La ampliación europea y el reto de la psicología

|

Sí, amigos, a los 15 que ya éramos, debemos ahora memorizar 10 países más (imagino el enorme trauma para los niños, que tendrán que memorizar y colocar en un mapa más países para la lección de geografía). En la página marcada anteriormente se decía que el sueño de Schuman o de Monet se hacía un poco más realidad. La idea no es nueva, hay una larga lista de emperadores y totalitaristas que quisieron ya unificar Europa, pero con un signo diferente al de la Democrácia, claro... Napoleón Boanparte, Carlos V o Adolf Hitler no solían tener demasiado en cuenta a los ciudadanos de los países ocupados... Momentos históricos, que lo llaman.

Yo quisiera hacer un análisis, cierto que muy basico y limitado, sobre dos de las consecuencias que nos puede suponer esta ampliación.

- Libertad de circulación de personas: Implica que personas con menor nivel de vida e ingresos vengan aquí a trabajar. Ello abarata los costos de producción, de modo que las empresas venderán productos más baratos a los demás, teniendo nosotros más dinero para invertirlo en otros productos. Ellos, por su parte, podrán enviar dinero a sus países, y sus familias podrán también comprar más. En principio, aquí salimos, en mayor o menor medida, ganando todos. Ello se debe a la libre de circulación de dinero.

- Libertad de circulación de mercancías: Tanto nuestras mercancías como las suyas podrán llegar más fácilmente a los lugares de destino, sin necesidad de pagar aranceles en las aduanas. Pagaremos por sus productos precios menores, y ellos harán lo mismo con los nuestros.

Los críticos pueden defender que se crea paro, pero la Unión Europea concede generosas subvenciones para quienes ofrecen productos más caros y de semejante calidad (si fueran mucho mejores, no tendría sentido subvencionarlos, pueden valerse por sí mismas). Esas subvenciones crean paro en otros sectores, no olvidemos que las subvenciones se recaudan a partir de los impuestos, y que ese dinero ya no lo podremos invertir en otros productos (lo que se destruye por un lado lo creas por otro). Obviamente, siguiendo la propuesta de eliminar las subvenciones, se estaría generando paro a corto plazo en los sectores hoy subvencionados... y ello no pone en relieve otro problema que el de la reconversión o el reciclaje individual. Una persona que ha estado trabajando durante 30 años no sabe hacer otra cosa que ese trabajo, está muy especializado en esa tarea y no conoce otras (todo esto lo decía ya Henry Hazlitt hace más de 50 años, pero como no leemos economía...).

Bajo mi punto de vista, la solución está en la formación continua de los trabajadores. Es decir, que si yo soy psicólogo, por poner un ejemplo, sería muy bueno que tuviera conocimientos de otras disciplinas científicas (por ejemplo, de economía). Pero claro, ahora se podría argumentar que una cosa es un universitario, con un nivel cultural supuestamente elevado, y otra u agricultor o un técnico sumamente especializado, quien además nunca tuvo suficiente tiempo libre como para poder hacer otra cosa. Y tiene razón. Sólo hay que suponer las cargas de ayudar a mantener una familia. Y a esto aún no le ha encontrado solución la globalización.

El reto que planteó Henry Hazlitt en su lección de economía sigue siendo terriblemente complicado de resolver. Y ahí se encuentra una parte importante del éxito o el fracaso de la globalización. Y hasta ahora, los liberales no hemos encontrado una solución al respecto. Cabe pensar en las consecuencias que tiene, por ejemplo, la deslocalización de una empresa, e intentar paliar los efectos psicológicos derivados de la pérdida de empleo (los económicos no, lo que no se puede hacer es mantener trabajadores improductivos), de modo que sean capaces de salir adelante. Otra posibilidad es que, ya en el mismo puesto de trabajo se forme al trabajador en otras tareas, esto puede ser útil para las personas con un nivel sociocultural alto, pero me permitirán que dude de su posibilidad de implantación en personas con un nivel cultural bajo (no tengo ningún estudio que avale mi teoría, y como dijo B. F. Skinner: "o ciencia o nada").

Y con todo lo que ha avanzado la ciencia, seguimos teniendo problemas para desarrollar una tecnología de la conducta que sea capaz de estar por encima de esas circunstancias y ayudar a otras personas a adaptarse a un mundo cada vez más dinámico...

Mientras tanto, a seguir aguantando a Asterix Bové.

...La insoportable levedad del ser...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 1 de Mayo 2004 12:00 AM.

Para futuras conversaciones de economía es la entrada anterior en este blog.

Una mirada a Max Weber es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es