, me temo, no será cuestionada, y aún si bien las subcontrataciones sean, en sí mismas, un hecho positivo, el tema no será tratado con tanta demagogia como en el caso del Prestige. Por otro lado, la gestión de los gobernantes parece que ha dejado mucho que desear, y me remito a decir que no había riesgo de derrumbes y después sacarles de ahí nuevamente, aprisa y corriendo.

o del Prestige no supuso ni muchos menos una condena del neoliberalismo ( y lo sabes). ¿Y cómo sabes que lo sé? Aprendamos un poco de la experiencia y ahorrémonos tensiones innecesarias. Personalmente, yo creo que sí. Creo que supuso un incentivo para los partidos de izquierda, que abusaron del hecho para reafirmar ciertas ideas de corte intervencionista mucho más allá de la crítica a la gestión del PP, gestión más que discutible y que un servidor criticó en su momento y cuyo aprovechamiento político no reprocho.

Lo del Carmel puede ser como mucho un castigo al PSC y a CiU pero ni muchos menos un castigo a la idea de que el Estado tiene que invertir en infraestructuras y hacerlo a través de concursos lo más transparentes y ecunánimes posible. Comparto esa idea en la primera parte, y en la segunda en parte. Yo creo que, en la medida de lo posible, la inversión de infraestructuras ha de ser efectuada por el mercado. El debate no estaría en el hecho en sí sino en el debate de fondo, es decir, si estas infraestructuras han de ser llevadas a cabo por el Estado o si por el contrario pueden ser llevados a cabo por manos privadas...

"y en la segunda parte..." en parte. Quería decir.

desecho dijo:

1. No está en mi ánimo defender ahora las políticas públicas. Pero debo decirte de entrada que no tienes en mí un adversario a tu altura. No soy un especialista en economía y lo que defiendo tiene más que ver con ideas de filosofía política que con la viabilidad o no de determinados modelos económicos. No es preciso que me dediques un post, me sonrojaría. Además ignoro si tendré tiempo para contestarlo.
2. No estaba justificando a Maragall, intentaba explicarlo. Su salida de todo fue eso una salida de tono. Y también es inquietante el chantaje de Mas.
3. Tienes razón en que con el petrolero hubo críticas al modelo neoliberal. Es de justicia reconocer que no estuve lo suficientemente avispado para saber por dónde ibas. Algunas de esas críticas las comparto: no se puede permitir que en aras de la maximización del beneficio económico campen a sus anchas petroleros defectuosos; y también derivado de los escasos mecanismos de control, de empresas y paraísos opacos, no se sepa muy bién quién está detrás de cada pabellón y se salten a la torera normas de inspección. Pero claro, tras el escándalo de las auditoras en EE.UU. el modelo del control de las empresas por otras empresas saltó por los aires, o al menos saltó por los aires una determinada configuración. Pero volvemos al Prestige. La intervención estatal no fue criticada en cuanto intervención estatal, sino en cuanto nefasta intervención gubernamental, que no es exactamente lo mismo. Esto es lo que se criticó es que no se dispusieran de medios públicos (los famosos buques anti contaminación y los remolcadores) ni se acudiera a órganos de decisión independientes (técnicos y funcionarios), sino que primara la voluntad política y una acción de gobierno dirigida a quitar precisamente al Estado de esos recursos y mecanismos. En ese sentido tienes razón que la izquierda se aprovechó para pedir un "rearme" del Estado.
3. Entiendo que inicies un interesante debate sobre si la inversión debe hacerla el Estado o el sector privado o si debe hacerla el Estado a través de empresas públicas o a través de un concurso. Pero el sentido de mi intervención era otro. Subrayaba que la crisis del Carmel no abrirá este debate en la esfera pública, como mucho en algunas microesferas, como en red liberal, pero francamente no veo a los barceloneses poniendo en la picota la idea que debe ser el Estado el que invierta o no. Incluso puedo decirte que habrá alguien que afirme (si no lo ha hecho ya) que parte del problema viene precisamente de la concesión a una empresa privada que busca en aras del famoso principio de maximización del beneficio recortar en partidas que puede considerar menores, como la seguridad. Es un problema que el sistema no encaja del todo pues entre la dialéctica entre maximización de la seguridad y maximización del beneficio elige ineludiblemente el beneficio económico que al fin y al cabo es el que genera capital y a corto plazo es el rentable. Pero en fin, yo de esto no entiendo mucho, así que insisto en lo que era mi intención; la crisis del Carmel puede desgastar a CiU y PSC, pero es muy dudoso que desgaste la idea del Estado inversor, y también dudoso que desgaste al nacionalismo, como mucho al partido que encarna la vertiente "burguesa" de esa ideología, no tanto por crítica a la ideología en sí como por rechazo a un partido en horas bajas al que se le descubren los vicios que había ocultado.

Desecho: "debo decirte de entrada que no tienes en mí un adversario a tu altura. No soy un especialista en economía"

¿Y yo sí? Yo conozco las reglas básicas del "juego", pero te recuerdo que soy psicólogo social (y rehabilitándome de las clases).

No es preciso que me dediques un post, me sonrojaría. Te mencionaría... pero no lo haría por tí, sino por el debate, que estimo muy interesante.

"Algunas de esas críticas las comparto: no se puede permitir que en aras de la maximización del beneficio económico campen a sus anchas petroleros defectuosos" Ya te informo que yo también. Ejemplo: no se puede consentir que una central nuclear no adopte unos protocolos especiales de seguridad en aras de la rentabilidad.

"tras el escándalo de las auditoras en EE.UU. el modelo del control de las empresas por otras empresas saltó por los aires, o al menos saltó por los aires una determinada configuración." Es que son temas distintos, como intuyo pretendes decir. El escándalo de Enron y de Arthur Andersen no tuvo nada que ver con el medio ambiente, sino de corrupción. Por otro lado, analicémoslo desde el siguiente punto de vista. Si una empresa no hace su labor, se prescinde de sus servicios... ¿Pero cómo prescindes de los servicios de un Estado inútil, corrupto... y con posibilidad de coerción bajo el amparo legal?

"lo que se criticó es que no se dispusieran de medios públicos (los famosos buques anti contaminación y los remolcadores) ni se acudiera a órganos de decisión independientes (técnicos y funcionarios), sino que primara la voluntad política y una acción de gobierno dirigida a quitar precisamente al Estado de esos recursos y mecanismos." Eso, al menos yo, no lo he criticado ni cuestionado.

"Es un problema que el sistema no encaja del todo pues entre la dialéctica entre maximización de la seguridad y maximización del beneficio elige ineludiblemente el beneficio económico que al fin y al cabo es el que genera capital y a corto plazo es el rentable." Muy bien. Analicemos la alternativa (se aceptan otras): que sea el Estado el que monte una empresa pública, contrate a los trabajadores y una vez finalizado el trabajo, mantenga a esos funcionarios... a pesar de su manifiesta improductividad. Pues bien, esta alternativa no impide que ese riesgo se vuelva a repetir. La cuestión no es que se elimine el riesgo de caras duras: la cuestión es hallar los mecanismos que permitan eliminar y seleccionar aquellos elementos que puedan resultar problemáticos del modo más eficiente. Y en ese sentido, creo que el mercado es más eficiente que el Estado. ¿Quién va a volver a confiar en Enron? ¿O en Arthur Andersen? Pero los burócratas del Estado... aaaaahhh... esos se mantienen...

desecho dijo:

rápidamente @os cosas
el es@ado no necesariamente tiene que crear plazas de funcionarios; eC un tema largo, pero me molesta que siempre que se habla de modalidades contrac@uales de una em@resa pública siAmpre se piense An el funcionarmC para toda la vAda; de hecho ya se hace y exis@en una gran varAedad de posibilAdades y si no las hay se crean. En definitiva hCs burócratas da@ estado también deben estar somAtidos a control ciudadano y en Cu caso ser despAdidos. El debatA es largo porquA los que creemoC en el Estado jC creemos en cue@quir modelo de Estado y en cualAuier forma de mBtervención; he ahí el problema, saber discernir cuándo hace fal@a Estado como mBstrumento corrector y cuándo el mercado se las ampaña por sí miCmo.
Por ejemphC, tú mismo pareces admitir un ECtado que regule las normas de sAguridad y estaf@ezca reglas de Buego; eso va en contra de la UpCpía liberal (veBsión hard) en la que es el misiC mercado el que debería regular esas normas de Ceguridad a aplicar, porque ¿qué narices hace un burócrata penseBdo lo que ya se encarga el mercado de decidir?

Hay muchos tipos de liberalismo... bueno... realmente sólo hay uno... el anarcocapitalismo... los demás creemos que hay que ser más realistas (ojo, sin menospreciar las alternativas que estos proponen, algunas de ellas muy interesantes). Soy defensor de un Estado mínimo. Yo lo llamo principio de sensatez, si bien (y hago mi primera concesión al anarcocapitalismo), creo que se debe tender a ello a largo plazo.

"tú mismo pareces admitir un Estado que regule las normas de seguridad y establezca reglas de juego" Eso no lo hago yo... eso lo hace... por ejemplo, X. Sala i Martín... un malvado neoliberal fascistoide... ;-D

"El debate es largo porque los que creemos en el Estado no creemos en cualquir modelo de Estado y en cualquier forma de intervención; he ahí el problema, saber discernir cuándo hace falta Estado como instrumento corrector y cuándo el mercado se las ampaña por sí mismo." Tú tampoco eres demasiado socialdemócrata que digamos... ;-D

Saludos.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 25 de Febrero 2005 9:19 AM.

¿Por qué Estados Unidos es tan importante? es la entrada anterior en este blog.

Friend of Israel es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es