¿A quién coño le importa como vistan las ministras? ¡Van a aumentar las subvenciones a los agricultores!

| | Comentarios (7)
Agricultores en huelga.jpg

Espero que esta sea la última vez que haga de noticiario de actualidad... estoy aburrido de ella... pero bueno... Únicamente quiero decir que me importa una mierda cómo se vistan las ministras y que posen para quien les dé la gana. Como si llevan medias de rejilla, tangas y escotes de actriz porno, que me da igual. Es su vida, su dinero y su libertad. Como liberal, y tras pensarlo seriamente, no puedo entender cómo es posible que se pueda criticar el que vistan con trajes caros. Puede suponer para ellas un problema de decir "soy progre pero me gusta disfrutar del dinero", ese es su problema... pero no me parece motivo suficiente para armar una polémica tan absurda como la que se está organizando. Lo que me preocupa son las estupideces que dirán en la entrevista...

¿Por qué a nadie le ha importado un carajo lo que pudiera decir la ministra de cultura, Carmen Calvo, por decir (esto me lo estoy inventando, no he leído la revista pero sé que lo dirá, y esto es una licencia que me permito para no sufragar una revista que no me gusta) que las ayudas al cine están bien... o a la de educación y deportes por decir que será un éxito lo que consigamos en las Olimpiadas aunque no nos comamos ni los mocos... a costa de unas generosas subvenciones pagadas con el dinero de nuestros bolsillos... o a la ministra de agricultura por decir que hay que mantener las subvenciones al ganado...?

La respuesta es sencilla. Nadie se ha comprado la revista (que me parece comprensible) y se ha leído las entrevistas... ¿Importaba lo que dijeran?

Sin embargo, hay una noticia que me parece de recibo recalcar... Los agricultores se movilizan por la subida del precio del petróleo... se puede leer en la web de la SER.

La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Castilla y León, anunciaron hoy que se movilizarán el próximo 22 de septiembre contra la falta de medidas y ayudas del Gobierno al sector agrario... El presidente de Asaja, Pedro Barato, dijo que el Gobierno debe "atajar el problema y dejar de dar bandazos", ya que "hay motivos más que suficientes" para tomar medidas que palien la crisis del sector.

Es decir, que nos suban más los impuestos y que mantengamos el negocio de unos pocos... a costa de nuestro bolsillo... Repasemos las lecciones básicas de economía... Sufrago los gastos de alguien a costa de mi dinero... que lo pierdo en no poder pagar otras cosas, con lo que ese beneficio para otros puestos de trabajo se pierden. Es injusto. Pero más aún, la medida de los agricultores no dejará de contribuír más a la situación económica de pobreza, puesto que, a los impuestos que tiene la gasolina... que llegan a triplicar el precio de la gasolina, tendremos que sumar la subvención a los agricultores. Es decir, más impuestos... con lo que podremos comprar menos cosas que antes, siendo este un problema para otras empresas.

Ninguna empresa debería ser subvencionada públicamente para mantener su margen de beneficios. Ni siquiera para existir. Para cubrir ese hueco está la competencia, si es que el Estado quiere que exista. Mantener a esta gente implica mantener a gente que ofrece productos peores o más caros, y sobre todo es injusto.

Pero no, en vez de bajar los impuestos a las gasolinas (con lo que ganábamos todos, agricultores incluídos), los ciudadanos tendremos que sufragar la vida a esta gente. Más de lo que ya lo están por Europa... Aún así... tranquilos. Zapatero tragará.

7 Commentarios

tienes mucha razón con lo de que se ha dado demasiada importancia atodo eso, a mi también me importa una mierda, aunque no me importaríaque los ecologistas echaran un poco de mierda sobre este tema (¿hasvisto las pieles de las fotos?) y las feministas otro tanto (ya medirás, supuestas mujeres con integridad vendidas al mundo de lamujer-objeto, presas de la máquina del deseo masculina). Es lo que yollamaría una crisis "de verano". Ahora estamos con examenes y todo eso,no estamos como para preocupaciones gordas.

paco dijo:

Es una incongruencia los terremotos.
Cartas al director.

De vez en cuando se producen movimientos sísmicos en todas partes, en Japón y China especialmente, y de vez en cuando en España. Lo ocurrido no tendría importancia y se vería normal si estuviéramos preparados para tales contratiempos, lo lamentable es que aquí no se previene nada. De la misma manera que no se previenen las acciones de los terroristas, de los ladrones. Y no digamos la mala organización política en prevención de los desmanes urbanísticos que se están cometiendo. Eso si; todos esperan que ocurra algo para poder echarle la culpa al rival político.
En vez de ponerse a discutir para gobernar el país, tendrían que estar preocupados del trabajo que se marcha a países donde la mano de obra es más barata; tendrían que prevenir las consecuencias de las urbanizaciones fuera de lugar que se construyen en barrancos, e incluso ríos. Preocuparse en prevenir la catástrofe que un terremoto produciría en cualquier lugar de España. O una inundación. O simplemente un tornado.
Después cuando las cosas ocurren nadie tiene la culpa de tales situaciones, pues de normal todos los responsables de la falta de previsión siempre dicen que lo ocurrido es fatalidad. O que dios nos castiga como dice siempre la Iglesia.
Son tantas las situaciones negativas que se pueden dar junto a los movimientos sísmicos, que se olvidan las razones que producen todo lo negativo y con permisividad se consienten, y en vez de solucionarlas, cada día estamos peor organizados, ¿Qué pasaría si ahora se produjera un terremoto en cualquier capital de España -de intensidad moderada?, que pasaría en las centrales eléctricas, nucleares, los pantanos, especialmente en aquellos que son antiguos y nadie repara. Y de pasar algo. ¿Alguien ha previsto los hospitales y personal sanitario para atender todo?
No tomen esto como negativo; es hablar de previsión.
Paco castellano burro.
Manicomio alcorcon 90.

paco dijo:

América Latina - 08-06-2003
SE REABRE EL DEBATE SOBRE CUÁNTO DEBE GANAR UN PRESIDENTE DE GOBIERNO
La decisión de los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, y Perú, Alejandro Toledo, de reducir sus salarios, saca a la luz una vez más el histórico debate sobre el coste de la clase política en Latinoamérica. ¿Deben los sueldos de los presidentes ser austeros o buenos para que la corrupción no les tiente?
En el subcontinente los sueldos que perciben los mandatarios van desde los 19.310 dólares mensuales (entre salario y pensión) que gana el presidente de Nicaragua, Enrique Bolaños, al trabajo "ad honorem" que efectúa el boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada.

Las decisiones de Kirchner y Toledo ponen una vez más sobre la mesa los argumentos sobre los salarios presidenciales: quienes estiman que los mandatarios deben percibir buenos sueldos para no ser tentados por la corrupción y, por otro lado, quienes sostienen que los sueldos deben ser un ejemplo de austeridad.

Austeridad
Esta última teoría fue la postulada por Kirchner, quien al asumir hace dos semanas limitó sus ingresos a 1.052 dólares mensuales -tope fijado para los funcionarios públicos que ejercen cargos políticos- porque la situación financiera de su país es precaria.

Unos días después de Kirchner, Toledo tomó la decisión de reducir su salario mensual, que asciende a 12.000 dólares, tras enfrentarse a una ola de protestas populares en demanda de mayores salarios.

A principios de 2003, en medio de fuertes revueltas sociales en Bolivia, el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada tomó una medida más drástica que sus colegas: renunció a su sueldo mensual de 3.000 dólares.

Ecuador, Costa Rica y Brasil
El pasado enero, cuando asumió el poder, el presidente ecuatoriano, Lucio Gutiérrez, también disminuyó su salario de 8.000 a 6.400 dólares, más 3.500 dólares por gastos de representación, para un total de 9.900 dólares al mes.

Lo mismo hizo el gobernante de Costa Rica, Abel Pacheco, quien al asumir sus funciones en mayo de 2002 renunció a una asignación de 6.000 dólares para gastos de representación, y oficialmente sólo cobra su sueldo de 3.000 dólares.

El brasileño Luis Ignacio 'Lula' da Silva también gana actualmente unos 3.000 dólares mensuales, mientras que el mandatario uruguayo, Jorge Batlle, percibe 4.200 dólares al mes, lo mismo que el chileno Ricardo Lagos.

El que más cobra
El presidente latinoamericano con mayores ingresos, según datos oficiales a los que accedió France Press, es el nicaragüense Enrique Bolaños, quien percibe 10.700 dólares, además de una pensión vitalicia de 8.600 por haber sido vicepresidente en el período anterior. En total, sus ingresos ascienden a 19.310 dólares al mes.

Bush gana diez veces más que Lula
A título comparativo, el primer ministro británico, Tony Blair, gana unos 14.000 dólares al mes, y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, 400.000 dólares anuales que, sin descuentos, quedan en unos 33.300 al mes, lo que representa diez veces más de lo que gana 'Lula'.

Después del presidente nicaragüense, el sueldo mensual más elevado en América Latina lo tiene Vicente Fox, de México, quien percibe 14.400 dólares.

En Centroamérica, el presidente salvadoreño, Francisco Flores, cobra unos 5.000 dólares, el guatemalteco Alfonso Portillo 5.600 dólares, el hondureño Ricardo Maduro 3.500 dólares y la panameña Mireya Moscoso 7.000 dólares.

En todos los casos, los presidentes latinoamericanos tienen asegurada su manutención, y no deben pagar gastos de vivienda, comida, transporte o vestimenta, y muchos tienen partidas para gastos de representación, en ocasiones secretas.

Según fuentes extraoficiales, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ganaría 1.250 dólares al mes. Mientras tanto, el Gobierno cubano mantiene en secreto el ingreso o forma de sustento del presidente Fidel Castro, y un hermetismo similar, aunque menos rígido, protege las informaciones sobre el ingreso del presidente de Colombia.

Al llegar al poder, Álvaro Uribe prometió reducir el sueldo de los altos cargos públicos, incluyendo el del jefe de Estado, pero nunca se citaron cifras concretas.
http://www.terra.es/actualidad/articulo/html/act56029.htm

paco dijo:

Cuantos problemas están surgiendo.
Cartas al director.
En el mundo en que vivimos por un lado sobra y por otro escasea. Nos estamos dando cuenta de que la alimentación en muchas partes del mundo no es suficiente para todos, escasea, o esta empezando a escasear. También nos estamos dando cuenta de que en muchas partes hay sobre explotación de los recursos naturales. Y también nos estamos dando cuenta de que todos los días sigue todo igual y nadie soluciona nada.
En concreto en la comunidad valenciana las noticias dicen que el campo se pierde, se anuncia la perdida de los campos de la comunidad valenciana, añadiendo la noticia que en treinta años desaparecerá por completo la huerta valenciana.
Aquí ahora a todos les da por construir, edificarlo todo, pasar todo de huertas a edificios, y la pregunta del millón es ¿Qué pasara, cuando valencia, las tierras valencianas se llenen de ciudades descomunales?, como mantendremos la armonía de la ecuación de trabajo producción alimentación. Está claro que si haces casas de todas partes vienen y las habitan. Pero quien dará trabajo a todos los que llegan y aquí habitan. Quien previene los puestos de trabajo de estas gentes. ¿Es correcto mantener a quienes no trabajan con los presupuestos municipales? Gentes que cada día son más.
De que las cosechas no se valgan se hecha la culpa a los labradores diciendo que no hacen las cosechas adecuadas. De que la pesca se acabe se hecha la culpa a los pecadores por esquilmar el mar.
Pero nadie menciona a los políticos de quien depende la solución de dichos problemas, que son realmente los culpables, pues ellos en vez de solucionarlos los crean. Son ellos los que contaminan el mar con los hundimientos de petroleros. Y sobre todo son ellos los que se enriquecen a costa de la perdida de la riqueza natural.
Quien diga lo contrario está en la luna, pero no la de valencia, la que gira alrededor de la tierra.
Paco castellano soriano.
Alcatraz 78

Estimado lector: permítame que su último comentario lo convierta en post.

Puede verlo pinchando aquí.

El dueño de la página.

paco castellano dijo:

Las Cortes Valencianas aprobaron ayer por unanimidad el presupuesto de la Cámara para 2005. El capítulo 1, referido a gastos de personal, aumenta en un 32,4 por 100 por la subida salarial de los 89 diputados autonómicos.

Este incremento del sueldo fue pactado por todos los grupos parlamentarios en el verano pasado y supone un suplemento de al menos 600 euros al mes para cada uno de los diputados.

En cambio, en las cuentas para el próximo ejercicio se prevé una reducción de la partida destinadas a dietas de más de 61 por 100.

El presupuesto total de las Cortes para el año que viene es de 25.023.845 de euros, lo que representa un crecimiento respecto al año anterior de casi el 17 por 100.

Los gastos de mantenimiento, conservación y reparaciones disminuyen más de un 27 por 100 debido a la suscripción de un convenio de alquiler para los vehículos oficiales y la renovación de los equipos informáticos. Los convenios con las entidades culturales aumentan en más de un 150 por 100 y se destinarán más de 250.000 euros del presupuesto a cooperación y desarrollo.

Asesores para los grupos
En las partidas para el año que viene se prevé un aumento del 8 por 100 en el presupuesto destinado a los grupos parlamentarios. Es incremento irá dirigido a pagar el sueldo de cuatro nuevos asesores (dos para el PP, uno para el PSPV y otro para l’Entesa).

La posibilidad de que los grupos tuvieran asesores pagados por las propias Cortes se lleva negociando desde hace meses. Todos los grupos se han mostrado de acuerdo con esta decisión.

Otro de los objetivos del Parlamento es que la Mesa se reúna en diversos puntos de la Comunidad.
http://servicios.lasprovincias.es/valencia/pg041020/prensa/noticias/Politica/200410/20/VAL-POL-134.html

paco castellano dijo:

Alta mar. El atardecer se despide del Cantábrico. El viento sopla fuerte y las olas, de dos a tres metros, sacuden con violencia a una flotilla de 250 barcos. Hay marejada y esta noche de luna oculta por las nubes va a ser dura. Ellos «lo saben». Los médicos Esther y Jorge y la enfermera Carmen integran el equipo sanitario del Científico. Permanecen muy atentos a la radio y pronto advierten cómo se prepara el cerco para atrapar a los escurridizos bocartes. La faena va a comenzar.

«Los pescadores trabajan al límite de sus posibilidades; físicas y también meteorológicas», reconoce Jorge, de 48 años, un apasionado del mar nacido tierra adentro, en Madrid. «Se podría mejorar mucho en prevención, pero nosotros lo comprendemos: si no pescan, no hay sueldo; por eso arriesgan al máximo», resume. La ecuación es sencilla. Y dramática: desde 1990, los siniestros y naufragios se han cobrado 256 víctimas sólo en aguas del Gran Sol y el Cantábrico. 256 familias en Castro, Hondarribia, Ondarroa, Ferrol,Vigo y otras tantas localidades costeras de la cornisa que no han visto regresar con vida a su seres queridos. En este encrespado infierno, el Científico se convierte en un ángel de la guarda, un navío concebido para velar por la seguridad y la salud de los obreros del mar.

Miedo a la noche
Desde una perspectiva médica, la costera de la anchoa es más tranquila que la del atún o el pez espada. La flota, que no se aleja en exceso de tierra, regresa a puerto cada fin de semana. La cobertura de las urgencias y las evacuaciones se puede efectuar con más facilidad y sin la angustia de estar a 800 millas de casa.

Sin embargo, la alarma acecha. «A pesar de que se trabaja siempre de noche, los accidentes son imprevistos». Cuando se producen, el capitán, Ramón Argibay, toca zafarrancho. La tripulación, compuesta por nueve personas, y el equipo sanitario toma posiciones. «Lo primero es vestirse», explica Esther. Con rapidez, los dos médicos y uno de los dos buzos que viajan a bordo se embuten dentro de trajes de neopreno. La clásica bata blanca y el maletín se sustituyen aquí por un impermeable de campaña y una enorme mochila.

Carmen, la enfermera, dialoga por radio con el capitán del barco que ha cursado el SOS para conocer al detalle la situación y preparar el material preciso. Entretanto, la tripulación iza la lancha rápida, una zodiac de gran potencia. Las enormes olas la mecen a su antojo como una frágil cáscara de nuez. Llega el momento más crítico. Jorge, Esther y Toño, el buzo, saltan a la barca. «La verdad, se pasa miedo cuando te enfrentas de noche a una marejada», confiesa Esther, con la mirada perdida.

«Son unos valientes», les anima Carmen. «Son gente hecha de una pasta especial, de un espíritu solidario y un valor humano digno de admiración», reconoce a solas el capitán. La balsa se acerca al pesquero. En cubierta, los compañeros del herido aguardan impacientes la llegada del socorro. Es grave. El hombre se ha partido el fémur por el impacto de una polea rota.

El oleaje hace penosa la evacuación. El buzo cae al agua, pero se rehace pronto y sube de nuevo a la balsa. En el Científico, Carmen ya ha preparado la sala de curas, una dependencia que sólo difiere de la de un hospital convencional en que todos los aparatos están amarrados con cuerdas a carcasas de madera. En caso contrario, los vaivenes del barco arruinarían todo el dispensario.

«No se puede operar en alta mar, porque es muy peligroso trabajar con un bisturí en estas condiciones», afirma Jorge. Los médicos se limitan a mantener las constantes vitales del enfermo en una UVI especial, dotada de respirador, equipo de intubación y desfibrilador. La consigna es aguantar al herido lo mejor posible hasta la llegada a puerto. Si las cosas se complican en exceso, se alerta a un helicóptero de salvamento.

Escenas de impresión
«Alguna vez nos hemos enfrentado a cadáveres, pero, sin duda, una de las escenas que más me ha impresionado a lo largo de estos años fue ver a un joven con un anzuelo de atún clavado en el ojo», relata angustiada Carmen, quien se encarga de vigilar a los pacientes durante la jornada. «Nuestra capacidad de asistencia se limita a seis personas; tenemos telealarma, como en un hospital normal, pero lo que más necesitan los marinos es un refugio como éste para descansar. Aquí la cura más habitual es la psicológica, la de sueño», explica.

La noche pasa y el resto del día «se mata» con paseos en cubierta, cuando la meteorología lo permite, vídeos en el comedor o largas charlas en las salas de estar. «De vez en cuando, avistamos ballenas, delfines o aves. Es un pequeño regalo que alivia la soledad». Estos médicos ganan «sólo un pellizco más» que los de tierra, «poca recompensa para tanto riesgo y tanto echar de menos a los tuyos». Pero ellos creen que merece la pena. «Tienes más vacaciones, es un reto profesional atractivo y los marineros te lo agradecen de corazón». Además, la pesca fresca nunca falta a bordo. «El que embarca, repite», concluyen.
Presos de sus trampas
Los pesqueros son a veces presa de sus propias trampas, al enmarañarse las hélices en las redes o cabos. El cazador cazado, con un resultado fatal: el barco no puede maniobrar. Si se encuentra cerca de puerto, debe solicitar los servicios de un remolcador para organizar las reparaciones. En alta mar, la alternativa es el ‘Científico’, que dispone de un equipo de dos buzos con el principal cometido de liberar a los navíos.
Los pareja de expertos, Toño y Agustín, completan una tripulación entregada a hacer la vida más fácil a los pescadores. «Durante esta marea de mayo, sólo hemos tenido que actuar en el agua en dos ocasiones», relata Toño, natural de la localidad vizcaína de Durango. «Los patrones quedan muy agradecidos, porque supone un ahorro de tiempo y dinero muy importante», apostilla Agustín. Además, acompañan a los médicos en los desplazamientos hasta los barcos que demandan ayuda, por si fuera precisa su intervención.

Veteranos submarinistas, forman un dúo capaz de animar las más aburridas sobremesas. Se sienten apreciados a bordo, y charlan sin recelo sobre sus inquietudes. «Este trabajo está muy mal considerado y tiene un riesgo tremendo –se queja el durangués–. Somos pocos, alrededor de 2.000, no gozamos de un convenio colectivo y pululamos de obra en obra, de contrato en contrato, rozando muchas veces la ilegalidad», confiesa Agustín.

Parqué bajo el agua
«En cierta ocasión, fui a alojarme a una casa del mar. Sólo lo pueden hacer aquellas personas que cotizan al Instituto Social de la Marina. La encargada revisó mi ficha y dijo que no podía darme servicio porque mi empresa me había dado de alta en la Seguridad Social como colocador de parqué. En realidad, estaba metiendo hormigón a 50 metros de profundidad», concluye Toño, sin perder la sonrisa.
http://canales.laverdad.es/panorama/reportaje110602-2.htm

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 20 de Agosto 2004 12:00 AM.

Chiste de Green Peace: El abandono de la nuclear aumentará la independencia energética es la entrada anterior en este blog.

La escalada del precio de las gasolinas es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es