estilo

sans-serif
serif

navegar

No me toques los huevos... que me conozco | principal | Un comentario en mi blog

categorías

Bolivia
Ciencia
Ciencia Política
Desde el estrecho
Economía
España
Farlopundit
Gilipollas lo será tu padre
Historias del Emule
Iberoamérica
Malagapundit
Monografico Acción humana
Otras Drogas
Psicología
Religión
Reseñas
Viajes de Tío Burrhus

archivos mensuales

Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Abril 2008
Marzo 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Octubre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Junio 2006
Mayo 2006
Abril 2006
Marzo 2006
Febrero 2006
Enero 2006
Abril 2005
Marzo 2005
Febrero 2005
Enero 2005
Diciembre 2004
Noviembre 2004
Octubre 2004
Septiembre 2004
Agosto 2004
Julio 2004
Junio 2004
Mayo 2004
Abril 2004

powered by

movable type

copyright

© The Happy Butcher

w3c validator:
xhtml and css

design © the blivit

image, 400 by 100 pixels

Explotación infantil, malas personas e iniciativas privadas

La Unicef define el trabajo infantil como si es con dedicación exclusiva a una edad demasiado temprana, se pasan demasiadas horas trabajando, el trabajo provoca estrés físico, social o psicológico indebido, se trabaja y se vive en la calle en malas condiciones, el salario es inadecuado, el niño tiene que asumir demasiada responsabilidad, el trabajo impide el acceso a la escolarización, el trabajo mina la dignidad y autoestima del niño (como el esclavismo y la explotación sexual), o impide conseguir un pleno desarrollo social y psicológico. (La página web de UNICEF está tan mal organizada que he tenido que sacarla de otra web ajena). Ni que decir tiene que hay sitios en el tercer mundo que no pueden permitirse esos "lujos" y que suelen ser los padres los que mandan a sus hijos. La misma organización estima (archivo pdf) que en esas condiciones se encuentran 246 millones de personas.

Si analizamos las políticas que se han desarrollado para intentar reducir la pobreza (que, a fin de cuentas, es la que genera el trabajo infantil), aquellas con lo que las ONGs están constantemente soñando (la concesión del 0.7% del PIB) han demostrado ser totalmente ineficaces. El dinero iba siempre a parar a los bolsillos de políticos corruptos, cuando no de tiranos que trataban de exterminar a la etnia rival. Si las condiciones no han cambiado, no tiene sentido que sigamos desarrollando las mismas respuestas. Pero la idea de que ha de ser el Estado el que resuelva los problemas del mundo persiste.

En el fondo, subyace la creencia de que en cuestiones humanitarias, el Estado lo va a hacer siempre bien, mientras que las iniciativas privadas, individuales al fin y al cabo, no van a tener éxito ni repercusión. Esto, por el contrario, no tiene porqué ser así. ¿Recuerdan la catástrofe del Prestige? El mayor desastre ecológico que ha sufrido España en toda s historia. ¿Recuerdan quienes fueron a intentar ayudar? Hablo de aquella inmensa montaña de voluntarios que viajó a Galicia desde todos los rincones de este país y de muchas partes del extranjero para limpiar las costas de chapapote. El Estado no obligó a nadie a que fuera (es más, pidió a la gente que no fuera, aduciendo que no hacían falta y que la situación estaba controlada), y la labor de limpieza que desarrollaron fue fundamental para que los daños no fueran mayores y se pudieran comenzar las tareas de recuperación cuanto antes. La gente no es mala, ni hay que obligar a nadie a que tome una decisión que ayude a otra, pueden hacer sacrificios de casi cualquier tipo libremente. ¿Por qué no confiar también en las iniciativas privadas para intentar resolver problemas de la sociedad?

Los que conocen mínimamente el tema saben perfectamente que son los padres los que mandan a sus hijos a trabajos porque no pueden permitirse esa pérdida de dinero. Hasta ahora, la medida más interesante al respecto que había visto era la que había tomado Ernesto Zedillo con el programa Oportunidades, que paga a los niños por ir a la escuela, pero leo vía X. Sala i Martín leo una propuesta muy interesante, que se salta el estorbo estatal y que tiene como objetivo exclusivo educar a los niños a cambio de pagarles un dinero. Se llama Umbele. No es una solución que ataque la raíz de los problemas económicos del tercer mundo (el proteccionismo del mundo desarrollado, así como sus muy ineficientes sistemas democráticos, cuando no dictaduras o situaciones de guerra), pero puede ser una pequeña salida a los niños a los que pueda acoger.

Con ello no quiero decir que todas las intervenciones dedicadas a "asuntos sociales" sean malas. Es más, tomando a Hayek, donde no pueda llegar la iniciativa privada, es necesario que exista un Estado. Lo que planteo es que existe una alternativa a estas, y que incluso comparativamente pueden ser más eficaces a las gubernamentales. Las ONGs pueden competir en resultados, incentivándose aquellas que obtienen mejores resultados y eliminando aquellas cuyos resultados sean peores. Con la obligatoriedad estatal, estamos condenados a dar nuestro dinero obligatoriamente a programas que pueden no ser efectivos.

21 Dic 04 @ 04:20 PM | Economía

comentarios

Apreciado happy: ¿que es trabajo infantil?
El trabajo infantil es muy relativo y su propia definición es de por si controvertida. Hoy, año 2004 casi 2005, el trabajo infantil es legal España, si como oyes: es legal! . Para los que no saben de que hablo decirles que los niños de 16 años pueden trabajar legalmente en España.
En los años 80, cuando tu naciste, era legal a los 14 años , sirva de dato que mi mujer empezo a trabajar a esa edad en una prestigiosa clínica de Barcelona. Sólo hace 20 años de esta "atrocidad" o quizás ¿no lo era tanto?.
¿un chico de 16 años es un niño? o que trabajos lo son y cuales no?

escrito por topgun en 23 Dic 04 @ 01:40 PM

enviar un comentario

nombre:


email:


página:


comentarios:


¿recordar información personal?