Propuesta para Europa

| | Comentarios (1)

A una buena amiga mía le ha llegado propaganda electoral del PP, y "generosamente" me la ha prestado. En ella se puede leer:

[...] Puedes elegir, libremente, a los representantes que más se compromenten con lo que de verdad te importa:

- Trabajos estables.
- Educación con más oportunidades.
- Seguridad y lucha contra el terrorismo.
- Ayuda a los más desfavorecidos.

Hoy, nuestro país ocupa, más que nunca, una posición relevante en Europa que corremos el riesgo de perder. Pero hay aún mucho por mejorar y eso lo podemos hacer con tu voto. Estamos comprometidos con la construcción de Europa que todos queremos, más solidaria e integradora. Sabemos que te sientes tan comprometido como nosotrospara lograr que España sea cada vez más fuerte en Europa. [...]

Firman Mariano Rajoy y Jaime Mayor Oreja.

Al margen de que esto sea pura basura propagandística (me imagino que el PSOE hablará más de Irak y de otros "logros" que de otra cosa en su propaganda, puesto que ninguno de estos temas pueden resolverse sólo desde Europa; y los argumentos podrían usarse también para la campaña electoral nacional (se trata de captar al electorado por simpatías, no por propuestas concretas), hay una duda en la que tengo la sensación de que nadie desea responder (siguen enzarzados sobre dónde y cuando debatir sobre nada que le interesa a los ciudadanos sobre Europa, ya no digamos mis ideas), y es acerca de una Unión Europea sin Estados sino con ciudadanos.

Parto de la base de que la propuesta es inviable, ya que la voz cantante la llevan los Estados, pero al menos va a salir de mi cabeza:

¿Por qué no una Europa con un Estado central y una legislación única (basada en la libertad individual, por supuesto), unos ayuntamientos con funciones claramente reforzadas y un Estado minúsculo, por no decir que inexistente? El Estado central europeo se encargaría de soporte para las leyes (y las liberttades que emanan de estas) y de tener una policía, una justicia y un ejercito comunes, mientras que el papel del ayuntamiento se reforzaría, tendría la posibilidad de implicar más a los ciudadanos en sus decisiones (si se hace con el modelo normativo de Habermas). Lo que hacen los Estados pueden hacerlo el Estado europeo...

En el fondo el problema son los Estados, razón por la cual cada uno defiende sus intereses, en vez de que los ciudadanos tengamos un conjunto de reglas claras para poder desarrollar nuestra vida normal en la Unión. Sobra burocracia cuando quieres cambiar de país y buscarte un trabajo. En realidad, las naciones no son más que su cultura, y estas pueden defenderse siempre desde el libre mercado (a pesar de lo que diga la ministra) a través de los ciudadanos.

El resultado sería Estado mínimo, buenos ayuntamientos y libre mercado para resolver las problemáticas de las cuidadanos. Lo que me parece evidente es que los Estados europeos clásicos, tarde o temprano, quedarán obsoletos (o al menos eso espero).

¡Que alguien me devuelva a la realidad!

1 Commentarios

narpo dijo:

Suscribo tu post.
Marco común, con un estado mínimo, derechos garantizados, separación de poderes y competencias locales.
Quizás nuestros nietos...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 8 de Junio 2004 12:00 AM.

Dos citas de Ronald Reagan y una enfermedad es la entrada anterior en este blog.

A por la escuela austriaca de economía desde la psicología es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es