estilo

sans-serif
serif

navegar

Francia no tiene intereses en Costa de Marfil... | principal | Día feliz, noche triste

categorías

Bolivia
Ciencia
Ciencia Política
Desde el estrecho
Economía
España
Farlopundit
Gilipollas lo será tu padre
Historias del Emule
Iberoamérica
Malagapundit
Monografico Acción humana
Otras Drogas
Psicología
Religión
Reseñas
Viajes de Tío Burrhus

archivos mensuales

Octubre 2008
Septiembre 2008
Agosto 2008
Julio 2008
Junio 2008
Mayo 2008
Abril 2008
Marzo 2008
Febrero 2008
Enero 2008
Noviembre 2007
Octubre 2007
Septiembre 2007
Agosto 2007
Julio 2007
Junio 2007
Mayo 2007
Abril 2007
Febrero 2007
Enero 2007
Diciembre 2006
Noviembre 2006
Octubre 2006
Septiembre 2006
Agosto 2006
Junio 2006
Mayo 2006
Abril 2006
Marzo 2006
Febrero 2006
Enero 2006
Abril 2005
Marzo 2005
Febrero 2005
Enero 2005
Diciembre 2004
Noviembre 2004
Octubre 2004
Septiembre 2004
Agosto 2004
Julio 2004
Junio 2004
Mayo 2004
Abril 2004

powered by

movable type

copyright

© The Happy Butcher

w3c validator:
xhtml and css

design © the blivit

image, 400 by 100 pixels

Las historias de Tío Conrado

Ya sé que me recomendareis que deje de leer este tipo de libros y que me ponga ya con "La acción humana" y con "La tabla rasa"... pero uno tiene que leer de todo en esta vida... Y me ha dado por el premio Nobel de medicina Konrad Lorenz... de cuyo ensayo "Los ocho pecados capitales de la humanidad civilizada" (Plaza y Janés, 1974) me atrevo a sacar un par de pequeños estractos...

Tio Conrad dando de comer a los patos.jpg

"La principal diferencia entre la célula del tumor maligno y la del tejido normal estriba fundamentalmente en que aquélla ha perdido la información genética que necesita para representar su papel como miembro útil en la comunidad de intereses de los organismo. Por ello se comporta como un animal unicelular o, mejor dicho, como una joven célula embrionaria. Desprovista de estructuras especiales, se divide anarquicamente de tal modo que el tejido tumoral, al infiltrarse en los tejidos todavía sanos, se desarrolla y termina destruyéndolos. Estas analogías manifiestas entre el panorama de los suburbios y del tumor tienen el siguiente fundamento: en los espacios todavía sanos de uno y de otro se realizan numerosos planes constructivos muy diversos, pero relacionados entre sí y diferenciándose de forma sutil. Estos planes deben su exacta uniformidad a la información acomulada durante una larga evolución histórica, mientras que en el tumor o las zonas asoladas por la tecnología moderna sólo imperan unas cuantas construcciones simplificadas al máximo. El cuadro histológicos de las células tumorales totalmente uniformes y con mediocres estructuras totalmente uniformes y con mediocres estructuras deja entrever una desesperante semejanza con la vista aérea de cualquier arrabal moderno con sus deificaciones monolíticas proyectadas por arquitectos casi incultos o bien improvisadores y animados por un espíritu de competencia. Pues esa competencia de la Humanidad consigo misma -sobre cuyas incidencias trataré en el próximo capítulo- surte efectos aniquiladores cuando se la aplica a la construcción de viviendas. No sólo las consideraciones comerciales del abaratamiento del material cuando se fabrica en serie, sino también la moda, universal niveladora, son causa de que se eleven en las barriadas familiares periféricas de todos los países civilizados millares y millares de edificios masivos cuya única diferencia entre sí es el número sobre el portal; ninguno merece el apelativo de "vivienda", pues todos ellos semejan, si acaso, una retahila de cuadras para los humanos útiles si no se nos permite emplear por una vez esta expresión para establecer una analogía con la denominación "animales útiles". (página 31 y 32)

Y tras compararnos con gallinas y hormigas, añade...

"Las considearcones estéticas no representan el menor papel para quienes han de decidir si conviene construir una carretera, una central nuclear o una fábrica, la presencia de la cual destruirá para siempre la belleza de toda una comarca. En todos los cargos administrativos desde el alcalde de la localidad más modesta hasta el ministro de Economía de un gran Estado, impera el criterio unánime de que no está permitido hacer sacrificios económicos -ni políticos siquiera- a la belleza natural. Los escasos protectores de la Naturaleza y los científicos que vislumbran el inminente desastre permanecen inermes. El proceso subsiguiente se repite con exasperante frecuencia: algunas parcelas pertenecientes a la comunidad y situadas arriba, en el bosque, adquirirían un interesante valor de venta si una carretera condujese hacia ellas; así pues, se aprisiona en tuberías al encantador arroyuelo que serpentea por la aldea y se endereza y cubre su curso, tras lo cual el maravilloso camino aldeano queda transformado en una espantosa carretera comarcal." (página 33 y 34)

Les dejo a ustedes los comentarios.

8 Nov 04 @ 07:23 PM | Farlopundit

comentarios

El habitual sabio meando fuera de tiesto. Me recuerda una ocasión, hace años, que solía escuchar un programa de economía por la radio (y no me pregunten que cadena era, ni quienes eran los contertulios). Todos ellos grandes economistas, que decían cosas muy sensatas y con conocimiento de causa. Pero un día se 'coló' el tema de 'la juventud actual', y fue el pasmo de ver a tan ilustres sabios encadenar tontería tras tontería y lugar común tras lugar común.
De todas maneras, Lorentz es famoso por sus interpretaciones peregrinas de los hechos biológicos.

escrito por Palimp en 8 Nov 04 @ 07:47 PM

¿El liberalismo trata algo sobre las catástrofes naturales o provocadas por el ser humano?

En caso de escasez de elementos básicos para la supervivencia como el agua, ¿que dice el liberalismo?

escrito por R en 8 Nov 04 @ 08:12 PM

R: ¿Qué debería decir el liberalismo sobre las catástrofes naturales? No lo sé... pero ni siquiera en EEUU dejan de existir los cuerpos de bomberos...

Sobre la escasez de materias básicas y su reparto... precisamente esa es su especialidad. La de llevar recursos que en un lugar sobran a otros lugares donde hacen falta. Y en momentos críticos a corto plazo... existe una caridad basada en la conciencia individual.

escrito por The happy butcher en 8 Nov 04 @ 08:32 PM

No... creo que no has entendido a lo que me refiero...

No es cuestión de que en un sitio sobre y en otro falte... simplemente que la contaminación de las empresas y demás degeneren tanto el medio ambiente, que no haya agua casi ni para beber. ¿que hacemos con el agua según el liberalismo?

escrito por R en 8 Nov 04 @ 09:10 PM

Pregunto lo de las catástrofes naturales, porque es algo imprevisto, y pueden afectar a miles de personas, que directamente se arruinan (y esto, gracias al despecio al medio ambiente, va a ir aumentando progresivamente).

Ante esta situación ¿que soluciones propone el liberalismo?

Que haya bomberos en EEUU posiblemente sea un producto de la social-democracia, no creo que sea válido. ¿Sería la empresa Bomberos Pérez la que apagaría los incendios forestales a cambio de... nada, porque no existe Estado que les pague? ¿O en el mundo liberal no hay incendios?

<exageración>
Bueno, seguramente en un mundo liberal no quedarían árboles, no habría oxígeno, estaríamos todos muertos. Bonito fin para la humanidad.
</exageración>

escrito por R en 8 Nov 04 @ 09:34 PM

El liberalismo propone libertad y propiedad privada. Si el bosque tiene propietarios que valoran su bosque tomarán las medidas oportunas para protegerlo. Por ejemplo, los bosques comunales de Soria y Burgos son propiedad de los habitantes de los pueblos (de los habitantes, no de los ayuntamientos): no ha habido incendios desde hace más de 50 años. Hay unos pinares grandiosos de los que se saca madera todos los años rotando y si se inicia un incendio todos acuden a sofocarlo. En EEUU hay cuerpos voluntarios de bomberos. Tampoco veo que haya problemas en contratar servicios de extinción de incendios mediante seguros. Incluso es defendible la existencia de un servicio público de bomberos, aunque esto es menos liberal.
Respecto de quien envenena el agua, parece que no te das cuenta de que libertad no quiere decir irresponsabilidad. Quien envenene el agua debe pagar por ello, resarciendo daños y perjuicios, además de las responsabilidades penales a las que haya lugar. Igualmente, el derecho a la vida está por encima del derecho de propiedad (sólo el derecho a la vida y a la integridad personal, y cuando no haya otra solución que no lo violente).
Liberalismo noes catastrofismo y la gente en libertad es capaz de tomar sus propias decisiones.

escrito por euribe en 8 Nov 04 @ 10:12 PM

Habría que ver qué pasaba con los pinares de Burgos y Soria si hubiera intereses urbanísticos por medio...

Lo de contaminar, sólo hay que ver el caso del prestige, aznalcollar y demás... ¿que vayan a la carcel?, ¿que paguen una multa? ¿de qué sirve eso si el daño ya está hecho? ¿quién se encarga de hacer las "reparaciones" (imposibles en muchos casos)?

Al haber total libertad, para ahorrar costes, ¿no crees que se ahorrará en seguros y demás protección? ¿no crees que es imprescindible regulación en todo lo que toque el medio ambiente para evitar que se repitan situaciones como las que ya se han producido?

Tú que conoces bien el liberalismo, y eres un liberal convencido, ¿que fallos ves en ese sistema?

escrito por R en 9 Nov 04 @ 03:17 AM

Que sea liberal no quiere decir que crea que el papel del Estado se reduzca a 0. Ahora bien, la no aplicación de reglas estatales en caso de delito no es culpa de la libertad (claro, el contaminante es responsable), sino de quien no es capaz de garantizar la justicia para todos los ciudadanos: del Estado.

escrito por the happy butcher en 9 Nov 04 @ 06:47 AM

La verdad es que cada vez me resulta más complicado comprender el liberalismo, dependiendo del liberal que hable, se puede decir que tiene una teoría diferente.

Tu propones un Estado que garantice ciertos servicios (salud, ¿educación?, ¿defensa? ...), pero que no afecte en nada a las relaciones individuales. Entiendo que esto se consigue al reducir la legislación a dos leyes, una que garantiza el derecho a la vida, y otra que garantiza la propiedad privada.
La justicia se limitaría a aplicar esas dos leyes.

Entonces, cuando se produce un daño ecológico, el causante le paga al propietario de lo que ha sido contaminado, y el Estado le "ajusticia".

Eso es todo lo que pasaría, ¿no? El propietario es compensado económicamente y el Estado, le mete en la cárcel.

Si se dan casos como el del Prestige, que a pesar de las "prohibiciones" de utilizar petroleros monocasco, ese tipo de barcos son utilizados por empresarios con bastantes pocos escrúpulos, si eliminamos toda regulación al respecto como propone el liberalismo, ¿como se previenen ese tipo de catástrofes que afectan a millones de personas que no podrán ser recompensadas económicamente?

¿o tu modelo si que incluye regulación en esos aspectos?

escrito por R en 9 Nov 04 @ 06:32 PM

Bufff... el tema de "¿Cuántos liberalismos hay?" es muy largo. Parte de la base de que "liberalismo" es un concepto muy amplio. Ya te digo que diferimos en la cantidad de intervención, los hay más radicales y más moderados. Personalmente, mi concepto me lo dictó Hayek: "Donde pueda intervenir el mercado, es absolutamente imprescindible que no intervenga el Estado, pero donde no pueda llegar el mercado, es necesario que haya un Estado". Amén.

escrito por the happy butcher en 9 Nov 04 @ 06:56 PM

El parrafito sobre "consideraciones estéticas" me parece sublime. Para empezar, las consideraciones estéticas no existen en el plano objetivo: el Sr. Lorenz no es nadie para impedir que a mí me guste mucho más una autopista que un camino de cabras. En la confrontación entre su estética y la mía, ¿por qué artículo 33 debe imponerse la suya?

Hace poco escuché un argumento semejante a otro campeón del "esteticismo", Andrés Trapiello quien, en una entrevista radiofónica, afirmaba que los pueblos manchegos matuvieron su encanto cervantino "hasta 1959, en que el desarrollismo, el turismo y Fraga Iribarne se los cargaron". Sin duda que el encanto cervantino (la mugre y la miseria que con genialidad pintó Cervantes) era muy del gusto de Trapiello (que, por lo demás, vive confortablemente en Madrid), pero probablemente no gustaba tanto a los propios manchegos. Ahora, que todo sea hecho en aras de la estética y para el disfrute de tres o cuatro diletantes de ciudad, aunque sea hecho a costa del atraso y la pobreza de los "encantadores" pobladores del agro.

escrito por Freelance en 9 Nov 04 @ 07:46 PM

enviar un comentario

nombre:


email:


página:


comentarios:


¿recordar información personal?