De prisiones, torturadores, guerras y fanatismos

| | Comentarios (8)

Cuando me levanté esta mañana de la cama, allá por las 7:30, y escuché la revista de prensa que hace la SER, hubo una noticia en la sección internacional que me llamó la atención sobremanera. Lamentablemente no he podido encontrar en internet el medio en cuestión, pero sí me quedé con la idea. La cuestión era que, como explicación a las torturas que habían cometido soldados americanos en Irak, se basaban en la experiencia que hubo en la Universidad de Stanford de simulación funcionamiento de las prisiones.

Y da la casualidad de que ese "experimento" es uno de mis favoritos. Quien ha visto la película "Das experiment", que aquí fue traducida como "El experimento" puede ir haciendose a la idea... la película está basada en el experimento de las prisiones de Stanford, aunque en el de verdad los presos no consiguieron sublevarse como en la película, ni quisieron violar a una mujer colaboradora del experimento, ni mataron a nadie... pero todo lo demás sí es cierto.

Debo empezar diciendo que ese "experimento" fue un fracaso, no sólo por las conclusiones, sino por el nulo control que ejercieron sobre las personas antes de que el test comenzara... y dio la casualidad de que se les coló un periodista hippie-pacifista que creía que el gobierno americano estaba probando armas nuevas para no sé que guerra... el control de las variables de personalidad de los sujetos dejó también mucho que desear... pero lo que pasó está ahí. Y no se puede obviar. El "experimento" consistía en coger a un grupo de voluntarios, dividirlos en grupos (iguales en número) de carceleros y de presos, meterlos en una cárcel artifucial y ver qué pasaba durante 15 días.

¿Y por qué lo llamas experimento con las comillas, o dando a entender que aquello fue una chapuza? se preguntarán ustedes... pues porque no pudo salir peor. Los resultados fueron totalmente diferentes a los que los investigadores esperaban (si es que esperaban algunos, eran una simulación para efectuar observaciones). Podrían imaginarse efectos semejantes a otros presos en prisiones... algo de despersonalización, obediencia a la autoridad... pero no. Fue mucho peor, y se ha convertido en uno de los peores experimentos que se han hecho hasta ahora en el campo de la psicología por las consecuencias que tuvo para sus participantes (si nos olvidamos del pequeño Albert, que fue condicionado por Watson, padre del conductismo, para que le tuviera miedo a animalitos y desacreditar las teorías freudianas y después no se pudo descondicionar al niño el miedo a esos animales...). Los métodos que usaron los guardianes para controlar a los presos (tales como poner motes ridículos, normas realmente estúpidas que debían cumplir a rajatabla como comer cuando no querían,..., la lista fue larga, y al que no cumpliera, se le encerraba en un cubículo de castigo donde tenías que estar arrodillado en un cuarto oscuro durante un periodo de tiempo) provocaron una enorme despersonalización en los presos... y una enorme deshumanización en los carceleros... la situación llegó a tal extremo que un experimento que estaba pensado que durara 15 días quedó en 6. La presión social se hizo enorme, y finalmente se tuvo que detener la "investigación".

Independientemente de todas las críticas que se puedan achacar al estudio, una cosa quedó clara: nosotros habríamos hecho lo mismo que ellos si hubieramos estado en su posición, ya fuera como prisioneros o como carceleros. Es la posición en un ambiente la que determina la conducta, las variables personales quedan muy disminuídas en su influencia. Los sujetos no eran especialmente sádicos o débiles, eran estudiantes universitarios sacados de una muestra totalmente aleatoria.

Desde entonces, se sabe que para ser carcelero hay que tener una personalidad y un entrenamiento especiales. No se puede meter ahí a un cualquiera, es decir, a un soldado entrenado para matar (como lo están los marines) como carcelero, no tiene la instrucción necesaria para actuar de la manera proporcionada que se requiere para cada situación, como tampoco la formación psicológica. Añádanle que se encuentran en una situación de ocupación en un país extranjero, donde la mayoría de la gente quiere que se vayan. Los resultados se pueden ver.

Ahora bien, me extraña demasiado que un país con el grado de especialización como Estados Unidos, que tiene para todos los puestos de trabajo su especialista correspondiente, no tenga en esos puestos a los expertos correspondientes. Un avión F-16, por ejemplo, requiere de un mecánico de aviones F-16, no vale un especialista en aviones F-14. Por simple deducción, me cabe pensar que el carcelero ha sido empleado para tal función, no para otra. Si no fuera así, es decir, si esa misión se la hubieran encomendado a soldados normales, habría que empapelar de por vida al responsable por tamaña insensatez. Pero en el caso de que fuera personal especialista en prisiones... teniendo en cuenta que debería ser personal especializado, quiere decir que están mal adoctrinados desde el punto de vista moral.

Sin embargo, aún no he abordado la pregunta que realmente importa: ¿Quién o qué es el responsable de que esas personas hayan adquirido ese desprecio por el preso? ¿El mando, que ordena? ¿El compañero de armas, que presiona (si no haces algo que el grupo quiere que hagas, serás mal mirado, te sentirás mal)? ¿La mentalidad americana, que fue atacada el 11-S y que, como reparo, está justificado que se pueda torturar? ¿De una mentalidad a partir de la cual yo, por ser soldado americano, puedo hacer lo que quiera con impunidad? ¿De la situación concreta? ¿De todas a la vez?

No sé porqué, pero a mí no me ha extrañado nada lo que ha pasado. Tenía todas las papeletas para que pasara.

8 Commentarios

JJ dijo:

Yo también habiá leido en "Nexus" acerca de ese experimento... peropensaba que era cierto, o al menos, que se había hecho con todas lasgarantías. O sea, que el que más puteaba al actor era el periodista?

JJ dijo:

Espera, no, me he equivocado de experimento... en el que yo digo, seconvencía a una persona de que aplicara castigo físico (en forma dedescargas eléctricas) a alguien, que en realidad era un actor.

nota media 1.12 dijo:

El experimento al que te refieres es el de conformidad de Milgram, otra cafrada sin paliativos, aunque un poco mejor controlado al ser más sencillo.

JJ dijo:

¿Pero los resultados serían válidos?

nota media 1.12 dijo:

En primer lugar, hacer una rectificación: el experimento de confiormidad fue el efectuado por Asch, el de Milgram fue el de obediencia a la autoridad.

nota media 1.12 dijo:

Como no sé a cuál de los dos te refieres, responderé como si hubieras preguntado por los dos.

Milgram y la obediencia: A mí me parece muy bueno. Aquítienes los datos relativos a tu pregunta. La muestra es muy amplia (500personas). Las variables son también muy amplias, aunque no se midenlas variables de control de personalidad (no se tienen en cuenta,aunque se controlan aleatorizando la muestra). Me merece muchacredibilidad.

Zimbardo: Fue un experimento mucho máschapucero, a mi modo de ver, que el de Milgram, una muestra pococontrolada, y dado que eran pocos participantes, me parecedeterminante. Por otra parte, el estudio es de carácter observacional:no hay una manipulación de variables, sólo se ve lo que hacen. Porejemplo, no sabemos que pasaría si cambiaramos el tamaño de las celdas,las reglas de castigos o la personalidad.

Lo que sí me parecesignificativo es que, si te encuentras en una situación concreta,puedes olvidarte de toda tu vida pasada, tu personalidad, y lo quequieras, porque serás lo que pueda requerir la situación... en estecaso, un torturador o un preso... cuando todos eran en realidadestudiantes universitarios. Otra cosa es que la personalidad no seaimportante en la conducta futura, pero como preso o carcelero.

seneca dijo:

NOTAMEDIA , me gustaría que profundizaras si puedes y quieres en dichosexperimentos , me interesan más tus opiniones que los hechos en si.

nota media 1.12 dijo:

Lo que puedo hacer es presentar los experimentos resumidos. Si alguienestá interesado en más información, pongo links que lleven ainformación más completa. El próximo lo dedicaré a Milgram...

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Manolo Millón y publicada el 7 de Mayo 2004 12:00 AM.

Hayek: un pequeño estracto es la entrada anterior en este blog.

¡¡Pokemon en favor de la liberación sexual!! es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Powered by Movable Type 4.32-es