estilo

sans-serif
serif

navegar

Declaro la guerra a toda la Humanidad | principal | ¿Y quién te bota a tí?

categorías

Bolivia
Ciencia
Ciencia Política
Desde el estrecho
Economía
España
Farlopundit
Gilipollas lo será tu padre
Historias del Emule
Iberoamérica
Malagapundit
Monografico Acción humana
Otras Drogas
Psicología
Religión
Reseñas
Viajes de Tío Burrhus

archivos mensuales

Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Abril 2008
Marzo 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Octubre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Junio 2006
Mayo 2006
Abril 2006
Marzo 2006
Febrero 2006
Enero 2006
Abril 2005
Marzo 2005
Febrero 2005
Enero 2005
Diciembre 2004
Noviembre 2004
Octubre 2004
Septiembre 2004
Agosto 2004
Julio 2004
Junio 2004
Mayo 2004
Abril 2004

powered by

movable type

copyright

© The Happy Butcher

w3c validator:
xhtml and css

design © the blivit

image, 400 by 100 pixels

Recordando mis clases

Mi profesora de Valoración de políticas y programas sociales nos comentaba, allá por los tiempos anteriores la guerra de Irak, que lo malo de las políticas gubernamentales cuando se tratan de proyectos que interesa que se difundan era que eso sólo duraba la primera vez, y que cuando se generalizaba el experimento, salían a la luz todos los problemas que debieron salir al principio. Lógicamente, esto es aplicable a todo ámbito, no sólo el político... pero fastidia mucho más cuando se trata del dinero ajeno, que es el que usurpa el Estado a los contribuyentes para hacer lo que les dé la gana. Algo así es lo que espero respecto del ALBA, la nueva bobada propagandística imaginada por Hugo Chávez y Fidel Castro (al que en poco tiempo se sumará Evo Morales, el último impresentable en ascender al poder en Iberoamérica).

Resulta que nuestros amigos de toda la vida han ideado una nueva operación para luchar contra el imperialismo neoliberal que es el ALCA, y lo han llamado ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), y como medida propagandística (¿lo ves? ¡¡funciona!!) se les ha ocurrido reinventar las relaciones comerciales entre estados...

La cara más visible del ALBA es el envío a Venezuela de unos 20.000 médicos cubanos a cambio de 90.000 barriles de petróleo diarios para la isla.

[Sí, bueno, yo tampoco me creo que haya 20000 médicos en Cuba... ¿Cuántos médicos van a quedarse allí trabajando? Y si tienen tantos médicos... pero incluso si tienen esa proporción de licenciados... ¿Cómo es posible que les siga costando llegar a fin de mes en lugar de ser la potencia más avanzada de Iberoamérica?]

Pero lo más importante está en la futura asignación de recursos que van a hacer:

Además, Cuba operó en el 2005 de problemas de la vista a unos 110.000 venezolanos y pretende devolverle la visión a seis millones de latinoamericanos pobres en la próxima década.

¡¡Devolverle la vista a seis millones de Iberoamericanos!! ¿Pero de dónde va a sacar el dinero esta gente? Porque claro, no es sólo la operación, son los salarios, son los transportes (transportemos a seis millones de pobres en avión, en el segundo continente más pobre del mundo, no es para tomárselo a broma), son todos los impuestos que hay imponer a los ciudadanos... Pensar que el precio del crudo va a seguir siendo alto (principal fuente de recursos de Chávez) es agarrarse a un factor de incertidumbre tremendo: Bolivia se agarró al estaño, y las consecuencias fueron devastadoras para su economía cuando bajó su precio en los mercados internacionales.

Mucho me temo que nos encontremos ante, no sólo una maniobra propagandística más por parte de los "revolucionarios bolivarianos", sino de una senda que vaya aún más en la limitación de libertades individuales tanto en Venezuela como en Cuba.

19 Ene 06 @ 08:18 PM | Iberoamérica

comentarios

enviar un comentario

nombre:


email:


página:


comentarios:


¿recordar información personal?