Una mirada a Max Weber

| | Comentarios (2)

Max Weber (1864-1920) es uno de los pensadores más importantes del siglo XIX y principios del XX. De todas sus obras, “Ética Protestante y El Espíritu del Capitalismo” es la más importante. En ella se hace un análisis histórico de la religión, así como su vinculación especial con el origen del liberalismo económico. Hoy no nos vamos a detener en este elemento, sin duda uno de los más importantes y más reconocidos de su obra, sino en la aportación que hizo a la ciencia política.

En la ciencia política hay dos grandes teorías:

- Las teorías normativas, cuyo principal antecedente histórico es Platón, y cuyo defensor más importante en la actualidad es el cuasi-infernal Jurgen Habermas (cuasi-infernal por la complejidad de su obra: filósofo y alemán, menuda combinación), quienes argumentan que la realidad se puede cambiar por algo mejor, optando por modelos más democráticos o participativos, siendo la política un medio de autorrealización de las personas. El poder no es algo malo, sino algo que podemos controlar entre todos para hallar en común el máximo beneficio.

- Las teorías realistas: Entre los más famosos se encuentran Maquiavelo, Hobbes, Hayek y, actualmente destaca, entre otros muchos, Samuel Huntington. Para ellos, la política está íntimamente relacionada con el poder. Para hablar un poco más en profundidad, y como ejemplo de estas teorías, hablaré a través de las ideas principales de la obra de Weber.

Para empezar, entiende la política como toda aquella acción con la intención de dirigir el poder del Estado, siendo el Estado aquel que puede elemento que puede ejercer el monopolio de la violencia en una comunidad, pudiendo actuar para dirigir las relaciones entre los diferentes grupos de la comunidad. De este modo, la lucha entre los partidos políticos sólo será la lucha por obtener el control del Estado, así como de las instituciones por las cuales se puede ejercer una influencia sobre la comunidad. Los partidos políticos acaban por ser estructuras que funcionan de manera mecánica, independientemente de lo que puedan pensar de modo individual, con la motivación de obedecer a su director. Sin la maquinaria del partido, éste no es nada.

Al margen de las influencias que ha podido tener en la sociología y en la ciencia política, he encontrado influencias muy interesantes en la “Public choice” de James Buchanan y en el neo-institucionalismo.

En el futuro le dedicaremos un espacio a su concepción de la legitimidad.

PD: Todo parecido con la organización del PP u otras organizaciones políticas es pura coincidencia.

2 Commentarios

HERNAN FLORES dijo:

ME PARECEN BASTANTE ACERTADOS TUS COMENTARIOS. ME GUSTARIA QUE ME ENVIARAS INFORMACION DE OTROS ARTICULOS O UNA SUSCRIPCION, NO LO SE. SOY DE IQUIQUE CHILE.

Hernán: Este es un webblog personal abierto a todo el mundo y gratuíto en los comentarios y en copiar lo que te pueda interesar. Puedes coger lo que quieras, sólo es cuestión de encontrar lo que busques. Si lo publicas por otro lado, pon la referencia y ya está. No hay problema. Además, el blog está dividido en secciones, para que te resulte más fácil la búsqueda.

Saludos desde, Málaga España.

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 3 de Mayo 2004 12:00 AM.

La ampliación europea y el reto de la psicología es la entrada anterior en este blog.

Invitación a responder un test creacionista (modificado) es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es